miércoles, 31 de diciembre de 2014

El calendario sigue siendo tarea pendiente en la LVBP


Año tras año se escuchan los mismos comentarios, pero el resultado sigue siendo igual.

Todo se resume a que la lección no se ha aprendido, por lo tanto, los errores continuarán.

El doble juego extra que se realizará el viernes entre Tiburones de La Guaira, Leones del Caracas y Cardenales de Lara, para definir el quinto clasificado al todos contra todos, retrasará un día el inicio del mismo y con ello la posibilidad de que la serie final se juegue sin día de descanso.

Existirá un consenso entre dueños de equipos y directivos de la liga para conformar un calendario acorde y evitar situaciones engorrosas en las que el jugador es el principal perjudicado.
Hace dos años Tiburones jugó un partido adicional
para acceder a la final de la LVBP

Es sabido que el factor económico priva por encima de todo y cada uno busca sacar la mejor parte.

Hace dos temporadas se vivió una situación similar en la que tres equipos buscaban el pase directo a la final. En ese entonces la jornada maratónica inicio al mediodía y terminó pasada la media noche, por lo estrecho del calendario y el inicio de la Serie del Caribe esa final protagonizada por Tigres de Aragua y Tiburones de La Guaira se jugó sin descanso hasta el quinto compromiso, pero era obvio el agotamiento físico y mental de los peloteros.

Con jornadas extras frecuentes en esta liga es necesario volver a preguntarnos porque no modificar el calendario y cesar en aspiraciones monetarias.

Con el actual formato 63 encuentros más 16 del round robin y 7 en la final, resultan extenuantes para un jugador, a ello hay que agregar la posibilidad de juegos extras ya sea para acceder a enero o para ir a una final. De allí a que el pelotero a veces prefiera no participar para descansar debido al exigente calendario.

Anteriormente 63 compromisos era una constante, pero el round robin tenía cuatro equipos en vez de cinco, por lo que jugar una final con días de descanso era rentable. El negocio siempre priva por encima del espectáculo, es quizás mi opinión, es claro que el inconveniente sigue siendo la conformación del calendario. Este año la temporada arrancó el 9 de octubre, más temprano que en otras zafras, pero entre cada semana se dejaron muchos días de por medio. Por ejemplo, en una fecha como el 23 de diciembre no hubo juegos, pero para una fecha como el 30 de diciembre, se pautaron tres duelos.

Si las jornadas extras son cada vez más frecuentes ¿por qué no ajustar más la programación en las primeras semanas y dejar un par de días al final de diciembre para disputar los hipotéticos juegos de desempate? Es más, de no ser necesarios esos compromisos, hasta el mismo round robin se puede adelantar, agregándole unos días de descanso a la final o la planificación a la Serie del Caribe, evento a disputarse este año en Puerto Rico, país al que se entra con visa, documento que requiere ciertos trámites para conseguirlo.
Magallanes buscará el tricampeonato

En República Dominicana por ejemplo el round robin arranca después de navidad.

Pienso que reducir el calendario de temporada regular a 60 encuentros podría marcar una diferencia; incluso a 58. Hace un año la directiva de Cardenales de Lara asomo la posibilidad de agregar un sexto equipo al round robin, propuesta que no gano adepto porque ya ocasionaba un problema en la planificación de un calendario.

Incluso en vez de un round robin, se podría hacer tres semi finales entre seis equipos donde clasifiquen tres más el mejor derrotado, algo que en México se realiza. Quizás ir al extremo de que todos jueguen en enero con 70 encuentros para cada club y que clasifiquen cuatro equipos a una semifinal de ocho juegos para que dos clasifiquen a una final con sus respectivos días de descanso.

Cada propuesta que asomo tiene el margen de tres días para que el equipo campeón se prepare para la Serie del Caribe.

Mientras tanto, la desorganización y las mea culpa seguirán….


@beisboladentro

lunes, 29 de diciembre de 2014

Temporada de adiós en la LVBP



Con la campaña regular a punto de expirar, cuatro figuras deciden poner fin a sus ilustres carreras. Cuatro figuras que fueron en su momento grandes prospectos del béisbol y que lograron hacer carreras prometedoras en Venezuela y en el béisbol estadounidense.

Cada uno de ellos es parte de la historia de la LVBP y es probable que sus nombres vuelvan a ser escuchados al unísono en los próximos cinco años, cuando figuren en las boletas para los próximos integrantes al Salón de la Fama del béisbol venezolano.

Un pequeño repaso a estas leyendas:

Robert Pérez
Quizás sea mezquino con lo que redacte, pero si no se hubiera establecido en las mayores, Robert Pérez no sería hoy la leyenda que todos conocemos. El hombre récord de nuestra pelota y considerado por muchos el mejor bateador de esta liga.

Novato del Año en la temporada 1989-90, dos veces Jugador Más Valioso (1995-96 y 2006-07), cinco Guantes de Oro (1993-94, 1994-95, 1995-96, 1996-97 y 2001-02), dos veces Productor del Año (2002-03 y 2006-07) y un Regreso del Año (2006-07), son parte de sus innumerables logros.
Robert ha recibido homenaje en todos los estadios

A eso hay que agregar que ha sido pieza angular de los cuatro títulos de los Cardenales de Lara: 1990-91, 1997-98, 1998-99 y 2000-01, éste último alzándose con el premio al Jugador Más Valioso.

