viernes, 31 de marzo de 2017

Los Dodgers quieren jugar su primera Serie Mundial desde 1988

Camino al Opening Day 2017


Los Dodgers vienen de ganar el título de la división Oeste de la Liga Nacional por cuarto año seguido y alcanzaron la serie de campeonato del circuito.

Semejante campaña resulta meritoria al considerar que perdieron a su as Clayton Kershaw durante 10 semanas en la segunda mitad de la campaña por una lesión. Fijaron también un récord de 28 jugadores que acabaron en la lista de incapacitados. Y ganaron 91 juegos.

Es por algo que Los Ángeles aparece primero en el modelo de proyecciones de victorias de Fangraphs.

Si hay un equipo que dispone del talento y los recursos para destronar a los campeones Cachorros de Chicago, esos son los Dodgers. Cuando tienes la nómina más cara del béisbol, en los 250 millones de dólares, pues te puedes armar hasta los dientes.

El grado de profundidad de los Dodgers realmente es pasmoso.

Tanto así que el manager Dave Roberts tuvo el lujo en la pretemporada de encontrarse con un menú de 10 pitchers, todos con credenciales de sobra para abrir con cualquier otro club. Y el objetivo era armar una rotación de cinco.

El roster estaba tan congestionado que no pudieron anunciar de inmediato el fichaje del jardinero venezolano Franklin Gutiérrez y el retorno Chase Utley, ambos jugadores complementarios. También añadieron al segunda base Logan Forsythe mediante un canje con Tampa Bay en el que se desprendieron del prometedor pitcher José De León

"Muchísima competencia y seguro que no todo el mundo quedará contento", destacó Kershaw. "Pero esto a la larga nos servirá de ayuda".

Ciertamente que el zurdo Kershaw --con sus tres Cy Youngs-- no tiene que preocuparse en lo absoluto de su puesto.

El presidente de operaciones de béisbol, Andrew Friedman, no permitió un resquebrajamiento del núcleo del equipo en el receso de invierno, cuando retuvo al cerrador Kenley Jansen y al tercera base Justin Turner, que se declararon agentes libres. Hizo otro tanto con el zurdo Rich Hill, el número dos de la rotación.
Clayton Kershaw es actualmente el mejor lanzador
de las Grandes Ligas. Foto: bigplay.com

Tras un primer año cargado de adversidades, Roberts se siente más seguro de cara a 2017.

Kershaw está plenamente recuperado de la lesión de un disco herniado en la espalda. Magníficas noticias para los Dodgers, ya que las lesiones golpearon más a su rotación.

Pese a su dolencia, Kershaw dejó una marca de 12-4 y una efectividad de 1.69, la más baja en su trayectoria de nueve años. Hill tendrá su primera campaña completa en el equipo, con el japonés Kenta Maeda de número tres. Scott Kazmir, Brandon McCarthy, Alex Wood y Hyun-Jin Ryu, todos víctimas de lesiones en 2016, están en la baraja para cubrir las últimas dos plazas o trabajar de relevo largo.

Julio Urías, el prodigio mexicano de 20 años que respondió muy bien al debutar la pasada campaña, deberá comenzar en Triple-A, más que nada porque el equipo quiere ser cuidadoso con su carga de trabajo, obviamente pensando en los playoffs.

También tienen un supéravit en los jardines, donde Roberts se pondrá a alternar dependiendo de los pitchers rivales. Yasiel Puig, Gutiérrez, Trayce Thompson, Scott Van Slyke y Enrique Hernández son los bateadores derechos, mientras que Andre Ethier, Joc Pederson y Andrew Toles son los zurdos.

Ethier, quien se perdió casi toda la última temporada tras fracturarse la pierna derecha, arranca el año en la lista de lesionados por un problema en la espalda, idéntico al que afectó a Kershaw.

Sobran los adjetivos para alabar a Corey Seager tras batear para .308, 26 jonrones y 72 impulsada en su primera campaña completa. El campocorto se consagró como el Novato del Año y fue el tercer más votado para el Jugador Más Valioso.

Lideró a los torpederos del circuito en promedio de bateo, slugging, hits y carreras anotadas. Y recién a fines de abril cumplirá los 22 años.

En gran medida, los Dodgers salieron a flote en 2016 por el aporte de novatos como Seager y Urías (3.39 de efectividad en 77 innings). Pueden insertar a otro par de novatos este año.

Uno de ellos es Cody Bellinger (21 años), quien suma 56 jonrones en las últimas dos campañas en las menores. Se ha desempeñado en las tres posiciones de los jardines, pero se le señala como el eventual heredero del primera base mexicano Adrián González (34 años). El otro prospecto que podría asomarse el jardinero mexicano Alex Verdugo (20 años).

