jueves, 26 de febrero de 2015

Sera Wilmer Flores la solución del campocorto en los Mets

Venezolanos en el spring training

Considerado una de sus mejores promesas, Wilmer Flores no ha decepcionado a la gerencia de los Mets de Nueva York. Ha jugado campocorto, segunda y tercera base, mostrando solvencia en cada una de ellas, mientras la organización busca hacerle un cupo en el roster de 25.

Al fin, el momento ha llegado y el venezolano está listo para asumir el reto de ser titular en las mayores, pese a que la gerencia de Nueva York estuvo buscando un campocorto en la agencia libre, incluso se mencionó un cambio para hacerse de Troy Tulowitzki, pero su historial de lesiones y su oneroso contrato, no hicieron posible el movimiento.

Aun así, la gerencia aseveró que el campocorto de los metropolitanos estará resguardado por Wilmer Flores y Rubén Tejada, dos peloteros formados en las granjas de su organización.

Flores es quien parte como favorito a pesar de que el mánager Terry Collins, ha mostrado favoritismo por el dominicano Tejada, asegurando que tendrá su oportunidad en este entrenamiento primaveral.

“No estoy diciendo que Wilmer Flores será el campocorto, todo lo que estoy diciendo es que le daré a ese chico una oportunidad", le había manifestado Collins a Tejada.

Sé que dos años atrás tuve algunos coaches en mi equipo (…) quienes pensaban que este chico (Flores) iba a ser un All Star, especialmente en la ofensiva", agregó el estratega quien pareció no muy convencido en darle la titularidad al criollo.

No es un secreto que Collins como la gerencia vean a Flores como su antesalista, pero la presencia de David Wright, hace que el criollo se desplace a otra posición, se pensó en la segunda almohadilla, pero allí estará Daniel Murphy, que si bien no ha respondido, sigue siendo la opción más clara en esa posición.

Flores lleva las cosas con calma sin presión el mismo ha admitido en una entrevista para la estación SNY, que tiene clara cuáles son sus limitaciones defensivas, a pesar de lo cual se mostró convencido de poder hacer el trabajo en 2015 como el campocorto titular de los Mets.

No es un secreto que no soy Omar Vizquel”, apuntó el carabobeño. “Pero estoy muy seguro de que puedo hacer todas las jugadas de rutina en la posición”.

El campocorto no es una posición desconocida para el venezolano. Fue firmado como torpedero y ya ha hizo el trabajo el año pasado tras el fracaso de Tejada.

Su 1.91 metros de altura (6,3 pies), hizo pensar que le restaría alcance en el campocorto, pero no fue así y Flores hizo los ajustes y recordó la época de los campocortos altos y de poder como fueron  Cal Ripken Jr, Alex Rodríguez, Derek Jeter, Nomar Garciaparra, entre otros.

No puedo prestar oídos a las dudas de otros, porque estoy seguro de mis capacidades”, aseveró el criollo.

Flores ya no tiene nada que demostrar en ligas menores, o Nueva York se arriesga a cambiarlo por piezas para competir desde ya, o le entregan la titularidad del campocorto que tanto reniega Collins, ellos están convencidos del talento, pero son mezquinos al no desprenderse de él.


El dato
Flores ha jugado en 51 de los 99 encuentros que tiene en las mayores en el campocorto y tiene un promedio de fildeo de 979.

@beisboladentro

Eduardo Escobar roza la titularidad en las mayores

Venezolanos en el spring training



El 2015 es un año de reestructuración para los Mellizos de Minnesota.

No cuentan con una chequera amplia que le permita firmar grandes agentes libres, pero cuentan con figuras jóvenes que han comenzado a despuntar desde el año pasado y que aspiran a consagrarse este año.

Danny Santana es una de las piezas con que cuenta la organización y del cual se espera mucho a corto tiempo.

El año pasado dejó números atractivos como 319 de promedio, 353 OBP, 472 SLG, 7 jonrones, 40 remolcadas y 20 bases robadas. Con todo esto, Santana aún no ha sido ratificado como titular de la posición seis. Paul Molitor, nuevo mánager de los Mellizos ha manifestado que el dominicano tendrá que fajarse en el entrenamiento primaveral con Eduardo Escobar por dicho puesto, en lo que promete ser una competencia sana entre dos peloteros con cualidades similares.

Escobar tiene a su favor su experiencia de cuatro temporadas, tres de ellas con la organización de Minneapolis, y ha ocupado el puesto de utility desde su llegada vía cambio desde los Medias Blancas de Chicago.

El año pasado asumió en la parte final de la temporada el puesto seis y no decepciono al cuerpo técnico y a la directiva, mientras que Santana, que se estrenó en mayo del año pasado se alternó en el campocorto y el jardín central.

El venezolano que también tuvo una dosis de encuentros en tercera, segunda y en los jardines, actúo en 98 encuentros en el campocorto donde dejó promedio defensivo de 986 con 5 errores en 771.2 entradas de actuación. Santana por su parte actuó en 34 compromisos y su promedio defensivo fue de 983 con dos errores en 261.2 entradas.