Aunque su presencia en el lineup se vino a menos a consecuencia de su edad, Pérez jamás decayó en su entrega. Aún sigue fresco en la mente de muchos fanáticos aquel resurgir en el round robin de la 2012-13, cuando llevó a los Cardenales a la final ante los Navegantes del Magallanes, instancia en la que cayeron con honores en cinco encuentros.

Figura entre los lideres activo en los departamentos de temporadas jugadas (27), remolcadas (738), dobles (222) y juegos (1.299), mientras es segundo en jonrones (125) y hits conectados (1.369).

Pérez se quedo a tres campañas de igualar a Davalillo, quien tiene el registro de más campañas jugadas en el país con 30.

Asimismo, ha sido objeto de innumerables homenajes en cada uno de los estadios a los que ha asistido; afirmando que su deseo de continuar ligado al béisbol no terminará esta temporada.

Quiere ser mánager y quiere trabajar para conseguirlo.

Por lo pronto el respeto que se ganó en esta liga a lo largo de 27 temporadas le da el aval de conocer muy bien nuestro béisbol.

La liga junto a la empresa Numeritos Gerencia Deportiva, anunciaron que a partir de esta temporada el premio para el Jugador Más Valioso de cada final llevará el nombre de Pérez, un homenaje más que merecido para un jugador que participó en 19 round robín (tres como refuerzo de Magallanes, Caribes y Bravos) y 10 series finales (dos de ellas como refuerzo del Magallanes y Caribes).

En finales bateó para 282 (241-68) con 14 jonrones y 37 carreras remolcadas en 63 encuentros.

Representó al país en el primer Clásico Mundial de Béisbol celebrado en 2006, su inclusión generó mucha polémica por el “amiguismo” existente con el entonces mánager Luís Sojo, que dejó fuera a figuras como Alex Cabrera y Alex González.

Fue también refuerzo obligado de los equipos campeones para las Series del Caribe, participando en nueve ediciones tres con los crepusculares (1991, 1998 y 2001), dos con Águilas del Zulia (1993 y 2000), dos con Magallanes (2002 y 2013) y dos con los Tigres de Aragua (2004 y 2008), esté ultimo fue donde conseguiría su único trofeo del Caribe.

El único club al que no jugó como refuerzo fue Leones del Caracas y Tiburones de La Guaira.

Pérez fue además el primer pelotero que superó los 97 jonrones de Antonio Armas, dueño de la marca absoluta y ser además el primero en llegar a los 100 vuelacercas. Su mayor cantidad de estacazos de cuatro bases fue 15 logrado en la campaña 2003-04, además de tener 7 temporadas con 40 o más remolcadas, con un tope de 51 en la 2006-07.

Fue el onceavo bateador y tercer criollo en conectar tres jonrones en un mismo encuentro, eso sucedió el 3 de noviembre de 2002, hazaña que repetiría el 9 de enero de 2009, para ser el primero que lo consigue en la historia de la LVBP, en ese entonces sería la ocasión catorce que sucede y segunda en un round robin.

En las Grandes Ligas debutó el 20 de julio de 1994, convirtiéndose en el venezolano 72 con los Azulejos de Toronto. La presencia de grandes jardineros mermó el chance de ser regular y Pérez comenzó su peregrinar por varios equipos como Marineros de Seattle, Expos de Montreal, Yankees de Nueva York y Cerveceros de Milwaukee, sin poder establecerse como jugador de todos los días.

Con un Cardenales que lucha por acceder al round robin, Pérez aguarda por nuevamente demostrar su calidad en esta instancia donde su fama se crece aún más. Fama que crecerá más con el nombramiento de la calle “Robert Pérez”, tradicional calle 51 de la capital larense.

Ramón Hernández
Un retiro que agarro a todos por sorpresa.

Las constantes lesiones que han venido aquejando su carrera fueron responsables para que Ramón Hernández decidiera la semana pasada anunciar su retiro de la pelota venezolana.
Ramón Hernández fue objeto de un merecido homenaje
por parte del Magallanes la semana pasada

Con Navegantes del Magallanes clasificado, Hernández espera acompañar a la nave hasta donde lleguen para decir adiós a 16 temporadas fructíferas donde no solo fue catalogado como uno de los mejores receptores, sino también como un excelso defensor del primer cojín y de un excelente bateador designado.

Aunque hubiera querido retirarse como receptor, Hernández aún aspira a conseguir ese anhelo en el round robin, siempre y cuando sus rodillas le permitan.

Debuto a los 19 años con el Pastora de Occidente en la temporada 1995-96, equipo que un año atrás tenía el nombre de Petroleros de Cabimas. Dos años después de su estrenó ya figuraba como el cuarto bate de los lecheros que ahora se denominaban Los Llanos, desde entonces fue referente de la ofensiva junto a Alex Cabrera, Yorvit Torrealba y Robert Machado, con quienes se alternaba en las posiciones ya mencionadas.

También se uniformo con Bravos de Margarita.

Hernández es bien recordado por ser un refuerzo casi obligado de los Tigres de Aragua, cuando estos iniciaron su dinastía de éxitos. Formó parte de tres equipos y se constituyó en el resguardo ideal de Miguel Cabrera en la ofensiva. Además de Aragua fue refuerzo de las Águilas del Zulia.

