domingo, 17 de abril de 2016

El día que “Little Louis” llegó a las mayores



Hace 60 años el venezolano Luis Aparicio se estrenó en las Grandes Ligas, aquella joven promesa por la cual los Medias Blancas de Chicago, cambiaron a Alfonso “Chico” Carrasquel a los Indios de Cleveland, jamás imaginó que 28 años después sería entronizado al Salón de la Fama.

Antes de esa hazaña, ya Aparicio gozaba de la fama que su juego había impregnado en el mejor béisbol del mundo. Gracias a él, el robo de base volvió a ponerse de moda en las mayores, tanto así que aún se mantiene activo su registro de nueve años consecutivos como líder en bases estafadas, marca que no ha podido ser alcanzada por figuras como Rickey Henderson, Tim Raines, Vince Coleman, Lou Brock, Kenny Lofton y compañía.


Su momento más difícil fue haber sustituido a Carrasquel en el campo corto; el caraqueño era uno de los ídolos en la Ciudad de los Vientos, pero la gerencia sabía lo que hacía y rápidamente el zuliano respondió a la confianza llevándose el premio Novato del Año en 1956, tras promediar 266 con tres jonrones, 56 producidas y su primer liderato en bases robadas con 21. Recibió 22 votos al primer lugar de 24 posibles.

Dos años después Aparicio se alzaría con su primer Guante de Oro de los nueve que recibió en su carrera, además de tener su primera convocatoria de las diez que tuvo en Juego de Estrellas.

Gracias a su juego, los Medias Blancas recibieron el apodo de “Go Go Sox”, ya que el zuliano no sólo asombraba por su recorrido en las bases, sino por su excelsa defensa que rápidamente lo ubico entre los mejores de las Grandes Ligas.

En 1959, finalizó segundo en la votación a Jugador Más Valioso de la Liga Americana, premio que recayó en su compañero de equipo, Nellie Fox.

Tras siete años con los patiblancos, Aparicio fue cambiado a los Orioles de Baltimore, conjunto con el llegaría a ganar su única Serie Mundial, algo que le fue esquivo con los Medias Blancas. Tras una experiencia de cinco temporadas con los oropéndolas, volvería a Chicago por tres campañas más para finalizar su carrera con los Medias Rojas de Boston, equipo con el que jugó tres años, promediando 271, 49 remolcadas y 13 bases robadas en 132 compromisos.

Pudo haber jugado un año más, pero él zuliano sabía que sus opciones de juego serían pocas y siempre mantuvo fiel la filosofía de su padre: “Si vas a ser pelotero, nunca seas el número dos

En Venezuela

La carrera de Luis Aparicio en Venezuela, comenzó a despegar aquel 18 de noviembre de 1953.

Cuenta la hoy leyenda que Aparicio iba a debutar el 17 de noviembre, pero la fuerte lluvia que cayó en Maracaibo, pospuso el encuentro para el día siguiente, día de la Santa Patrona de la ciudad, la Virgen de Chiquinquirá, ese día su padre Luis “El Grande”, le entregó el guante a su hijo y desde entonces, nacería la leyenda que hoy conocemos.

Debido al éxito que alcanzo en las mayores, la afición venezolana tuvo que esperar diez años para que Aparicio jugará en el país, siendo los Tiburones de La Guaira, el equipo donde vivió sus mejores campañas, además de pasearse por Leones del Caracas, Águilas del Zulia y Cardenales de Lara.

Tras su retiro, inicio carrera de mánager en el país siendo dirigente de Àguilas, Tiburones, Cardenales y Petroleros de Cabimas, teniendo poco éxito en esa faceta.

También estuvo como comentarista de béisbol en Radio Caracas Televisión, enterándose de su exaltación a Cooperstown, durante un viaje de regreso a Caracas, en compañía de Carlos González, ambos venían escuchando la transmisión de los Leones del Caracas, y en la voz de Delio Amado León, escucharon la noticia, en una época donde las redes sociales eran inexistentes.

Tras convertirse en el cuarto latino en ser inmortalizado en Cooperstown, Bobbie Kuhn, Comisionado de las mayores, señalo en la ceremonia del 12 de agosto de 1984,  “He aquí a un pelotero que desde hace tiempo debió estar en este salón. Me refiero al mejor shorstop de todos los tiempos: Luis Aparicio”.

“Creo que di el discurso más corto de toda la historia del Salón de la Fama”, comentó Aparicio cuando el año pasado se celebraron 30 años de su entonización. “Afortunadamente había mucha gente ahí que me apreciaba y a la que yo quería mucho. Estaba mi esposa (Sonia), Carlos Andrés Pérez y una buena cantidad de amigos. Yo quería que toda Maracaibo estuviese ahí”.

Al momento de su retiro, Aparicio ostentaba varios registros para campo cortos, más doble plays, asistencias, inning jugados, hits conectados, juegos jugados, entre otros, que fueron cayendo a finales de los años noventa y comienzos de la década del nuevo siglo. La mayoría de esos registros están en manos de Omar Vizquel, Ozzie Smith y Derek Jeter.

Sus nueve Guantes de Oro representaron la mayor cantidad para un campo corto hasta que Ozzie Smith lo superó con 13, actual marca en las mayores.

La cifra

Luis Aparicio domino la votación al Salón de la Fama de 1984, al alcanzar 84.62% de los votos (341 de 403), por encima de Harmon Killebrew (83.1%) y Don Drysdale (78.4%): Pee Wee Resee y Rick Ferrell obtuvieron su exaltación por el Comité de Veteranos.