Escobar tiene el porte característico de los venezolanos, la elegancia a la hora de fildear y hacer las jugadas de rutinas, pero Santana es más ofensivo sin menospreciar su guante.

En 2014, Escobar fijo topes personales en varios departamentos, dejando promedio de 273 con seis jonrones y 37 remolcadas.

Donde no se vio bien fue en las bases robadas, consiguiendo una solamente.

Molitor aún no ha definido un estilo de juego pero tomando en cuenta el probable line up inaugural, Minnesota se basará en su velocidad ante la carencia de poder en sus bateadores (a excepción de Oswaldo Arcia, Torii Hunter y Joe Mauer), Santana se proyecta como el abridor de la alineación y dueño de la posición seis.

Salvo ocurra un milagro, Escobar deberá trabajar arduamente para convencer al técnico norteamericano que él también puede hacer el trabajo. Si Santana ocupa el campocorto, el criollo buscaría la opción de la antesala, donde Tim Plouffe no ha generado lo esperado.


@beisboladentro

Galvis por la consagración

Venezolanos en el spring training



La partida de Jimmy Rollins a los Dodgers de Los Ángeles, trajo consigo una oportunidad de oro para el venezolano Freddy Galvis, la directiva de los Filis de Filadelfia, le notificó que él será el campocorto de los cuáqueros para la venidera temporada.

Considerado en su momento como una de las gemas del futuro, Galvis ha sorteado diversas rutas para consagrarse en las mayores. La lesión de Chase Utley en 2012, permitió que el jugador reserva de las Águilas del Zulia debutará ese año como titular de la segunda base, pero su pobre ofensiva le hizo perder el puesto.

Al final de ese año participó en 58 encuentros, promediando 226 con 24 remolcadas en 190 turnos al bate.

Misma situación vivió en 2013 y 2014, promediando 213 con 10 jonrones y 31 producidas en 113 partidos. La ofensiva ha sido su talón de Aquiles.

Asimismo, el falconiano ha tenido que enfrentar varias lesiones y una suspensión por el uso de sustancias prohibidas, perdiendo su estatus de utility de los cuáqueros.

El escenario es distinto en 2015.


Filadelfia inicia un proceso de reestructuración y el venezolano es una de las piezas que recibirá oportunidad de juego. Aún es joven (25 años) y su guante ya ha demostrado lo que es capaz de hacer, la gerencia solo espera que el juego diario le permita aumentar la confianza y se afiance como uno de los líderes emergentes del club.

Tras su llegada a la localidad de Clearwater, Florida, Galvis ha afirmado que no hay ningún tipo de presión.

“Jimmy fue Jimmy. Jimmy fue el hombre aquí en Filadelfia”, apuntó el venezolano al diario The Inquirer. “Pero tienes que venir y jugar béisbol. Eso es. Tengo que hacer lo mío. No tengo que hacer el juego de Jimmy. Tengo que hacer el juego de Freddy Galvis y jugar pelota”.

El gran desafío que tendrá Galvis es batear para establecerse de una vez por toda como regular en las mayores. En tres temporadas promedia 218 (514-112) con un porcentaje de embasado de 259 y 104 ponches.

Otro aspecto a mejorar es las bases robadas. Si aspira ser abridor del line up cuáquero Galvis deberá mostrarse agresivo en las bases, apenas acumula dos robos y por lo general los defensores del campocorto son peloteros agiles de piernas.

Las cartas están echadas quedará por parte de Galvis convencer de que él es el campocorto de Filadelfia por los próximos años.

El dato
En 41 encuentros como campocorto, Galvis tiene porcentaje de fildeo de 994, con 123 asistencias, 26 dobleplays y un error en 303.1 entradas actuadas.

@beisboladentro

El resurgir de Jesús Montero

Venezolanos en el spring training


Otrora prospecto de los Yankees de Nueva York, Jesús Montero ha tenido una deuda con el béisbol. Su despegue como pelotero no ha llegado, Se pensó que tras su salida de la mítica organización a rayas, sería parte del futuro que la gerencia de los Marineros de Seattle estaba construyendo, pero la verdad es otra, tras problemas ofensivos y extra deportivos, el carabobeño perdió su estatus en una organización que no lo ve dentro de sus planes.

Tras dos campañas discretas que incluyeron un viaje a ligas menores y dos suspensiones (una por el caso Biogénesis y otra por una riña), el venezolano llegó al campo primaveral de los nautas con 40 libras menos (18 kilos) y listo para buscar una posición en el equipo grande.

Para los ejecutivos de Seattle, la noticia es particularmente buena, ellos esperan que Montero responda como el pelotero Grande Liga que estaba llamado a ser; y aunque el equipo se reforzó en los dos últimos años, el venezolano espera convencer con su trabajo que está listo para asumir nuevamente el reto.

La maduración del criollo ha sido parte de esa transformación, se ha mostrado arrepentido de sus errores y ha mostrado numerosas disculpas y agradecimientos que quería expresar, fortaleciéndose a sí mismo, lo que le permite ganar confianza para competir por un puesto en el roster de 25.