A sus 38 años, Hernández sigue siendo eficiente con su madero presentando un promedio vitalicio de 289 con 35 jonrones y 211 carreras remolcadas en 421 encuentros disputados.

La temporada 2001-02 fue muy fructífera para el oriental, jugando séptima temporada como profesional (quinta con Los Llanos) se llevaría el título de bateo con 376 de promedio, lidero dicho departamento en el round robin con 392 y en la Serie del Caribe lograría el triplete con 526 como refuerzo del Magallanes, un honor que pocos pueden conseguir.

En Series del Caribe ha sido una de las principales referencias del país, asistiendo a 7 clásicos. Zulia (2000), Lara (2001), Magallanes (2002), Aragua (2004 y 2007) Caracas (2006) y Magallanes (2014), este último lo haría como miembro de la plantilla y no como refuerzo. En esta instancia Hernández ha destacado con dos coronas de bateo (2002 y 2006), en la última consiguió ser el MVP al ayudar al Caracas a conseguir su segundo cetro del Caribe y convertirse en el primer pelotero en batear la escalera en estos eventos.

El año pasado también pudo ubicarlo como el primer jugador con tres coronas de bateo, pero perdió la misma el último día del evento.

Hernández también tiene en sus vitrina un MVP en serie final conseguido el año pasado en la final ante los Caribes de Anzoátegui.

Estuvo con Venezuela en los tres Clásicos Mundial de Béisbol (2006, 2009 y 2013).

En las mayores debutó con los Atléticos de Oakland el 29 de junio de 1999, para ser el criollo 114 en el mejor béisbol del mundo.

Su fama fue determinante para que Oakland formara una de las mejores rotaciones a inicios del nuevo decenio donde figuraban nombres como Mark Mulder, Tim Hudson y Barry Zito.

Jugó también para Orioles de Baltimore, Padres de San Diego, Rockies de Colorado y Dodgers de Los Ángeles durante quince temporadas, destacándose por su defensa en la receptoría, lo que le valió una convocatoria al Juego de Estrellas en 2003.

Caribes de Anzoátegui y Tiburones de La Guaira fueron los únicos conjuntos por los cuales no reforzó ni jugó.

Bob Abreu
Considerado uno de los peloteros venezolanos más completos de la historia, Bob Abreu defendió por 16 temporadas la camiseta de los Leones del Caracas, divisa que le dio la oportunidad de jugar a los 17 años en la temporada 1991-92.
Bob Abreu anotaría la carrera que le daría el triunfo al
Caracas en su posible último juego en la LVBP

Desde su debut el aragüeño comenzó a sembrar su huella dentro de la divisa melenuda, en la temporada 1992-93 ya era titular indiscutible junto a una camada prometedora que incluía a Roger Cedeño, Roberto Petagine, Miguel Cairo, Henry Blanco y compañía. Ese año finalizó segundo en la elección del Novato del Año detrás de su compañero Cedeño.

En once campañas fue pieza en la clasificación del Caracas al round robin y en seis ocasiones disputo la serie final.

Su primera final fue en la campaña 1994-95, ganando lo que ha sido su único campeonato en el país. La víctima fueron las Águilas del Zulia. En seis encuentros Abreu bateó para 350 un doble, jonrón y remolcada.

Su gesta más grande con el uniforme capitalino sucedió en la temporada 1998-99, al conseguir en pleno apogeo de su carrera (24 años) su único promedio de bateo en el país al batear 419 (124-52), siendo esté el mayor promedio en la historia de la liga. Dos años después batearía para 352 con 11 jonrones (su mayor cantidad) y 28 producidas en 34 compromisos y nuevamente bateó 400 en la 2001-02, pero no logró los turnos necesarios para adueñarse del título de bateo.

Después de esa campaña su actuación en la liga comenzó a ser intermitente, debido a la gran cantidad de encuentros que jugaba en las mayores, evitando que el “comedulce” abultara aún más sus números.

Entre los logros alcanzados por Abreu tenemos: cinco imparables en un juego ante los Cardenales de Lara el 22 de octubre de 1993, es el único jugador en la historia de la LVBP en conectar 5 jonrones en 5 juegos consecutivos en el round robin, Regreso del Año en la temporada 2013-2014, quinto entre los peloteros de todos los tiempos de los Leones en promedio, mientras es sexto en vuelacercas.

No ha reforzado a ningún equipo en instancia del round robin, pero si ha sido refuerzo en Series del Caribe del Magallanes (1994 y 1997) y Cardenales del Lara (1998). Con Caracas también participó en la edición de 1995. Además de haber representado a Venezuela en las dos primeras ediciones del Clásico Mundial de Béisbol.

En las mayores, se estreno el 1 de septiembre de 1996, para ser el venezolano 90 en el mejor béisbol del mundo. Astros de Houston fue su primer equipo y sería tomado por Mantarrayas de Tampa Bay en el draft de expansión en 1998, horas después de ese cambio fue traspasado a Filis de Filadelfia, equipo con el que cosecho grandes éxitos y se dio a conocer. Yankees de Nueva York, Angelinos de Anaheim, Dodgers de Los Ángeles y Mets de Nueva York, fueron sus siguientes destinos. Ya con los dos últimos equipos su accionar se limitó a emergente.

No cabe duda del talento y disciplina que Abreu se gano en el país.

