domingo, 29 de abril de 2012

Aparicio: La leyenda del campocorto


El único venezolano en pertenecer al Salón de la Fama, cumple este domingo 78 años. La leyenda de Luís Aparicio sigue aún vigente como la máxima referencia entre los venezolanos que juegan en las Grandes Ligas. El zuliano, quien ha tenido una semana de muchos homenajes en su ciudad natal (Maracaibo) brilló durante 18 temporadas, donde estableció diferentes marcas, las cuales algunas de ellas fueron rotas a finales de los años noventa y mediados de la década del 2000.

La vena beisbolera de Aparicio fluyó desde pequeño, al maravillarse con las jugadas de su padre Luís Aparicio Ortega, mejor conocido como El Grande, y principal mentor en la formación de la futura estrella.

La leyenda cuenta que Aparicio Montiel estaba destinado a debutar un 17 de noviembre de 1953, con el Gavilanes, pero una lluvia pospuso el encuentro para el siguiente día – 18 de noviembre, una fecha importante para la región zuliana -, en la cual su padre le entregó el guante para que defendiera la posición seis, que durante varios años Aparicio Ortega había resguardado.

El resultado es bien conocido por todos.

Fueron 13 campañas las que jugó el pequeño Luís en Venezuela, vistiendo las camisetas de Gavilanes, Leones del Caracas, Tiburones de La Guaira, Águilas del Zulia y Cardenales de Lara.

Mientras su carrera en Venezuela era admirada, en los Estados Unidos, formó una leyenda y fue reconocido como el mejor en su posición durante 18 temporadas, repartidas entre Medias Blancas de Chicago, Orioles de Baltimore y Medias Rojas de Boston.

De Novato del Año a la inmortalidad

Aparicio se consagro como el mejor debutante en la LVBP en la campaña 1953-54, apenas tenía 19 años y el futuro lucía prometedor. Su estadía con el Gavilanes duró un solo año ya que sería adquirido por los Leones del Caracas para la siguiente temporada.

Pasaron nueve campañas para que el zuliano volviera a pisar los terrenos venezolanos, esta vez como figura de los Tiburones de La Guaira, ya con 29 años, Aparicio ya gozaba de una creciente fama por sus logros en la pelota norteamericana.

Fue con los Tiburones de La Guaira, el equipo con el cual brilló Aparicio en nuestro país. Se mantuvo seis años con los litorarenses donde participó en 214 compromisos, bateando para 299, seis cuadrangulares, 93 remolcadas, 24 bases robadas y 124 carreras anotadas.

Este año recibió por parte de la Alcaldía de Maracaibo
una placa por su destacada carrera, además del
nombramiento de una artería vial con su nombre


Fue campeón con el uniforme de Tiburones de La Guaira en las campañas de 1964-65 y 1965-66.

Luego de su retiro como pelotero Aparicio hizo carrera como dirigente sin mucha fortuna, siendo los conjuntos de Zulia, Lara, Caracas, La Guaira, Magallanes y Cabimas.

Mientras su carrera en Venezuela se manifestaba, en los Estados Unidos, Aparicio escribía con letras doradas su transitar por el Big Show.

Su estreno en las mayores se produjo en 1956 con los Medias Blancas de Chicago, sustituyendo a Alfonso “Chico” Carrasquel, quien era el ídolo de la ciudad y del propio Aparicio; el zuliano tuvo un debut fenomenal al ser declarado Novato del Año en el joven circuito.

Bateó para 268 con tres jonrones, 69 anotadas, 56 remolcadas en 152 compromisos. Aparicio consiguió además el primero de sus nueve lideratos en bases robadas – récord aún vigente en la pelota -. Tres años después estuvo a punto de conseguir el MVP de la Liga Americana al finalizar segundo detrás de su compañero de equipo Nellie Fox.

Así fue Aparicio… una explosión que se hizo sentir de inmediato, gracias a él; el robo de bases volvió a implementarse después de años de ausencia, gracias a la presencia del cuadrangular.

Durante su transitar por el béisbol norteamericano, Aparicio ha logrado innumerables hazañas, algunas de ellas superadas por otros excelentes defensores de la posición como: Ozzie Smith, Omar Vizquel y Derek Jeter.

Disputó 2.599 juegos en las mayores en una sola posición el campocorto, de la cual 2.581 fueron abriendo partidos. Consiguió durante nueve años consecutivos el liderato en bases robadas de la Liga Americana – récord aún vigente -, cerrando su carrera con 506 robos que lo convierte en la marca para los jugadores venezolanos; sus 2.677 imparables fueron hasta el año 2009 marca para los campocortos en las mayores, siendo Derek Jeter el pelotero que actualmente ostenta el registro para esa posición. Actualmente, Aparicio ocupa la segunda casilla entre los venezolanos detrás de Omar Vizquel, quien tiene 2.842.

Obtuvo nueve Guantes de Oro por su excelsa defensa, sus 2.581choques en el campocorto, representan en la actualidad la segunda marca de todo el béisbol, por encima de él se encuentran Omar Vizquel (2.699); sus 8.016 asistencias lo mantuvieron como líder absoluto hasta la temporada de 1995, cuando Ozzie Smith (8.375) lo supero. Su 972 de porcentaje de fildeo lo ubica en la actualidad en el puesto 12 entre los campocortos. El líder es Omar Vizquel con 985. Realizó 1.553 doble plays, marca que lo ubica tercero en todo el béisbol detrás de Omar Vizquel (1.731) y Ozzie Smith (1.590). Obtuvo un anillo de Serie Mundial con los Orioles de Baltimore en 1966 y participó en diez ediciones del Juego de Estrellas.

En 1984 comando las votaciones al Salón de la Fama donde lo acompañaron
Pee Wee Reese, Don Drysdale, Harmon Killebrew y Rick Farrell


Se retiró en 1973 a la edad de 39 años, sus condiciones aún seguían intactas pero Boston declinó ejercer la opción de una temporada más, se especuló que sería cambiado a los Rojos de Cincinnati, momento en el cual el zuliano decidió colgar los guantes y cerrar su ciclo como el número uno.

Aparicio siempre mantuvo firme las palabras de su padre, cuando éste le confesó que quería ser pelotero profesional: “Nunca seas segundo de nadie, sino el número uno”, filosofía que cumplió y lo mantuvo firme como la referencia para las futuras generaciones de campocortos en los siguientes años.

En 1984, después de cinco intentos consiguió el sueño anhelado: ingresar al Salón de la Fama con el mayor porcentaje de votos de ese año, convirtiéndose en el tercer latinoamericano en alcanzar la distinción. Actualmente se entrega en su nombre el premio Luís Aparicio, al venezolano más destacado en las Grandes Ligas.

Felicidades, Don Luís Aparicio….

@beisboladentro

domingo, 22 de abril de 2012

Pudge a las puertas de Cooperstown



Iván Rodríguez, considerado por muchos como el mejor receptor de las Grandes Ligas, anunciará este lunes su retiro de manera formal de los terrenos de pelota. El boricua quien fue galardonado con el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 1999, decide colgar los spikes en una rueda de prensa con la organización que le brindó la oportunidad de convertirse en estrella: Los Vigilantes de Texas.

