martes, 31 de diciembre de 2013

Álex Cabrera hace historia con su triple corona de bateo


¡Ya es oficial!

Álex Cabrera es el primer bateador en la historia de la LVBP en obtener una triple corona de bateo.

Ningún bateador se ha acercado a lo hecho por el bateador designado de los Tiburones de La Guaira, han existido bateadores que se han adueñado de los tres principales renglones ofensivos en diferentes años, pero jamás en una temporada, algo que coloca a Cabrera en los anales de nuestra pelota
.
Más sorprendente es saber que lo realizo a una edad (42 años), en la cual la mayoría de los peloteros se encuentran en situación de retiro.

El mayor referente de una triple corona de bateo en Venezuela sucedió por los años ochenta cuando Raúl Pérez Tovar logró los lideratos de bateo, jonrones y remolcadas en la extinta Liga de Verano, pero como señale a principio del artículo, jamás se ha producido en una temporada oficial de la LVBP.

Cabrera experimento así la mejor temporada para algún bateador, no solo conquistó la triple corona de bateo, sino que batió la marca de vuelacercas que perteneció a Baudilio Díaz y estuvo a punto de convertirse en el quinto bateador en terminar la campaña con promedio sobre los 400.

Su actuación opaco lo realizado por Cory Aldridge (Caribes), Jesús Aguilar (Caracas) y Héctor Giménez (Aragua), jugadores que lo secundaron en cada uno de los departamentos ofensivos que lideró y que dejaron números atractivos para ser considerados ganadores del premio al Jugador Más Valioso, premio que nadie duda recaerá en Cabrera.

Ya el premio al Productor del Año está en sus manos.

Un poco de historia
La triple corona de bateo es uno de los hitos más difíciles de lograr en el béisbol. En las Grandes Ligas el hecho ha ocurrido en 16 ocasiones y solamente dos peloteros han tenido la suerte de lograrlo en par de ocasiones; este año Miguel Cabrera estuvo a punto de ser el tercer bateador y primero en lograrlo en años consecutivos.

En Venezuela este registro jamás se ha logrado, pero han existido bateadores que se han acercado a la gloria. Bien sea porque sucumbieron a la presión o cayeron en un slump característico en este deporte, la LVBP tuvo el placer de ver a grandes bateadores acercarse, pero fue Alexander Cabrera el predestinado.

Aquí un breve repaso por aquellos que pudieron haber conquistado la triple corona de bateo.

En la temporada debut de la LVBP (1946), Marwin Williams, jugando para los Sabios de Vargas, estuvo a punto de realizar la gesta. Fue líder en remolcadas con 41, pero finalizó con cinco vuelacercas a dos del líder Dalmiro Finol. Su promedio de 339 quedó distante de los 403 de Pablo García. Jim Pendleton fue una grata revelación para el Magallanes en la temporada 48-49. Quedó líder en jonrones (8), fue segundo en promedio (369) a cuatro puntos de Alfonso Carrasquel, mientras que sus 26 remolcadas se quedaron relegadas a tres del líder Vidal López.

Fue precisamente el muchacho de Barlovento, Vidal López, quien acarició la posibilidad de ser el primer triplecoronado en el campeonato 1949-50. Jugando para Magallanes se adueño de dos de los tres renglones principales. Fue líder en impulsadas con 43 y co líder en jonrones con 9 junto a Howard Easterling, mientras que su compañero Jim Pendleton se adueño del liderato de bateo con 387. López cerró la campaña con un 355 de average. Al siguiente año René González intentó darle caza a la triple corona. Se jugaba el torneo 1950-51 y el cubano pertenecía al conjunto Venezuela. Lideró los renglones de remolcadas y vuelacercas con 56 y 10 respectivamente, pero su promedio de 357 fue distante a los 371 de Sam Hairston.

Esa misma campaña Frank Mancuso también dejó constancia de su calidad como bateador. Fue co líder en jonrones, remolcó 49 y promedio 407, aún así le faltaron los turnos para ser el campeón. Wilmer Fields fue otro que se adueño de dos de los tres renglones ofensivos en la temporada 51-52. Jugando para los Patriotas de Venezuela fue líder bate y remolcador con 348 y 45, mientras que sus ocho vuelacercas lo ubicaron segundo detrás de Russell Kerns quien sacó nueve.

La gesta de Fields lo coloco a las puerta de la historia en la LVBP que arribaba a cinco años de creada.
Luís García

Luís “Camaleón” García, es considerado uno de los mejores bateadores que ha desfilado por la liga venezolana. En la temporada 1952-53 jugando para el Magallanes fue líder en jonrones y remolcadas con 8 y 47 respectivamente. Su average de 327 fue ínfimo ante los 355 Henry Schenz. Bill Taylor fue uno de los primeros foráneos que dejó constancia de su calidad como bateador en la LVBP. Se jugaba la temporada 1953-54 y el norteamericano estableció marcas para una campaña en jonrones y remolcadas con 16 y 43. Su average fue de 305, muy distante a los 345 de Dave Pope.

Bob Lennon participó con el Magallanes en la campaña 54-55 y por quinta campaña consecutiva un bateador se adueña de dos de los tres renglones ofensivos. Líder en jonrones (9) y remolcadas (37), solo pudo batear para 271. Harold Bevan fue el campeón bate con un promedio de 350. Ed Bailey estuvo a punto de convertirse en el primer triple coronado en la historia de la LVBP. Sucedió en la temporada 1955-56, cuando el careta del Valencia se adueño del liderato de remolcadas con 40, mientras se ubico segundo en average y cuadrangulares con 339 y 9 respectivamente. El campeón bate fue Norman Larker (340) y Stanley Jok se adueño de los vuelacercas con 10.

