domingo, 26 de marzo de 2017

Minnesota sigue en fase de reestructuración

Camino al Opening Day 2017

La meta de Mellizos de Minnesota para la contienda 2017 de las Grandes Ligas es superarse a sí mismo, luchar por no ocupar el sótano de la División Central de la Liga Americana e ir fogueando a su talento joven, que es su principal carta de presentación. 

Los dirigidos por Paul Molitor vienen de tener 59 victorias por 103 derrotas durante 2016, la peor marca de todas las mayores la temporada anterior.

Brian Dozier se vuelve a erigir como el baluarte en la ofensiva de la novena de las ciudades gemelas. La campaña pasada el camarero dio 42 cuadrangulares, remolcó 99 anotaciones y conectó 165 petardos, siendo el líder del equipo en dichos departamentos, tras 155 encuentros disputados.

Miguel Sanó, nativo de República Dominicana, también será encargado de traer carreras al plato, después de remolcar 66 rayitas al plato. Joe Mauer representa la experiencia y él busca mejorar su discreto 2016 en el cual solo sacó 11 pelotas del parque y promedió .261 puntos en 134 encuentros. 
Brian Dozier será el referente ofensivo de Minnesota
Foto: Star Tribune

La velocidad del equipo estará en las piernas de Byron Buxton y el puertorriqueño Eddie Rosario. Jorge Polanco, usando el dorsal 11, será el campocorto titular y de llegar a colocar los números del año pasado (.282 AVG, 27 CI, 4 HR y 69 hits en 69 encuentros), el dominicano aportará mucho. 

Eduardo Escobar será su backup y es un jugador probado que ha demostrado en el pasado defender cualquier posición.

La rotación será encabezada por Erwin Santana. El dominicano tuvo marca de 7-11 el año pasado y será quien abra el juego inaugural contra Reales de Kansas City en el Target Field, el lunes 3 de abril. 

Por su parte, Brandon Kintzler tendrá la responsabilidad de ser el cerrador, después de sus 17 rescates en 2016.

Luchar contra Indios de Cleveland, vigente campeón de la Liga Americana, Kansas City y Tigres de Detroit es cuesta arriba. No obstante, en la medida en la que Mellizos se enfoque en superarse a sí mismo irá avanzando. En principio no es candidato para asistir a la postemporada, pero enfocado en mejorar, Minnesota puede ver si sorprende. 

@beisboladentro

Cincinnati busca salir del sotano

Camino al Opening Day 2017

Los Rojos de Cincinnati se han caracterizado por ser una de las franquicias más aguerridas de las Grandes Ligas. Sin embargo, las últimas tres temporadas han demostrado lo contrario y es por ello que para esta venidera campaña buscarán cambiar el rumbo de las circunstancias.

El mánager Bryan Price tendrá al mando a varios jugadores consolidados y capaces de marcar la diferencia dentro del terreno. Pese a esto, el posible roster para día inaugural no presenta gran profundidad. 

Con Joey Votto a la cabeza, la ofensiva personifica el elemento más destacado de la maquinaria roja, que también estará respaldado por Zack Cozart, Billy Hamilton, Adam Duvall y el venezolano Eugenio Suárez.

El cuerpo de lanzadores es por mucho la incógnita más grande de la organización, pues no poseen un as dentro de su rotación. Además, uno de sus abridores más confiables la pasada campaña fue Anthony DeSclafani, quien comenzará la temporada en la lista de incapacitados, junto a Homer Bailey, un viejo conocido por la fanaticada. Pese a esto, DeSclafani está llamado a comandar la artillería desde junio.
Joey Votto espera recuperar el nivel que lo llevó a ganar un MVP
Foto: MLB.com

Dentro del bullpen no hay un nombre que genere mucho ruido, ya que su mejor brazo de 2016 fue Raisel Iglesias, quien a pesar de no estar consolidado como un gran relevista, pudo hacer su trabajo al dejar efectividad de 2.53 en casi 80 entradas lanzadas.