Integrante de 14 equipos Todos Estrellas, ganador de 13 Guantes de Oro y 7 premios Bate de Plata; Rodríguez es actualmente el líder de todos los tiempos en juegos jugados en la receptoría con 2.427. Bateó para 296 con 311 cuadrangulares y 1.332 carreras remolcadas en 21 temporadas repartidas entre Texas (1991-2002, 2009), Florida (2003), Detroit (2004-2008), Yankees (2008), Houston (2009) y Washington (2010-2011). Ocupa el quinto puesto entre los receptores con más vuelacercas con 304. Por encima de él se encuentran Mike Piazza (396), Carlton Fisk (351), Johnny Bench (327) y Yogi Berra (306).

Conocido como “Pudge”, Rodríguez se quedó corto en alcanzar uno de los hitos más importantes del béisbol, los tres mil imparables (le faltaron 156 hits). Pero aún así, el boricua cuenta con suficiente elementos para no dudar que será exaltado en su primer intento, por allá en 2018.

Nacido en Vega Baja, un área en el norte de Puerto Rico, terreno fértil para el desarrollo de peloteros, Rodríguez rápidamente llamo la atención de los escuchas por sus habilidades en la receptoría. Debutó a los 19 años el 20 de junio de 1991, su rival en la receptoría ese día era otro grande en esa posición que sería entronizado unos años más tarde como lo fue Carlton Fisk.

El mejor mascoteador

Desde muy joven Rodríguez fue ganando adeptos por sus cualidades defensivas, quien iba a pensar que dos décadas más tarde, sus números estarían a la par de Fisk, Bench y Berra, receptores que hoy ocupan los máximos sitiales en su posición.

Para mencionar algunas de sus virtudes detrás del plato, Rodríguez tiene un porcentaje de 67.3 victorias por encima del reemplazo, empatado en el segundo lugar junto a Carlton Fisk; el líder es Johnny Bench con 71.3. De igual modo de los 16 receptores que se encuentran en Cooperstown, el boricua es quien tiene más imparables, colocándolo como líder en ese departamento. Sus 14 Juegos de Estrellas lo colocan como el único jugador que ha servido en estos eventos.

Su mejor campaña en el Big Show fue en 1999, cuando conquistó su único premio al Jugador Más Valioso. Esa campaña participó en 144 compromisos, bateando para 332 con 35 jonrones y 113 remolcadas. Estableció topes en cuadrangulares y remolcadas. Apenas tenía 27 años y ya estaba en la crema y nata del béisbol.

Otro de los hitos que tiene el boricua son sus 13 Guantes de Oro, de los cuales diez de ellos son consecutivos. Sin duda nadie tiene más galardones en esa posición que Rodríguez. Esos galardones se deben a que logro capturar al 42 por ciento de los jugadores que intentaron robarle una almohadilla durante su carrera.

Para que vean la importancia de este último renglón, desde su debut en 1991, el promedio de las mayores para los receptores era de 26 por ciento.

Igualmente es el único jugador de las mayores que como receptor robó 20 bases y dio 20 cuadrangulares en una campaña, logró que alcanzó en 1999, cuando fue declarado MVP de la Liga Americana.

Anillo de Serie Mundial y otros logros

Una de las metas que se estableció Iván Rodríguez en las mayores fue jugar una Serie Mundial, sueño que alcanzo en dos ocasiones con dos divisas diferentes. La primera fue en 2003, cuando formó parte de los Marlins de Florida quienes se coronaban ante los favoritos Yankees de Nueva York, y la segunda en 2006 con los Tigres de Detroit, equipo que cayó ante los Cardenales de San Luis.

En la Serie de Campeonato de 2003, Rodríguez remolcó diez carreras en 7 compromisos y fue pieza vital para ayudar a Florida a remontar una desventaja de tres juegos a una, para eliminar a unos Cachorros de Chicago que lucían como los grandes favoritos. Pudge fue declarado MVP de esa serie, en parte por sus 17 remolcadas en 17 cotejos.

Entre los jugadores nacidos en Puerto Rico, nadie ha sido más importante que Roberto Clemente, el nacido en Carolina es el único pelotero en llegar a los tres mil imparables. Alomar y Rodríguez se quedaron cortos en alcanzar al jardinero derecho, que falleció en un accidente aéreo. Alomar le faltó 276 hits, mientras que Rodríguez 156.

Su camino hacia la inmortalidad ya está abonado, Rodríguez es uno de los cinco jugadores en la historia de las mayores con un promedio de bateo de 290, 2.500 hits, 550 dobles, 300 jonrones y 1.300 remolcadas. Los otros son Babe Ruth, Hank Aaron, George Brett y Barry Bonds.

A pesar del interés de cuatro franquicias por tener sus servicios, su bajo promedio de 218 y 19 remolcadas en 44 choques con los Nacionales de Washington, hizo que no se concretaran las ofertas, a pesar de que se mantenía entrenando en busca de llegar a los tres mil imparables.

Sin embargo, no hay nada poético o triste en ver la partida de Iván Rodríguez en la casa donde triunfo, será recordado no sólo por su envidiable defensa, sino por la capacidad de hacer lo que nadie más podía hacer detrás del plato.

Su exaltación demostrará que es sin duda el mejor de todos los tiempos en su posición.

@beisboladentro

jueves, 19 de abril de 2012

El Fenway Park de Boston llega a un siglo de historia

Considerado uno de los estadios clásicos del béisbol, el Fenway Park de Boston, quizás no posea las mejores comodidades, así como de locaciones en las que los espectadores carezcan de un excelente ángulo de visión, debido a sus vigas. Pero para muchos, es una joya arquitectónica que ha perdurado en el tiempo, motivo por el cual este viernes 20 de abril arribará a cien años.

Ubicado en Massachussett, ha sido escenario de uno de los equipos más legendarios del béisbol, los Medias Rojas de Boston. Su nombre se debe a que fue construido en un área pantanosa conocida como “The Fens”. Detrás de la pared del jardín izquierdo había un terraplén de tres metros de altura pero en 1934, el nuevo propietario del equipo, Tom Yawkey, removió el alud y construyó una estructura que dominaría la arquitectura del estadio: Una pared de 11 metros de altura conocida en la actualidad como el “Monstruo Verde”; la cual dio inicio en 1947, cuando se decidió remover de su enorme pared la publicidad y se dispusiera a pintarla de color verde.

Desde su apertura el 20 de abril de 1912, ha sido objeto de renovaciones y adiciones, algunas de ellas no previstas, pero aún así han sido bien recibidas por su afición. Desde la denominación de los postes amarillos, hasta ser escenario de eventos deportivos y culturales, incluyendo los partidos de fútbol profesional para los Pieles Rojas de Boston y los Patriotas de Boston, conciertos, juegos de hockey, campañas políticas y religiosas.

Dentro de su terreno se respira aún aquel célebre cuadrangular de Carlton Fisk en la Serie Mundial de 1975, en la que con sus brazos pedía desesperadamente que la bola se mantuviera en zona de fair, o quizás la memorable actuación de Roger Clemens, quien ponchó a 20 jugadores de los Marineros de Seattle en 1986; acaso la aparición del inmortal Ted Williams en el Juego de Estrellas de 1999, cuando lanzó la bola inaugural, sigue viviéndose como si fuera ayer. O la explosión de Mark McGwire, quien ese año en el derby de cuadrangulares exhibió su fuerza sacando varias pelotas por encima del monstruo verde. Lo cierto es que el Fenway Park respira historia a su alrededor.

Contradictoriamente los Medias Rojas no han podido celebrar en su casa la obtención de sus títulos de Serie Mundial de 2004 y 2007, que acabaron con la maldición de El Bambino.