Las dos últimas temporadas han sido difíciles para el venezolano de 25 años. En 2013, cumplió una suspensión de 50 juegos, derivada del escándalo de dopaje en la clínica Biogénesis, y se sometió a una cirugía en la rodilla izquierda.

Y cerca del final de la campaña anterior, su buen desempeño en la sucursal de la Triple A en Tacoma se vio cortado en forma abrupta. Montero fue suspendido por involucrarse en un pleito durante un encuentro de la Clase A en Boise.

El receptor estaba en un programa de recuperación en las instalaciones de los Marineros en Everett cuando ocurrió aquella confrontación con un ex cazador de talentos, a la vista de muchos fanáticos. El episodio representó una vergüenza para la organización.

Convertido en inicialista, el venezolano se ha visto muy ágil en la custodia del primer cojín y su bate está a tono, dejando gratas impresiones en el cuerpo técnico.

La adquisición de Nelson Cruz, quien se desempeñara como designado deja a Montero en disposición de competir por ser el suplente del inicialista Logan Morrison, además de Rickie Weeks, quien firmó hace poco con los nautas y se perfila a ser el utility del club.

Jack Zduriencik, gerente general de Seattle, aún tiene confianza de lo que Montero puede hacer, él fue el responsable de traerlo al equipo y espera que este responda a esa confianza. La pasada temporada conectó para 286 con 16 jonrones y 74 producidas en 97 juegos con el Tacoma.

Esta podría ser la última oportunidad de Montero de convencer al equipo, su contrato expira al cierre de esta campaña, ya no tiene el estatus de prospecto y con varios inicialista grandes en diferentes equipos, necesita demostrar que puede ser un jugador de todos los días.

La frase
“Fue sorprendente, pero no tanto, simplemente porque estábamos preparados para ver los resultados de las preparación dura que siguió. Todos decían que él estaba verdaderamente comprometido, como no lo habían visto en mucho tiempo”. Jack Zduriencik, gerente general de los Marineros de Seattle.

@beisboladentro

miércoles, 25 de febrero de 2015

LVBP estrenará formato para la temporada 2015-2016


Antes de iniciar la respectiva información, debo acotar algunos puntos:
  •        Siempre fui sincero con un calendario de 70 juegos.
  •        Siempre fui sincero con una reducción del calendario a 60 juegos

Todo esto en pro de que se realice un round robin sin contratiempo y una final con sus respectivos días de descanso. La propuesta de 70 partidos, venía acompañado con una semifinal donde los mejores cuatro equipos dimitían los finalistas, algo que ya he comentado en reiteradas ocasiones en este blog.
Se aprobó el nuevo calendario con cinco votos

Dicho esto, comienzo el siguiente artículo sobre la aprobación del nuevo calendario que regirá la temporada 2015-2016 de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional.

El día martes 24 de febrero, durante la novena jornada de reflexión que se llevó a cabo en la ciudad de Caracas, la LVBP y los directivos de los ocho clubes que la conforman, aprobaron extender la ronda regular a 70 encuentros en la que se clasificarán seis equipos, que luego jugarán tres series directas de playoff a un máximo de siete encuentros. Los tres ganadores pasarán a semifinales y el cuarto clasificado se definirá en un partido extra entre los perdedores que hayan finalizado con mejor récord la eliminatoria.

De acuerdo a la nota de prensa emitida por la liga, la ronda regular comenzará el 6 de octubre y terminará el 29 de diciembre de 2015. Los equipos jugarían durante 70 días, sin contar los lunes que serán jornadas libres con la excepción del 28 de diciembre. El calendario incluye dos fechas disponibles para el receso del Juego de Estrellas. Los equipos no verán acción entre el 24 y 26 de diciembre. Quedará disponible el 30 de diciembre para una eventual jornada de desempate.

La eliminatoria se jugará a dos rondas, de 36 encuentros la primera y la segunda de 34. Las series particulares serán de diez partidos, cinco en casa y cinco en la carretera.

Al finalizar cada mitad, se asignará a los equipos una puntuación conforme a la posición que ocupó en la tabla de clasificación, bajo el siguiente esquema:

Primer lugar (8 puntos)
Segundo lugar (7 puntos)
Tercer lugar (6 puntos)
Cuarto lugar (5 puntos)
Quinto lugar (4.5 puntos)
Sexto lugar (4 puntos)
Séptimo lugar (3.5 puntos)
Octavo lugar (3 puntos)

Del 2 al 10 de enero, se efectuarán las primeras tres series de la siguiente fase entre los seis clasificados (1vs6, 2vs5 y 3vs4). Ahí clasificarán los ganadores de las llaves y el ganador de un juego extra entre los dos mejores perdedores.

Dicho desafío será el 11 de enero y un día después se abre paso a la semifinal entre los cuatro clasificados, la cual se extenderá hasta el 20 de enero.
Así se jugará la temporada. Fuente El Universal

La final iniciaría el 22 y concluye el 30 de enero, y contaría con dos días de descanso entre el segundo y quinto choque.