John Roseboro y Louis Limmer se enfrascaron en una batalla en la campaña 1956-57. Roseboro jugando para el Caracas fue líder en vuelacercas con 10, dejando a Limmer con 9 en el segundo lugar. Por su parte Limmer remolcó 41 con el Pampero, mientras que Roseboro produjo 40. El campeón bate fue Robert Wilson con 350.

Roseboro promedio para 338 y Limmer para 320.

Allen Jones fue otro que intentó darle caza a la triple corona pero falló en el intento en la campaña 1958-59. Fue líder en jonrones (8) y remolcadas (38), pero promedio 275. Por su parte Rudy Regalado jugando para el Pampero lidero a los bateadores con 366 y finalizó con 34 producidas y cuatro vuelacercas. Gene Collins sorprendió a todos en la temporada 1959-60 al ser líder bate (356) y líder remolcador (17), su temporada no pudo ser exitosa ya que no sacó ninguna pelota del parque. Don Loc se llevó el liderato de jonrones (10) en la campaña 1961-62 con el Pampero. Fue tercero en remolcadas con 28 a tres del líder Luís “Camaleón” García.  Su promedio fue de 251. Lou Morton fue el líder bate con 389, mientras sus 29 remolcadas lo ubicaban segundo.

Ken Harrelson demostró su calidad en la campaña 64-65. Lideró los renglones en jonrones y remolcadas con 13 y 41; su promedio de 305 quedó relegado ante los 394 de Luís “Camaleón” García. La temporada 68-69, le permitió a la liga disfrutar de la implantación de dos nuevos registros en vuelacercas y remolcadas. Bill Taylor, estableció las marcas en la temporada 1953-54 cuando conectó 16 y 63 respectivamente. Clarence “Cito” Gaston, recordado por ser uno de los integrantes del “Poder Negro” del Magallanes se adueño del liderato de bateo (383) y estableció un nuevo registro de remolcadas (64), lamentablemente sus once vuelacercas quedaron distantes de los 17 de Brant Alyea, quien dejó atrás la marca de Taylor.
John Bateman

John Bateman jugó su última temporada en Venezuela en la campaña 1969-70 con los Tigres de Aragua. Ese año fue líder en vuelacercas (9) y remolcadas (43), su average quedo en 344, detrás de los 360 de Clarence Gaston, quien repitió el título de bateo. Otro felino que se despidió del país fue Brant Alyea en la campaña 1971-72, ese año se adueño de los lideratos en jonrones y remolcadas con 12 y 36, su promedio fue un escaso 216, muy lejos de los 355 de Rod Carew su compañero de equipo. La campaña de 1972-73 fue muy reñida para dos bateadores, quienes luchaban por los principales renglones ofensivos. Comenzamos con Bob Darwin, quien vino con el Magallanes y estableció una nueva marca de cuadrangulares con 19, además de remolcar 45 y batear para 340. A pesar de sus números Darwin no se adueño de la triple corona; fue segundo en remolcadas detrás de Joe Ferguson que trajo 51 con el Caracas, además de sonar 15 cuadrangulares, su promedio fue de 294. El líder bate fue Enos Cabell con 371.

Darwin repitió para el Magallanes al siguiente año, aunque solo disparó siete vuelacercas fue testigo del despliegue de Pete Koegel con el Caracas, el norteamericano estuvo a punto de batir su marca de vuelacercas al sonar 18 y remolcar 65 carreras, siendo líder en ambos departamentos. Sus impulsadas le permitieron romper las 64 que estableció Cito Gaston en la 68-69. Aunque bateó para 350 no fue suficiente para desbancar los 367 de Al Bumbry.

Dave Parker mejor conocido como “La Cobra” desplegó su poder con el Magallanes en la  temporada 1974-75, coronándose campeón en jonrones (8) y remolcadas (50), bateó para 329, muy lejos de Al Bumbry, quien repitió su título con 354.  Cliff Johnson vendría con el Portuguesa en la campaña 1975-76 y se adueño de los lideratos en cuadrangulares (11) y remolcadas (41), su promedio no fue alto (252), distante a los 357 de Duane Kuiper.

Parker retornaría con el Magallanes en la 76-77 y se alzó con el título de bateo con 414, era la época del resurgir del poder negro en el equipo turco que tuvo la triple corona de bateo ya que Mitchell Page fue líder en jonrones y remolcadas con 13 y 57. Dos bateadores buscarían la gloria en la 77-78; Clint Hurdle reforzó a los Tiburones de La Guaira y estuvo a un vuelacerca (18) de desbancar la marca de Darwin. Sus 52 remolcadas fueron segundos detrás de Larry Parrish que logró 54 con los Tigres de Aragua. Parrish bateó 362, cifra distante de los 381 de Joe Cannon.

Tom Grieve consiguió 14 vuelacercas y 53 remolcadas con los Tigres de Aragua en la 78-79, pero solo bateo 310. Al siguiente año Baudilio Díaz sorprendió a todos al establecer una nueva marca de cuadrangulares con 20 y remolcar 57 para ser líder en ambos departamentos. Su compañero Ed Miller se quedó con el liderato de bateo con 368, para que Caracas se adueñara de la triple corona de manera colectiva.