Y aunque la divisa no esté entre los grandes favoritos para avanzar a postemporada, querrán romper con la mala racha de tres campañas sin hacer acto de presencia en octubre, ya que desde 2013 han finalizado las zafras con récord negativo.

Pero el punto positivo dentro de los Rojos, es la cantidad de jugadores jóvenes que poseen en las menores y que dentro de poco formarán parte de la generación de relevo por la que están apostando los directivos del equipo, entre ellos José Peraza que arrancará la campaña como el camarero del equipo

Así que los dirigidos por Price llegan al 2017 con el viento en contra pero con la necesidad de brindarle buenos resultados a la afición de Cincinnati, la cual no los ha visto levantar el banderín del Centro de la Liga Nacional desde el 2012.


@beisboladentro

Cardenales a superar adversidades

Camino al Opening Day 2017
Luego de quedar fuera de la postemporada apenas por un compromiso en la zafra anterior, los Cardenales de San Luis afrontan la campaña 2017 con la misión de regresar a la fiesta de octubre en el mejor beisbol del mundo. Para ello están apostando al mismo núcleo de los últimos años, aunque con algunas novedades.

Lo principal fue mantener en el equipo al mánager Mike Matheny, quien firmó una extensión de contrato por tres temporada más. Luego llegaron las leves mejoras con la contratación de Dexter Fowler, quien se encargará del jardín central y fungirá como el primer bate del equipo, mientras que para el bullpen contarán con la experiencia del brazo zurdo de Brett Cecil, dándole más profundidad al cuerpo de relevo.
Yadier Molina es el líder de los Cardenales
Foto: AYM Sports

De resto son los mismos elementos que han estado el último par de años. Stephen Piscotty surge como el nuevo referente de la ofensiva, luego de la partida de Matt Holliday, mientras que el cubano Aledmys Díaz debe ser la bujía del equipo como segundo bate luego de una zafra 2016, donde explotó con el madero, al ligar para promedio de .300, con 17 cuadrangulares y 65 fletadas.

La rotación, por su parte, cuenta con nombres conocidos que deben, de mantenerse saludables, darle estabilidad al cuerpo de abridores de Matheny. Carlos Martínez ahora es el nuevo número uno, escoltado por la veteranía y el colmillo de Adam Wainwright, además de nombres como los de Michael Wacha, Lance Lynn y Mike Leake.

En teoría, los pájaros rojos lucen como un equipo compacto, pero al estar en la misma división que los Cachorros de Chicago, es complicado apostar a que se llevarán el banderín de la División Central de la Liga Nacional.

Sin embargo, pueden fácilmente ser candidatos a uno de los dos puestos de comodín y de ahí en adelante, como lo han demostrado a lo largo de su historia, transformarse en un rival de temer en los playoffs y quizás, hasta un digno contendor de la Serie Mundial, instancia que no alcanzan desde 2013, cuando cayeron en seis compromisos con los Medias Rojas de Boston.


@beisboladentro

Renovación es lo que se hablará en los Medias Blancas

Camino al Opening Day 2017

Cuando Robin Ventura renunció a su cargo al finalizar la temporada 2016, la directiva de los Medias Blancas de Chicago decidió que era hora de comenzar a reestructurar su plantilla. Rich Rentería será el encargado de manejar los destinos de un equipo que contará con una prometedora base tras desprenderse de Chris Sale y Adam Eaton.
La gerencia espera mucho de Avisaíl García esta temporada
Foto: lasmayores.com

En una división Central de la Liga Americana, donde Indios de Cleveland y Tigres de Detroit, lucen como grandes contrincantes, los Medias Blancas esperan sumar experiencia y amalgamar una novena realmente competitiva a corto plazo con nombres como Yoan Moncada, Lucas Giolito y Reynaldo López, quienes se sumarán a los aportes que darán en el plano ofensivo Avisaíl García, José Abreu, Melky Cabrera, Tim Anderson, Brett Lawrie y Todd Frazier.

Geovanny Soto volverá al plano regular, después de altibajos en su carrera. Su aporte en la conducción del cuerpo de abridores será determinante pues son brazos talentosos y consistentes como: José Quintana, Carlos Rodon, James Shields, Miguel González y Derek Holland, cinco brazos que puede asegurar diez o más triunfos cada uno.