Eso dejaría al equipo campeón con dos días para confeccionar el equipo que iría a la Serie del Caribe.

Positivo o negativo
Tras haberse aprobado (con cierto escepticismo de tres divisas) el nuevo formato, las críticas acerca del mismo no se han hecho esperar.

Muchos califican de premio de consolación la mediocridad de un equipo, tal como sucedió en la Serie del Caribe con el triunfo de Pinar del Río. Otros van lejos y aseguran que los dueños se beneficiarán con más ingresos por derecho de transmisión y de bebidas alcohólicas. Los conservadores, aseguran que el calendario que rigió el campeonato pasado no era malo y debió continuar.

Lo cierto es que tras 20 años, el round robin da paso a un formato que ya se juega desde hace varios años en la liga mexicana.

En lo personal cuando señale la posibilidad de 70 juegos, siempre lo hice pensando en que todos jugarán en enero, pero la clasificación a una semifinal sería entre cuatro equipos donde los mejores dos disputarían la final.

Nunca señale que se debía iniciar antes, siempre fui enfático en hacer modificaciones al calendario en cuanto a la cantidad de días libres y de la eliminación del Juego de Estrellas. Misma tónica era para el formato de 60 desafíos en la que incluía el quinto clasificado, que según los dueños de equipo fue beneficioso para el espectáculo.

Seamos honesto, la propuesta aprobada solo beneficia a un equipo: Cardenales de Lara, equipo que en los dos últimos años ha asomado el cambio en el formato y que no había tenido aceptación por los demás socios.

Por cierto, los crepusculares han terminado sexto en los dos últimos torneos realizados.

Más allá de la aprobación el calendario volverá a presentar fallas, y el mismo Oscar Prieto Parragá está consciente de ello.

El principal problema que presentaban los equipos campeones era que no contaban con días de descansos para confeccionar una plantilla competitiva para ir a la Serie del Caribe, siempre se habló de adelantar la final, cosa que sucedió este año cuando se conocieron a falta de cuatro jornadas los finalistas.

Pero en vez de mejorar, la liga dejó el calendario como tal y ahora la modificación será en octubre, iniciando cuatro días antes para concluir la campaña en diciembre.

Muchos hablaron en el pasado de terminar la temporada regular antes de navidad e iniciar el round robin después de las fechas decembrinas como lo hacen en República Dominicana.

Esa propuesta tampoco surgió la campaña finaliza el 29 y el 30 se haría el juego de desempate si existiera.

Acaso la liga contempla ese juego con dos equipos, o vislumbra un escenario con un tercero como sucedió en el torneo pasado.

No, para ello crearon un sistema de puntuación y evitar que dicho escenario se repitiera. Este sistema se lleva a cabo en la liga mexicana y fue llevado por la Liga Venezolana de Baloncesto hasta hace dos años, con resultados desfavorables.

El presidente de la liga afirmó a un programa radial que el calendario podría tener sus consecuencias, pero estarían atentos a corregirlos para el siguiente campeonato. Es decir, no hay vuelta atrás, este calendario llego para quedarse y bajo el ensayo y error se irá puliendo para beneficio del espectáculo.

Queda ahora ver como las condiciones climáticas afectará el mismo, así como las elecciones parlamentarias que estarían pautadas en el mes de diciembre, en un país afectado por la delicada situación política.

No estoy en contra pero tampoco a favor, los cambios siempre son en pro del buen espectáculo, pero no imagino a un equipo que sumo más derrotas que victorias jugando una final y ganándola. Si aplicamos la lógica del campeonato pasado, Tiburones de La Guaira debió haber estado en la final. La liga respetará las posiciones en que concluyeron los equipos, imaginen un Caracas-Magallanes como primer choque de una semifinal, se beneficiaría alguien si queda uno de los dos equipos eliminados temprano. Como se elegirán los refuerzos si serán dos los equipos eliminados.

Hay cosas que aún siguen generando dudas en un calendario que traerá confrontación en el próximo campeonato.

A saber…
  •        Al concluir la segunda vuelta, avanzan a la postemporada los seis equipos que hayan sumado más punto considerando las dos mitades, algo similar al fútbol venezolano con los torneos apertura y clausula.
  •        En los casos de empate en puntos, se aplicará el siguiente criterio para desempate:
       a)     Mejor porcentaje de ganados y perdidos.
v           b)    Dominio de la serie particular.
       c)     Juego extra, en caso de persistir el empate.
  •      La serie de playoff será a un máximo de siete juegos posibles, bajo el esquema 2-3-2.
  •    Cardenales de Lara llevó la propuesta el año pasado sin aceptación y la volvió a presentar este año, convenciendo a Águilas del Zulia, Tiburones de La Guaira, Bravos de Margarita y Leones del Caracas, este último poseedor del voto que inclinó la balanza.
  •    Se ratificó la actual junta directiva integrada por Oscar Prieto Párraga, Humberto Angrisano y Domingo Santander.
  •     El aspecto logístico fue la razón principal para la inclusión del sexto clasificado. Los equipos descansaban en el round robín durante los viajes y no como debía ser.
  •    Durante el primer playoff, se podrán hacer dos adiciones provenientes de los eliminados. En semifinales tendrán una más y dos sustituciones En la final se agregará a un jugador, más un sustituto.
  •     La primera vez que se implementó el todos contra todos, en la cual se clasificaban cinco equipos a la postemporada, fue en la contienda 1995-1996. Navegantes del Magallanes, fue el equipo campeón ese año, mientras Caribes de Anzoátegui fue el último monarca bajo ese formato.
  •      Con la expansión, en la temporada 1991-1992 donde entraron Caribes de Oriente (hoy Anzoátegui) y Petroleros de Cabimas (actual Bravos de Margarita), se usaba la clasificación a los primeros dos de cada división (occidental y oriental), hasta la campaña 1995-1996.