Tomás Pérez
24 temporadas repartidas en seis divisas: Petroleros de Cabimas (1991-1995), Pastora de Occidente (1995-1997), Caribes de Oriente (1997-2002), Leones del Caracas (2002-2006), Navegantes del Magallanes (2005-2009), Cardenales de Lara (2009-2014) y Caribes de Anzoátegui (2014-2015), son su carta de presentación.

Pero además es miembro del club de los mil imparables y mil juegos en esta liga y es el primer criollo en disparar tres jonrones en un juego, hablan por sí solo de lo aguerrido que fue Pérez en el terreno de juego.
Tomás Pérez es el 7° jugador con mil hits en la LVBP
y 5° en tener mil juegos también

A sus 41 años puede sentirse orgulloso el larense de conseguir varios registros y ser un consecuente con el béisbol, su capacidad para desempeñarse en varias posiciones le valió mantenerse de regular durante varios años.

Muchos recuerdan su aporte con el Pastora equipo al que llevo a disputar un juego extra ante Águilas del Zulia y que lamentablemente Wilson Álvarez corto las aspiraciones lecheras. O que tal su defensa en el campocorto del Caracas cuando Omar Vizquel y Alex González dejaron de jugar con el equipo melenudo; él conformo una combinación de dobleplays con Marco Scutaro que fue la más letal de la liga. Quizás el recuerdo más memorable haya sido el estar en el equipo de Caribes de Oriente que logró su primera clasificación a un round robin. Pérez tiene un baúl de memorables recuerdos que al igual que la afición disfrutarán en los venideros años.

Su retiro llega en el momento más oportuno debido a que su rol ya no es el mismo de antes. También fue un refuerzo de lujo para las Águilas del Zulia, equipo que también tuvo el honor de verlo uniformado, siendo Tigres de Aragua y Tiburones de La Guaira, las únicas divisas que le falto por vestir.

En las mayores debuto mediante el draft de la Regla V con los Azulejos de Toronto el 3 de mayo de 1995, siendo el criollo 77, su primer imparable decidió un encuentro y aprovecho las ocasiones de ver acción en la segunda debido a que el equipo canadiense buscaba un jugador en esa posición debido a la salida de Roberto Alomar. Con Toronto estuvo cuatro años para pasar luego a Filis de Filadelfia donde se convirtió en el utility del club, Mantarrayas de Tampa Bay y Astros de Houston fueron sus últimas franquicias antes de decir adiós en la campaña 2008, cuando apenas tenía 34 años.


@beisboladentro

domingo, 21 de diciembre de 2014

La hegemonía zuliana continúa


El pasado viernes las Águilas del Zulia consiguieron su séptima clasificación consecutiva al round robin. Si bien está llegó a través de una derrota, la misma representa un hito histórico en la novena zuliana, al ser el único conjunto en tener dicha cadena en la actualidad.

La cadena que inició en la campaña 2008-2009 con Eduardo Pérez al frente, constituye la quinta marca de todos los tiempos en fase de clasificación. Navegantes del Magallanes, tiene el récord con 13 apariciones consecutivas entre las temporadas 1989-90 y 2001-02. Le siguen Cardenales de Lara con 10, Leones del Caracas y Tiburones de La Guaira con ocho cada uno.

Aunque diciembre se ha convertido en un verdadero reto para los dirigidos por Pérez, el citojense espera que su equipo recupere la ruta victoriosa en este cierre de campaña, para así asegurar un buen puesto para escoger los peloteros disponibles en el draft de sustituciones.

Si bien no se hablan de nombres, el manager zuliano tiene claro lo que desea, pero para conseguirlo deberá esperar que sus muchachos concluyan bien alto en la tabla de clasificación para lograr el cometido.

Carencia de remolcadores
La partida de Giovanny Urshela y Aaron Altherr, quienes marchaban lideres en la liga en remolcadas, creo un vació ofensivo en la novena rapaz. La capacidad de producir carreras mermó notablemente tanto que Pérez fue enfático al señalar que este es otro equipo diferente al que inicio el campeonato.

Mientras el dúo estuvo en la alineación, los zulianos produjeron 168 carreras, para promedio de 5.09 por juego. Muy diferente al 3.58 que tienen desde el 20 de noviembre, fecha en la que ambos foráneos se marcharon del club, a razón de 86 carreras.
Equipos con más años consecutivos
accediendo al Round Robin

Durante la temporada se hizo notoria la necesidad de conseguir un bateador criollo con características de remolcador para que ayudará a la ofensiva. Uno de los primeros nombres en sonar fue el de Daniel Mayora de los Leones del Caracas, pero los melenudos se negaron al movimiento.

Por lo cual y ante la posibilidad de los equipos que estarían eliminados, (solo está Bravos de Margarita), Eliécer Alfonzo es una figura que se amoldaría a las características que Pérez desea al igual que Alberto González o Wilmer Flores. Otros que figuran en la posible lista son Carlos Rivero y Paulo Orlando (Cardenales de Lara), Alex González y Félix Pérez (Leones del Caracas), claro está que son puras conjeturas hasta no tener a cierta los equipos eliminados y la ubicación zuliana en la tabla de clasificación.

Una lotería el draft de sustituciones
Una de las tareas pendientes para la gerencia zuliana ha sido superar el maleficio del round robin durante su cadena exitosa. Antes de acceder a su séptimo todos contra todos de manera consecutiva el registro naranja en esta fase es de 30-66. En cuatro ocasiones culminaron en el foso de la tabla, mientras que Pérez quien asistirá a su tercer round robin presenta marca de 9-18.