El Monstruo Verde

El Fenway Park es quizás famoso por su pared en el jardín izquierdo, denominado el Monstruo Verde, la cual fue construida en 1934, con una distancia de 37 pies y dos pulgadas de alto. Su muro de es 240 pies de largo, tiene una base profunda de 22 pies y fue construido a partir de 30.000 libras de toncan hierro.

Entre sus columnas de resultados se puede apreciar las iniciales “Tay” y “JRY” que aparece en el código Morse, unos monumentos a los ex dueños de los Medias Rojas, Thomas A. Yawkey y Jean R. Yawkey.

Desde su creación ha sufrido algunas modificaciones que inició en 1947, cuando se quitaron los gigantescos anuncios que cubrían toda la pared del jardín izquierdo. En 1975, el muro fue remodelado y se decide colocar un manual electrónico para el conteo de bolas y strike. El marcador manual se mantuvo. En 1976, los paneles de estaño de ferrocarril fueron sustituidos por un panel tipo formica, que dio lugar para que la pelota hiciera menos ruido al chocar contra la pared. En 2003, se quito la malla que estaba encima del monstruo verde, en la cual caían numerosas pelotas de cuadrangular, para colocar asientos en la cima del monstruo, la cual permitió la entrada de más fanáticos al estadio.

De igual modo algunos anuncios volvieron a insertarse en dicha estructura.

Entre las zonas más llamativas que tiene el parque de pelota, se encuentra el triángulo que se ubica en la región del centro del campo, donde las paredes forman un triángulo de 420 pies hacía el plato. La zona de bullpen frente a las gradas del jardín derecho y central recibió el nombre de Williamsburg, nombrado así por los periodistas deportivos en 1940. Se construyo para benefició de Ted Williams y de otros bateadores zurdos del club para conectar cuadrangulares.

Otra zona con nombre propio es •”El vientre”, curva de barrido que se encuentra en la baranda del jardín derecho, cerca del extremo derecho de Williamsburg. Los palcos se añadieron cuando los bullpens se construyeron en 1940. “El asiento rojo” otro de los monumentos que se encuentra en el estadio. Ubicado en las gradas del jardín derecho (fila 37, asiento 21). Es la única silla de color que conmemora el cuadrangular más largo de Ted Williams, medido a 502 pies.

El poste de foul del jardín derecho recibió el nombre de Pesky Pole, en honor a Johnny Pesky, quien jugó en el infield del club entre 1942 y 1952; su nombre se derivó a uno de los cuadrangulares que conecto el pelotero en este estadio (seis en total) y solamente uno paso por esa zona. El término fue acuñado por el ex jugador Mel Parnell, y popularizado en 1965, cuando este comenzó su carrera como comentarista radial.

El 27 de septiembre de 2006, en el cumpleaños 87 de Pesky, la organización de los Red Sox dedicó oficialmente el poste de foul del jardín derecho como Pesky Pole con una placa conmemorativa, así como un asiento en la sección 94, fila E, asiento 5, la cual se vende como una entrada única.

El poste de foul del jardín izquierdo fue llamado Fisk Pole, en honor al careta Carlton Fisk, quien en el sexto juego de la Serie Mundial de 1975 le saco una pelota a Pat Darcy en el episodio doce que rompió el empate a seis y forzar el séptimo juego que ganaría Cincinnati ese año. Fisk le pesco el lanzamiento a Darcy y en un principio pensó que la bola se iría de foul, pero luego agito sus brazos a la derecha y saltando pidió que se quedará adentro, momento que marco a la ciudad.

En 2005, en un choque interliga entre Boston y Cincinnati, se decidió nombrarlo en presencia del ex pelotero, miembro del Salón de la Fama.

¿Nuevo estadio?

En 1999, el entonces director general de los Medias Rojas, John Harrington anunció planes para la construcción de un nuevo parque Fenway, que se construiría en las cercanías del actual parque.

Según se conoció el nuevo hogar de los Red Sox sería una réplica del parque actual, modernizando ciertas estructuras. Una de las características que tendría el estadio sería conservar el monstruo verde original y el lado de la tercera base. Pero al conocerse que una sección del viejo parque sería demolida para que funcionaria un museo sobre el Fenway y un parque público, fue desechado de inmediato. Algunos fans consideraron que debido a su antigüedad debía permanecer como un sitio histórico.

En 2005, sus dueños anunciaron que se quedarían en el Fenway Park de forma indefinida.

De interés…

- El primer juego en el Fenway Park se efectuó el 20 de abril de 1912, fue entre Boston y los Yankees. La victoria fue para Boston 7 a 6 en once episodios. Para conmemorar la fecha estas dos divisas volverán a enfrentarse ese día y de seguro lucirán uniformes de antaño.

- En 2001, el presidente del equipo Larry Lucchino, notifico que el estadio sería renovado por completo. Fueron diez años y $285 millones de dólares que se emplearon en mejoras.

- En 2011, cuando se dio por finalizado las mejoras al parque; los ingenieros señalaron que el Fenway Park tiene 40 o 50 años de continuidad.

- Cuando Roger Clemens llegó por primera vez a Boston en 1984, tomó un taxi desde el aeropuerto al estadio. Al llegar pensó que el conductor se equivoco y lo llevó a un depósito. El conductor le informó que mirará arriba que habían llegado, allí el lanzador se percato de las torres de luz.

- Fenway Park es uno de los dos parques de antaño que aún se mantienen activos en las mayores. El otro estadio es el Wrigley Field de Chicago, que cumplirá el 23 de abril, 98 años.

- Otros parques históricos como el Astrodome de Houston o Tiger Stadium, tuvieron que ser demolidos, después de intentos infructuosos por conservarlos, cosa que se logro con el Yankee Stadium.

- La pared del estadio original de 1912 era de madera, y posteriormente fue cubierto de estaño y concreto en 1934, cuando añadieron el marcador.

- En 1983, en la azotea detrás del plato se agregaron suites privadas.

- En 1988, se encerraron 610 asientos del club en un vidrio y se le denomino “Club 600”, posteriormente se denomino “Club 406” en honor a Ted Williams y su promedio de bateo del año de 1941.

- Desde su construcción ha acogido 19 partidos de fútbol y en 2010 albergó un partido de hockey sobre hielo.

@beisboladentro

martes, 10 de abril de 2012

La verborrea de Oswaldo Guillen


Cuando el río suena es porque piedras trae…

Oswaldo Guillen salió con las tablas en la cabeza, el revuelo causado por las polémicas declaraciones que ofreció a la última edición de la revista Time, donde el venezolano asegura admirar al Presidente de Cuba, Fidel Castro, son apenas la punta de un iceberg que seguirá emergiendo.

La rueda de prensa convocada por la organización de los Marlins, sirvió para mostrar a un Oswaldo Guillen, lejos de ser aquel excelso comunicador que con su insaciable verborrea atropellaba a todos sin medir consecuencias. Guillen se mostró ante los medios con una voz entrecortada, pidiendo disculpas a la comunidad Latinoamericana, por unos comentarios que hirieron alrededor de un 40% de cubanos que radican en Miami.

Dicha acción repercutió en el seno del club, donde Guillen pidió disculpas a los narradores cubanos Felo Ramírez y Yiqui Quintana, a su coach Eduardo Pérez y al primera base Gaby Sánchez.

“Me siento avergonzado y les pido perdón de rodillas… No puedo entender como una persona que ha hecho tanto daño, pueda seguir mandando y estar vivo”, acoto el primer manager venezolano en las Grandes Ligas.
En las afueras de Marlins Park, cubanos exigian la renuncia
del venezolano como dirigente del club

Para nadie es un secreto la actitud de Oswaldo Guillen.