@beisboladentro

lunes, 11 de abril de 2016

Suárez ha respondido a las expectativas de los Rojos



La salida de Todd Frazier dejó a la fanaticada de los Rojos de Cincinnati sin uno de los referentes ofensivos en los últimos años. La situación creo un malestar general ya que Frazier era uno de los consentidos del público y parecía estar destinado a ser ese pelotero “franquicia” junto a Joey Votto.

No fue sencillo para la afición desprenderse emocionalmente de Frazier ni mucho menos para la gerencia, pero ellos sabían que el cambio sería beneficioso para un pelotero; Eugenio Suárez que durante su primera semana se conviertió en la nueva esperanza para el futuro de la organización.
El venezolano Eugenio Suárez se ha convertido en
uno de los favoritos de la afición de Cincinnati
www.titles.ws

Tras haber conectado este domingo su cuarto cuadrangular de la temporada, las redes sociales del conjunto de Cincinnati se llenaron de respuestas positivas para el venezolano. “Nos gusta”, “Vamos Rojos”, “Fírmenlo a una extensión de contrato” y hasta uno llegó a asociarlo con las famosas letras MVP”.

En pocas palabras, Suárez está llenando de esperanza nuevamente a una fanaticada que ha visto como su equipo ha registrado balances negativos en las últimas dos temporadas.

Si bien es cierto que apenas la temporada cerró su primera semana de acción, el criollo ha respondido a la confianza del cuerpo técnico y ha sabido adaptarse al rol de antesalista, cuando fue firmado originalmente como campocorto.

“Creo que desde ya es alguien especial”, comentó el mánager Bryan Price a WCPO Insider tras el juego del pasado sábado, “No solo por su ofensiva, sino porque este muchacho ha tenido que hacer la transición del campocorto a la tercera base y se ha visto muy bien. Luce como un defensor dinámico y apenas está aprendiendo la posición. Estoy entusiasmado por lo que va a poder conseguir”, añadió.

Suárez, quien llegó a los Rojos proveniente de los Tigres en diciembre de 2014, apenas tenía tres duelos de experiencia en las mayores como antesalista antes del inicio de esa zafra. Este año, con el cambio de Frazier, le fue asignada la regularidad de la tercera almohadilla, situación que tomó sin titubeos.

“Estoy cómodo”, indicó Suárez sobre su nueva posición. “Sé que puedo batear en las Grandes Ligas. Mi confianza está ahí. En este momento, mi mente está ahí. Quiero jugar de la forma correcta”.

Cincinnati tiene pensado que Suárez sea el campocorto del futuro, por lo que esperan que la transición sea solo pasajera, pero la presencia del prospecto José Peraza y el buen momento que tiene es probable que cambie esos planes y asuma de su rol de manera definitiva.

En 97 desafíos con Cincinnati el año pasado, ligó para 280 de promedio con 13 jonrones y 48 remolcadas. Todas cifras topes en su corta carrera.

Actualmente, promedia 435 con nueve remolques, cuatro vuelacercas, nueve anotadas, 3 boletos recibidos y un ponche. Tiene 500 OBP, slugging de 957 y OPS de1.457 en cuatro cotejos de los seis que tienen los Rojos.

Si bien es pronto para hablar de proyecciones, Suárez no ha defraudado a los Rojos por la decisión tomada. Ya es el favorito de la afición que asiste al Great American Ballpark.


@beisboladentro

Carlos Pérez asume con humildad su titularidad en Anaheim

Carlos Pérez esta en su primera temporada a tiempo
completo en las Grandes Ligas.  www.usatoday.com
El venezolano Carlos Pérez puede ufanarse de los logros que ha conseguido en su corta carrera en las Grandes Ligas. Son pocos los peloteros que pueden debutar y decidir el juego con un batazo. Eso le sucedió a él, cuando el año pasado sonó un cuadrangular para que los Angelinos de Anaheim ganarán 5 por 4 a los Marineros de Seattle.

Desde entonces, jamás imagino que participaría en 86 encuentros, 75 de los cuales fueron como títular detrás del plato y en 71 de ellos jugó completo.

Dejó promedio de 250, con cuatro jonrones y 21 carreras producidas.

Dicha actuación le hizo merecedor de ser considerado el receptor regular de los Angelinos para la temporada 2016, rol que se ganó durante el spring training por encima de Geovany Soto y Jett Bandy.

A sus 25 años, el careta ficha de los Leones del Caracas, ha demostrado durante esta primera semana que su condición de “novato” no lo ha intimidado, al contrario ha sabido llevar las riendas de un cuerpo de lanzadores que aspira a marcar la diferencia en una división donde corren con el favoritismo junto a los Rangers de Texas y Astros de Houston.

Mike Scioscia, mánager de los Ángeles, alaba las condiciones del caraqueño y esta consciente de que será una campaña ardúa, por lo que espera que asuma con humildad su condición en el terreno.

En cinco encuentros promedia 083 con una remolcada.

Pérez hizo historia la semana pasada al ser uno de los siete receptores venezolanos que iniciaron la temporada como regulares, una marca para el país.

El dato
Carlos Pérez emulo a Miguel Cabrera como los únicos jugadores que deciden un encuentro con un vuelacerca en su debut en las Grandes Ligas.

@beisboladentro

martes, 5 de abril de 2016

Cinco marcas a seguir en 2016


Con el inicio de la temporada regular, las Grandes Ligas vuelven a encender la pasión del fanático, rivalidades por doquier, decisiones controversiales, así como hitos históricos están a la vuelta de la esquina.

La 2016 tendrá varios hitos importantes que tendrán la atención de los medios de comunicación.