miércoles, 18 de febrero de 2015

La manzana de la discordia




“Asumo la responsabilidad completa por mis errores que llevaron a mi suspensión durante la temporada 2014… lamento que mis acciones hayan hecho la situación peor que lo que debía. A las Grandes Ligas, a los Yankees, a la familia Steinbrenner, a la Asociación de Jugadores, y a ustedes, los fanáticos, solo les puedo decir que lo siento”.

Estas líneas corresponden a la carta que Alex Rodríguez hizo llegar a los medios de comunicación, disculpándose por haber violado el programa antidopaje de las Grandes Ligas.

El pelotero espera hacer borrón y cuenta nueva tras un tumultuoso proceso  en el que amenazó con demandar al ex comisionado Bud Selig, la organización de Nueva York, al médico del equipo, al sindicato de peloteros y hasta las Grandes Ligas por querer difamar su carrera. Aunque al final confeso el uso de sustancias prohibidas a la agencia antidroga de Estados Unidos (DEA), Rodríguez quedó como un mentiroso patológico en el cual cualquier palabra simplemente sería cuestionada por no ser consecuente en sus declaraciones.

Por medio de la carta, Rodríguez busca ser absuelto de los errores cometidos en el pasado, pero la verdad es que apenas el proceso inicia cuando el próximo sábado se reintegre a los entrenamientos de la mítica organización a rayas.

El pelotero viene de ser suspendido por toda la temporada 2014 (162 juegos), después de lograr que un juez le redujera la sentencia de 211 encuentros, la mayor cantidad en la historia de este deporte.

En 2013, la oficina del comisionado de las Grandes Ligas, suspendió a 13 jugadores, incluyendo Rodríguez, como resultado del testimonio de Anthony Bosch en la investigación del escándalo Biogénesis. Un 14° pelotero, Ryan Braun, negocio una suspensión por 65 encuentros antes que concluyeran las averiguaciones.

Todos los sancionados aceptaron sus condenas, excepto A-Rod, quien procedió a demandar a Grandes Ligas, al comisionado Bud Selig, a los Yankees, al doctor del equipo, a un hospital de Manhattan y al sindicato de jugadores. Un nuevo récord deportivo en materia legal.

Las relaciones con la organización están rotas y por más que los Yankees quisieran terminar sus relaciones con Rodríguez, quien cumplirá 40 años en julio y solamente ha jugado 166 partidos desde 2012, los Yankees están amarrados al pelotero por tres años más y tendrán que pagarle $61 millones de dólares hasta el 30 de septiembre de 2017, sin contar con otros posibles cheques gordos por registros históricos.

Se encuentra a 81 hits de los 3.000, a seis vuelacercas de igualar a Willie Mays en el cuarto lugar en la historia y a 31 remolcadas de llegar a las 2.000.

Cada uno de esos registros aunado a los cuadrangulares que logré este año vendrá con un jugoso bono estipulado en la extensión de contrato firmado hace siete años atrás, y que hoy tiene a la organización pagando caro su error.

Tareas pendientes
Convencer al cuerpo técnico de los Yankees de Nueva York de que está al tope de sus condiciones, será una de las tareas que tendrá A-Rod en esta postemporada.

El último encuentro que disputo el antesalista fue el 13 de septiembre de 2013, desde entonces, se enfocó en rehabilitarse y competir por el puesto cinco con Chase Headley, quien se perfila como el titular de esa posición.

Los reportes señalan que Rodríguez en principio sería bateador designado, y deberá demostrar durante el spring training que su cadera responde a los rigores del juego para cubrir con eficiencia la tercera base esporádicamente. El mánager Joe Girardi, dijo días atrás que considera usar al pelotero como una opción para defender la inicial.


Queda ver si Rodríguez vuelve a recuperar el esplendor de lo que alguna vez fue ser considerado el jugador más completo de este deporte, mientras tanto, las conjeturas acerca de su condición física y su reincidencia a sustancias prohibidas lo mantendrá como foco de los medios, en una temporada que promete mostrar varios episodios de A-Rod.

Arrancan los entrenamientos primaverales




Este miércoles inician los entrenamientos primaverales de las Grandes Ligas, en la que 136 venezolanos alzaran sus esperanzas de hacer el equipo grande y ser parte del roster de 25, cuando se cante la voz de play ball en abril.