Desde su nombramiento como manager de los Medias Blancas de Chicago en 2003, el venezolano siempre ha estado en el ojo de los medios, ya sea por sus roces con diferentes reporteros o por sus comentarios fuera de lo común, que le han ocasionado suspensiones y programas de autoayuda, impuestos por las Grandes Ligas.

Ser el centro de atención le trajo a Guillen su primera mancha como dirigente de Miami. Ahora el venezolano deberá enfrentar a un público que mostró su descontento en las afueras del Miami Park, y que seguirá arreciando de seguro en los siguientes juegos del club en su patio.

Es increíble que alguien que pregone en una rueda de prensa que tiene varios años viviendo en Miami, desconozca lo delicado que es el tema de Fidel Castro en una comunidad que lleva años exiliada de su isla. Guillen hirió a una población que mostró su reacción inmediatamente.

La organización Vigilia Mambisa, propuso una manifestación en las afueras del Marlins Park, en protesta por las declaraciones de Guillen, a quien incluso piden una destitución de su cargo como manager.

Por lo pronto, la directiva de Miami anunció que Guillen será suspendido por cinco juegos, acción que entrará en vigencia de inmediato.

“No puedo controlar la suspensión, no puedo decir si es justa o no, tengo que acatarla”, señalo el venezolano, quien prometió revertir con victorias lo que dañó con su incontenible verborrea.

Así es Guillen, una persona que jamás ha medido sus comentarios, sin importar si daña u ofenda a alguien, siempre ha pregonado su superioridad ante cualquier situación, sino recordemos el penoso incidente de enero de este año, cuando denigro y tacho de ignorante y pobre a varios venezolanos a través de su cuenta twitter, cuando un seguidor lo corrigió por escribir mal.

Dicha situación fue relata por la periodista Milagros Socorro, a través de su artículo “El burro con plata”.

Culpable y triste
Miembros de la organización Vigilia Mambisa expresaron su
descontento en las afueras del estadio de Miami

El venezolano aseguró que ha tenido dificultades para dormir en los últimos tres días, aseguró que prefirió realizar la rueda de prensa y hablar de frente para aclarar el malentendido.

“Lo que quise decir en español, lo dije mal en inglés”, aseguró Guillen.

“La gente me puede ver y hablar. Creo que lo correcto es hablar de frente. Pueden verme y hacerme cualquier pregunta que deseen. Pienso que mientras más pronto, mejor. Mejor para el equipo y mejor para mí. Sé que herí a muchos, quiero dejar eso atrás”, comentó el mirandino en declaraciones recogidas por la agencia AP.

El criollo aseguró que regímenes como el de Castro también imperan en Venezuela, Nicaragua y Ecuador.

“Chávez le está haciendo el mismo daño a Venezuela que Castro a Cuba”, sentencio Guillen.

Pero después de estas declaraciones que vendrá. El mirandino siempre ha sido picante en sus comentarios, sino recordemos las recientes declaraciones que dio en el entrenamiento primaveral sobre el aspecto del uniforme del equipo.

Guillen seguirá con su verborrea, a pesar de su arrepentimiento es seguro que veremos otra nueva polémica que seguirá a su acostumbrada lista de excentricidades.

@beisboladentro

@Adonisalejandro

beisboladentro.blogspot.com

miércoles, 4 de abril de 2012

Santana quiere regresar por todo lo alto

Este jueves, Venezuela centrara sus ojos en la actuación que tenga el zurdo Johan Santana, quien lanzará por primera vez después de 19 meses sin ver acción en las mayores. El gocho abrirá por sexta vez en su carrera en un Opening Day, igualando a Carlos Zambrano, como los únicos lanzadores criollos con mayor cantidad de aperturas en un choque inaugural.

Para los Mets, la lesión de Santana ha sido materia primordial. La gerencia trabajo cuidadosamente la recuperación del criollo, quien se sometió a una reparación de la cápsula anterior izquierdo en septiembre de 2010.

El lanzador finalmente volverá a subirse a los diamantes y tratar de recuperar el camino perdido, durante los entrenamientos primaverales, Santana registro buena velocidad en sus pitcheos - factor importante para un lanzador que fue sometido a este tipo de operación -, la señales de descontrol y la falta de comando en algunas salidas, era previsible tomando en cuenta el tiempo sin lanzar.

¿Cómo le irá a Santana?, nadie sabe, por lo pronto ha cumplido al pie de la letra el proceso de recuperación de su hombro, está consciente de las presiones que habrá sobre cuantas victorias podrá lograr después de tanto tiempo sin lanzar, pero el Gocho sabe que los Mets estarán día a día evaluando el comportamiento de su brazo, a fin de que su regreso sea del todo exitoso.

El gocho estará entrando en su quinta campaña con los metropolitanos equipo al que llegó en 2008 con un contrato de $137.5 millones de dólares por seis campañas. Estará cobrando este año $24 millones y el próximo $25 millones.

Tiene registro de 40-25, con 2.85 de efectividad en 88 encuentros con los Mets.

Una rehabilitación eximida

- El 2 de septiembre de 2010, Santana gana su onceava victoria de la campaña a expensas de los Bravos de Atlanta. El merideño lanzó por espacio de 5 episodios, permitiendo tres hits con una carrera limpia, un boleto y tres abanicados. Lamentablemente sale lesionado del encuentro y se le detecta una lesión en su hombro izquierdo.

- El 3 de septiembre de 2010, Santana fue operado para reparar la cápsula anterior de su lesionado hombro izquierdo. Se perdió el último mes de la campaña.

- En el spring training de 2011 intentó regresar pero recayó en su lesión sin poder hacer ninguna apertura.

- En julio de ese año empezó el proceso de rehabilitación con sesiones de bullpen y juegos simulados. Los Mets lo asignan a ligas menores y hace una apertura el 28 de ese mes, lanzando en tres episodios.

- Después de su apertura, el cuerpo técnico detecto fatiga en su hombro. Se le prohibió lanzar a fin de darle descanso. La gerencia de los Mets pensó en la LVBP como una opción para su rehabilitación, pero quedo descartado.

- En enero de 2012, retoma los entrenamientos después de cinco meses. Los resultados arrojaron que su hombro había evolucionado satisfactoriamente.

- El 6 de marzo realizó su primera salida de la pretemporada, saliendo eximido. En total lanzó en cinco juegos dejando registro de 0-1 con 3.44 de efe. Lanzó durante 18.1 episodios, permitiendo 17 imparables, nueve carreras (7 limpias) con 7 boletos y 13 abanicados.

- Su recta fue cronometrada en 92 millas.

- Al iniciar la campaña 2012, Santana estará a 123 ponches para convertirse en el cuarto lanzador activo en llegar a los dos mil abanicados en las mayores.

- Se encuentra a ocho victorias de Freddy García, quien con 145 triunfos encabeza a los venezolanos en juegos ganados en las mayores.

- 92.1 entradas necesita el merideño para ser el segundo criollo con dos mil episodios en las mayores.



@beisboladentro

@Adonisalejandro

beisboladentro.blogspot.com

martes, 3 de abril de 2012

Venezolanos en las mayores… II parte

Segunda y última entrega sobre los venezolanos que comenzarán la temporada 2012 en el béisbol de las grandes ligas. En esta entrega tocaremos a los jardineros y los lanzadores. Así como los jugadores que se encuentran suspendidos y en lista de lesionados.