Aquí una lista de lo que viene:

1.- Ichiro Suzuki: 3.000 hits, 4.257 hits

Aunque Ichiro ya no es el bateador que alguna vez fue, la temporada que inicio será especial para él. Con 65 imparables se convertirá en el 30° miembro de los 3.000 hits. Antes de eso, con 44 que consiga superará los 4.257 combinando sus números con la liga japonesa, dejando atrás al rey del hit Pete Rose.
A-Rod busca cerrar con números histórico su turbulenta carrera
Foto: www.cnn.com

2.- Alex Rodríguez: 700 jonrones, 715 jonrones

Tras un año alejado por suspensión, A-Rod regresó con números sólidos despachando 33 vuelacercas la temporada pasada. Con despachar 13 en la actual zafra, será el cuarto jugador en la historia de las mayores con 700 en su carrera. Con 28, dejará atrás a Babe Ruth, para ocupar la tercera casilla histórica. El antesalista y designado de los Yankees de Nueva York, ya anunció que la 2017 podría ser su última temporada como jugador.

3.- Francisco Rodríguez: 400 salvamentos

Son pocos los relevistas que han conseguido marcas históricas, el venezolano Francisco Rodríguez unirá su nombre a cinco miembros que han conseguido 400 rescates en el mejor béisbol del mundo. El apagafuego necesita 14 para acceder a esa cifra. El Kid ha promediado 41 rescates en las pasadas dos campañas con los Cerveceros de Milwaukee, tiene 34 años y será el más joven en alcanzar esa cifra con los Tigres de Detroit. De volver a una temporada de 40 o más salvados, los 500 serán un trámite sencillo para el Kid, y con ello sus posibilidades de ser elevado a Cooperstown.

4.- Justin Verlander / Cole Hamels / Zack Greinke / Clayton Kershaw: 2.000 abanicados

Olvídense de los 3.000 abanicados, esa cifra luce lejana para los lanzadores activos. Sin embargo varios lanzadores tendrán la oportunidad de alcanzar los dos mil abanicados. Justin Verlander, lanzador de los Tigres de Detroit es quien está más cerca, necesita 57. Cole Hamels de los Vigilantes de Texas está a 78. Zack Greinke de los Cascabeles de Arizona necesita 113 abanicados mientras que Clayton Kershaw, as de los Dodgers de los Ángeles probablemente llegue a la marca a finales de la temporada, requiere 254.

5.- Mark Teixeira y Carlos Beltrán: 400 jonrones

Los Yankees de Nueva York tendrán varias celebraciones este año cuando varias figuras establezcan registros personales. Mark Teixeira y Carlos Beltrán unirán su nombre a 53 miembros que han alcanzado los 400 vuelacercas. Teixeira está a seis, mientras que Beltrán necesita ocho. Cuando ambos lleguen, aumentarán la lista a cinco bateadores ambidiestros. La lista la integran Mickey Mantle, Eddie Murray y Chipper Jones.


@beisboladentro

Sabor criollo se hace sentir en la receptoría



Históricamente Venezuela se ha ganado un lugar en las Grandes Ligas como cuna de grandes campocortos, desde que Alfonso “Chico” Carrasquel saltará al terreno en la década de los años 50, pasando por Luis Aparicio, David Concepción, Omar Vizquel, Oswaldo Guillén, hasta la actual generación que conforman Alcides Escobar, Elvis Andrus, Freddy García y Asdrúbal Cabrera, no ha habido posición alguna que cuente con varios jugadores en esa posición.

En este nuevo siglo las cosas han cambiado, ahora el talento se ha reflejado en diversas posiciones, siendo una de ellas la receptoría, donde hasta 28 jugadores asistieron al spring training, para ganarse su cupo en los diferentes rosters.

Del grupo siete se asomaron como regulares de sus respectivos equipos, lo que marcó un hecho histórico para el país, ya que todos ellos fueron parte del Opening Day, algo que ocurre por primera vez para el país, tomando en cuenta que dicha posición no gano tanta notoriedad cuando Baudilio Díaz se convirtiera en el primer careta regular en las mayores a finales de los años 70 y comienzo de los 80.

Desde entonces, mucha agua ha corrido con pocas figuras sobresalientes como Ramón Hernández, Carlos Hernández, Henry Blanco y Eduardo Pérez en las siguientes dos décadas.

Actualmente, Salvador Pérez (Reales de Kansas City), Francisco Cervelli (Piratas de Pittsburgh), Miguel Montero (Cachorros de Chicago), Robinson Chirinos (Rangers de Texas), Wilson Ramos (Nacionales de Washignton), Carlos Pérez (Angelinos de Anaheim) y Dioner Navarro (Medias Blancas de Chicago), son esa camada que tendrán la responsabilidad de guiar el pitcheo de sus respectivos equipos.

Del grupo Pérez es el de mayor envergadura, cuenta con dos Guantes de Oro, además de coronarse campeón de la Serie Mundial con los Reales, donde obtuvo el premio al Jugador Más Valioso y de contar con tres asistencia consecutivas al Juego de Estrellas como regular.

Talento a granel
Wilson Ramos estuvo entre los candidatos al Guante de Oro el año pasado en el viejo circuito. El criollo fue protagonista de dos juegos sin hits de Max Scherzer, además de guiar unas de las mejores rotaciones del béisbol.

Washington cuenta con las herramientas necesarias para acceder a la postemporada, algo que no lograron hacer el año pasado cuando partieron como favoritos.

El careta se sometió a una operación en el ojo para corregir unos detalles y culmino el spring training a todo tren. Tendrá a José Lobaton como su escudero, siendo una de las pocas combinaciones criollas que están en las mayores actualmente.

El año pasado Ramos tuvo el mejor índice de rendimiento defensivo (11.2), liderando la liga en carreras evitadas (9), igualado con Buster Posey, tuvo el mayor porcentaje (44.0) de corredores puesto out con al menos 800 entradas jugadas.