Alvin Davis fue una grata sorpresa para los melenudos en la campaña 83-84, solo tres carreras remolcadas lo privaron de ser el primer bateador en conseguir la triple corona de bateo. Fue líder bate (342) y jonrones (8), pero sus 38 impulsadas sucumbieron ante las 41 de Leonel Carrión.

Davis debutó al año siguiente en las Grandes Ligas con los Marineros de Seattle, siendo elegido Novato del Año.
Cecil Fielder

Otro jugador importado que dejo su huella en la LVBP fue Cecil Fielder con Lara en la 86-87, quedó líder en vuelacercas y empujadas con 19 y 57. Se quedó a un cuadrangular de igualar la marca en una temporada en poder de Baudilio Díaz. Fielder se adueño del título de bateo al siguiente año (389) pero no pudo repetir los lideratos en jonrones y remolcadas que recayeron en Leonardo Hernández con 11 y 45.

Aún así Fielder se unió a Vidal López y Dave Parker como los únicos en obtener lideratos de la triple corona en años distintos.

Phil Stephenson quedó líder en vuelacercas y remolcadas en la campaña 88-89 jugando para las Águilas del Zulia. Carlos “Café” Martínez fue el líder bate con 331 y consiguió 7 vuelacercas. Al siguiente año William Magallanes jugando para la nave se llevó los lideratos de jonrones (8) y remolcadas (41), pero solo bateó para 267. El mismo Magallanes repitió dichos lideratos en la campaña 1991-92 esta vez con 5 y 37 respectivamente. Otro que lució esa campaña fue Chad Curtis con los Tiburones de La Guaira al llevarse el liderato de bateo (338) y quedar co líder en remolcadas con Magallanes.

En cuanto a los cuadrangulares solo consiguió uno.

Caribes de Anzoátegui se llevó la triple corona de bateo en la temporada 92-93. Jeff Frye fue el campeón bate con 385, mientras que Scott Cepicky lidero los vuelacercas (13) y remolcadas (36). La campaña 93-94 presentó a Luís Raven como claro favorito a la triple corona. Fue segundo en bateo con 345 y líder en vuelacercas con 7. Otro candidato fue Alex González quien compartió el liderato en vuelacercas con Raven y fue líder remolcador.

Lara obtuvo la triple corona colectiva ya que Luís Sojo fue campeón bate ese año.

Misma situación se repitió al año siguiente con Sojo en promedio, Robert Pérez en jonrones y Marcos Armas en remolcadas.

Magglio Ordoñez se destacó en la campaña 96-97 al liderar jonrones (7) y remolcadas (32), pero bateó para 295.  Raven nuevamente sobresalió en la 97-98 en jonrones (8) y remolcadas (45), su promedio se ubicó en 299.

Javier Colina fue otro que conquistó lideratos de la triple corona en años diferentes. Fue líder bate en la 2002-03 y líder en jonrones y remolcadas en 2004-05. Tom Evans fue líder en jonrones y remolcadas en la 2005-06. Robert Pérez vivió su mejor año en la 2006-07 liderando jonrones y remolcadas. Misma situación vivió Eliézer Alfonzo al siguiente año.

Todos estos antecedentes sirvieron para que Álex Cabrera coronara un año de ensueño y escribiera con letras dorada su historia en la LVBP.

Y pensar que el retiro rondaba su mente hace un año.

El ex grandeliga, no jugó los dos últimos partidos de los escualos, terminando con promedio de 391, 21 vuelacercas y 59 carreras remolcadas en 59 encuentros. Lideró además la liga en extrabases (34), bases alcanzadas (160), slugging (744), porcentaje de embasado (480) y OPS (1.225). Además estableció un registro de cuadrangulares en un mes con 17.

Ahora la pregunta que muchos se hacen es si continuará jugando como pelotero y si será capaz de repetir lo hecho está temporada.


@beisboladentro

lunes, 30 de diciembre de 2013

Despido de Sojo genera más dudas que respuestas


El domingo 29 de diciembre, mientras los medios seguían las incidencias de los clasificados al round robín, se produjo un anunció que dejó dicha lucha a un segundo plano; a través de un comunicado los Navegantes del Magallanes, anunciaron la salida de Luís Sojo como mánager de los eléctricos y nombraron a Carlos García como su mánager a partir del dos de enero, fecha en que se inicia el todos contra todos.

Guiseppe Palmisano, Presidente de la Junta Administradora de la Fundación Magallanes, y Luís Blasini, Gerente Deportivo de la organización, informaron que tras conversar con Luís Sojo, decidieron de “mutuo acuerdo” dar un giro en la conducción del equipo, por lo que a partir del round robín será García quien tome las riendas del club.

La decisión se tomo cuando Magallanes jugó su último partido de la ronda eliminatoria.

En el comunicado agradecen a Sojo todo su trabajo y empeño en la conquista del campeonato de la temporada anterior.

Para Sojo esto forma parte del negocio en el cual está consciente que hoy está y mañana no, en sus primeras reacciones aseguró que dejo un equipo campeón y clasificado desde hace rato, de allí su tranquilidad para afrontar la situación.

“El equipo queda en buenas manos con Carlos García, yo me voy por la puerta grande, estoy muy tranquilo y sereno”, afirmó el petareño.

García llegará el primero de enero, listo para tomar las riendas del equipo al día siguiente.