Cabe destacar la posibilidad de que el próximo 9 de abril, se dé el primer duelo entre lanzadores venezolanos del año, ya que Félix Doubront (Boston) y Henderson Álvarez (Toronto), están proyectados como cuartos en sus rotaciones.

Outfielders (7)

Endy Chávez (Baltimore)

El jardinero probará suerte en su octavo conjunto después de iniciar su accionar en Kansas City, Montreal, Washington, Filadelfia, Mets, Seattle y Texas. En la que será su onceava temporada en el Big Show, tendrá la oportunidad de hacerse de un cupo en el equipo oropéndola que se encuentra en restructuración. Tiene 34 años y pertenece a Navegantes del Magallanes.

Bob Abreu (Anaheim)

Con 38 años a cuesta, Abreu enfrentará la temporada más dura de su carrera. La firma de Pujols lo coloco como jugador de reserva, debido a la vuelta de Kendry Morales, que será el designado. El Comedulce ha señalado que quiere jugar en otro club y es posible que la directiva lo complazca durante la temporada. Jugara su 17º campaña en las mayores, repartidas en Houston, Filadelfia, Yankees y Anaheim. Pertenece a los Leones del Caracas.

Gregor Blanco (San Francisco)

El MVP de la LVBP logró un spring training de ensueño y logro quedarse como el cuarto jardinero del club de la bahía. Es posible que logre adueñarse de una de las posiciones del outfield si uno de los titulares no batea. Tiene 28 años y jugara su cuarta campaña en las mayores, repartidas en Atlanta, Kansas City y San Francisco. Pertenece a Tiburones de La Guaira.

Carlos González (Colorado)

El zuliano jugará su quinta campaña en las mayores repartidas entre Oakland y Colorado. Quien fuera campeón bate hace par de campañas, espera volver al nivel que exhibió en 2010 y volver a catapultar a Colorado hacía una Serie Mundial. Poseedor de las cinco herramientas, cuenta con 26 años y pertenece a las Águilas del Zulia.

Martín Prado (Atlanta)

Poseedor de una defensa segura ya sea como antesalista, camarero o jardinero, Prado se ha convertido en un jugador útil en cualquier conjunto. Es pieza de la organización que comienza a armar un equipo que desea reverdecer los laureles de la década de los años 90. Tiene 28 años y estará jugando su séptima temporada todas con Atlanta. Pertenece a Tigres de Aragua.

Juan Rivera (Dodgers)

El venezolano recibirá la anhelada titularidad, bien merecida y que le ha sido esquiva en los últimos años. Poseedor de un buen brazo y de un bateo explosivo cuando se calienta. Intentará ser el respaldo ofensivo de Matt Kemp en los Dodgers y enrumbarlo a la clasificación. Jugará su campaña 12, repartida entre Yankees, Montreal, Anaheim y Dodgers. Tiene 33 años y es ficha de los Navegantes del Magallanes.

José Tabata (Pittsburgh)

Tabata afrontará su tercera campaña en las mayores, todas ellas con los Piratas. Con 23 años tiene un mundo por delante y aún sigue madurando como pelotero. Aunque el año pasado sus números fue inferior a los de 2010, se espera que esta campaña sea la de su consagración. Pertenece a los Caribes de Anzoátegui.

Lanzadores abridores (9)

Félix Hernández (Seattle)

Sera su octava temporada con el uniforme de Seattle. Con 25 años, Hernández sigue afianzándose como uno de los mejores lanzadores del béisbol. A pesar de estar en una organización que no lo respalda cuando lanza, el Rey lanzó su quinto Opening Day, donde tiene marca de 3-0 y 1.70 de efectividad. Pertenece a los Cardenales de Lara.

Johan Santana (Mets)

Será su campaña número 12 en el Big Show. Después de 19 meses sin ver acción en las mayores, el Gocho volverá a lanzar en un Opening Day – el sexto de su carrera -. Tuvo un spring training excepcional y muchos estiman que si consigue diez lauros, significará un progreso favorable, debido a la cantidad de meses sin lanzar. Además de los Mets, Santana lanzó para Minnesota. Pertenece a Navegantes del Magallanes.

Carlos Zambrano (Miami)

Después de estar once campañas con los Cachorros, el Toro probará suerte en Miami en busca de la redención. Aunque en la pretemporada sus números fueron alarmantes. Oswaldo Guillen, confía en que el carabobeño sea el lanzador de antes. Ocupara el cuarto puesto de la rotación, dejando en seis las campañas en que abrió el partido inaugural de su club. Tiene 30 años y pertenece a Caribes de Anzoátegui.

Jhoulys Chacín (Colorado)

El zuliano estuvo batallando para ser el as de la rotación rocallosa, pero le fue asignado el cuarto puesto detrás de los experimentados Guthrie, Moyer y Nicaso. Aún es joven (24 años) y participará en su cuarta campaña en las mayores. Para su beneplácito abrirá el primer choque de su club en su patio. Se proyecta como el as de la rotación en dos años. Pertenece a Tiburones de La Guaira.

Félix Doubrount (Boston)

Con 24 años e iniciando su tercera campaña con Boston, alcanzo una de las metas que tanto anhelaba: ser abridor. El zurdo ahora deberá demostrar todo su potencial como cuarto iniciador de los patirrojos. En la pretemporada dejó efectividad de 2.70. Abrirá el 9 de abril ante Toronto. Pertenece a los Leones del Caracas.

Henderson Álvarez (Toronto)

Ocupara el cuarto turno en la rotación canadiense, sin la presión del primer año, el derecho tiene todos los ingredientes para ser una estrella del pitcheo. Con 21 años, Álvarez tendrá la libertad de explotar todo su potencial. Pertenece a los Tiburones de La Guaira.

Freddy García (Yankees)

Lidera a los lanzadores venezolanos en triunfos de por vida (145). Consiguió el quinto puesto en la rotación del Bronx, luego que Michael Pineda, el candidato a ese rol se lesionara. Deberá demostrar a sus 35 años que aún sigue siendo efectivo. Jugará su campaña número 14, repartida en Seattle, Medias Blancas, Filadelfia, Detroit y Yankees. Pertenece a Navegantes del Magallanes.

Aníbal Sánchez (Miami)

Ocupara el quinto turno en una de las rotaciones más solidas de las mayores. En su séptima temporada todas con los Marlins, el lanzador de 28 años espera demostrar que está listo para conquistar por lo menos 18 triunfos en el big show. Tiene previsto lanzar el 9 de abril ante Filadelfia. Pertenece a los Bravos de Margarita.

Jeanmar Gómez (Cleveland)

Gómez recibió el voto de confianza de la tribu para ser abridor desde el inicio de la campaña. Sin duda tiene el potencial para convertirse en un as dentro de pocos años. Sus proyecciones indican que será un ganador de veinte lauros. Tiene 24 años y jugará su tercera temporada en las mayores. Pertenece a los Leones del Caracas.

Lanzadores relevistas (6)

Rafael Betancourt (Colorado)

A sus 36 años afrontará su primera campaña como cerrador en los Rockies. El lanzador se ha ganado ese rol, gracias a lo que hizo el año pasado cuando en 68 partidos ganó dos con 2.89 de efectividad, ocho rescates y 73 abanicados en 62.1 episodios. Sera su décima temporada en las mayores compartidas entre Cleveland y Colorado. Pertenece a los Caribes de Anzoátegui.