Lo que puede salir mal para el equipo de Chavez Ravine sería el acabose que se repitan las lesiones, pero persignarse no estaría de más. Este es un año en el que Puig se puede estar jugando su continuidad. Tras encandilar en sus primeros dos años por su brazo en los jardines, poder con el bate y efervescencia, el cubano no ha logrado mantener un nivel consistente y podría acabar relegado a la banca o inclusive ser canjeado.

@beisboladentro



Texas a ratificar su favoritismo


Camino al Opening Day 2017

Adrián Beltré emprende la temporada de 2017 -- la número 20 de su carrera -- en busca de los 58 hits que le faltan para ingresar al selecto club de los 3.000 en las Grandes Ligas. El tercera base dominicano puede convertirse en el 31er pelotero en la historia en alcanzar esa cifra, cuyo halo prácticamente certifica el ingreso al Salón de la Fama del béisbol.

Pero toda discusión en torno a récords individuales cae en oídos sordos para Beltré."Lo primero es clasificarse a los playoffs y luego ganar la Serie Mundial", expresó Beltré. "La prensa es la que pregunta sobre logros personales. No quiero distraer al equipo con esas cosas".

Beltré es el indiscutido líder y su mejor jugador. Por cumplir los 38 años de edad el 7 de abril, viene de otra magnífica temporada en la que bateó para .300, con 32 jonrones, 104 impulsadas y un porcentaje de slugging de .521. También ganó su quinto Guante de Oro a la excelencia defensiva.

Sabe que el final de su carrera está cerca, y volver a una Serie Mundial es lo que más le motiva.

Los Rangers han ganado el título de la división Oeste en cada una de las primeras dos temporadas con el manager Jeff Bannister.

Pese a dejar partir en la agencia libre al jardinero/bateador designado Carlos Beltrán, al guardabosque central Ian Desmond (tras una campaña que fue al Juego de Estrellas) y al primera base Mitch Moreland (Guante de Oro), Texas luce en mejores condiciones.

El segunda base venezolano Rougned Odor y el jardinero dominicano Nomar Mazara se destacan dentro de una camada surgida en el seno de la organización.

Cole Hamels y Yu Darvish, sus dos ases, arrancan la temporada juntos en la rotación por primera vez. Sam Dyson se afianzó como el cerrador al acumular 38 salvados tras asumir la función a mediados de mayo.
Los venezolano Elvis Andrus y Rougned Odor son parte
del futuro de la organización. Foto:300lbsofsportsknowledge

Con Hamels, Darvish y el zurdo venezolano Martín Pérez tiene un sólido 1-2-3 al frente de la rotación. Confían complementarlo en Andrew Cashner y Tyson Ross, dos ex abridores de San Diego. Ross aún se recupera de una cirugía del síndrome de la salida torácica.

Luego de jugar con Cleveland en la Serie Mundial, Mike Napoli regresa para su tercer ciclo con Texas. Le tocará ser el primera base y aportar otro bate en la parte medular en el orden ofensivo.

Con los venezolanos Elvis Andrus (su promedio de .302 fue el más alto de su carrera) y Odor (33 jonrones) instalados firmemente en el cuadro interior, los Rangers no han tenido otro remedio que colocar a Jurickson Profar como jardinero izquierdo. Tal vez no sea lo ideal para el curazoleño, quien hace cuatro años aparecía al frente de las listas de los mejores prospectos.
Canjes recientes han menguado el flujo de talento de impacto. Cedieron al jardinero Lewis Brinson para conseguir a Lucroy, mientras que soltaron al pitcher Dillon Tate a los Yankees por un par de meses de Beltrán en Arlington.

El zurdo venezolano Yohander Méndez (22 años) y el jardinero Leody Taveras (18) asoman como las mejores promesas. Tampoco se puede olvidar a Joey Gallo (23), un tercera base/jardinero capaz de batazos enormes, pero propenso a los ponches.

@beisboladentro


Cuidado con Houston

Camino al Opening Day 2017

Si hay un equipo que está listo para competir son los Astros de Houston.