Francisco Cervelli, vivió su primer año como regular en Pittsburgh, estableciendo topes en varios departamentos. El pitcheo de los bucaneros registro una efectividad de 3.48 la cuarta más baja de la liga, además de defender el home por 1099.2 episodios, la segunda mayor cantidad del viejo circuito.

Su actuación le valió asumir nuevamente la regularidad esta temporada mientras Pittsburgh sigue puliendo a su coterráneo Elías Díaz, proyectado como el receptor del futuro.

Miguel Montero sabe que los Cachorros de Chicago cuentan con una prometedora camada de receptores para el futuro, mientras ellos siguen aguardando por su oportunidad, el venezolano aprovecha la confianza de Joe Maddon para guiar una prometedora rotación que desea acabar con los 108 años de sequía que tiene el equipo sin ganar una Serie Mundial.

No tiene nada que demostrar tanto ofensiva como defensivamente, él mismo ha asumido su rol de líder de un equipo plagado de talento y ha confesado ser mentor de Kyle Schwarber y Wilson Contreras, quienes serán los dueños de la posición en un futuro cercano.

Carlos Pérez fue una de las gratas sorpresas de 2015 con los Angelinos de Anaheim, tanto así que el mánager Mike Scioscia, logro alternar al novato con el regular Chris Ianneta, disputando 86 encuentros.

Anaheim viendo las virtudes del caraqueño decidió desprenderse de Ianneta y entregarle el puesto a Pérez que tendrá como escudero al veterano boricua Giovanny Soto.

Uno que ratifico su puesto en Texas fue Robinson Chirinos, gracias a su defensa y bateo oportuno, el criollo recibió la venia de la organización a inicios del entrenamiento primaveral por lo que esperan que se encuentre sano y demuestre ser el careta de los próximos años.
La sorpresa del grupo fue Dioner Navarro que apareció como titular de la receptoría en el Opening Day de los Medias Blancas de Chicago.

Le ganó la pulseada a Al Avila que fue el receptor regular de los Tigres de Detroit en las últimas temporadas, por lo que el ambidiestro demostrará en su séptima organización que puede ser de mucha valía para un equipo que se encuentra en reestructuración.

El dato
Cuatro receptores venezolanos fueron regulares en la postemporada 2015, siendo estos Salvador Pérez (Reales), Francisco Cervelli (Piratas), Robinson Chirinos (Rangers) y Miguel Montero (Cachorros).

@beisboladentro

lunes, 4 de abril de 2016

El descontrol fue el principal enemigo de Félix


Tras ocho presentaciones (siete consecutivas) en juegos inaugurales y con una marca de 6-0, Félix Hernández subió al morrito del Globe Life Park de Texas para seguir extendiendo su invicto en estos compromisos. Lamentablemente, el descontrol y los errores defensivos fueron los principales escollos para que cargue con su primera derrota, gracias al triunfo de los Rangers 3 a 2 ante los Marineros de Seattle.

Pese al descontrol Hernández sólo permitió un hit en seis entradas de labor en las que concedió cinco pasaportes, tres de ellos en la quinta entrada en la que los Vigilantes hicieron sus tres anotaciones. Abrió el episodio con boleto a Rougned Odor que posteriormente se robaría la segunda, Elvis Andrus se embasó por error del antesalista Kyle Seager, Robinson Chirinos se sacrifica para mover a Andrus a segunda, pasaporte a Delino DeShields y Shin-Soo Choo para que remolcará la primera carrera, sencillo de Prince Fielder empataría las acciones a dos y error de Ketel Marte ante roletazo de Adrián Beltré traería la carrera de la victoria.
 
Félix cargó con su primer revés en Opening Day
Crédito: AP
Pese a la errática salida, el venezolano siguió escribiendo registros en su exitosa carrera en las mayores.

Abrió por noveno Opening Day –octavo consecutivo-, para tener la racha activa más larga en las mayores. Además de ser la mayor cantidad de inicios para un lanzador antes de arribar a los 30 años, dejando atrás a Dwight Gooden y Bert Blyleven. Las seis entradas laboradas le dieron 2.268,1 episodios en su carrera, que lo convierte en el venezolano con más episodios trabajados en las mayores, superando a Freddy García que tenía la marca con 2.264.

Al final la línea de Félix fue de 6.0 entradas, un imparable y una carrera limpia (dos sucias), con seis abanicados.

Cabe destacar que desde que Félix fue nombrado as de la rotación en 2008, los Marineros han ganado ocho juegos inaugurales. En ese lapso, Hernández acumula registro de 6-0 con 1.49 de efectividad.

Era la primera vez que enfrentaba a Texas en un Opening Day, presentado registro de por vida de 17-21 con 3.77 de efectividad en 47 aperturas.

El año pasado gano cinco decisiones ante Texas.

Quiere lanzar en postemporada

La próxima semana cumplirá 30 años y aún no sabe lo que es lanzar en una postemporada.

Seattle ha iniciado un proceso de reestructuración en los últimos tres años, pero no ha encontrado la fórmula para acceder a dicha instancia. El carabobeño está consiste de ello, y espera revertir la historia esta temporada.

"Mi carrera ha cambiado mucho. Llegué a Grandes Ligas cuando tenía 19 años. Del tirador de dos lanzamientos", indicó Hernández. "Ahora mismo, puedo decir que soy un lanzador con más inteligencia y más conocimiento".

"Pero no me siento tan viejo", se apuró en subrayar.

Se trata de una campaña en la que buscará despejar dos dudas: si ha entrado en declive y si finalmente logrará lanzar en la postemporada.