José Mijares (Kansas City)

Después de haber estado cuatro campañas con Minnesota, el zurdo Mijares probará suerte con los Reales de Kansas City, como el zurdo ocasional. Con 27 años y perteneciente a los Tigres de Aragua; Mijares intentará demostrar que aún sigue sacando outs y puede ayudar a la causa de cualquier divisa.

Franklin Morales (Boston)

Iniciará su sexta campaña dividida entre Colorado y Boston. Será pieza fundamental en el bullpen de los patirrojos. Morales ha tenido experiencia en el relevo medio y como cerrador, ahora que Andrew Bailey se ha lesionado y se perderá la mitad de la temporada, su valor será fundamental para el manager Bobby Valentine. Tiene 26 años y pertenece a los Leones del Caracas.

Edward Mujica (Miami)

Sera el preparador de Heath Bell, Oswaldo Guillen, manager de los peces, confía en el talento que pueda dar este lanzador perteneciente a los Navegantes del Magallanes. Ha sido un candado en las últimas campañas y se espera que continúe así durante la misma. Tiene 27 años y ha jugado para Cleveland, San Diego y Florida.

Francisco Rodríguez (Milwaukee)

Quien fuera considerado uno de los mejores cerrojos del béisbol, tendrá que aguarda por una nueva oportunidad para volver a salvar encuentros. Esta a nueve de los 300 y convertirse en el más joven en llegar a esa cifra. Será el set up de los lupulosos y espera un año positivo para volver a la elite entre los apagafuegos. Tiene 30 años y ha jugado con Anaheim, Mets y Milwaukee. Pertenece a los Tiburones de La Guaira.

Henry Rodríguez (Washington)

Será su cuarta campaña en las mayores donde ha lanzado para Oakland y Washington, con 25 años será pieza fundamental en el relevo de los Nacionales. Su recta ha sido cronometrada en 100 mph. Pertenece a los Leones del Caracas.

En lista de lesionados (8)

Víctor Martínez (Detroit)

Se perderá la temporada 2012 a causa de una lesión, el careta ficha de los Caribes de Anzoátegui en el país, se estreno con los felinos bateando para 330 con 12 vuelacercas y 103 remolcadas en 145 choques alternándose como designado y receptor. Cuenta con una experiencia de diez temporadas en las mayores repartidas con Indios de Cleveland (ocho años), y Medias Rojas de Boston (dos temporadas).

Salvador Pérez (Kansas City)

El joven promesa de los monarcas se perderá los primeros tres meses de la temporada a consecuencia de una fractura en su rodilla. Debutó el año pasado y dejó promedio de 331 con 3 vuelacercas y 21 remolcadas en 39 encuentros. Firmó antes del inicio de los entrenamientos primaverales un contrato de 7 millones de dólares por cinco años, con una opción de tres años valorado por 26,75 millones de dólares. Todo esto lo logro con solo 21 años. Pertenece a los Tiburones de La Guaira en la pelota venezolana y aún no se ha estrenado en la liga.

Manuel Piña (Kansas City)

Poseedor de una defensa promedio, el venezolano ficha de los Bravos de Margarita en el país se perderá toda la temporada a consecuencia de un desgarro en su pie. El año pasado se estreno bateando para 214 en cuatro choques. Tiene 24 años y un gran futuro en la organización monarca.

Franklin Gutiérrez (Seattle)

Con 29 años el jardinero central iniciará la campaña en la lista de lesionados, a fin de volver antes de finalizar el primer mes de temporada. Luce recuperado de sus problemas estomacales y quiere volver a la elite, tal como sucedió hace dos campañas cuando obtuvo su primer Guante de Oro. Pertenece a los Leones del Caracas.

Robinson Chirinos (Tampa)

El careta aunque tenía programado arrancar la campaña en ligas menores, pero una lesión lo mantendrá arriba en el roster, en espera de recuperarse, Chirinos no ha podido batear por lo cual los Rays consideran que deberá fortalecer ese aspecto si quiere establecerse arriba. Tiene 27 años y debutó el año pasado con el equipo. Pertenece a Navegantes del Magallanes.

Felipe Paulino (Kansas City)

Con 28 años este lanzador perteneciente a los Bravos de Margarita, espera consolidarse en el cuerpo de abridores de los monarcas, después de una campaña 2011 para el olvido. Esta será su quinta campaña y ha jugado para Houston, Colorado y Kansas City. Pertenece a los Bravos de Margarita.

Carlos Carrasco (Indios)

El joven lanzador es una de las promesas de la tribu, junto a Héctor Rondón y Jeanmar Gómez. Lamentablemente se someterá a la operación Tommy John y lo hará perderse la campaña completa. La gerencia lo ve como uno de sus abridores el próximo año. Tiene 25 años y cuenta con tres campañas con los Indios.

Sergio Escalona (Houston)

El zurdo se someterá a la operación Tommy John, su brazo se hará sentir en los siderales que naufragaran en un mar de incertidumbres en su última campaña en la Liga Nacional, antes de trasladarse al Oeste de la Americana. Tiene 27 años y pertenece a los Tiburones de La Guaira.

Suspendidos (2)

Ronald Belisario (Dodgers)

Después de un año alejado de los diamantes a consecuencia de problemas con la ley. El relevista iniciará la campaña en la lista de suspendido por violar los reglamentos de antidopaje. Serán 50 los partidos que se perderá el lanzador, que espera volver a ser el mismo que debutó con los californianos en 2009. Tiene 29 años y pertenece a los Bravos de Margarita.

Eliezer Alfonzo (Colorado)

Iniciará la temporada 2012 suspendido por dar positivo en una prueba antidoping. La sanción será de 100 encuentros. Es posible que en septiembre vuelva a los terrenos de pelota. Pertenece a los Caribes de Anzoátegui. Tiene 33 años y ha jugado durante seis campañas con Gigantes de San Francisco, Padres de San Diego, Marineros de Seattle y Rockies de Colorado.

Por la sorpresa

Jean Machí (San Francisco)

Machí pertenece a los Navegantes del Magallanes y asistió como invitado al campo de entrenamiento, hasta las 10:00 de la noche del martes 3 de abril se mantenía por figurar en el roster de 25. Con 30 años intentará hacer el equipo y convertirse en grandeliga. En este spring training ha lanzado en diez juegos con record de 1-0, dos salvados, 1.80 de efe en diez episodios.

Yusmeiro Petit (San Francisco)

La pésima actuación de Barry Zito le pudiera abrir la puerta a Petit en su regreso al mejor béisbol del mundo. Al igual que Machí se mantenía luchando por ingresar en el roster de 25 de los californianos. Pertenece a Bravos de Margarita.

Nota: A la hora de cierre de este artículo, los rosters de las 30 organizaciones aún no habían actualizado sus rosters de 25. Por lo cual, la cifra de venezolanos a iniciar la campaña se mantenía en 70.

De no logar Machí, Petit y Amarista quedarse en el equipo grande, serán 67 los venezolanos que abrirán el telón de la 2012, siendo el octavo año consecutivo en que nuestros legionarios establecen cifras topes en el debut de una temporada.

El año pasado fueron 60 lo que abrieron fuego la campaña 2011, desde entonces hemos visto como pasamos de 32 (2000) a 33 (2001), 38 (2002), 49 (2004), 53 (2008) y 59 (2010).

@beisboladentro

70 Venezolanos abrirán la temporada 2012 de las Grandes Ligas… (I parte)


La campaña 2012 inicio con una expendición de 140 venezolanos a los entrenamientos primaverales. A horas del inicio de una nueva campaña 70 criollos se preparan a iniciar lo que promete ser una temporada de muchas emociones y sorpresas.