Quizás la 2017 no sea la campaña donde exploten, pero con el talento que consiguieron en los cambios recientes, luce promisorio el futuro del equipo. Moncada está llamado a ser la nueva cara del equipo, mientras que Giolito y López en corto tiempo deberían estar encabezando la rotación de los Medias Blancas.


@beisboladentro

Los Piratas con muchas expectativas para 2017

Camino al Opening Day 2017


La campaña 2016 fue considerada un fracaso para la gerencia de los Piratas de Pittsburgh. Para este año, esperan redimirse y estar a la altura de sus rivales de división, los Cachorros de Chicago y los Cardenales de San Luis, quienes son fuertes contendientes en el Centro de la Liga Nacional, donde los bucaneros han protagonizado dos juegos de comodines, faltándole ese plus para seguir avanzando en la postemporada.
McCutchen podría cambiar de equipo este año si
Pittsburgh no esta en competencia. Foto: The Daily Stache

Para esta venidera campaña tienen planeado competir de principio a fin, y para cumplir su objetivo cuentan con un lineup lleno de jugadores que prometen ser figuras en el mejor beisbol del mundo. Su principal arma volverá a ser Andrew McCutchen, quien estará respaldado por Francisco Cervelli, Starling Marte, Grégory Polanco y David Freese, quienes realzan la habilidad y el poder de la ofensiva.

Además, su cuerpo de lanzadores llega con ambiciones de retomar el protagonismo dentro de un equipo que presentó una efectividad colectiva de 4.21 la campaña previa. El encargado de comandar la rotación será Gerrit Cole, lanzador que solamente pudo realizar 21 aperturas, debido a que tuvo que lidiar con lesiones en 2016. Sin embargo, para esta zafra podrá contar con el apoyo de Iván Nova y la joven promesa, Jameson Tallison.

El relevo tiene nombres llamativos como el criollo Felipe Rivero, que tendrá la labor de ser el backup de los bucaneros. Su capacidad para abrir y relevar será determinante para un equipo que no sabe lo que es llegar a una Serie Mundial desde 1979, cuando derrotaron a los Orioles de Baltimore.


@beisboladentro

sábado, 25 de marzo de 2017

Toronto busca sobrevivir

Camino al Opening Day

Han sido dos temporadas divertidas para los Azulejos de Toronto. Ellos terminaron una sequía de 22 años sin llegar a playoffs en el 2015, al ganar el Este de la Liga Americana gracias a una memorable racha de 24-5 a finales de julio y agosto. Ellos volvieron a los playoffs en el 2016, ganaron un dramático juego de comodines y llegaron a la SCLA por segunda temporada consecutiva. Las asistencias aumentaron en más de un millón de fanáticos en apenas dos años. Los fanáticos del béisbol en Toronto no habían sido tan apasionados desde que Joe Carter conectó aquel memorable cuadrangular.