Viene de una campaña con marca de 18-9 y 3.53 de efectividad. Realizó 31 aperturas y alcanzó los 200 innings lanzados por octavo año seguido, con 191 ponches y 58 boletos.

Para muchos pitchers, esos números serían perfectamente placenteros. Para el ganador del Cy Young en 2010, representaron su peor campaña desde 2008.

"Mis números aparentan otra cosa. Sé que gané 18 juegos, pero yo quedé bastante decepcionado con mi temporada del año pasado", dijo Hernández a The Associated Press.
Como barómetro, en los seis anteriores registró efectividad de 2.73, con un promedio de 232 innings y 226 ponches por temporada.

Le conectaron 23 jonrones, su mayor cantidad desde 2006, el año de su primera campaña completa.
Más alarmante fueron cuatro actuaciones en las que fue apaleado, salidas que el venezolano se sabe de memoria: "fueron contra Boston, Houston, Arizona y Nueva York".

Está la del 13 de junio en Houston, en la que no sobrevivió el primer inning, y la del 15 de agosto en Boston en la que permitió 10 carreras en dos entradas.

Hernández desestimó cualquier sugerencia de que padeció alguna molestia física.

"No fue una temporada consistente para mí y tengo que cambiar eso", enfatizó.

Salvo "pequeños ajustes de mecánica" (tratar de no abrir demasiado el hombro al irse al plato), Hernández asegura que no trae nada distinto en su repertorio. "Sigo confiando en lo que tengo"

Lo que sí quiere cambiar es alcanzar los playoffs, y ese deseo de subirse al montículo de Safeco Field en octubre es lo que le estimula.

Seattle no se clasifica a la postemporada desde 2001, año en que ganó 116 juegos.

Si bien Cruz, Robinson Canó y Kyle Seager se mantienen como jugadores insignia, el "Rey Félix" se encuentra con un equipo muy transformado.

El nuevo gerente Jerry Dipoto orquestó 17 adquisiciones mediantes canjes y fichajes en la agencia libre.

Scott Servais debuta como manager, el octavo que conoce Hernández desde su primera actuación en agosto de 2005.

"A Félix le faltan los playoffs en su hoja de servicios y es lo que lo empuja a seguir adelante", dijo Servais a AP. "No puede ser que un pitcher con semejante carrera no haya podido lanzar en los playoffs".

"Esa es la motivación de todos los años, llegar a los playoffs", dijo Hernández.

Tras su primera apertura Hernández hará los ajustes necesarios para demostrar que sigue vigente como uno de los mejores lanzadores del big show y conseguir el ansiado boleto a octubre.

El dato
Hernández terminó otorgando cinco pasaportes en su presentación, segunda mayor marca en Opening Day luego de los seis que regaló a Oakland en 2010, factores que incidieron en su primera caída en estos eventos.


@beisboladentro

domingo, 3 de abril de 2016

Sueños al aire



Arranco de manera oficial la temporada 2016 de las Grandes Ligas, 63 peloteros iniciarán la zafra, luego de varias semanas de fuerte entrenamiento primaveral, en la que 35 jugadores aparecen como regulares, mientras seis iniciarán en lista de lesionados la campaña.

32 criollos arrancan en la Liga Americana y 30 lo harán en la Liga Nacional. Filis de Filadelfia y Tigres de Detroit son los equipos con mayor representación de peloteros con cinco. Orioles de Baltimore, Rayas de Tampa Bay, Cardenales de San Luis y Dodgers de Los Ángeles, son las únicas franquicias que no tendrán criollo alguno en sus rosters.

La cifra se acerca a los 67 venezolanos que iniciaron acción en 2012, y que representa el récord de criollos en un inicio de temporada.

Miguel Cabrera será nuevamente el máximo representante de la delegación criolla. El aragüeño viene de conquistar su cuarta corona de bateo en los últimos cinco años con los Tigres de Detroit. Ya alejado de las lesiones, Cabrera irá por varias marcas personales, además de soñar nuevamente con una Serie Mundial, instancia a la que no accede desde 2003, cuando perteneció a los Marlins de Florida.

Otros criollos que esperan reeditar lo hecho el año pasado son Carlos González (Rockies de Colorado), Salvador Pérez y Alcides Escobar (Reales de Kansas City), Félix Hernández (Marineros de Seattle), Héctor Rondón (Cachorros de Chicago), David Peralta (Cascabeles de Arizona), Franklin Gutiérrez (Marineros de Seattle), Eduardo Rodríguez (Medias Rojas de Boston), Francisco Rodríguez (Tigres de Detroit), Francisco Cervelli (Piratas de Pittsburgh), Carlos Carrasco (Indios de Cleveland), Rougned Odor (Rangers de Texas), José Altuve y Luis Valbuena (Astros de Houston).

Hay varias sorpresas como Ronald Torreyes, que luego de dos años de periplo por varias organizaciones en el sistema de liga menor, logró hacer el grado con los Yankees de Nueva York, donde se desempeñará como utility. Torreyes, debutó el año pasado con los Dodgers de Los Ángeles, siendo el vigésimo criollo y que sirvió para igualar la marca lograda en 2014 de más debutantes en una temporada.

Otro que se destaco fue Silvino Bracho, que estará en el bullpen de los Cascabeles de Arizona, luego de ser una de las revelaciones durante la pretemporada.

Mientras estas agradables sorpresas se daban, otros nombres que lucían como una fija, iniciarán la campaña en ligas menores, pero con grandes posibilidades de recibir el llamado en las venideras semanas.