La vieja marca de 62 criollos que abrieron una campaña está por caer.

Por lo pronto, la campaña tendrá dos nuevos grandeligas en estas primeras semanas en Freddy Galvis (con toda seguridad el 273 con Filadelfia) y Marwin González quien se quedó con Houston mediante el draft de regla V. Pero habrá otra lista de criollos con opciones de dar el salto y seguir aumentando no sólo la cantidad de criollos en jugar en las mayores durante un año, sino en búsqueda de alcanzar esta temporada los 300 venezolanos en jugar en las grandes ligas.

Acá están los representantes de la tierra de Bolívar que iniciarán la temporada 2012 en las mayores:

Receptores (12)

Miguel Montero (Arizona)

El jugador reserva de los Navegantes del Magallanes iniciará su séptima temporada con el club desértico, el año pasado bateó para 282 con 18 cuadrangulares y 86 remolcadas. Estableció topes en vuelacercas e impulsadas. Asistió a su primer Juego de Estrellas. Es parte fundamental de la ofensiva de los Cascabeles de Arizona.

Henry Blanco (Arizona)

Fungirá como back up de Montero en Arizona, será su temporada 15 y ha sido reconocido como uno de los mejores receptores defensivos en las mayores. Ha jugado con nueve franquicias, siendo estas Dodgers, Colorado, Milwaukee, Atlanta, Minnesota, Cachorros, San Diego y Mets. Cumplirá 40 años en agosto. Pertenece a los Bravos de Margarita en Venezuela.

Francisco Cervelli (Yankees de Nueva York)

Iniciará su quinta temporada con la mítica organización a rayas. Siempre en condición de suplente. Su defensa ha sido su carta de presentación, y cuenta con el apoyo de Joe Girardi y de varios jugadores de la franquicia. Pertenece a los Cardenales de Lara en Venezuela. Sus cuatro cuadrangulares el año pasado, representaron su mejor cifra en ese departamento.

Humberto Quintero (Kansas City)

Jugará su décima campaña en las mayores con su tercer club. San Diego y Houston fueron las otras dos franquicias que lo tuvieron en sus filas. Es un excelente receptor que ha corrido con la mala fortuna de tener un inconveniente cada vez que la titularidad le llega. Con 32 años llegará a los monarcas como la garantía en esa posición ante las lesiones de Salvador Pérez y Manuel Piña. Pertenece a los Navegantes del Magallanes.

Jesús Montero (Seattle)

El año pasado se estrenó con los Yankees de Nueva York, organización que lo tenía conceptuado como su mejor prospecto. En 18 encuentros bateó para 328 con 4 cuadrangulares y 12 remolcadas. Su fama sirvió para utilizarlo como pieza de cambio por dos lanzadores. Ahora con los náuticos se desempeñara como bateador designado y receptor ocasional, mientras sigue madurando en esa posición. Tiene 22 años y un futuro prometedor en una organización que está reestructurándose. Actualmente ocupa el tercer peldaño entre los mejores prospectos del béisbol. Pertenece a los Navegantes del Magallanes en Venezuela.

José Lobaton (Tampa Bay)

Será su tercera campaña en las mayores, repartidas con los San Diego y Tampa Bay. Fue ratificado como el careta sustituto de José Molina. Con 27 años, Lobaton tendrá la oportunidad de demostrar que está listo para ser un receptor de las mayores. Pertenece a los Leones del Caracas.

Robinson Chirinos (Tampa Bay)

Poseedor de unas buenas cualidades defensivas, Chirinos deberá demostrar que puede batear en las mayores. En 20 encuentros el año pasado bateó para 218 con un cuadrangular y 7 remolcadas. Pertenece a los Navegantes del Magallanes.

Yorvit Torrealba (Texas)

Iniciará su temporada 12 en las mayores, repartida entre San Francisco, Seattle, Colorado, San Diego y Texas. A sus 33 años deberá demostrar que aún puede ser el titular de la posición ante la presencia de un Mike Napoli que a fuerza de batazo le robo oportunidades de juego. Pertenece a los Leones del Caracas.

Ramón Hernández (Colorado)

Vestirá su quinto uniforme en 14 temporadas en las mayores. Oakland, San Diego, Baltimore y Cincinnati, fueron las otras divisas donde demostró su potencial. Con 35 años, el receptor perteneciente a los Navegantes del Magallanes será pieza vital en la construcción de un cuerpo de abridores jóvenes en la organización rocallosa. Bateó para 282 con 12 jonrones y 36 remolcadas en 91 choques con los Rojos el año pasado.

Héctor Sánchez (San Francisco)

Con Buster Posey como receptor titular, Sánchez deberá aguardar pacientemente por demostrar sus condiciones, es posible que un cambio le brinde mayores opciones de juego. Con 22 años, el receptor ficha de los Tiburones de La Guaira, demostró en el spring training que no tiene nada que demostrar en las menores.

Wilson Ramos (Washington)

El potencial de Ramos se pierde de vista, el año pasado en su primera como titular con los Nacionales, demostró que aún sigue progresando como bateador. Bateó para 267 con 15 vuelacercas y 52 remolcadas. Con 24 años, iniciará su tercera campaña en las mayores. Anteriormente jugó con Minnesota. Pertenece a los Tigres de Aragua.

Jesús Flores (Washington)

Iniciando su quinta campaña en las mayores, todas con Washington, el joven careta será el back up de Wilson Ramos. Tiene una defensa sólida y un bateo que irá creciendo a medida que reciba más oportunidades de juego. En su mente está volver a ser titular como lo fue en 2008. Tiene 27 años y pertenece a los Navegantes del Magallanes.

Infielders (24)

Jesús Guzmán (San Diego)

El cumanés de 27 años de edad, afrontará su tercera campaña en las mayores, la primera como titular. Ya sea como inicialista, antesalista o jardinero. Guzmán demostró el año pasado que los religiosos pueden contar con él. Bateó para 312 con 5 jonrones y 44 remolcadas en 76 encuentros. Pertenece a los Leones del Caracas y ha jugado además de San Diego con San Francisco.

Eduardo Escobar (Chicago Sox)

Logro convencer a Robin Ventura de ser el utility del infield de los patiblancos. Con 23 años el jugador reserva de los Tiburones de La Guaira, intentará demostrar que tiene todo lo necesario para llegar a ser un titular en las mayores. El año pasado debutó en nueve encuentros.

Asdrúbal Cabrera (Cleveland)

El año pasado tuvo su mejor campaña al dejar números personales en varios renglones. 273 de promedio con 25 vuelacercas y 92 remolcadas. Tal actuación le valió para recibiera una extensión en su contrato por 16,5 millones por las campañas 2013 y 2014. El año pasado ganó su primer Bate de Plata y asistió al Juego de Estrellas. Tiene 26 años y pertenece a los Leones del Caracas. Cuenta con una experiencia de seis años en las mayores.

José Celestino López (Cleveland)

En la que será su novena campaña en las mayores, Celestino iniciará una nueva etapa en los Indios de Cleveland; Será utility de la tribu y buscará volver al nivel que exhibió cuando jugaba con Seattle. Tiene 28 años y pertenece a los Cardenales de Lara. Jugó además con Colorado y Florida.

Pablo Sandoval (San Francisco)

Jugara su quinta campaña en las mayores, todas ellas con los Gigantes. Con 25 años la ficha de los Navegantes del Magallanes, espera tener el año de su consagración, después de altas y bajas. Bateó para 315 con 23 jonrones y 70 remolcadas. Luchara con el sobrepeso.