Motivos para salir de Sojo

No existen motivos para pensar que Luís Sojo cometió alguna infracción con el Magallanes durante esta temporada.

Desde que tomo las riendas del club la campaña pasada en sustitución de García, Sojo armonizo un equipo que vio como su mandamás abandonaba el barco por segunda vez debido a problemas de fuerza mayor. Sojo no solo cumplió con la asignación, sino que se corono campeón ante su ex equipo, Cardenales de Lara.

Para el inicio de esta zafra, el petareño fue ratificado en el cargo a pesar de que existía interés en traer de vuelta a García.

Pero Sojo nuevamente cumplió en el cargo y pese a algunos baches, mantuvo al Magallanes en los dos primeros puestos de la tabla durante las doce semanas de campeonato.

El manager tampoco tuvo enfrentamientos con sus peloteros y supo darle juego a todos ellos, fue Sojo quien confió en Mario Lisson para que cargará con el peso ofensivo del equipo cuando Eliézer Alfonzo, Jesús Flores y algunos foráneos no respondieron, fue el mismo Sojo quien confió en Deolis Guerra para que fuera su cerrador cuando Anthony Lerew y Jean Machí no respondieron al puesto, quizás tuvo sus desaciertos en algunos encuentros, pero jamás Magallanes vivió un slump como lo tuvieron algunos equipos a lo largo de la temporada.

Una de las suposiciones que pudieran haber derivado en la salida de Sojo fue la actuación del equipo en la última semana de acción. Cinco derrotas consecutivas incidieron en que Magallanes bajara del segundo puesto al cuarto lugar, posición que los coloca en desventaja de obtener buenos refuerzos para el round robín.

Aún así, Sojo dejó constancia de que es un mánager ganador, y aunque la versión oficial sea un mero formalismo, nadie cree en el mutuo acuerdo.

Sucedió con Buddy Bailey está temporada después que los Tigres de Aragua perdieran siete juegos en fila, misma situación vivieron Frank Kremblas, Gregorio Machado, Eduardo Pérez, Mako Oliveras, Luis Dorante, Hensley Meulens o Don Baylor, por recordar los últimos managers cesanteados en las últimas temporadas.

El mismo Blasini contradice su “mutuo acuerdo” al señalar en el comunicado que necesitaban darle un cambio a la conducción del equipo.

García con una misión difícil
El año pasado inició como el dirigente del equipo bucanero, pero asuntos de índole familiar incidieron en que renunciará al puesto, cuando Magallanes marchaba líder con registro de 15-10.

Si bien no pudo saborear las mieles de ser campeón como dirigente, García tampoco pudo disfrutar de tener a varias estrellas en el roster bucanero, ya que al momento de su dimisión, Magallanes comenzaba a recibir a Carlos Zambrano, Elvis Andrus, Juan Rivera, Pablo Sandoval, Ramón Hernández, entre otros peloteros que fueron determinantes en la consecución del título.

Esta nueva versión del Magallanes es diferente a la del año anterior y eso lo sabe García.

Se mostró sorprendido con la llamada y aseguró que ayudará al Magallanes a salir de la crisis que padecen.

“La llamada me tomó por sorpresa, supongo que habrá otras razones de la salida de Sojo, más allá de los números”, aseguró García al periodista Jonathan Costa del diario Líder.

Serán 16 partidos que tendrá García a cargo para demostrar que puede ser la diferencia y enrumbar al Magallanes al bicampeonato.

El dato:
Este año Sojo fue electo al Salón de la Fama de la LVBP
@beisboladentro

domingo, 29 de diciembre de 2013

Renovación: El camino para Lara, Aragua y Margarita


La temporada 2013-2014 del béisbol profesional de Venezuela está por expirar, tres conjuntos no pudieron acceder al round robín. Cardenales de Lara, Tigres de Aragua y Bravos de Margarita, equipos que deberán sortear un año en donde la clasificación le fue esquiva, momento en el cual las gerencias comienza a explorar diversas opciones y donde la revisión interna les permite detectar que errores cometieron, y como tratar de enmendarlos para la próxima temporada.
Así marcha la tabla a falta de una jornada

Para algunos de ellos es momento de pensar en renovación, de inyectar nueva sangre a sus respectivos rosters y ser nuevamente competitivos.

Aunque algunos de estos jugadores servirán como refuerzos para los equipos clasificados, para los gerentes será la oportunidad de determinar su valor en el mercado y saber que provecho pueden sacar con su actuación.

Aquí una revisión a los equipos eliminados.

Después de haber protagonizado la final en la temporada 2012-2013, los Cardenales de Lara fueron víctimas de no contar con las mismas piezas que lo llevaron a la instancia final un año atrás.

Esta fue la cuarta eliminación en los últimos cinco años para Lara.
Luís Jiménez fue una baja sensible para Lara

El relevo sufrió un duro golpe al no contar esta temporada con Luís Avilán, Yoervis Medina y Danny Farquhar, brazos que fueron una garantía en los episodios finales la temporada pasada. La ofensiva no contó con el aporte de Luís Jiménez, quien sufrió una lesión en su rodilla que lo alejo por el resto de la temporada, justo en el momento en que comenzaba a producir.

Jesús Montero fue otra pieza del que Lara no pudo disfrutar a consecuencia de una lesión, mientras que Andrew Lambo, pelotero que venía al país con unas credenciales fue poco lo que pudo aportar.