Tiene dos estrellas en ascenso. Carlos Correa, cuenta con 42 jonrones en un año y medio de servicio, mientras que José Altuve, ha salido campeón de bateo de la Liga Americana en dos de los últimos tres años y que lleva tres temporadas seguidas de por lo menos 200 hits.
A esto hay que sumar el nombre de Dallas Keuchel, ganador del premio Cy Young en 2015.
Carlos Beltrán, el inagotable veterano que viene de una temporada con 29 jonrones, su mayor cantidad desde 2012. Beltrán regresa a la ciudad donde causó sensación en la postemporada de 2004, con ocho cuadrangulares. El puertorriqueño firmó con Houston en busca de la clase de equipo con el que pueda conquistar ese esquivo anillo de Serie Mundial que ha perseguido desde su debut en 1998.
Ese anhelo arropa a cada integrante de los Astros.
"Tenemos muchas expectativas con este equipo", dijo el manager A.J. Hinch. "Hay que salir a ganárselo, como dice el eslogan. El optimismo es inmenso por un cúmulo de razones".
Pensaban eso mismo en 2016, un año en el que quedaron fuera de la postemporada por muy poco, pagando caro el iniciar la campaña con 17 derrotas en sus primeros 24 juegos. Tras haberse clasificado a los playoffs el año previo, el resultado dolió.
Carlo Correa y José Altuve son el futuro de la
franquica sideral. Foto: www.armchairallamericans.com
"No nos esperábamos un arranque tan malo", reconoció el gerente general Jeff Luhnow. "Nadie se lo esperaba, y cuando ocurrió, quedamos como paralizados".
Con la incorporación de varios veteranos, Houston espera tener los recursos para neutralizar las malas rachas.
La potente alineación que ya incluía al venezolano Altuve y al boricua Correa se reforzó con Beltrán, el jardinero Josh Reddick y el receptor Brian McCann.
También podrán contar con el primera base cubano Yulieski Gurriel y el tercera base Alex Bregman para un año completo.
Se trata de una ofensiva imponente. Pero bajar a los Rangers de Texas de su pedestal de campeones de la división Oeste de la Liga Americana y frenar el empuje de los Marineros de Seattle, los Astros van a necesitar de la mejor versión de Keuchel tras un 2016 a la baja, en el que se perdió el último mes por una lesión en el hombro.
Aparte de Keuchel, necesitarán un mejor rendimiento de parte de Lance McCullers, quien solo pudo abrir en 14 juegos debidos a lesiones. Ambos lucen recuperados.
Pero lo mismo no se puede decir de Collin McHugh, su tercer abridor. Iniciará la campaña en la lista de incapacitados por un problema del brazo. Mike Fiers, Charlie Morton y Joe Musgrove completan la rotación.
Es probable que tarde o temprano deban buscar a un abridor de primera categoría para estar en condiciones de volver a los playoffs. José Quintana (Medias Blancas) y Julio Teherán (Bravos) podrían ser algunas de las opciones.
Las dudas del equipo se enfoca en el impacto que Bregman tendrá en su primera campaña completa, luego de conectar ocho cuadrangulares y producir 34 carreras en 49 juegos el año pasado.
Ken Giles trastabilló en su primer año como cerrador de Houston, tras un canje con Filadelfia. Ha vuelto a ser ratificado en el puesto, pero Luke Gregerson y Will Harris podrían salir al auxilio.
En busca de estabilidad en la primera base tras la salida de Lance Berkman en 2010, Houston asignó a Gurriel en la posición. Antesalista toda su vida, Gurriel se vio tapado por Bregman. Con 15 de experiencia en Cuba, Gurriel ha tenido que aprender una nueva posición.


@beisboladentro

jueves, 30 de marzo de 2017

San Diego espera no perder 100 encuentros

Camino al Opening Day 2017

Los Padres de San Diego inician una temporada 2017 bajo dos contrastes.

Primero, Wil Myers es el único bateador de renombre en la alineación. Segundo, ninguno de los integrantes de la rotación que inició la temporada de 2016 permanece en el equipo.

Inmersos en una profunda reconstrucción, los Padres parecen encaminados a perder 100 juegos este año.

Ante este panorama tan desolador, la gerencia está lista para ir probando nuevos valores a fin de ir construyendo un equipo competitivo a corto plazo, si bien irán pululando algunas figuras, 2017 se presenta como ensayo y error para un equipo que quiere evitar el sótano de su división.

El panameño Christian Bethancourt es quizás la prueba más palpable de esa premisa.

Si todo sale acorde a lo planificado, Bethancourt se desempeñará como jugador de posición --de receptor y hasta jardinero-- y también trabajará de lanzador. Nadie lo ha hecho en las mayores desde Brooks Kieschnick, quien acumuló 42 apariciones como relevista, fue titular en cuatro juegos como en el bosque izquierdo y otros cuatro de bateador designado en 2004 con Milwaukee.

¿El último en actuar con por lo menos tres veces como pitcher y receptor en la misma temporada? Mike Ryba, por los Medias Rojas en 1942.

Tan necesitado están los religiosos de contar con un super utility, que no consiguieron jugador alguno en la agencia libre. Ni siquiera, dentro de sus propias granjas hallaron a esa pieza que fuera a cubrir cualquier posición mientras se consolida el proceso de reconstrucción.

Lo cierto es que Bethancourt está listo para la prueba y espera ayudar a los religiosos a ganar encuentros.

“Supongo que todo se trata de sacar tres outs en un inning.", dijo Bethancourt, quien surgió como receptor con los Bravos de Atlanta. "Me toca ser un utility, por lo que debo prepararme para cualquier tipo de situación, en el jardín izquierdo, lanzar, receptor, designado, bateador emergente, lo que sea".