Pero todo lo conseguido en los dos años previos pudiera cambiar en 2017. Los Azulejos afrontan una temporada con muchas incógnitas en una división donde Orioles de Baltimore y Medias Rojas de Boston, parten con el favoritismo.
José Bautista y Troy Tulowitzki deberán producir más si
quieren que Toronto repita lo ocurrido en 2016. Foto: zimbio.com
El núcleo ofensivo evidencia un envejecimiento que pudiera pasar factura si no llega la generación de relevo. Josh Donaldson  entrará a la temporada con 31 años, pero al menos se espera que él siga jugando a nivel de JMV. Con la pérdida de Edwin Encarnación, José Bautista -que no fue bien tratado en la agencia libre-,  se erija como el segundo mejor bateador del club, el año pasado bateo para .260 con 22 jonrones y 69 producidas, números bajos en relación a lo hecho en 2014 y 2015, tiene 35 años, y es probable que sus mejores años ya hayan pasado. Troy Tulowitzki, a sus 32 años sigue generando peligro, pero su defensa no ha sido la misma a causa de las lesiones. Russell Martin con 34 años ha acusado el desgaste de una posición exigente y promedio .231. Kendry Morales llegó al equipo para suplir la producción de Encarnación, tiene 34 años y si bien conectó 30 vuelacercas con los Reales de Kansas City, viene de lograr un porcentaje de embasamiento mediocre.
Con Michael Saunders fuera, Melvin Upton Jr y Ezequiel Carrera se repartirán las labores en el jardín izquierdo.
La fortaleza de los Azulejos es la rotación de abridores compuesta por Marcus Stroman, Aaron Sánchez, J.A. Happ (ganador de 20 juegos), Marco Estrada y Francisco Liriano. Garantizar su labor dependerá de lo que puedan hacer los relevistas Drew Hutchinson, Joe Biagini, Mike Bolsinger, Brett Cecil, Joaquin Benoit, y Jason Grilli, tendran la tarea de preserver los encuentros para el cerrador Roberto Osuna.
Pese a haber ganado la división, la gerencia no se comprometió en adquirir nombres de peso, más allá de Morales o Steve Pearce. Alex Anthopoulos, gerente del equipo, seguirá dependiendo de sus granjas donde Dalton Pompey vuelve a emerger después de no haber podido con la encomienda el año pasado.
Si Toronto luce competitivo, pudiera haber cambios en esa filosofía.

@beisboladentro

Cleveland quiere repetir el favoritismo

Camino al Opening Day

En la mente de Terry Francona hay un solo objetivo. Terminar la tarea que no se completó en 2016, cuando los Indios de Cleveland, cayeron en el séptimo encuentro de la Serie Mundial ante los Cachorros de Chicago, convirtiéndolos ahora en el equipo con más temporadas sin conocer un campeonato.

Ellos cuentan con una prometedora plantilla que estará atada vario años y agregaron a Edwin Encarnación, que será una pieza valiosa para su ofensiva.

"Definitivamente, se siente bien entrar a la temporada muerta sabiendo que cuentas con una muy buena base", dijo el gerente general de los Indios, Mike Chernoff. "Buena parte de esa base estará aquí por varios años".

Los Indios tienen una rotación llena de talento, encabezada por Corey Kluber y el venezolano Carlos Carrasco. El bullpen es encabezado por el estelar relevista Andrew Miller y el cerrador Cody Allen. Entre otros, el lineup tiene una estrella en ascenso con el puertorriqueño Francisco Lindor, un líder en Jason Kipnis y un jugador que explotó la temporada pasada, el dominicano José Ramírez. Se espera que Michael Brantley esté recuperado y sea el mismo pelotero de hace tres campañas atrás, antes de someterse a una cirugía de bíceps derecho en agosto que terminó con su temporada de 2016 tras sólo 11 encuentros.

Aunque los Indios luzcan muy bien ahora que se acerca la próxima temporada, todavía hay interrogantes. La principal es si repetirán como campeones de su división. Tras los cambios de Chris Sale y Adam Eaton, los Medias Blancas dejaron en claro que están en reconstrucción. Los Tigres de Detroit, según los informes, también quieren deshacerse de algunos contratos grandes. Los Reales de Kansas City tiraron la toalla el año pasado después de ganar la Serie Mundial en el 2015. Los Mellizos de Minnesota son un equipo en transición. Viendo el panorama de la Central de la Liga Americana, los Indios saldrán como los grandes favoritos para repetir como campeones de su división. La tribu también será uno de los grandes candidatos para conquistar la Liga Americana, dado lo que hicieron el año pasado y el hecho de que su roster sigue intacto.
Hay mucha expectativa por lo que puede aportar
Edwin Encarnación a la ofensiva de la tribu. Foto: listindiario.com

Allí entra Encarnación que bateo 42 jonrones y 127 remolcadas para los Azulejos de Toronto el año pasado y promedia 39 cuadrangulares y .912 de OPS en las últimas cinco campañas. Ayudará a una ofensiva que termino 13ros en la Liga Americana y 23ero en las Grandes Ligas con 91 jonrones de parte de sus bateadores derechos.