Ronny Cedeño (Mets de Nueva York)

Después de haber sido titular en los últimos dos años y medio con Pisttburgh, Cedeño se apresta a ser utility de los metropolitanos. Pero en su mente está la opción de adueñarse del campocorto si Ruben Tejada no logra batear. Tiene 29 años y ha jugado con los Cachorros, Seattle y Piratas. Es ficha de los Tigres de Aragua.

Miguel Cabrera (Detroit)

El campeón bate de la pasada temporada, tendrá otro año excepcional con los felinos. Ahora con la incorporación de Prince Fielder, Cabrera podría aumentar sus números. Bateó para 344 con 30 jonrones y 105 remolcadas. Tiene 28 años y ha jugado aparte de Detroit con Florida. Pertenece a los Tigres de Aragua.

Alex González (Milwaukee)

Sera su campaña 14 en el mejor béisbol del mundo. Ha participado en 1.512 encuentros como campocorto y parece indiciar que seguirá así hasta su retiro. La defensa es la carta de presentación de este aragüeño de 35 años de edad. Ha jugado con Florida, Boston, Cincinnati, Toronto y Atlanta. Milwaukee será su sexto equipo. Pertenece a los Leones del Caracas.

César Izturis (Milwaukee)

Ganador en una ocasión del Guante de Oro, Izturiz ha perdido condiciones a causa de las lesiones. Convertido en utility será el responsable de cuidarle la espalda a Alex González en los Cerveceros. Ha jugado también con Toronto, Dodgers, Cachorros, Pittsburgh, San Luis y Baltimore. Tiene 32 años y pertenece a Cardenales de Lara.

Omar Infante (Miami)

Con 11 campañas en las mayores, el camarero al fin ha encontrado la titularidad que tanto anhelaba, desde sus primeros años con Detroit. Infante tendrá un año donde estrenan nuevo estadio y nuevos uniformes, además de un equipo bien confeccionado para ir a la Serie Mundial. Tiene 30 años y ha jugado con Detroit y Atlanta. Pertenece a Caribes de Anzoátegui.

José Altuve (Houston)

El diminuto jugador está llamado a ser el segunda base de los Astros, y espera superar con creces los números que dejó el año pasado en su estreno en las mayores. Bateó para 276 con 2 jonrones y 17 remolcadas en 57 encuentros. Pertenece a los Navegantes del Magallanes. Tiene 21 años.

Marwin González (Houston)

El pelotero se estrenará este año en las mayores, luego de ser adquirido mediante el draft de regla V. Será el utility del club y es muy posible que termine de adueñarse del campocorto, debido a que el titular Jed Lowrie es propenso a lesiones. Tiene 23 años y pertenece a los Leones del Caracas.

Alcides Escobar (Kansas City)

En la que será su quinta campaña en las mayores, repartidas entre Milwaukee y Kansas City. Escobar deberá intentar demostrar que su bateo también puede ser de ligas mayores. Su defensa es su carta de presentación, pero deberá trabajar más en su ofensiva si quiere mantener su titularidad. Tiene 25 años y pertenece a Cardenales de Lara.

Alexi Amarista (Anaheim)

El spring training que tuvo le abrió las puertas para quedarse con el equipo grande. A pesar de la presencia de excelentes jugadores del infield, el diminuto jugador demostró que puede rendir donde lo pongan. Tiene 22 años y pertenece a los Caribes de Anzoátegui.

Alberto Callaspo (Anaheim)

Con 28 años e iniciando su séptima campaña en las mayores, Callaspo ha sido una víctima del efecto Albert Pujols en Anaheim, la colocación de Mark Trumbo en tercera, lo obligará a demostrar que aún es un jugador de todos los días, tal como lo ha venido haciendo desde sus días con Kansas City. Pertenece a los Navegantes del Magallanes.

Maicer Izturis (Anaheim)

El utility por excelencia de Mike Sciosia en los Angelinos, deberá demostrar que sigue siendo el principal pelotero para afrontar cualquier bajón o lesión de los titulares. Con Jorge Cantu, Amarista y Callaspo compartiendo el mismo chance de juego que el larense; Izturis deberá demostrar que a sus 31 años es la pieza más segura dentro de la cueva. Jugará su novena campaña compartidas entre Montreal y Anaheim. Pertenece a los Tiburones de La Guaira.

Elvis Andrus (Texas)

El campocorto iniciara su cuarta zafra, todas ellas con los Vigilantes de Texas. Ya con 23 años y más maduro afronta una temporada en la que ayudará a Texas a volver a una Serie Mundial y ganarla, después de dos intentos fallidos. Tiene otras metas personales como ganar un Guante de Oro y un Bate de Plata. Pertenece a los Navegantes del Magallanes.

Alberto González (Texas)

Sera el utility de los tejanos. Es un jugador polifuncional y se adapta muy bien al rol que le asigne. Participará en su campaña número seis, repartida entre Yankees, Washington y San Diego. Tiene 28 años y pertenece a Bravos de Margarita.

Omar Vizquel (Toronto)

Al iniciar la campaña será el pelotero de mayor edad en la Liga Americana y el segundo en las mayores, detrás de Jamie Moyer. Será su campaña 24 repartidas entre Seattle, Cleveland, San Francisco, Texas y Chicago. El caraqueño de 44 años sabe que está quemando sus cartuchos y espera cerrar su ciclo con tres mil hits que lo enrumben al Salón de la Fama. Se desempeñará como utility. Se retiro en Venezuela con sus amados Leones del Caracas.

Martin Prado (Atlanta)

Prado tiene todas las condiciones para convertirse en una estrella dentro de esta organización. Se ha adaptado a cualquier posición que le asignen, como si lo hiciera de toda la vida. Participará en su séptima campaña. Tiene 28 años y pertenece a los Tigres de Aragua.

Miguel Cairo (Cincinnati)

Cairo se ha adaptado muy bien a su rol de utility en los últimos años. A la calladita estará participando en su temporada 17, repartidas entre Toronto, Cachorros, Tampa, San Luis, Yankees, Mets, Seattle, Filadelfia y Cincinnati. Nueve conjuntos donde ha respondido a cualquier rol. Tiene 37 años y pertenece a los Cardenales de Lara.

Marco Scutaro (Colorado)

Con 36 años y jugando su campaña número 11, Scutaro volverá a defender la segunda base para los Rockies de Colorado. Su experiencia ha sido vista en los Mets, Oakland, Toronto y Boston. El yaracuyano está viviendo sus mejores temporadas y sabe que a pesar de su avanzada edad, aún tiene energía en su madero. Pertenece a los Leones del Caracas.

Jonathan Herrera (Colorado)

Se desempeñara como utility de los rocallosos. Tiene entre cejas conseguir la titularidad ya sea dentro del conjunto de Denver o en otra franquicia. Tiene 27 años y jugará su cuarta campaña. Pertenece a los Caribes de Anzoátegui.

Freddy Galvis (Filadelfia)

Todo parece indiciar que el venezolano 273 en las mayores tiene nombre y apellido: Freddy Galvis, se estrenará como camarero debido a la lesión del titular Chase Utley. Firmado como campocorto, Galvis tendrá su primera oportunidad de demostrar sus actitudes, después de ser catalogado como el octavo mejor prospecto de la organización cuáquera. Tiene 22 años y pertenece a las Águilas del Zulia.

@beisboladentro