Jhoulys Chacín, Luis Avilán, José Pírela y José Peraza son esos nombres que estaba llamado a iniciar la temporada 2016. El zuliano Chacín estaba llamado a ser parte de la rotación de los Bravos de Atlanta. El lanzador fue bajado esta semana luego que el mánager de los Bravos, Fredi González, decidiera iniciar la campaña con cuatro abridores, pero se conoció que la próxima semana, Atlanta tendrá varios partidos consecutivos, por lo que Chacín luce con la primera opción para ascender.

Avilán que se desempeño como relevista zurdo de los Dodgers de Los Ángeles el año pasado, no logró convencer al cuerpo técnico. Pírela entretanto, tenía todos los argumentos para ser el principal utility de los Padres de San Diego, pero estos creyeron que sería mejor que iniciará la temporada abajo para que viera turnos al bate. Finalmente Peraza, arrancará en las menores mientras los Rojos de Cincinnati estudian algunas posibilidades para abrirle un espacio en el equipo grande.

Considerado el mejor prospecto entre los venezolanos, Peraza es un camarero que también puede ver acción en tercera y el campocorto, fue probado en los jardines en el spring training, mientras Cincinnati buscaba cambiar a Brandon Phillips, algo que lograron, pero que no se dio debido a unos exámenes que le hicieron al camarero.

Por último se conoció que Alexi Amarista iniciará la temporada en las menores, mientras se recupera de las molestias que presentó la última semana de los juegos de pretemporada.

Representación criolla

Liga Americana (33)

Medias Rojas de Boston (2): Eduardo Rodríguez (LZ, Lista de lesionados), Pablo Sandoval (3B)
Medias Blancas de Chicago (2): Dioner Navarro (C), Avisaíl García (OF)
Indios de Cleveland (1): Carlos Carrasco (LD)
Tigres de Detroit (5): Ángel Nesbitt (LD, Lista de lesionados), Francisco Rodríguez (LD), Aníbal Sánchez (LD), Miguel Cabrera (1B), Víctor Martínez (BD).
Astros de Houston (3): José Altuve (2B), Marwin González (INF), Luis Valbuena (3B)
Reales de Kansas City (3): Salvador Pérez (C), Alcides Escobar (SS), Omar Infante (2B)
Angelinos de Los Ángeles (2): José Álvarez (LZ), Carlos Pérez (C)
Mellizos de Minnesota (2): Eduardo Escobar (SS), Oswaldo Arcia (OF)
Yanquis de Nueva York (1): Ronald Torreyes (INF)
Atléticos de Oakland (2): Henderson Álvarez (LD, Lista de lesionados), Félix Doubront (LZ)
Marineros de Seattle (4): Félix Hernández (LD), Jesús Sucre (C, Lista de lesionados), Luis Sardiñas (INF), Franklin Gutiérrez (OF)
Rangers de Texas (4): Martín Pérez (LZ), Robinson Chirinos (C), Elvis Andrus (SS), Rougned Odor (2B)
Azulejos de Toronto (2): Franklin Morales (LZ), Ezequiel Carrera (OF)

Liga Nacional (30)

Cascabeles de Arizona (2): Silvino Bracho (LD), David Peralta (OF)
Bravos de Atlanta (2): Williams Pérez (LD), Ender Inciarte (OF)
Cachorros de Chicago (2): Héctor Rondón (LD), Miguel Montero (C)
Rojos de Cincinnati (2): Eugenio Suárez (3B), Yorman Rodríguez (OF, Lista de lesionados)
Rockies de Colorado (3): Jairo Díaz (LD, Lista de lesionados), Carlos González (OF), Gerardo Parra (OF)
Martins de Miami (2): Martín Prado (3B), Miguel Rojas (INF)
Cerveceros de Milwaukee (1): Ramón Flores (OF)
Mets de Nueva York (2): Asdrúbal Cabrera (SS), Wilmer Flores (INF)
Filis de Filadelfia (5): Jeanmar Gómez (LD), Andrés Eloy Blanco (INF), Freddy Galvis (SS), César Hernández (2B), Odubel Herrera (OF)
Piratas de Pittsburgh (1): Francisco Cervelli (C)
Padres de San Diego (1): Yangervis Solarte (3B)
Gigantes de San Francisco (2): Ehire Adrianza (INF), Gregor Blanco (OF)
Nacionales de Washington (4): Yusmeiro Petit (LD), Felipe Rivero (LZ), Wilson Ramos (C), José Lobatón (C)

El dato
16 zulianos iniciarán la temporada 2016 de las Grandes Ligas

@beisboladentro

Crédito de imagen: Diseño propio

El Rey de los Opening Day


Félix Hernández exhibe marca de 6-0, con 1.49 de efectividad en ocho juegos inaugurales con los Marineros de Seattle.


“¿Están sorprendidos? Siempre es divertido lanzar en el Opening Day, así que no puedo esperar para hacerlo otra vez”, confesó Hernández a los medios luego de conocer que el mánager Scott Servais, había confirmado que sería su responsabilidad abrir el primer juego de la temporada regular 2016, ante los Rangers de Texas este lunes.

Sera la novena apertura que realiza en el primer juego del calendario, luego que tomara la pelota desde 2009 y otra que realizó en la campaña del 2007. Además, ya cuenta con la marca para venezolanos, dejando en el pasado los registros de Johan Santana y Freddy García.

La 2015 fue una temporada atípica para el carabobeño, si bien consiguió ganar 18 encuentros (la segunda mayor cantidad de triunfos en una temporada), tuvo la efectividad más alta de su carrera (3.53) y no llegó a los 200 abanicados por séptima campaña consecutiva –alcanzo las 191-.

Además por octavo año alcanzo los 200 episodios en una temporada.