Pedro Grifol jamás pudo tener en una misma alineación a Jiménez, Valbuena, Moustakas, Lambo o Montero.

Veteranos como Tomás Pérez y Robert Pérez tuvieron actuaciones discretas y la gerencia comenzará a estudiar sus opciones de mantenerlos en el roster o darles la libertad de buscar otro conjunto.

Entre las notas positivas se destacan Guilder Rodríguez y Jairo Pérez, quienes dejaron una grata impresión en la gerencia y de seguro forman parte de esa reestructuración que planean realizar.

Después de dominar la década como el equipo con más lauros, los Tigres de Aragua,  comienzan a sopesar la reestructuración para armar una nueva dinastía.

Es la tercera ocasión en los últimos doce años que los bengalíes no están en el round robín, en un año donde Buddy Bailey dejó al club y donde jamás pudieron reconectarse con una seguidilla de triunfos como tuvieron en las dos primeras semanas de campeonato.
Giménez suena como la
pieza más apetecible del
draft de sustituciones

Aragua tuvo en Héctor Giménez a su gran referente, el inicialista y receptor bateó 15 vuelacercas y remolcó 51 compañeros, cifras topes en su carrera, pero adoleció de un respaldo en la producción de carreras.

Y pensar que figuras como Oswaldo Arcia, Wilson Ramos y Alexander Romero estaban presentes en la alineación.

La ofensiva foránea tampoco produjo lo esperado.

El pitcheo fue el punto más desastroso para Aragua que tuvo a Yohan Pino como su única nota positiva.

En los próximos días la gerencia comenzará a analizar la actuación de esta temporada y deberán ratificar si Rodolfo Hernández seguirá en el cargo o buscarán un nuevo estratega para emular lo que Bailey dejo en doce campañas: seis títulos y una Serie del Caribe.

Por último, Bravos de Margarita, sumo su tercera temporada consecutiva sin clasificar, de las cuales dos terminaron en el último lugar de la tabla clasificatoria.

En tres de sus primeras cuatro campañas los insulares clasificaron al todos contra todos, pero desde entonces, no han podido contar con una generación de relevo que les permita ser competitivo.

Este año  la gerencia realizo diversos movimientos y a pesar de que los cambios no fueron inmediatos, demostró que se está formando un núcleo competitivo en los próximos años.
Henry Blanco dijo adiós como pelotero

Pese a contar con figuras como César Hernández, Wilmer Flores, Alberto González, Carlos Monasterio y Miguel Piña, Margarita fue último en varios departamentos colectivos y es posible que sigan produciéndose cambios para la siguiente campaña.

La despedida de Henry Blanco dejará en Miguel Piña la responsabilidad de ser el careta de todos los días, mientras que Breivic Valera y Jorge Sosa despuntaron como parte de esa generación que está formando la gerencia.

Margarita tendrá la misión de seguir armando un equipo competitivo y de atraer afición a su estadio, lugar que tuvo menos concurrencia entre los restos de los equipos que hacen vida en la LVBP.


@beisboladentro

Un round robin parejo


La fiesta de enero esta lista, los cinco equipos clasificados al round robin, iniciarán un arduo camino por conocer a los dos finalistas que disputarán la final y la representación de Venezuela en la Serie del Caribe, que se realizará en la Isla de Margarita en febrero próximo.

Caribes de Anzoátegui, Águilas del Zulia, Navegantes del Magallanes, Leones del Caracas y Tiburones de La Guaira, tendrán la misión de dimitir quien será el campeón, pero para serlo deberá superar un duro escollo en la cual todos los equipos lucen parejos en esta instancia; si bien Caribes fue el conjunto más sólido del torneo, es bien sabido que está instancia todo puede cambiar y donde el pitcheo luce como el principal protagonista.

Demos un breve análisis a cada equipo clasificado:

Caribes de Anzoátegui, no tuvo margen de error durante todo el campeonato, bajo la conducción de Alfredo Pedrique (candidato al Manager del Año), los orientales igualaron su mejor marca de triunfos en su carrera con 39 lauros (lo hicieron en la justa 07-08), además de haber conquistado 23 o más triunfos en su casa, quedándose a un triunfo de la marca impuesta en la 99-2000.

Oscar Salazar se perfila como el ganador
del Regreso del Año esta temporada 
La ofensiva fue el punto fuerte del club, Cory Aldridge (candidato al MVP), promedio 380 con 13 vuelacercas y 44 remolcadas, José Castillo le siguió con 344 de promedio, 46 remolcadas y 85 imparables; Leslie Anderson fue otra adición valiosa promediando 325, mientras que Oscar Salazar (candidato al Regreso del Año) dejó 10 jonrones y 45 producidas.

Aunque Anderson no estará en la siguiente instancia, la ofensiva oriental sigue intacta.

Fue un año donde la tribu estableció varios registros colectivos, antes del encuentro del domingo habían llegado a 65 cuadrangulares en el torneo, siendo su mejor cosecha. Además implantaron marca en anotadas con 356 y en remolcadas con 320. Sus 602 imparables lo colocan a cinco del registro de la franquicia.

Llegaron a su doceavo round robin (cuarto de manera consecutiva) en 23 temporadas y esperan asistir a su tercera final y conquistar su segundo campeonato.

El pitcheo luce como la parte débil por lo que la gerencia espera que tras haber concluido en el primer lugar del campeonato, les permita agarrar las piezas necesarias para darle a Pedrique el team work que les permita viajar a Margarita en febrero.