Los Padres empezaron a tantear con la posibilidad de emplearle como pitcher cuando vieron que podía lanzar una recta sobre las 95 millas por hora.

Por lo demás, los Padres quieren ir rompiendo el cascarón con varias de sus promesas. Tal es el caso con un par de jardineros --el dominicano Manuel Margot (central) y Hunter Renfroe (derecho)-- y el receptor Austin Hedges. Renfroe hizo debut en la recta final del año pasado, y bateó cuatro jonrones en 35 turnos.

Se trata de un giro de 180 grados tras las fallidas adquisiciones que hizo el gerente general A.J. Preller hace dos años, cuando quiso armar un equipo competitivo con Matt Kemp y James Shields.
 
Myers es el referente ofensivo del club
Foto: mlb.com
Myers es el único sobreviviente de esa apuesta.

Los directivos de la franquicia reconocen que están a dos años de poder presentar un equipo en condiciones de hacerle sombre a los Dodgers de Los Ángeles y a los Gigantes de San Francisco, los pesos pesados de la división Oeste de la Liga Nacional. San Diego no redondea una temporada con saldo positivo desde 2010 y no acude a los playoffs tras hilvanar títulos de división en 2005 y 2006.

La rotación de los Padres estará compuesta por el venezolano Jhoulys Chacín, que llegó vía agencia libre en diciembre por un acuerdo de un año y 1,75 millones de dólares, le seguirá Clayton Richard, Trevor Cahill, Luis Perdomo y Jered Weaver. Un grupo que presenta números similares y que han tenido carreras con altas y bajas, pero que son aceptables para una división donde pueden marcar una diferencia.

En el plano ofensivo, Myers será su referente. Bateó 28 jonrones y robo 28 bases, completando de manera positiva su transición del outfielder a la primera base. La gerencia de los religiosos le otorgo un contrato por seis años y 83 millones, a fin de mantenerlo dentro de ese proceso de renovación. Otro que tendrá oportunidad de demostrar su valía es Yangervis Solarte, que probará la segunda almohadilla, después de ser el antesalista del equipo en las dos últimas zafras.

El venezolano bateó 15 jonrones y remolcó 71, siendo el respaldo ofensivo de Myers.

Hay razones para pensar que el futuro de San Diego es a corto plazo. Preller ha invertido unos 70 millones para el draft y el mercado internacional, además de gestar canjes que añadieron más prospectos. El sistema de ligas menores de los Padres fácilmente está entre los cinco mejores del béisbol.
Tienen de todo en la cantera: el torpedero panameño Javier Guerra, el zurdo venezolano Anderson Espinoza y el infielder venezolano Carlos Asuaje sobresalen.

Lograra la gerencia cumplir con el propósito, armar un equipo competitivo en poco tiempo.


@beisboladentro

En Seattle esperan no caer en errores

Camino al Opening Day 2017

Olvídese de que los Marineros de Seattle tengan la sequía más larga sin clasificarse a los playoffs o de que su gerente general no se aburre de hacer cambios, el gran interrogante gira en torno a su as Félix Hernández.

Él sigue siendo el líder indiscutible de la rotación, pero el venezolano afronta una situación inusitada rumbo a su 13ra campaña en Grandes Ligas: abundan las dudas sobre su actual nivel.

Tiene 31 años y viene del que fue el peor año de su carrera. Hernández se perdió seis semanas la pasada temporada por una lesión en la pantorrilla derecha, la primera vez que estuvo en la lista de lesionados desde 2008.

Sus 25 aperturas y 153 innings y un tercio lanzados resultaron ser las cifras más pobres desde su debut en agosto de 2005. Más alarmante fue el declive en la velocidad de su recta, que promedió las 90.54 millas por hora en 2016, luego que en el año previo anduvo en las 92.1.
 
El Rey quiere jugar este año la postemporada
Foto: AYM Sports
"Tengo que probarle a la gente que están equivocados", afirmó.

Durante el invierno, el "Rey Félix" adelantó su rutina de acondicionamiento físico, añadiendo 17 libras de músculo. También disfrutó con su familia al llevarles de safari en Sudáfrica.

Un repunte de Hernández sería esencial para un equipo que terminó la pasada campaña con marca de 86-75, quedándose fuera de los playoffs por muy poco.

Lo acompañarán en esa rotación Hisashi Iwaukuma, James Paxton y las nuevas adquisiciones Drew Smyly y Yovani Gallardo. En el relevo tendrá al puertorriqueño Edwin Díaz (18 salvados en 21 oportunidades a partir de agosto) y contara con el apoyo de Marc Rzepczynski sea su especialista zurdo, además que Nick Vincent, Dan Altavilla y Shae Simmons se encargarán de las tareas en el séptimo y octavo innings.

Robinson Canó, Nelson Cruz y Kyle Seager son el núcleo ofensivo y esta temporada tendrán el apoyo del torpedero dominicano Jean Segura, el líder de hits de la Liga Nacional la pasada temporada con 203. También añadieron al infielder Danny Valencia, al jardineros Jarrod Dyson y al receptor Carlos Ruiz.