Hernández buscará seguir lo hecho el año pasado para nuevamente aspirar a un premio Cy Young, premio que recibió en 2010, pero su mayor anhelo es lanzar en postemporada, algo que no ha logrado en sus once temporadas como profesional.

“Es algo que me vuelve loco. Ha pasado mucho tiempo. Nunca he estado en los playoffs en las Grandes Ligas y no puedo esperar para estar ahí”, confesó. 

Seattle cuenta con varias piezas que pueden marcar una diferencia con relación al año pasado, ese es el principal objetivo del mánager Servais, pero también deberán sortear las profundidades de Astros de Houston, Angelinos de Anaheim, Rangers de Texas y Atléticos de Oakland, sus rivales de división.

Registros a la vista
El año pasado Hernández se convirtió en el primer lanzador en la historia de las Grandes Ligas en realizar ocho aperturas en el día inaugural antes de cumplir los 29 años.

Cuando suba al montículo este lunes, será el primero con nueve aperturas en partidos inaugurales antes de arribar a los 30 años.

En 2015, unió su nombre a Randy Johnson, Pedro Martínez y Bob Gibson – todos miembros del Salón de la Fama-, como los únicos en tener al menos tres presentaciones en un Opening Day con diez o más abanicados.

Si logra abanicar a diez peloteros de Texas este lunes, será el primero en conseguir cuatro salidas con diez o más ponches en juegos inaugurales.

De conseguir su séptimo triunfo en el partido inaugural, el criollo estará en el segundo puesto igualado con Randy Johnson, Walter Johnson, Tom Seaver y Jimmie Key; a uno de los líderes Jack Morris y Pete Alexander.

Es actualmente el líder de la franquicia tanto en triunfos como en juegos iniciados de forma consecutiva (7).

“No sé qué hace tan especial lanzar en el primer día de la temporada”, dijo Hernández el año pasado tras su salida ante Anaheim. “Es un gran reto. Todas las miradas están sobre ti así que más vale que tengas un buen desempeño”.

Lanzadores con mayor número de victorias en Opening Day

@beisboladentro

Crédito de la imagen: www.gacetadeportes.com

sábado, 2 de abril de 2016

Talento desbordado



79 venezolanos seguían firmes en sus intenciones de hacer el equipo grande cuando esté domingo se cierren los rosters. La cifra sin duda representa un incremento a lo que se vivió en 2015, cuando 65 criollos fueron parte del Opening Day.

Para este domingo, la lista pudiera descender o mantenerse, pueden surgir sorpresas agradables en algunos peloteros, lo cierto es que la representación criolla que hace vida en las Grandes Ligas, sigue agigantándose, si ya el año pasado conseguimos llegar al centenar de peloteros en jugar una temporada, en los venideros años pudiéramos tener esa cifra para una apertura de temporada.

Mientras esperamos que ese día se acerque; el talento palpable de nuestros peloteros sigue siendo importante en el desarrollo del béisbol norteamericano. El año pasado cien peloteros vieron acción por primera vez en una temporada, de los cuales 20 fueron debutantes, un récord que ya se había alcanzado hace dos años atrás.

Ambas cifras nuevamente se ven amenazadas.

Atrás quedo aquel glorioso 2012, considerado el mejor año para Venezuela, cuando Miguel Cabrera lograría ser el primer pelotero en conseguir la Triple Corona de las Grandes Ligas desde 1967 y que le valió ser el primer y único pelotero criollo en ganar el MVP. Una Serie Mundial con nueve peloteros, siendo Pablo Sandoval el Más Valioso de esa edición, mientras que Marco Scutaro se llevaba los honores en la Serie de Campeonato y un Juego de Estrellas que contó con siete nativos.

Todas estas cifras representaron un récord para el país.

En 2015 la legión de bigleaguers criollos se las ingenió para emular y superar muchas de las marcas registradas colectivamente en 2012, al punto de considerarse la recién culminada zafra una de las mejores ofensivamente en la historia del béisbol criollo.

La figura de Ronald Torreyes al final de la temporada con los Dodgers de los Ángeles, representó para Venezuela una marca de 100 peloteros en una campaña, este hito fue influenciado por los 20 prospectos llaneros que se estrenaron en 2015, empatando el registro establecido en 2014; sin embargo, la lista de ascenso subió a 21 con Wilfredo Boscán, quien no pudo lanzar en las tres oportunidades que estuvo con los Piratas de Pittsburgh.

En 2014, en el Target Field de Minnesota se presentó la oportunidad de ver por primera vez en la historia a tres de jugadores criollos entre los titulares del Juego de Estrellas, mientras que en 2015 en el Great American Ball Park, Salvador Pérez, como receptor; José Altuve en la segunda base; y Alcides Escobar, compocorto, por el lado de la Liga Americana, mantuvieron la continuidad de este logro que no pudo ser roto por Miguel Cabrera, que quedo fuera por una lesión después de haber ganado el derecho de ser el primera base abridor.  

Ofensiva de plata

No fue casualidad que por segunda vez en la historia tres toleteros criollos ganaran el Bate de Plata. Carlos González, Miguel Cabrera y Altuve, emularon lo hecho por Víctor Martínez, Melvin Mora y Bob Abreu en 2004.

Este hecho se da en la primera temporada en la que 21 paisanos superaron la barrera de los 10 cuadrangulares y en la que la mayoría establecieron topes personales en sus departamentos ofensivos.

“CarGo” llegó por primera vez en su carrera a 40 vuelacercas, mientras que Luis Valbuena pasó de 16 en 2014 a 25 este año y Pérez hizo lo propio elevando su marca personal de 17 a 21.

Con los D-backs, David Peralta duplicó sus topes en cuadrangulares (17) y remolcadas (78), algo similar a lo hecho por Altuve y Rougned Odor, quienes superaron sus cosechas individuales de estacazos y fletadas en una campaña en las Mayores.  