Aún así no se puede obviar el trabajo de Paolo Espino quien dejó marca de 5-3, único abridor con registro positivo. Carlos Rojas (5-0), Pedro Rodríguez (5-1) y Jean Toledo (5-1) dejaron en el relevo constancia que se puede contar con ellos en esta etapa.

Caribes cerró con la cuarta efectividad colectiva con 4.42.

La adición de José Álvarez en el pitcheo será un comodín interesante.

De no haber sido por el despertar colectivo que vivieron este mes de diciembre, las Águilas del Zulia, serían una de las divisas que estuviera trabajando de cara al próximo campeonato. Su clasificación al round robin por sexto año consecutivo, llegó gracias a un registro de 13-3 en el último mes de temporada.

No obviemos que ocho de esas victorias han sido consecutivas, victorias que llegaron en el momento oportuno del campeonato.
Ernesto Mejía volvió a ser el referente ofensivo
del equipo rapaz, despachando diez jonrones

El despertar ofensivo de Ernesto Mejía fue determinante en ese proceso de los zulianos, el primera base llegó a su cuarta campaña con diez o más vuelacercas en la LVBP, así como su cuarta con 40 o más remolcadas.

Además de Mejía, José Pírela y Ender Inciarte se hicieron sentir durante toda la temporada.

Pírela estableció un nuevo registro para la franquicia en anotadas con 53, dejando la marca de Gustavo Sposito, quien en la temporada 76-77 había anotado en 51 oportunidades.

Entretanto Inciarte con sus 20 bases estafadas se convirtió en el quinto aguilucho con dicha cantidad de estafadas. La lista la integra Jeff Stone (2 ocasiones), José Leiva (4), Dwight Smith (1) y Bob Dernier (2). El último jugador rapaz en llegar a dos docenas de bases robadas había sido Leiva en la campaña 1990-91.

Inciarte aún está lejos del registro del club en poder de Stone con 43 bases robadas.

El bullpen zuliano es otra de las armas de Luís Dorante. Con 2.74 de efectividad colectiva en diciembre, hay buenas razones para pensar que este departamento seguirá fuerte en el round robin.

La llegada de Hernán Pérez se hizo sentir así como la de Austin Bibens-Dirkx, que goza de experiencia en el todos contra todos.

Zulia sentirá la ausencia de Álex Torres en enero ya que cerró la temporada con marca de 3-0.

Al entrar diciembre la afición no tenía fe en que los Leones del Caracas, estarían en el round robín. Había escepticismo y la gerencia alegaba a que los resultados no se estaban produciendo. Pero Dave Hudgens volvió a hacer el milagro y Caracas está nuevamente en la fiesta de enero.
Jesús Aguilar despachó 17 jonrones
en su primera temporada como regular

El aporte de sus bates experimentados ha sido clave en el último mes de temporada. Bob Abreu ha tenido un despertar importante que recordó su época estelar, tampoco podemos menospreciar el aporte de Jesús Guzmán y Álex González.

La producción de Jesús Aguilar (candidato al MVP) fue determinante en que Caracas jamás decayera en los puestos bajos de la tabla. El inicialista en su primer año como regular respondió en grande con promedio de 321, 17 jonrones y 47 empujadas. Además dejo OPS de 395 y SLG de 587.

La llegada de Frankin Morales (2-0 y 3.00 de efe) solidificó la rotación donde Yoanner Negrín ha sido el caballo de batalla del elenco capitalino. El relevo no se queda corto, la adición de Juan Carlos Gutiérrez ha compensando el trabajo de Miguel Socolovich, Ángel Calero y Darwin Cubillan.

Aunque ya la gerencia trabaja en nombres para reforzar las partes débiles, Caracas espera tomar las piezas necesarias en el draft de sustituciones y paliar las salidas de Gerardo Parra y Aguilar, quienes cumplirán compromisos con sus equipos en Estados Unidos.

El año pasado contaron con una de las nóminas más espectaculares en su historia y eso le permitió ser campeones; este año Navegantes del Magallanes,  aspira a reeditar esa gesta con un roster casi similar, pero plagado de talento.

Mario Lissón volvió a cargar con el peso ofensivo
del Magallanes está temporada
Aunque la noticia de la salida de Luís Sojo sorprendió a todos, teniendo en cuenta que los hizo campeón el año pasado y los clasifico al todos contra todos, su sustituto no es un extraño en la cueva turca.

Carlos García llegará para solventar algunas deficiencias que Sojo no pudo manejar está temporada. Pero la misión del ex jugador será doble, armonizar un dogout que no asimiló la salida de Sojo y mejorar una defensa que fue errática todo el año.

Si bien Mario Lissón se volvió a constituir en el eje del equipo (15 jonrones y 53 remolcadas), este no estuvo solo en la ofensiva; Eliézer Alfonzo (10 jonrones) y Adonis García (325 de promedio y 39 remolcadas), fueron determinantes cuando el equipo necesito de ellos.

Mitch Lively con seis triunfos y 1.70 de efectividad, tiene casi seguro el premio al Lanzador del Año, parte como el as de la rotación donde Carlos Zambrano y Sergio Pérez lo secundarán. El relevo turco genera interrogantes y es posible que allí se refuercen para esta etapa.

Álex Cabrera es el primer triplecoronado
en la historia de la LVBP
Finalmente Tiburones de La Guaira luce como el equipo sorpresa, si bien tuvieron un inicio nada alentador, fueron subiendo puestos y demostraron que no hay que obviarlos, tal como sucedió hace par de campañas cuando llegaron a su primera final tras 26 años de espera.