Seattle espera esta campaña darle oportunidad a Mitch Haninger, que podría adueñarse del jardín derecho en los próximos años. Bateó para .321 con 25 jonrones en ligas menores el año pasado. Otro que pudiera tomarse un café arriba es el jardinero Tyler O`Neill.

Hace dos campañas, Seattle sorprendió al luchar hasta el último mes de campaña, es indispensable que el equipo comience a generar dividendos de inmediato, porque es probable que estas figuras tengan poco que ofrecer en los próximos años, cuando sus estadísticas comiencen a mermar por el arribo del calendario.


@beisboladentro

No descarten a los Rockies en 2017

Camino al Opening Day 2017

Desde 2010 los Rockies de Colorado no rebasan las 80 victorias. Colorado perdió 87 juegos el año pasado, pero en agosto logró estar por encima del porcentaje .500 y dio un aviso que se le debe tomar más en serio.

Con Bud Black como nuevo manager, los Rockies disponen de una formidable ofensiva y una prometedora rotación, así que pelear un puesto en los playoffs hasta lo último no es una quimera. Su alineación cuenta con el tercera base Nolan Arenado (el líder de impulsadas en las mayores el año pasado), el elegante swing del jardinero Carlos González, el intermedista DJ LeMahieu (campeón de bateo de la Liga Nacional), el nuevo primera base Ian Desmond (su gran adquisición en la agencia libre) y el torpedero Trevor Story (27 jonrones en su año de novato).

También adquirieron a los veteranos relevistas Greg Holland y Mike Dunn para enderezar el que fue el peor bullpen de las mayores, uno que malogró 28 oportunidades de salvamento.

Pero, ¿y esa rotación?

El suplicio perpetuo de la franquicia desde su debut en 1993 ha sido la dificultad de domar los efectos adversos de la altura de Denver en sus pitchers. Lo han intentado todo, incluyendo un experimento en el que almacenaron las pelotas en un humidificador del Coors Field. La idea de lanzar en Denver, situada 1.609 metros sobre el nivel del mar, tiende a espantar a los mejores agentes libres.
CarGo ha señalado su deseo de seguir en Colorado
Foto: roxpile

Si quieren incomodar a los Dodgers de Los Ángeles y a los Gigantes de San Francisco en el Oeste de la Liga Nacional, pues Jon Gray, Tyler Chatwood y Tyler Anderson cargarán con una importante cuota de responsabilidad. Nadie pasa de los 27 años. Chad Bettis, el cuarto miembro de la rotación, estará marginado por tiempo indefinido tras sufrir una recaída de su cáncer testicular durante la pretemporada y tener que someterse a quimioterapia.

"Nuestro trabajo en los últimos tres años sido adquirir la mayor cantidad de pitchers jóvenes, fuertes y talentosos que sea pueda", afirmó el gerente general Jeff Bridich. "Ese ha sido el objetivo de los canjes que hemos hecho. Sabemos que no todos ellos van a rendir, pero eso es igual con los demás 29 equipos. No existe una fórmula mágica, pero estamos haciendo el intento".

Y un hombre clave en la progresión de estos pitchers será Black, apenas uno de los tres pilotos en las Grandes Ligas que fue lanzador en su carrera de jugador -- los otros son John Farrell (Boston) y Bryan Price (Cincinnati).

Black tiene experiencia en cuanto a trabajar en un entorno adverso. Le ocurrió a la inversa con los Padres de San Diego, donde los bateadores de poder se frustraban con las dimensiones del Petco Park.

"No planeo hacer algo poco convencional. Me gusta lo convencional, me gusta el pitcheo abridor bueno y sólido, y lo mismo en los relevistas. Eso funciona en cualquier parte", señaló Black, el Manager del Año en 2010 con los Padres.

Si de convencional se trata, el experimento de Desmond será una verdadera prueba. Estará defendiendo una posición en la que nunca ha jugado como la primera base. A pesar de que la agencia libre estaba llena de inicialista, la gerencia tuvo un pálpito con el ex campocorto y jardinero, por lo que confían la condición atlética del jugador.

CarGo estará en el último año de su contrato por 80 millones de dólares por siete años, quizás los rumores de cambio no se escuchen hasta julio si Colorado esta fuera de carrera, pero de no ser así el aporte del criollo será vital para volver nuevamente a una postemporada.
Su rendimiento en las últimas dos temporadas ha sido destacado, con 65 jonrones, 197 impulsadas y un OPS de .859.

González no se ve fuera, más bien atesora el que los Rockies estén en alza tras un prolongado lapso mediocre: "Este ya no es un equipo en reconstrucción. Somos un conjunto sólido que ha añadido veteranos".