Del grupo de legionarios 89 forman parte del roster de 40, mientras que 47 asistirán  en calidad de invitados, buscando convencer a los técnicos de que pueden ser útiles durante la temporada.

Encabezados por Miguel Cabrera como el principal referente criollo, la temporada 2015 promete mucha más intensidad de lo vivido el año pasado cuando 98 paisanos participaron en al menos un encuentro en las mayores.

Aunque es probable que esa cifra sea superada durante la campaña, las proyecciones indican que alrededor de 64 criollos serán parte de los rosters inaugurales, una cifra que iguala la marca alcanzada el año pasado.

La misma pudiera verse alterada si Francisco Rodríguez, Marco Scutaro, Johan Santana, entre otros, consiguen contratos con invitación al campo primaveral.

Eje ofensivo
Con 31 años y jugando su decima tercera campaña, Miguel Cabrera se encuentra en el cenit de su carrera. Es considerado el mejor bateador de las mayores y ya en su vitrina cosecha dos premios MVP y una Triple Corona de Bateo.
Cabrera va nuevamente por el MVP de la Americana

Aquejado por varias lesiones que mermaron su ofensiva y las posibilidades de conseguir una cuarta corona de bateo consecutiva, Cabrera siguió siendo una amenaza en el cajón de los bateadores, promediando 313 con 25 jonrones (su cifra más baja desde 2006) y 109 remolcadas.

Aunque hay incertidumbre sobre su estado físico, los Tigres de Detroit siguen esperanzados en que el venezolano siga su acostumbrado ritmo ofensivo que le hizo merecedor de un jugoso contrato el año pasado y que comenzará a regir en 2016.

Cabrera irá por varias metas ofensivas que lo convertirá en el líder entre todos los venezolanos que han jugado en las mayores.

Con diez jonrones superara a Andrés Galarraga que sumó en 19 temporadas 399 jonrones, mientras que con 57 remolcadas será el máximo remolcador entre los venezolanos, superando a Galarraga que dejó 1.425.

Ya es el líder entre los venezolanos en OBP (396), slugging (564), OPS (960) y bateo (320).

Por cierto sus 320 de promedio es la máxima cifra entre los peloteros activos en las mayores.

Otro que espera dejar atrás todas sus lesiones es Carlos González, de quien esperan los Rockies de Colorado sea el mismo pelotero que conquistó el título de bateo en 2010 y que lo hizo finalizar tercero para el premio al Jugador Más Valioso del viejo circuito.

Envuelto en posibles rumores de cambio, González se encuentra trabajando arduamente en un programa físico que lo libre de lesiones que lo han marginado a 180 encuentros en los últimos dos años.

Pablo Sandoval estrenará uniforme y nueva liga con los Medias Rojas de Boston, equipo que no dudo en hacerse de sus servicios para acariciar nuevamente una Serie Mundial.

Ya el carabobeño sabe lo que es ganar, tres Series Mundiales en los últimos cinco años lo certifican. El venezolano espera hacer los ajustes necesarios en un parque apto para bateadores y forman un tridente de lujo con David Ortiz y Hanley Ramírez.

Entretanto, José Altuve espera continuar su vertiginoso ascenso como bateador y posicionarse como uno de los mejores camareros del béisbol.

El año pasado vivió una campaña de ensueño que lo llevo a conquistar el título de bateo, además de llevarse el liderato de bases robadas y hits.

Esperanzas en el pitcheo
Félix Hernández será quien lidere la expedición de brazos criollos este año.

El As de los Marineros de Seattle, tuvo una campaña positiva gracias a los movimientos realizados por la gerencia naviera. Ganó 15 y perdió 6, liderando el departamento de efectividad (2.34), aperturas realizadas (34) y WHIP (0.91), aunque el Cy Young no recayó en sus manos, es claro que el premio será suyo en cualquier momento.
El Rey Félix buscará su segundo premio Cy Young

Uno de los grandes problemas que atraviesa Hernández es el desgaste en la segunda parte de la temporada, especialmente agosto y septiembre, meses donde varias victorias se le han escapado y con ello la posibilidad de dos premios al mejor lanzador.

Este año el panorama luce más alentador que el año pasado, Seattle continúo reforzándose con miras a asistir a una postemporada (el año pasado se quedaron cortos), por lo que la posibilidad de ganar veinte encuentros está más latente que nunca.

El valenciano que cuenta con 125 victorias en su carrera de diez años, se encuentra a 31 de alcanzar las 156 que dejó Freddy García en 15 campañas. Asimismo, está a 49 abanicados de arribar a los 2000, cifra que ningún lanzador criollo ha alcanzado, y a siete juegos completos de igualar a Luís Leal que dejó 30 en su carrera.

Aníbal Sánchez es otro que vislumbra tener un año bueno y consolidarse definitivamente como un lanzador élite.