Encarnación ha sido eficaz ante diestros y zurdos. Su OPS de .909 ante pitchers derechos es el tercer mejor entre bateadores derechos desde el 2012, sólo por detrás de Mike Trout y el venezolano Miguel Cabrera. Además, Encarnación tiene slugging de .544 en las tres últimas temporadas.

Francona tendrá problemas en dar tiempo de juego a Yan Gomes y Roberto Pérez, ambos bien valorados en la organización. Gomes ganó un Bate de Plata en 2014, y parte con ventaja por su contrato de $4.5 millones que lo mantiene atado hasta el 2019, mientras que Pérez salto a la palestra después que Gomes se fracturara la muñeca derecha a finales de temporada. El boricua fue pieza vital en que los Indios llegaran a la Serie Mundial, y aún se recuerdan sus dos vuelacercas del primer encuentro del Clásico de Otoño.

En una división sin rivales fuertes y en espera de lo que puedan hacer Rangers de Texas, Toronto, Orioles de Baltimore u otro equipo del joven circuito, todo parece inclinarse a que Cleveland estará nuevamente en los playoff el próximo octubre.

Mientras su joven plantilla siga adquiriendo experiencia, la gerencia también estudia la probabilidad de que Bradley Zimmer, su prospecto número 1 tome una pequeña bocanada en el equipo grande. El jardinero central dejó .654 de OPS en 150 visitas al plato en Triple-A. En total, Zimmer bateó .250 con 15 jonrones, 25 dobles, seis triples, 62 empujadas, 76 anotadas, 77 boletos, 38 robos y 177 ponches entre Doble-A Akron y Triple-A en el 2016. Si muestra un avance consistente en Triple-A, podría ayudar a la tribu la próxima temporada.


@beisboladentro

Los Mets esperan mantenerse sanos y dar competencia

Camino al Opening Day

La rotación del conjunto neoyorquino tiene la capacidad de ser el mejor de la MLB si logran estar saludables durante toda la temporada.

Esa es una interrogante que la gerencia espera solventar en 2017, donde tendrán dura competencia en una división donde Nacionales de Washington, saltan como los principales contendientes, al igual que los Marlins de Miami.

Para llegar hasta ahí, los Mets simplemente necesitan encontrar las respuestas correctas a cinco preguntas urgentes de cara al 2017:

1.- Estará saludable la rotación de los Mets: La franquicia de Nueva York estuvo sumergida en otro verano de aperturas omitidas y brazos enfermos. Pero es una preocupación legítima. La cirugía a la que fue sometido Matt Harvey en julio donde se le extrajo una costilla, por ejemplo, tiene relativamente poco precedente en la historia del béisbol. Harvey será quien podrá demostrar que no sólo pudo superarla, sino que también puede regresar a ser el jugador estrella de antes.

Steven Matz nunca ha lanzado una temporada de más de 141 innings en su vida y perdió tiempo de juego debido a lesiones constantes en el codo, hombro y problemas en la espalda. Jacob deGrom también ha experimentado molestias menores en las últimas tres temporadas, mientras que Zack Wheeler no ha lanzado en las Mayores desde el 2014.

Entonces ahí está Noah Syndergaard, el joven de 24 años de edad que se convirtió en la roca de la rotación de Nueva York. Syndergaard lanzó bien duro, lo que incrementa el factor de riesgo de lesionarse. Los Mets necesitan que se mantenga saludable más que cualquier otro lanzador.
Si los abridores de los Mets superan el fantasma de las lesiones
serán duros rivales a vencer. Foto: lasmayores.com

¿Se mantendrá este grupo de lanzadores en el montículo? Los Mets harán todo lo que esté a su alcance y poder para reducir las probabilidades, confiando en toda la medicina moderna, nutrición y los métodos de fuerza y condición que puedan.