El otro referente de la franquicia es el ganador de cuatro Guantes de Oro, Nolan Arenado, de quien se espera sume adeptos para obtener el MVP del viejo circuito después de finalizar quinto el año pasado.

También cuentan con un superávit de jardineros. David Dahl, de 23 años, debutó en julio pasado y bateó para .315 con siete jonrones. González en el derecho y Charlie Blackmon en el central son fijos, y Dahl pugna la titularidad con el veterano venezolano Gerardo Parra, que de acuerdo al cuerpo técnico será el regular.

El punto débil del equipo es la receptoría. Se gastaron casi 100 millones en la agencia libre, pero han decidido recurrir a dos receptores con poca experiencia: Tony Walters y Tom Murphy, de 25 y 24 años, respectivamente. Walters se asoma a ser el regular cuando se cante la voz de playball.


@beisboladentro

Arizona espera dejar huella en 2017


Camino al Opening Day 2017

Arizona ha estado cuesta abajo desde que en 2011 ganó el título de la división Oeste de la Liga Nacional, un desplome que terminó con una marca de 63-93 en 2016. Todo esto precipitó los despidos del gerente general Dave Stewart y el manager Chip Hale.

La reorganización también disminuyó la influencia de Tony La Russa --el jefe de operaciones de béisbol-- dentro de la toma de decisiones.

Su nuevo gerente general es Mike Hazen, quien ejercía esas funciones en Boston. Y el nuevo manager es Torey Lovullo, quien era el coach de banca de los Medias Rojas bajo la conducción de John Farrell.

Los nuevos jefes creen que con recuperar a jugadores que vienen de lesiones --como es el caso de los jardineros A.J. Pollock y David Peralta-- están en condiciones de ser competitivos.

El cambio más significativo en el roster se dio cuando canjearon al segunda base Jean Segura --tras una campaña en la que lideró la liga en hits-- a Seattle dentro de una transacción de cuatro jugadores en la que sumaron al abridor Taijuan Walker, todo en procura de apuntalar a la rotación. Los pitchers de Arizona quedaron últimos en las mayores con un promedio de carreras limpias permitidas de 5.09.

No era lo que esperaban de cara a 2016 tras la impactante adquisición del as Zack Greinke, con un contrato de 206,5 millones de dólares por seis años.

Tampoco pensaban que Greinke iba a calcar la foja de 19-3 con 1.99 de efectividad que tuvo con los Dodgers en 2015. Afectado por lesiones del oblicuo y el hombro, el derecho tuvo marca 13-7 y efectividad de 4.37.

Cualquier repunte de los DBacks dependerá mucho de una excelente temporada del pitcher de 33 años.

En el plano ofensivo han demostrado ser capaces de anotar y bastante. Quedaron cuartos en la Nacional con 725 carreras, pese a perder al jardinero central Pollock (fractura en el codo) y el guardabosque derecho venezolano Peralta (muñeca).

El primera base Paul Goldschmidt es uno de los bateadores más temidos de las mayores, promediando 28 jonrones en los últimos cuatros años, en los cuales fue seleccionado al Juego de Estrellas. Viene de una campaña en la que registró un OPS de .899, lideró la liga en boletos (110) y fue cuarto en bases robadas (32).
 
Arizona espera que David Peralta vuelva al nivel de hace
dos temporadas atrás. Foto: zimbio.com
Luego de batear para .282 con 16 jonrones en su campaña de novato, Brandon Drury reemplaza a Segura en la intermedia, con Jake Lamb (29 jonrones) en la tercera base y Chris Owings (21 robos) en el campocorto.

Se espera mucho de Yasmany Tomás, el cubano dejó números llamativos en su segunda campaña en las mayores, con un slugging de .508 y triplicó su suma de jonrones al alcanzar 31. Pero se ponchó 136 veces y dejó un porcentaje de embasado .313.

Arizona tiró la toalla en el intento de que fuera su tercera base, y Lovullo ha decido que su posición fija estará en el jardín izquierdo. Esta puede ser la temporada que acabará de demostrar si atinaron cuando le dieron un contrato de 68,5 millones por seis años tras desertar de Cuba.

En Arizona aún hay lamentos por la transacción de Ender Inciarte y Dansby Swanson a Bravos Atlanta por Shelby Miller, el lanzador dejó marca de 3-12 con 6.15 de efectividad, mientras que Inciarte ganó el Guante de Oro y promedio .302 tras debutar a mediados de agosto el año pasado.

Dejar partir a Welington Castillo debilitó la posición de receptor, donde Chris Iannetta y Jeff Mathis se repartirán la titularidad. Salvo Greinke, la tanda de abridores no genera confianza. El zurdo Patrick Corbin, tras una cirugía Tommy John, no fue la sombra del pitcher dominante antes de ser operado. El veterano dominicano Fernando Rodney es el nuevo cerrador, pero Jake Barrett --señalado para ser el encargado del octavo inning-- comenzará el año en la lista de incapacitados por inflamación en el hombro.