Las lesiones y la mala fortuna han jugado en su contra, pero Detroit se mantuvo activo en el mercado y reforzaron su ya peligrosa ofensiva. Aunque perdieron a Max Scherzer, la rotación de los bengalíes sigue siendo la más fuerte del joven circuito.

El sueño de debutar
Odúbel Herrera tiene todos los argumentos para ser grandeliga este año.

Tomado mediante el draft de Regla V por los Filis de Filadelfia, el recién Novato del Año y Jugador Más Valioso de la LVBP, buscará demostrar que está listo para ser regular en un equipo de las mayores.

Aunque irá a probar suerte como jardinero, Herrera demostró en su pasantía en Venezuela, que la transición no fue ningún problema, por lo que deberá batear en estos entrenamientos para demostrar a la gerencia cuáquera que puede ser de mucha valía en unos Filis que se están reestructurando y donde  Freddy Galvis se perfila como el campocorto de todos los días, tras la salida de Jimmy Rollins.

A ganar experiencia
No sólo habrá peloteros venezolanos en este entrenamiento primaveral, también habrá un grupo de técnicos venezolanos que seguirán aportando sus conocimientos a los jugadores y demostrar que pueden dirigir en algún momento.

La expedición la encabeza Omar Vizquel (Tigres de Detroit), Eduardo Pérez (Bravos de Atlanta), Armando Camacaro (Indios de Cleveland), Javier Bracamonte (Astros de Houston), Jesús Tiamo (Filis de Filadelfia), Henry Blanco (Cachorros de Chicago), Rodolfo Hernández (Mellizos de Minnesota) y Heberto Andrade (Piratas de Pittsburgh).

Franklin Font (Cachorros de Chicago) hará labores de oficina, mientras Manuel González será el representante criollo entre los umpire.

Venezolanos al ruedo (negrita roster de 40)

Orioles de Baltimore: Sin representantes.

Medias Rojas de Boston (6): Edwin Escobar (P), Edward Mujica (P), Eduardo Rodríguez (P), Pablo Sandoval (IF), Felipe Paulino (P), Humberto Quintero (C).

Yankees de Nueva York (7): José Pírela (IF), Ramón Flores (OF), Vicente Campos (P), Wilking Rodríguez (P), Diego Moreno (P), Francisco Arcia (C), Juan Graterol (C).

Rayas de Tampa Bay (3): Asdrúbal Cabrera (IF), Ronald Belisario (P), Robert Zarate (P).

Azulejos de Toronto (4): Dioner Navarro (C), Maicer Izturis (IF), Gregory Infante (P), Ezequiel Carrera (OF).

Medias Blancas de Chicago (3): Carlos Sánchez (IF), Avisail García (OF), Arcenio León (P).

Indios de Cleveland (2): Carlos Carrasco (P), Jesús Aguilar (IF).

Tigres de Detroit (9): Ángel Nesbitt (P), Miguel Cabrera (IF), Víctor Martínez (C), Bruce Rondón (P), Aníbal Sánchez (P), Hernán Pérez (IF), Dixón Machado (IF), Manuel Piña (C), Miguel González (C).

Reales de Kansas City (6): Salvador Pérez (C), Alcides Escobar (IF), Omar Infante (IF), Yohan Pino (P), Jean Carlos Boscán (C), Gabriel Noriega (IF).

Mellizos de Minnesota (7): Lester Oliveros (P), Josmil Pinto (C), Eduardo Escobar (IF), Oswaldo Arcia (OF), Argenis Díaz (IF), Heiker Meneses (IF), Diego Moreno (P).

Astros de Houston (5): José Altuve (IF), Marwin González (IF), Luís Valbuena (IF), Ronald Torreyes (IF), Gregorio Petit (IF).

Angelinos de Anaheim (4): José Álvarez P), Carlos Pérez (C), Edgar Ibarra (P), Albert Suárez (P).

Atléticos de Oakland (2): Renato Núñez (IF), Niuman Romero (IF).

Marineros de Seattle (8): Félix Hernández (P), Yoervis Medina (P), Mayckol Guaipe (P), Jesús Sucre (C), Jesús Montero (IF), Carlos Rivero (IF), Endy Chávez (OF), Franklin Gutiérrez (OF).

Rangers de Texas (6): Martin Pérez (P), Robinson Chirinos (C), Tomas Telis (C), Elvis Andrus (IF), Rougned Odor (IF), David Martinez (P).

Bravos de Atlanta (7): Luis Avilán (P), Yean Carlos Gil (P), Alberto Callaspo (IF), Williams Pérez (P),  José Peraza (IF), Jesús Flores (C), José Yepez (C).

Marlins de Miami (3): Henderson Álvarez (P), Martin Prado (IF), Miguel Rojas (IF).

Mets de Nueva York (2): Wilmer Flores (IF), Wilfredo Tovar (IF).

Filis de Filadelfia (7): Elvis Araujo (P), Freddy Galvis (IF), César Hernández (IF), Odúbel Herrera (OF), Jeanmar Gómez (P), César Jiménez (P), Andrés Eloy Blanco (IF).