2.- Seguirá David Wright como el titular de la tercera base: Wright se mantiene como el plan A de los Mets; todavía es el capitán, corazón y alma de este equipo. Aunque Wright jugó apenas 75 partidos combinados en las últimas dos temporadas, los Mets creen que podrá ser un contribuidor potente de mantenerse saludable. El equipo no está contando con él exactamente, incluso Wright reconoce que no está seguro de lo que todavía puede hacer a los 34 años de edad. Pero Nueva York confía en que un Wright saludable puede ayudar al club a alcanzar la altura que espera.

De Wright no poder superar la estenosis espinal, adicional a los problemas en el cuello o algo aún sin conocer, José Reyes será quien ocupará la antesala. De llegar a ese punto, los Mets estarían seguros de que Wright nunca más estaría completamente sano. Sería el segundo año consecutivo en que los Mets cuenten con un tercera base de “emergencia”, para paliar la ausencia de su estrella. El año pasado fue el venezolano Wilmer Flores, quien tuvo problemas contra lanzadores diestros antes de cederle el trabajo al dominicano Reyes.

3.- Terminará Terry Collins con el equipo: A pocos días de que se terminara la temporada pasada, Collins dijo que no estaba seguro si seguirá dirigiendo después del 2017, el último año de su contrato actual. Ahora a los 67 años de edad, el capataz de los Mets ha cumplido con más de lo que realísticamente era posible cuando firmó con el equipo luego de la campaña del 2010. Pero el deseo de ganar un título de Serie Mundial todavía se siente.

Collins quiere alcanzarlo desesperadamente. Además, no esperará por siempre; el manager ha dicho previamente que no desea dirigir a los 70 años de edad.Quizás la pregunta más urgente para contestar sea si Collins podrá salir del béisbol profesional bajo sus propios términos. Aunque las lesiones en la primera mitad del 2016 cambiaron el panorama para Collins, quizás no tenga tanta suerte si vuelve a batallar.

4.- Se acabó el trotamundo Yoenis Céspedes: Lo único que frenó a Céspedes en el período de la agencia libre fue su reputación mixta. Algunos equipos, incluyendo el de Nueva York, se preguntaban cómo respondería el jardinero cubano a un contrato multianual, considerando que sus dos mejores años como ligamayorista llegaron previo a la agencia libre. Céspedes tiene historial de no poner un esfuerzo completo en ciertas jugadas, en sentarse en algunos juegos, de frecuentar el campo de golf. Todas esas inquietudes se mantendrán hasta que el oriundo de Campechuela demuestre que sean infundadas.

Pero los Mets creen en Céspedes lo suficiente para comprometerse a un contrato de US$110 millones, con las expectativas de que el cubano sea su mejor jugador ofensivo. Si lo es, y se mantiene saludable, la ofensiva contará con una oportunidad decente de ser mejor de lo que fue en el 2016.

5.- Serán competidores los Mets: Cuando Nueva York llegó a la Serie Mundial detrás de una de las rotaciones más jóvenes y brillantes del 2015, parecía que su ventana para competir se mantendría abierta por años. Pero las lesiones han puesto la capacidad del club en duda, mientras que la negatividad de los Mets en retar el tope salarial del béisbol ha dejado al roster con huecos blandos.

Definitivamente, si su pitcheo se mantiene saludable, los Mets competirán por un puesto en la postemporada. Pero le han agregado poco a un equipo que por poco queda fuera de la postemporada en el 2016. ¿Y si las lesiones atacan nuevamente? El sistema de fincas de los de Queens ya no se clasifica entre los mejores del béisbol.

Quizás los Mets sumen piezas en la fecha límite de cambios. Quizás se mantengan saludables y luchen por un puesto de la postemporada. Pero considerando dónde una vez se pararon, al equipo le gustaría ganar un título lo más pronto posible, mientras que Harvey, Syndergaard, deGrom y otros se mantengan empleados. Este tipo de oportunidades raramente dura mucho.


@beisboladentro

Miami espera competir este año

Camino al Opening Day

La tragedia unió a los Marlins. Como equipo lidiaron con la muerte del cubano José Fernández, consolándose unos a otros y apoyándose durante un momento tan difícil.