Clásico criollo

En la edición 2012 de la Serie Mundial, Sandoval y Marco Scutaro guiaron a la ofensiva de los Gigantes de San Francisco a consecución del campeonato. El “Panda” fue el MVP del clásico de otoño, mientras que Scutaro tuvo el galardón en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

La historia se repitió en 2015 con los Reales de Kansas City. Salvador Pérez se apoderó del trofeo en la Serie Mundial, mientras que Alcides Escobar lo hizo en la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

Escobar estableció un récord histórico en el big show de 15 juegos seguidos de postemporada con al menos un imparable. 

Corona de bateo

Por sexto año consecutivo un venezolano termina siendo el pelotero con mejor promedio de bateo de su liga.

Y para Miguel Cabrera, más que tradición, ya parece cotidiano. El toletero de los Tigres de Detroit es el primer jugador en las Grandes Ligas desde 1997 (Tony Gwynn) que logra cuatro títulos de bateo.

Wade Boggs, con los Medias Rojas de Boston en 1988, fue el último con cuatro o más coronas entre los toleteros de la Americana.

Es la sexta zafra al hilo en la que un criollo termina comandando su circuito en promedio ofensivo, una cadena que inició con Carlos González (2010) en la Nacional, seguido por Cabrera (2011-2013) y José Altuve, campeón bate del joven circuito en 2014.

Tanto Cabrera como Altuve saltan con el favoritismo para reeditar esa continuidad criolla en las mayores.

Mención

Carlos Torres se convirtió en el segundo umpire venezolano en las Grandes Ligas, siguiendo los pasos de Manuel González. La experiencia de Torres le sirvió para recibir la venia de participar en más encuentros está temporada.

Robert Moreno parece ser el próximo venezolano que reciba su ascenso. Las proyecciones que se han tejido sobre su ética de trabajo han abierto los ojos del cuerpo de umpire de las mayores.

@beisboladentro

Crédito de la imagen: www.meridiano.com.ve


Nuevos récords se avizoran para el 2016


Sólo restan horas para que se dé inicio a la voz de playball.

Una temporada 2016 que promete ser importante para la representación criolla que buscara alcanzar cifras redondas o impondrán nuevas marcas para seguir consolidándose en el mejor béisbol del mundo.

Miguel Cabrera, Félix Hernández y Francisco Rodríguez lideran al grupo de venezolanos que tendrán la oportunidad de superar récords, siempre y cuando se mantengan alejado de las lesiones.

Cabrera, sigue siendo el referente ofensivo de los Tigres de Detroit, además de constituirse en el mejor venezolano en todos los departamentos ofensivos. El inicialista necesita ocho dobles para unirse a Bob Abreu como los únicos venezolanos con 500 o más batazos de dos bases. Con tres imparables, superara a Andrés Galarraga (2.331) para ubicarse cuarto entre los venezolanos con más imparables en las mayores. Por delante de él están Omar Vizquel (2.877), Luis Aparicio (2.677) y Bob Abreu (2.470). Con 106 anotadas igualara a Luis Aparicio (1.335) en el tercer puesto entre los criollos, teniendo por encima de él a Abreu (1.453) y Vizquel (1.445). Al participar en 62 encuentros quedará solo en la sexta casilla en juegos jugados con 2.000 partidos, uniéndose a Vizquel (2.968), Aparicio (2.599), David Concepción (2.488), Abreu (2.425) y Galarraga (2.257).

El aragüeño ya lidera a la legión criolla en jonrones (408), remolcadas (1.445), promedio (321), OBP (399), slugging (562) y OPS (961). Además de ser el único venezolano con cuatro coronas de bateo en los últimos cinco años.

Entretanto, Hernández con sus 2.142 ponches en su carrera con los Marineros de Seattle, está a 21 abanicados de superar a Randy Johnson (2.162) en la historia de la organización. Otra marca que buscará el valenciano es la de triunfos, pues está a tres de igualar la marca de Jamie Moyer (145) y a 14 de ser el criollo con más triunfos en las mayores, desplazando a Freddy García (156).

Francisco Rodríguez también unirá su nombre a los grandes cerradores del béisbol.

A sus 34 años se encuentra a catorce rescates de los 400, cifra que lo ubicará como el más joven en alcanzarlo en las mayores, dejando atrás a Lee Smith que lo hizo a los 35. Si el criollo consigue 40 salvados, se ubicará como el cuarto cerrador de todos los tiempos con 426, teniendo por delante a Mariano Rivera (637), Trevor Hoffman (601) y Smith (478).

En lo que será su temporada quince en las mayores, el Kid sigue consolidando sus aspiraciones de ser el tercer lanzador en alcanzar los 600 rescates, teniendo mejor proyección que Rivera y Hoffman.

Mil imparables
Cinco peloteros tendrán la posibilidad de alcanzar los mil imparables en las Grandes Ligas. 

Hasta los momentos, 29 venezolanos han sobrepasado esa meseta de los cuales siete han conseguido dos mil.


Quien parte con mayores posibilidades de ser el trigésimo criollo con mil imparables, es el zuliano Carlos González, jardinero de los Rockies de Colorado, que está a 22 imparables de la marca. Alcides Escobar, campo corto de los Reales de Kansas City se encuentra a 61, Gerardo Parra se encuentra a 80 de la marca, mientras que Miguel Montero se ubica a 119; cierra la lista José Altuve, quien promedia 192.3 imparables por campaña, desde que juega a tiempo completo (2012), y se encuentra a 170.

@beisboladentro

Crédito de la imagen: imgur.com