De allí a que todos en el cuadro rapaz tenga cuentas pendientes por ajustar.

Antes la principal causa de la debacle zuliana era la baja de peloteros que se veían frenados de participar por restricciones impuestas por sus organizaciones de Grandes Ligas; pero también se han presentado otros motivos, como la mala suerte, pues las figuras tomadas en el draft de sustituciones siempre fueron las mejores de cada ronda.

Aunado a esto el fantasma de lesiones ha sido perjudicial para los zulianos.

Durante las últimas seis semifinales los bateadores refuerzos del Zulia se han combinado para average de 200 y 634 de OPS, mientras que los lanzadores presentan marca de 3-13 y 5.36 de efectividad.

Y no se pueden menospreciar nombres con Alcides Escobar, Alex Cabrera, Alex Romero, Hernán Iribarren, Miguel Socolovich, Adalberto Méndez, Oswaldo Navarro, Jarret Grube, Enrique González, Jim Brower, José Santiago, Alberto González, Rómulo Sánchez, Willy Otañez, Ramón Ramírez, Alberto Bastardo, entre otros.

Algunos lograron responder pero fueron más las decepciones para la gerencia naranja que espera acabar con el maleficio esta temporada.

Las Águilas no disputan una final desde la zafra 1999-2000, en la que salieron coronados a expensas de los Navegantes del Magallanes, será este el año de acabar con la sequía.

El dato
15 años tienen las Águilas del Zulia de haber conseguido su último título en la LVBP, es la tercera cadena más larga sin títulos desde Tiburones de La Guaira que tienen 29 y Bravos de Margarita, que suma 23 tomando en cuenta los años en que fueron anteriormente Petroleros de Cabimas, Pastora de Occidente y Pastora de Los Llanos.

@beisboladentro

viernes, 19 de diciembre de 2014

Mercado movido en las mayores


En su momento, comente que los cambios que se realizaron durante la culminación de la temporada 2013-2014 de la LVBP era algo inédito, en parte, porque muchos de los cambios fueron por peloteros originarios de esa zona y por la comodidad de compartir con sus seres queridos.

Los cambios resultaron positivos para los ochos conjuntos y la actual temporada es reflejo de ello.

Algo similar está ocurriendo en las Grandes Ligas.

Si bien no son peloteros provenientes de sus ciudades de nacimientos, los cambios que se han venido ejecutando son históricos, debido a la cantidad de figuras de renombres involucradas y por la cantidad de equipos que han sorprendido a propios y extraños.

Cuál ha sido el principal motivo de dichos movimientos, nadie sabe, pero la competitividad es la razón principal para conseguir el campeonato para el 2015.
Jon Lester será es AS de los Cachorros de Chicago

Hay equipos que han salido favorecidos en sus movimientos y otros que se dedicaron a desmantelarse, pero cada uno busca objetivos firmes para el próximo campeonato.

Una mirada a cada movimiento ejecutado

Marlins de Miami: Martín Prado, Mike Morse, Dee Gordon y Dan Haren,
Yankees de Nueva York: Nathan Eovaldi, Domingo German, Garrett Jones, Andrew Miller y Didi Gregorius.
Padres de San Diego: Matt Kemp, Wil Myers, Tim Federowicz, Justin Upton y Derek Norris
Dodgers de Los Ángeles: Yasmani Grandal, Joe Wieland, Zach Eflin, Andrew Heaney, Kike Hernández, Chris Hatcher, Austin Barnes, Jimmy Rollins,  Brett Anderson y Brandon McCarthy
Bravos de Atlanta: Max Fried, Jace Peterson, Dustin Peterson, Mallex Smith, cuatro jugadores de liga menor provenientes de San Diego a ser nombrados luego, Alberto Callaspo, Jim Johnson, Shelby Miller y Nick Markakis.
Marineros de Seattle: Justin Ruggiano y Nelson Cruz
Cachorros de Chicago: Matt Brazis, Jason Hammel, Jon Lester, Miguel Montero, Jake Arrieta, Kyle Hendricks, Jefferson Mejia y Zach Godley
Medias Blancas de Chicago: Melky Cabrera, David Robertson, Jeff Samardzija, Adam LaRoche y Zach Duke
Astros de Houston: Jed Lowrie
Azulejos de Toronto: Josh Donaldson y Russell Martin
Atléticos de Oakland: Brett Lawrie, Joey Wendle, Franklin Barreto, Kendall Graveman, Sean Nolin, Billy Butler y Ike Davis.
Tigres de Detroit: Yoenis Céspedes, Alex Wilson y Shane Greene
Medias Rojas de Boston: Rick Porcello, Pablo Sandoval y Hanley Ramírez
Reales de Kansas City: Alex Ríos, Kendry Morales y Yoan Pino
Pablo Sandoval llega con muchas expectativas
a los Medias Rojas de Boston
Indios de Cleveland: Brandon Moss
Cardenales de San Luis: Jason Heyward
Mellizos de Minnesota: Torii Hunter, Ervin Santana
Piratas de Pittsburgh: Francisco Cervelli y Sean Rodríguez.