Ahora, la organización está decidida a salir adelante. Sin su lanzador número uno y jugador más enérgico, Miami mantiene la confianza en el núcleo del equipo y dentro del club se cree que puede ser un contendiente en el 2017.

"Todavía vamos a necesitar contar con algo de suerte", dijo el manager de los Marlins, Don Mattingly. "Necesitamos mantenernos saludables. Por eso es que uno se reúne y habla tanto durante el invierno. Hemos hablado de la necesidad de tener más profundidad en nuestro sistema de liga menor, para poder contar con jugadores que nos permitan estar en mejor posición cuando alguien se lesione. Esa es una de las cosas que nos preocupan".

Los Marlins terminaron con marca de 79-82 en el 2016, una temporada en la que estuvieron casi todo el año por encima de .500 y peleando por el comodín. Pese a la pérdida de su as, Miami cifra sus esperanzas en Edinson Volquez como su primer abridor, a él seguirá Dan Straily, Tom Koehler, We-Yin Chen, José Ureña y Justin Nicolino.
Miami necesita el aporte de Dee Gordon y Giancarlo Stanton
si quieren acceder a postemporada. Foto: miamiherald.com

La gerencia hizo esfuerzo para agregar otros brazos a la rotación, pero no había muchos lanzadores duraderos en el mercado de agentes libres y aquellos que estaban bajo control de otros equipos requerían de una inversión demasiado costosa en términos de prospectos a cambiar. Incluso ofrecieron más de $80 millones de dólares al cubano Aroldis Chapman y a Kenley Jansen, para que fueran sus cerradores, sin concretar dichos acuerdos.

Aunque no firmaron a ninguno de los dos, los Marlins adquirieron a dos brazos experimentados en Junichi Tazawa y Brad Ziegler, que terminaron el año pasado con los Medias Rojas. A.J. Ramos, quien salvó 40 juegos y fue convocado al Juego de Estrellas, es candidato número uno a mantenerse como cerrador.

En cuanto a la ofensiva, la gerencia espera que las lesiones dejen libre a Giancarlo Stanton (tirón muscular en la ingle) y Justin Bour (tobillo derecho), quienes perdieron una cantidad considerable de juegos. Dee Gordon fue castigado con una suspensión de 80 juegos. Y aunque Derek Dietrich fue un adecuado sustituto de Gordon en la primera mitad, en la segunda parte bateó .233.

Martín Prado, iniciará en listas de lesionados debido a un tirón en su pierna durante su actuación en el Clásico Mundial de Béisbol, mientras que el cuerpo técnico probará cambios en sus jardines. El lineup del día inaugural de 2016 tenía a Christian Yelich en el jardín izquierdo, el dominicano Marcell Ozuna en el central y Stanton en el derecho. Para 2017, Stanton estará en el derecho, Yelich en el centro y Ozuna en el izquierdo, aunque Mattingly asomo la posibilidad de que Stanton pase al izquierdo, posición que nunca ha jugado para darle el puesto a Ozuna que lo sustituyó mientras estuvo fuera.

Miami también cuenta con piezas en sus granjas que podrían recibir la venia esta campaña. Braxton Garrett, la primera selección del club en el 2016, es también su mejor prospecto, de acuerdo con MLBPipeline.com. Pero el zurdo fue elegido desde la secundaria, por lo cual todavía está lejos de las Grandes Ligas.

Sin embargo, otros prospectos están más cerca de dar el salto a las mayores.

Si necesitan ayuda en la rotación, el derecho dominicano Luis Castillo y el zurdo Dillon Peters son candidatos a subir a partir de junio. Castillo es el quinto mejor prospecto de los Marlins y Peters el 13ro. El derecho Drew Steckenrider (puesto 18) es un relevista de poderosa recta que podría estar listo rápido. El zurdo dominicano Jarlin García, quien lidió con varias lesiones en el 2016, es el 3er mejor prospecto de la organización, y en algún momento podría ser de ayuda en el relevo.