De la mano de Álex Cabrera, virtual triple coronado de la temporada (391/21/59), más los aportes de Carlos Sánchez (candidato al Novato del Año) 349 de promedio, 74 hits, C.J. Retherford (11 jonrones y 44 remolcadas).

La Guaira también contó con los aportes de Salvador Pérez, Héctor Sánchez y César Suarez.
En el pitcheo es donde los salados esperan reforzarse y blindarles a la afición guairista el ansiado y esquivo título.

¿Quiénes serán los finalistas, sólo quedan días para que se inicie el todos contra todos?


@beisboladentro

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Big Hurt con sólidos argumentos para ingresar al Salón de la Fama

Candidatos al Salón de la Fama (IV Parte)

Debutó a comienzos de los años noventa y de inmediato se convirtió en el bateador más peligroso de esa década, ese fue Frank Thomas, pelotero que de inmediato se convirtió en el Gran Dolor, de los lanzadores rivales, quienes se vieron inhabilitados de frenar su poderosa ofensiva.

Tal fue el despliegue de Thomas, que es uno de los nueve jugadores en conectar 500 cuadrangulares y tener promedio por encima de los 300 de por vida, uniéndose a Hank Aaron, Babe Ruth, Willie Mays, Jimmie Foxx, Ted Williams, Mel Ott, Manny Ramírez y Alex Rodríguez.

Asimismo, el bateador designado e inicialista es uno de los 26 peloteros que han disparado 500 o más vuelacercas, así como uno de los 21 jugadores en lograr la santísima trinidad: promedio de 300, porcentaje de embasado de 400 y slugging de 500. Su porcentaje de embasado de por vida es el tercero más alto de la historia para un bateador derecho, detrás de Rogers Hornsby y Jimmie Foxx.

Para las nuevas generaciones, Thomas domino los renglones ofensivos durante sus primeras diez temporadas en las mayores. En su primer año con los Medias Blancas de Chicago en 1991, se convirtió en el primer jugador desde Ted Williams en conectar para 300 con 32 vuelacercas, 109 remolcadas y 138 boletos recibidos. Ganó el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 1993 y 1994 y terminó entre los primeros diez en la votación en otras siete temporadas, cuatro de las cuales fueron entre los primeros cinco.
Thomas fue una amenaza para los lanzadores
a comienzos de la década de los años 90

Por si fuera poco tuvo siete temporadas consecutivas de más de 20 jonrones, 100 remolcadas, 100 boletos y un promedio de 300, algo que ni Babe Ruth, Lou Gehrig o Ted Williams pudieron lograr.

Nacido para triunfar
Nacido en Columbus, Georgia un 27 de mayo de 1968, Thomas jugó al béisbol y al fútbol americano en la secundaria. Llamó la atención de los scouts, quienes lo llevaron a elegirlo en el draft de 1986.

Tres años después fue nombrado Jugador Más Valioso de la Conferencia del Sureste y fue tomado por los Medias Blancas de Chicago en la séptima selección. Debutó un año después bateando 330 con 31 remolcadas en 60 compromisos.

Sería colocado como primera base y bateador designado por los patiblancos durante los próximos quince años.

En su primera temporada completa en 1991, Thomas bateó para 318 con 32 vuelacercas, 104 anotadas, 109 remolcadas, 453 de embasado y líder en boletos recibidos con 138. Lideró la liga en dobles, boletos, embasados en 1992 y ganaría su primer premio al Jugador Más Valioso en 1993, al dejar promedio de 317 con 41 jonrones y 128 remolcadas.

Chicago ganó el título de la División Oeste de la Liga Americana y su designación fue de forma unánime.

Al siguiente año Thomas aumentó su poderío ofensivo.

Bateó para 353, con 38 vuelacercas, 101 carreras remolcadas y 106 anotadas en 113 encuentros. Ese año la huelga acortó la que sería la mejor campaña del norteamericano que se encontraba entre los tres mejores en los renglones ofensivos de la triple corona de bateo.

Estaba segundo en promedio (Paul O´Neill bateó 359) y cuadrangulares (Ken Griffey tenía 40) y marchaba tercero en remolcadas (Kirby Puckett tenía 113 y Joe Carter tenía 103).

Aún así fue nombrado de nuevo al Jugador Más Valioso del joven circuito, convirtiéndose en apenas el sexto jugador de la Liga Americana (después de Jimmie Foxx, Hal Newhouser, Yogi Berra, Mickey Mantle y Roger Maris), en ganar de forma consecutiva el premio.

Para 1997 gana su primer y único título de bateo con 347, mientras que su racha de siete campañas consecutivas con 100 remolcadas, 100 boletos, 20 o más jonrones y promedio sobre los 300, concluiría al siguiente año.

Las lesiones se hicieron presente en los años 2001, 2004 y 2005, aunque los Medias Blancas se titularon en 2005, Thomas no pudo ser parte del equipo ya que solo participo en 34 encuentros, aunque recibió su anillo de campeón, la relación del jugador con el equipo se distanció y este fue dejado en libertad.

Al momento de salir de Chicago, Thomas era líder vitalicio en anotadas, dobles, jonrones, bases alcanzadas y boletos.