@beisboladentro

Es el tiempo de Anaheim o seguirá el estancamiento


Camino al Opening Day 2017

Mike Scioscia, tiene 17 temporadas al frente de los Angelinos de Anaheim, en ese lapso varios mánagers han tenido diversos puestos en otras organizaciones, así como otros debutantes se han estrenado en el cargo, de manera que, él es el técnico de mayor experiencia entre los 30 dirigentes de las mayores.

Fue el responsable del único campeonato de la franquicia en 2003 ante los Gigantes de San Francisco, equipo que dirigió Bruce Bochy, quien es el segundo en cuanto a longevidad entre los pilotos activos de las mayores.

El año pasado Anaheim registro marca de 74-88, siendo el peor registro desde que dirige al equipo californiano, afectado por varias lesiones, el estratega espera dejar eso en el pasado y demostrar que su equipo cuenta con las piezas para acceder a la postemporada.

Nick Tropeano y Andrew Heaney pasaron al quirófano para someterse a cirugías reconstructivas del codo. Garrett Richards también se vio afectado por molestias en el codo, mientras que Matt Shoemaker fue golpeado en la cabeza por un pelotazo.

De nada sirvió otra colosal campaña de Mike Trout en Orange County.
 
Los Angelinos no han aprovechado el talento de Mike Trout.
Foto: enterateRD
Pese a los malos resultados de los Angelinos, ganó el JMV al superar a Mookie Betts (Boston) y José Altuve (Houston) en la votación, confirmándose como el pelotero más completo de las mayores. Siempre excepcional defendiendo en el bosque central, bateó para .315 con 29 jonrones, 100 impulsadas y 30 robos.

Durante el invierno, los Angelinos no acapararon titulares con sus adquisiciones. Sometido por una nómina apretada al máximo por los inflados contratos de Albert Pujols y Josh Hamilton, el gerente general Billy Eppler ha buscado sumar piezas con nombres de menos cartel que complementen a Trout.

En procura de un repunte inmediato, los jardineros Cameron Maybin y Ben Revere, los infielders Luis Valbuena y Danny Espinosa, el receptor Martín Maldonado y el abridor Jesse Chávez aparecen en escena.

Los Angelinos tienen que estar conscientes que el tiempo se les agota: Trout será agente libre dentro de cuatro años y es un auténtico desperdicio el que solo hayan participado de una postemporada desde su campaña de novato en 2012, sin siquiera ganar un solo juego de playoff.

El 2012 fue también el año en que Pujols firmó un contrato de 240 millones de dólares por 10 años, una inversión que siempre se cita como una de las más cuestionables de los últimos tiempos. Quizás no ha producido los números de su primera década con los Cardenales de San Luis, pero el dominicano ha sabido ajustarse a un nivel consistente -- viene de batear 31 jonrones y quedar cuarto en las mayores con 119 impulsadas. Ha disputado al menos 152 juegos en cuatro de sus cinco temporadas con los Angelinos.

Sus días de titular en la primera base pertenecen el pasado (apenas tuvo 28 en esa posición el año pasado contra 123 como bateador designado). A sus 37 años, avista dos hitos trascendentales: le faltan nueve jonrones para llegar a los 600 y 175 hits para sumar los 3.000 en su carrera. Está apurando al paso para no perderse el inicio de la temporada luego que en diciembre se sometió a una cirugía en la planta del pie.

La cantera no ha podido aportar un jugador notable desde el debut de Trout. Eppler ha prestado más atención a un sistema que había sido descuidado, pero habrá que esperar para ver resultados.

Matt Thaiss fue la selección de primera ronda en el último draft y el inicialista de 21 años se destacó en sus primeros meses en las menores, ganándose la invitación a la pretemporada.

Las dudas que genera el cuerpo de abridores es quizás lo que más preocupa al cuerpo técnico. No está Jered Weaver y C.J. Wilson, Garrett Richards viene de una lesión en su codo y perdió la campaña anterior para no operarse por la Tommy John. Tyler Skaggs viene de una cirugía en el codo, mientras que Shoemaker, Chavez y Ricky Nolasco, son interrogantes.


@beisboladentro

martes, 28 de marzo de 2017

Milwaukee por la sorpresa

Camino al Opening Day 2017


Muchos quedaron desconcertados cuando los Cerveceros de Milwaukee decidieron dejar ir a Chris Carter y adquirir a Eric Thames para cubrir la posición de primera base. Deshacerse del campeón de jonrones de la Liga Nacional e importar de Corea del Sur a un jugador de rendimiento discreto durante un breve paso en las mayores.

Pero las decisiones obedecieron a un curso de acción sensato.