Los cambios realizados colocan a Padres de San Diego, Dodgers de Los Ángeles, Medias Blancas de Chicago, Cachorros de Chicago y Medias Rojas de Boston como los grandes ganadores en estos movimientos; mientras que Atléticos de Oakland, Yankees de Nueva York, Orioles de Baltimore y Gigantes de San Francisco como los grandes perdedores.

Por supuesto queda mucho por hacer y hay nombres atractivos aún en la agencia libre. La temporada 2015 promete ser muy activa.
@beisboladentro


jueves, 18 de diciembre de 2014

Águilas vuelan bajo el radar


Tarde o temprano tendría que llegar el slump zuliano. Muchos se aferraron a que esa posibilidad jamás llegaría, pero se presentó en el momento más oportuno o menos indicado.

Hay varias formas para presentar dicha hipótesis

Las Águilas cedieron el segundo lugar en la tabla de clasificación tras cosechar una racha adversa de 2-8 en los últimos diez encuentros, incluida una cadena de tres derrotas en fila, no hay motivos para que las alarmas se enciendan aún, teniendo en cuenta que la clasificación está a un tris de conseguirse, pero Eduardo Pérez es consciente de tomar los correctivos inmediatamente, sino afrontaran un duro proceso de escogencia en el draft de sustituciones, la cual no ha sido benevolente con el equipo zuliano, sin importar la posición en la que terminen.
Los zulianos están a un tris de alcanzar su
séptima clasificación consecutiva al round robin

Con ocho juegos para culminar la temporada regular, los naranjas buscarán jugar para 500, aunque la empresa no es fácil tomando en cuenta que los partidos son contra equipos que están dentro de la zona de clasificación.

Caribes de Anzoátegui, Tigres de Aragua, Navegantes del Magallanes y Tiburones de La Guaira serán los rivales de los zulianos, conjuntos que han aprovechado muy bien la poca capacidad ofensiva de los rapaces en sus últimos encuentros.

El manager zuliano también fue enfático hace unas semanas atrás cuando señalo que el equipo es otro tras las salidas de Giovanni Urshella, Aaron Alther, Mark Minnicozzi, entre otros foráneos que rindieron frutos en las primeras semanas de campeonato. Si bien los nuevos importados llegaron con buenas credenciales, aún no han dado la explosión necesaria para compenetrarse con las figuras criollas.

Tres victorias traerían la calma a la afición zuliana, sería la séptima ocasión consecutiva que las Águilas acceden al round robin, algo que ningún otro equipo ha hecho en ese periodo; los resultados recientes atentan contra esa posibilidad, tomando en cuenta que seis de sus encuentros  se harán en calidad de visitante.

Aún hay material para pensar que las Águilas pueden sobreponerse ante esta adversidad, pero a medida que avanzan los días, esa ventaja ha ido reduciéndose peligrosamente.

El dato
La última victoria en calidad de visitante para las Águilas del Zulia ocurrió el 23 de noviembre a expensas de los Navegantes del Magallanes.


@beisboladentro

La crisis ahoga al Caracas


Los Leones del Caracas se aferran al milagro para poder clasificar al round robin.

Pero la realidad es otra.

La salida de Dave Hudgens no hizo mucha mella en el asunto, su sucesor Pedro López no ha contado con los elementos necesarios para mantener una racha positiva. Lo cierto es que Caracas afronta dos semanas tumultosas en las que sus rivales aprovechan el desespero capitalino de verse o no clasificados en enero.
Luís Avila ha dado mucho que hablar en su rol
de presidente de los Leones del Caracas

La crisis de los melenudos va más allá de la falta de producción o de los errores defensivos, la gerencia trazó un plan que nunca dio frutos y hoy pagan caro el no haber tomado los correctivos necesarios para enmendarlos.

Importados de lujo llegaron con credenciales y fueron más pitados que su hoja de vida. Las lesiones tampoco dejaron mucho material para disponer, aunado a la deserción de varios lanzadores y las imposiciones de los equipos en las mayores, el Caracas afrontó una temporada negativa en todos los aspectos y lo que más se escucha en los alrededores del estadio Universitario, es la salida de su plana gerencial.

Es fácil hacer “mea culpa”, ante la situación presentada. El béisbol es un deporte donde nada está escrito. El Caracas lo entiende y ahora vendrá la revisión interna. La salida de varias figuras permitió el ascenso de jóvenes valores que hoy los convierten en estrellas, pero una figura no hace la diferencia, la crisis melenuda va más allá de las decisiones del mánager, tiene que ver con un enfoque gerencial y los resultados son reflejados en el terreno.

Caracas sería otro equipo si las piezas con la cual se planifico la temporada estuvieran en acción, pero así son las cosas. Es fácil para Luís Ávila hablar de nombres, pero como señale anteriormente el béisbol no tiene un código escrito y a veces es fácil pasar inadvertido que ser un bocazas.


@beisboladentro

miércoles, 17 de diciembre de 2014

¿Cuál es el valor real de Asdrúbal Cabrera?


Cuando Asdrúbal Cabrera fue seleccionado parte del equipo que representaría a Venezuela en el III Clásico Mundial de Béisbol, el venezolano fue tajante en sus declaraciones de jugar solamente como campocorto y no como segunda base, posición que consideraba  “aburrida”.

Pero fue esa la posición que le abrió las puertas del big show al oriental en 2007 con los Indios de Cleveland. La presencia de Jhonny Peralta hizo que el movimiento se realizará a pesar del descontento del venezolano que volvió a jugar campocorto en 2010 tras la salida de Peralta.