Nacionales de Washington (4): Sandy León (C), Wilson Ramos (C), José Lobaton (C), Felipe Rivero (P).

Cachorros de Chicago (5): Félix Doubront (P), Héctor Rondón (P), Joseph Ortiz (P), Miguel Montero (C), Jonathan Herrera (IF).

Rojos de Cincinnati (5): Eugenio Suárez (IF), Yorman Rodríguez (OF), Ismael Guillón (P), José Mijares (P), Ramón Cabrera (C).

Cerveceros de Milwaukee (2): Luis Sardiñas (IF), Gerardo Parra (OF).

Piratas de Pittsburgh (6): Francisco Cervelli (C), Elías Díaz (C), Wilfredo Boscán (P), Deolis Guerra (P), Gorkys Hernández (OF), José Tabata (OF).

Cardenales de San Luis (3): Miguel Socolovich (P), Breivic Valera (IF), Rafael Ortega (OF).

Cascabeles de Arizona (3): Ender Inciarte (OF), David Peralta (OF), Oscar Henriquez (C).

Rockies de Colorado (6): Jhoulys Chacín (P), Jairo Díaz (P), Jorge Rondón (P), Carlos González (OF), Rafael Betancourt (P), José Ortega (P).

Dodgers de Los Ángeles: Sin representantes.

Padres de San Diego (4): Leonel Campos (P), Alex Torres (P), Alexi Amarista (IF), Yangervis Solarte (IF).

Gigantes de San Francisco (7): Jean Machi (P), Yusmeiro Petit (P), Héctor Sánchez (C), Ehire Adrianza (IF), Gregor Blanco (OF), Juan Carlos Gutiérrez (P), Guillermo Quiroz (C).


@beisboladentro

domingo, 8 de febrero de 2015

Urge un nuevo formato para la Serie del Caribe


Más allá de caer en sentimentalismos hay que recordar que las reglas fueron claras para los participantes. Se aplicó en Margarita el año pasado sin contratiempos y se repitió en la edición de este año.

El primer título de Cuba tras 55 años de ausencia de una Serie del Caribe, significa un jubilo grande para la Confederación del Caribe, que trajo de vuelta a uno de los países fundadores del evento a esta competición, con el propósito de darle oxigeno a un formato que lucía desgastado y que perdió atractivo cuando las estrellas de las Grandes Ligas dejaron de participar en ella, y tras ver las celebraciones de equipos sin jugar en el terreno.
¿Fue Cuba un campeón justo?

El nuevo formato trae aires de renovación a la llamada “Pequeña Serie Mundial Latinoamérica”, pero lo acontecido en Puerto Rico puede ser indicio de un precedente que pudiera repetirse en cualquier momento.

Sin desmeritar los logros de Cuba a nivel internacional, el béisbol antillano no ha arrojado el nivel esperado en las dos Series del Caribe realizadas. El año pasado Naranjas de Villa Clara quedó eliminado en primera vuelta al dejar marca de 1-3; mientras que este año Vegueros de Pinar del Río con el mismo registro accedieron a semifinales, donde dejaron en el camino a Caribes de Anzoátegui, representantes de Venezuela, quienes tenían hasta ese entonces marca de 4-0.

Los venezolanos quedaron fuera de la final en un partido de muerte súbita, mientras que los antillanos llegaron a la final y se coronaron campeones para dejar un registro global de 3-3, misma marca que dejó México, quien culminó sub campeón.

Venezuela por su parte se marchó con las manos vacías y con el mejor registro del torneo 4-1.
Acaso es justo que el mejor equipo sea eliminado por perder un solo encuentro.

Pero ese fue el formato aprobado y con ese se jugó, no hay reclamos sino decepción, coraje y rabia por ver como una celebración se originó en medio de un mal desempeño en el terreno de juego y tras deserciones de dos figuras antillanas.

Cuba gana amparado en un formato que puede ser benevolente en el futuro para otro país.

Es allí donde la Confederación deberá tomar las cartas y decidir si esto seguirá aplicándose o modificar la normativa para evitar que la serie vuelva a decaer en cuanto a los niveles de audiencia y asistencia.

Lo salomónico sería premiar al mejor conjunto de la primera vuelta con su clasificación directa a la final y dejar que los cuatros restantes equipos dimitan en dos partidos el siguiente clasificado, estoy seguro que la respuesta sería mayor y habría igualdad de condiciones para los participantes.

Quizás sea una opinión sin respuesta, pero estoy seguro que el formato más que beneficioso, deberá ser ajustado y evitar el ruido que causo la eliminación injusta de Caribes de Anzoátegui.

No estoy en contra de premiar la mediocridad, pero no es justo que un partido defina el futuro de un equipo en el torneo, y ya esto se ha visto en el Clásico Mundial de Béisbol y en las Grandes Ligas con la aplicación del juego de los comodines.

El espectáculo siempre va a demandar mejoras y por lo pronto el ensayo ha sido positivo para la Confederación, todavía hay que pulir ciertos detalles para devolver la elegancia que una vez trajo la Serie del Caribe.


@beisboladentro