Carter pudo haber bateado 41 jonrones el año pasado, pero promedió 188 ponches en las últimas cuatro temporadas. Los equipos han dejado de encandilarse por los números superlativos de poder. También estaba a las puertas de recibir un salario de hasta 10 millones de dólares mediante el arbitraje.

Milwaukee no quería comprometerse a ese gasto y deseaba conseguir un bateador zurdo para darle equilibrio a un orden ofensivo débil ante los pitchers derechos. Fueron quintos en las mayores con OPS contra zurdos, pero quedaron en el 24to frente a derechos.

Así que, por unos económicos 16 millones de dólares para tres temporadas, obtuvieron a Thames.

¿Quién? Pasó inadvertido con Toronto y Seattle en 2011-12, pero le fue de maravillas con los NC Dinos de la liga coreana, incluyendo una temporada de 47 jonrones y 40 bases robadas en 2015.
Seguirá Ryan Braun siendo un cervecero en 2017.
Foto: usatoday.com

Pero no hay garantía que esa clase de producción es viable de repetirse en Norteamérica. Los estadios de Corea del Sur tienen dimensiones más chicas a los de los parques de Grandes Ligas, por lo que no hay fiarse mucho con números inflados.

"Estoy muy agradecido porque ellos se han aventurado conmigo de esta manera", dijo Thames. "Tomo esto con mucha seriedad. No es que tenga la actitud de: 'OK, conseguí un buen contrato. Ahora me lo voy a tomar suave'. Quiero ganar".

Los Cerveceros terminaron con marcar de 73-89 el año pasado, el primero desde que se abocaron a una reconstrucción con el gerente general David Stearns. Fue un repunte de cinco victorias con respecto a 2015.

Dado que les falta mucho para ser contendientes en la división Central de la Liga Nacional, no se descarta que los Cerveceros procuren transferir a su jugador más destacado.

Se trata de Ryan Braun, el jardinero que se alista para su segunda campaña de una extensión de cinco años. Cobrará 20 millones de dólares esta temporada.

Viene de una sobresaliente temporada en la que bateó para .304, más 30 jonrones y 91 impulsadas.

Para Braun, de 33 años, los rumores de cambio son moneda de uso corriente. Pero anhela ser parte del proyecto cuando rinda sus frutos.

"Cuando eres un equipo de un mercado pequeño es necesario formar jugadores que tengan impacto en las mayores, ya que no todos los años vamos a traer a los mejores agentes libres", dijo Braun. "Y por lo que se ve en los papel y por lo que pregona la directiva, hay mucha gente que les tiene entusiasmados".

Parte de ese proyecto es Orlando Arcia que representa el futuro de la franquicia.

Arcia es uno de los prospectos señalados a ser los pilares a largo plazo. El torpedero debutó en agosto y cumplió en defensa, pero nunca carburó en el plato al batear para .219 y .273 en embasado.

Milwaukee confía que se suelte al iniciar su primer año como titular del campocorto, además de los jardineros Keon Broxton y Domingo Santana. Aunque se vio limitado a 77 juegos por lesiones, el dominicano disparó 11 jonrones, uno de ochos Cerveceros que alcanzaron los doble dígitos en ese rubro.

Otros prospectos que tocan la puerta son el zurdo Josh Hader y el jardinero Lewis Brinson.
Rumbo a su tercer año al frente, el manager Craig Counsell cuenta con un equipo mucho más versátil.

La presencia de Arcia provocó que el dominicano Jonathan Villar pasara a la segunda base. Villar, quien lideró las mayores con 62 bases robadas, también puede desempeñarse en la tercera.

Travis Shaw, procedente de Boston, será el titular en la antesala y podría ser empleado en la inicial. El venezolano Hernán Pérez es el comodín en el cuadro interior.

Tras canjear a Jonathan Lucroy a Texas el año pasado y dejar partir al suplente Martín Maldonado, el puesto de receptor aún no tiene un dueño definido, con Jett Bandy, Andrew Susac y el venezolano Manny Piña como aspirantes, siendo el último el que más suena para adueñarse de la posición.

El pitcheo carece de nombres de fuste.

En la rotación, todo depende que el dominicano Wily Peralta sostenga la mejoría que tuvo en sus últimas aperturas de 2016, y que Junior Guerra y Zach Davies no desentonen tras sus debuts. El de Guerra fue un caso peculiar: novato a los 31 años, el venezolano totalizó 20 aperturas con efectividad de 2.81 y 100 ponches en algo más de 121 ponches. Counsell lo designó para abrir el juego inaugural.

Los canjes de Tyler Thornburg en el invierno y de Jeremy Jeffress en julio desmantelaron lo mejor de su bullpen. Neftalí Féliz se presenta como el nuevo cerrador tras firmar un contrato de 5,35 millones. El dominicano sumó 72 rescates entre 2010-11 con Texas, pero su carrera se frenó por una cirugía Tommy John y venía desempeñándose como preparador de mesa.

Serán contendientes, resta esperar


@beisboladentro