Cabrera se forjo fama de ser uno de los mejores paradores en corto de todas las Grandes Ligas, sin embargo, un bajón en las mediciones defensivas provocaron que el criollo fuera tomado en la temporada de cambios por los Nacionales de Washington para que se convirtiera en el segunda base en la recta final de la temporada pasada. A pesar de no haber defraudado con la encomienda, Cabrera se desvalorizo en el mercado de agentes libres, quienes dejaron de ver al criollo como un legítimo jugador del campocorto y ahora lo ven como segunda base o antesalista.
El campocorto parece no ser la posición
del futuro para Asdrúbal Cabrera

En su momento fue considerado el sustituto ideal de Derek Jeter en los Yankees de Nueva York y su nombre ni fue tomado en cuenta por la organización del Bronx, que adquirieron vía cambio a Didi Gregorius. Asimismo vio como otros campocortos de igual o menor rango que él consiguieron contratos lucrativos con algunas organizaciones.

Solamente Stephen Drew y Everth Cabrera se mantienen con el oriental esperando un equipo interesado en sus servicios.

Por allí se asomo la posibilidad de los Mets de Nueva York, equipo que tiene al también venezolano Wilmer Flores como una opción en el puesto seis, pero aún no hay oferta como si ha surgido en Reales de Kansas City y Gigantes de San Francisco.

Los campeones de la Liga Americana lo ven como el segunda base de todos los días si deciden cambiar al también venezolano Omar Infante, mientras que los campeones mundiales lo ven como reemplazo de otro compatriota Pablo Sandoval, pero en la tercera base.

Cabrera tiene ocho temporadas en las mayores donde ha defendido en 731 ocasiones el campocorto, 210 la segunda almohadilla y un encuentro en la antesala.

Durante las reuniones invernales, el agente del venezolano volvió a afirmar que su representante quiere jugar en la parte media del infield y que la única manera de jugar otra posición (sea la tercera base) es que el contrato que firme sea de cuatro años.

Con 29 años, el oriental busca aferrarse a una sola posición para buscar un lucrativo contrato más allá de lo que la organización desee hacer con él en el futuro.

Se acabo definitivamente la opción de seguir defendiendo el puesto seis para el venezolano.

La campaña pasada bateó para 241 con 14 cuadrangulares y 61 remolcadas repartidas entre los Indios de Cleveland y Nacionales de Washington. Su promedio de fildeo fue de 964, mientras que como camarero fue de 995.

Cuando restan 110 días para la apertura de la temporada 2015 de las Grandes Ligas, las opciones de Cabrera de conseguir un contrato lucrativo siguen latentes, pero las mismas se limitan a no ser el torpedero de cualquier organización.

Lo más probable es que decida firmar por una sola temporada con la opción de defender el puesto seis y así valorizar nuevamente su ficha para el 2016.

Amanecerá y veremos.


@beisboladentro

Odubel la nueva estrella de la LVBP


No hay duda del talento que hay en el béisbol venezolano, muchos afirman que es necesaria la expansión de nuevos equipos, debido al ascenso vertiginoso de varios jugadores en los diferentes equipos, mientras eso sucede, el fanático disfruta del buen espectáculo de estas figuras emergentes.

En una campaña donde el talento juvenil se ha hecho presente, una estrella parece brillar con luz propia en los próximos años, se trata de Odubel Herrera, jugador de los Tiburones de La Guaira, quien se ha convertido en el pelotero sensación del campeonato.

El nativo de San José de Herás en el estado Zulia, está escribiendo con letras doradas su temporada debut en la LVBP, el pasado lunes se convirtió en el novato con más indiscutibles en una campaña con 62, dejando la marca de 60 alcanzada por Ronny Cedeño en la 2005-2006.
Herrera posee todas las herramientas 
para brillar en la LVBP

De igual modo, dejo atrás la marca para novatos en la organización litoralense que pertenecía a Alex Cabrera, quien logró 56 hits en la campaña 1994-1995, y ahora apunta a conseguir varias metas en las dos últimas semanas de campeonato: ser campeón bate, Novato del Año y Jugador Más Valioso.

Un fuera de serie
“El Torito” como es apodado Herrera en el terreno de juego, era un desconocido cuando inicio la temporada en octubre, pero ha ido abriéndose paso y ha sido una fija para el manager Buddy Bailey, quien lo ubico en el jardín central, posición que jamás ha jugado ya que Carlos Sánchez, es el titular de la segunda base.

Los resultados han sido satisfactorios tanto que fue tomado en el draft de Regla V por los Filis de Filadelfia, quienes vieron como los Rangers de Texas no protegieron al zuliano. Las opciones de hacer el equipo son grandes, tomando en cuenta que los cuáqueros están en proceso de reestructuración.

Con un título de bateo en ligas menores y apuntando otro en su temporada de estreno en Venezuela, Herrera tiene todos los argumentos para convertirse en la nueva estrella del béisbol venezolano.

La afición varguense que acude al estadio Universitario correa su nombre cada vez que sale a batear y su asignación al tercer turno de la alineación no le ha hecho presión.

El talento de Herrera es parte de la generación dorada que La Guaira ha venido formando en los últimos años. El conjunto salado se ha caracterizado por la cantidad de talento emergente en sus filas, desde la temporada 2000-2001, ha tenido seis ganadores del premio Novato del Año, tres de ellos en las últimas tres temporadas y cuatro en los últimos seis años, situación que habla por sí sola de la competitividad que tiene el equipo varguense en sus granjas.