Nueva vida y nuevos retos
Thomas pasó a los Atléticos de Oakland y luego a los Azulejos de Toronto, donde totalizó 65 vuelacercas y 209 remolcadas en dos temporadas 2006-07. Las lesiones lo frenaron en 2008 a la edad de 40 y decide retirarse en febrero de 2010, al intentar regresar a los terrenos, tras perderse la temporada 2009.
Con Toronto consiguió ser el 21° pelotero en
arribar a los 500 cuadrangulares en las mayores

Su cuadrangular 500 llegó con el uniforme de los Azulejos el 29 de junio de 2007, día en el cual se convirtió en el primer pelotero en llegar a dicha marca y ser expulsado del encuentro.

Sus números finales fueron 521 cuadrangulares, con cinco temporadas con al menos 40 jonrones, 1.704 remolcadas y un promedio vitalicio de 301. Su porcentaje de embasado fue de 419, incluyendo cuatro temporadas donde lideró la liga en OBP. 1.667 boletos recibidos de los cuales tuvo cuatro campañas líder en ese departamento. Cinco selecciones al Juego de Estrellas, cuatro Bates de Plata y en nueve ocasiones finalizo entre los primeros diez al premio MVP.

Pese a su 6,4 de estatura y 240 de peso, Thomas fue un perene candidato al título de bateo, meta que estuvo a punto de lograr en 1992, 1994 y 1996, así como candidato A-1 a conquistar la triple corona de bateo, meta que nunca pudo alcanzar.

Ahora Cooperstown aguarda por su recibimiento, un recibimiento que convertirá a los inquilinos en un verdadero Gran Dolor.

Camino a Cooperstown 2014
Próximos trabajos relacionados a los candidatos que buscan ser exaltados a Cooperstown.


@beisboladentro

domingo, 22 de diciembre de 2013

Álex Cabrera el rey del jonrón en Venezuela


Este domingo Alex Cabrera  conectó  un grand slam  en la primera entrada  que se convirtió en  su cuadrangular 21 y con ello  rompió la marca de jonrones  que compartía con  Baudilio Díaz en el béisbol profesional venezolano.

"Se cumplió  el gran sueño de mi vida", manifestó el  inicialista de los Tiburones de La Guaira en unos cinco minutos que le permitió la  liga para hablar con los periodistas.

El batazo  se concretó  por el jardín izquierdo del estadio Universitario de Caracas  ante el derecho de los Caribes de Anzoátegui, Daryl Thompson.

Agradeció a su hijo Ramón, catcher de los Leones del Caracas,  quien  lo convenció de que no se retirara, luego del polémico gesto cuando le tiró la camiseta en el plato al finalizar la vuelta al cuadro. 


“Ramoncito estuvo conmigo como hasta las 12 de la noche. Él me pidió que me tranquilizara; me dijo que no quería venir a verme hoy (ayer), por tantas cosas; que se quedaría en el hotel viendo el juego y que yo daría el jonrón en el primer turno”, comentó el “Samurái”. “Además de mi esposa y toda mi familia, Ramón fue el que me dio uno de los momentos más especiales. Él fue quien me pidió que siguiera en el beisbol, que no me retirara, porque según él, a mí me queda mucho. Lo hice por él, porque me dijo que si me retiraba, sería muy frustrante para él”, agregó. 

El monaguense admitió que desde que sonó el cuadrangular número 20, el 14 de diciembre, la presión se montó sobre él. “Ya los equipos se estaban cuidando mucho porque todos están muy pegados en la clasificación. Me estaban lanzando muy, pero muy difícil y yo estaba ansioso, más que los propios pitchers. Al ellos ver que yo le estaba haciendo swing a todo, nunca me tiraban un strike. Es parte del juego y de hacer historia. Es difícil cuando uno pierde la concentración de esa manera. En cada pitcheo quería dar el batazo.”, afirmó. 
Los 21 vuelacercas de Cabrera
Fuente: Diario Lider


Antes del orgullo de Caripito, estado Monagas,  otros jugadores  se acercaron a los 20 cuadrangulares, entreellos Cecil Fielder de Lara (19 en la 1986-1987), el zuliano  Roberto Zambrano con Tigres (19 en la 2001-2002), Luis Raven con antiguo Pastora (18 en la 1998-1999) y Tom Evans con Cardenales que junto con a Yurendell de Caster de Caribes, consiguieron sacar 17 pelotas del parque en la campaña del 2005-2006.

La marca de jonrones de Baudilio Díaz  (Leones del Caracas)  fue implantada en la temporada del 1979-1980 El batazo del receptor mirandino  se dio  el 12 de enero de ese año en el segundo juego de una doble jornada ante Tiburones de La Guaira.

Díaz quebró la marca del norteamericano  Bob y Darwin (19) con Navegantes del Magallanes en la campaña del 1972-1973.

La pelota  del bambinazo 21 del "Samurai"  fue atrapada con una franela por  Diego Flores, un fanáticos de los escualos, que según él solía colocarse  en el jardín derecho del estadio Universitario.


Ahora Cabrera quiere lograr otra hazaña: convertirse en el primer triplecoronado de la LVBP. Le quedan cuatro juegos para mantener el liderato de jonrones (21), remolcadas (58) y average (.396). “Es lo mejor que me puede pasar. Si ganara todo esto, pudiera retirarme tranquilo, porque hice lo que nadie pudo. Tengo todavía habilidades para seguir jugando a la pelota. Por eso es que uno está en este negocio”, concluyó.  


Texto: Diario Líder y Panorama