La candidatura de Herrera como Novato del Año se asomo la semana pasada cuando oficialmente inscribió su nombre como líder bate de la temporada, después que el importado de las Águilas del Zulia, Giovanni Urshela, perdiera los turnos necesarios para optar por el galardón. Desde entonces ha opacado lo hecho por Orlando Arcía, Renato Núñez, Teodoro Martínez y Danry Vásquez.

El impulso que ha dado dentro del equipo lo tiene también entre los favoritos a ser considerados como el Jugador Más Valioso, algo que cobraría valor si La Guaira accede al round robin y que lo igualaría con Ernesto Mejía, quien ha sido el único en llevarse las dos distinciones en la temporada 2009-10.

El zuliano es líder bate con 378, además de liderar promedio ante lanzadores derechos con 402, es cuarto en slugging (549) y segundo en OBP (433). Esta igualado además con Pastor Romero, quien logró 12 dobles en su campaña de novato con Licoreros de Pampero en la campaña 1961-62, por lo que el próximo doblete lo colocará como referente entre los debutantes.

Hay dudas para pensar que su estrella no seguirá brillando.

El dato
Si Herrera consigue la distinción del Novato del Año, los Tiburones de La Guaira obtendrían el galardón por cuarto año consecutivo, tras lo alcanzado por Héctor Sánchez (2011-12), Salvador Pérez (2012-13) y Carlos Sánchez (2013-14), convirtiendo al equipo salado en el primer equipo en la LVBP en alcanzar dicha hazaña.

@beisboladentro

miércoles, 10 de diciembre de 2014

La Guaira no cree en nadie


En el béisbol no hay nada escrito.

Una racha positiva o negativa puede darte o no la clasificación a la siguiente instancia y, si aplicamos esa premisa a lo que viven los Tiburones de La Guaira, entonces nada está escrito.
Tras una racha de once derrotas al hilo que prendió las alarmas sobre una posible eliminación, los dirigidos por Buddy Bailey han resurgido como el ave fénix y han cosechado nueve triunfos en fila para colocarse a medio juego de la clasificación.

Dicha cadena le permitió igualar su mejor racha en la historia conseguida entre el 20 de diciembre de 1979 al 3 de enero de 1980.

La Guaira dejó atrás las dificultades y piensan en grande a falta de dos semanas y media de calendario. Con rivales directos los salados buscan el milagro y cuentan con las herramientas para conseguirlo.

De menos a más
Muchos pensaron que este año La Guaira dominaría el campeonato de principio a fin, pero las incorporaciones tardías de Héctor Sánchez, Carlos Sánchez, Luis Sardiñas, Miguel Rojas, entre otros, trastoco los planes que la gerencia se había trazado, aunado a esto la noticia de que Gregor Blanco, Salvador Pérez y Alcides Escobar no se uniformarían, dio por sentado que La Guaira no sería contendor este año; ni la presencia de Bailey podía asegurar dicha encomienda tras una racha adversa.

Pero diciembre llegó y La Guaira luce diferente al equipo que inicio el campeonato en octubre, se sumaron nuevas piezas y ya la gerencia está haciendo los contactos para que Pérez y Escobar jueguen; asimismo esperan que Henderson Álvarez se una al club la próxima semana, engranando un equipo con serias aspiraciones al campeonato.

Desde el 16 de noviembre, La Guaira es el equipo más ganador de la liga con 14 triunfos en 18 compromisos, razones suficientes para pensar que la clasificación está más latente que nunca, sobre todo cuando los Navegantes del Magallanes, dueños del quinto puesto de la clasificación están experimentando una racha adversa.

Bailey de quien muchos pedían su cabeza ha demostrado porque dirigió durante una década a los Tigres de Aragua y ha hecho posible que todos los aspectos del juego funcionen. Los bates despertaron y el pitcheo ha respondido en los momentos decisivos.

El promedio de los escualos antes del juego del martes era 295 y su efectividad era de 3.36, durante su cadena de victorias.

“Es satisfactorio ver que en diciembre estamos jugando de la manera que lo estamos haciendo y con  el chance de alcanzar el quinto o hasta el tercer puesto”, comentó César Suárez, al diario Líder en deportes el pasado lunes.

La ofensiva ha contado con el aporte de René Reyes, Odúbel Herrera (candidato al Novato de Año), Luis Sardiñas, y César Suárez, mientras que el pitcheo ha tenido como protagonistas a Junior Guerra, Ramón Ramírez (llegado a mediados de campaña), Brayan Villareal, Enrique González, Edison Barrios y Edgmer Escalona.

Rivales directo
Los salados ahora dependen de sí mismo y su racha es una demostración del buen momento que viven, sus próximos encuentros son con rivales directos de la clasificación, iniciando este miércoles con Magallanes una serie donde el quinto puesto podría definirse.

Si La Guaira logra el milagro, Bailey no solo potencia su candidatura para el Mánager del Año, demostrará porque es uno de los mánagers más ganadores en la última década.


La cifra…
6-0 es el registro de Tiburones en lo que va de diciembre. Los salados tuvieron marca de 6-13 en octubre y 10-13 en noviembre.

@beisboladentro