@beisboladentro

Los Yankees tienen nuevos bombarderos

Camino al Opening Day 

Para 2017, los Yankees de Nueva York esperan dejar atrás cuatro campañas consecutivas sin acceder a los playoff. Hay muchas razones para creer que eso sucederá, después de cerrar  2016 a cinco juegos del segundo comodín, tras desprenderse a finales de julio, de varias figuras de calibre y encomendarse a un prometedor grupo de jóvenes que serán de la partida para la campaña que está por iniciar.

"Creo que sucedieron algunas cosas buenas ese año", dijo el capataz de los Yankees, Joe Girardi. "Simplemente no cumplimos con nuestras metas. Pero pasaron cosas positivas, ya que vimos a algunos jugadores llegar, hacer cosas buenas y adquirir experiencia valiosa. Eso nos debe de ayudar en el futuro".

Dentro de esos nuevos jugadores que espera dejar su huella esta el dominicano Gary Sánchez, que tras su estrenó en las mayores, empató un récord al empalmar 20 jonrones en sus primeros 51 juego como ligamayorista.

Junto a él estarán Tyler Austin y Aaron Judge, quienes hicieron historia el 13 de agosto de 2016, al convertirse en los primeros jugadores en conectar bambinazos consecutivos en sus primeros turnos al bate en la Gran Carpa.

Estos nuevos “Baby Bombers” como fueron apodados serán apoyados por otro talento llamado Greg Bird, que se perdió la temporada pasada a causa de una lesión.

"Tenemos mucho talento aquí", dijo Sánchez. "Tenemos muchos jugadores jóvenes y veteranos también, lo cual creo que es una buena combinación. Durante los últimos meses, jugamos un buen béisbol, creo yo. Eso es lo que queremos seguir haciendo".

La temporada pasada, los Yankees tuvieron un comienzo flojo al registrar foja de 9-17 en abril y no volvieron a estar por encima de .500 hasta el 10 de junio. Chase Headley no conectó extrabase alguno en el primer mes de la temporada, pero no fue el único que tuvo dificultades. Jacoby Ellsbury y Brett Gardner no rindieron en la parta alta de la alineación, mientras que Aaron Hicks bateó apenas .191 en sus primeros 95 partidos luego de pasar al equipo en un canje durante el invierno.
Gary Sánchez será el nuevo rostro ofensivo de los Yankees
Foto: NJ.com

Parte de ese desastroso inicio se debió a la dependencia de Alex Rodríguez y Mark Teixeira, quienes, no pudieron repetir las cifras que dejaron en 2015, cuando se combinaron para 64 jonrones y 165 producidas. Rodríguez apenas bateó para .200 con nueve jonrones antes de disputar su último encuentro en agosto, mientras que Teixeira anunció su retiro tras promediar .204 con 15 vuelacercas.

Matt Holliday, Headley, Starling Castro, Chris Carter y Didi Gregorius serán quienes completen la ofensiva del Bronx, que como afirmó Sánchez presenta juventud y experiencia.

Las incógnitas del pitcheo
Masahiro Tanaka despejó dudas con respecto a su habilidad para lanzar con un desgarre parcial en el codo que sostuvo en el 2014, su primera temporada en los Estados Unidos. El diestro japonés fue el as indiscutible de los Yankees en el 2016, al trabajar 119.2 innings, sumar 14 victorias y finalizar en el tercer lugar de la Liga Americana con 3.07 de efectividad. En sus últimas nueve aperturas, su marca fue de 8-1 con promedio de carreras limpias de 2.28.

Después de él, hay interrogantes con el resto de los abridores, en parte por la salud y lesiones que han aquejado a sus miembros en las dos últimas temporadas. C.C. Sabathia, Michael Pineda, Luis Severino y Adam Warren, están llamados a completar la rotación, teniendo a Luis Cessa y Chad Green, como potenciales abridores de emergencia.

El bullpen es quizá el fuerte del club.

El cubano Aroldis Chapman retorna nuevamente al Bronx, tras haber sido cambiado en julio del año pasado a los Cachorros, equipo al que ayudo a coronarse en la Serie Mundial. El misil cubano, estará atado al Bronx por los próximos cinco años y $86 millones.

Hará yunta con el dominicano Dellin Betances, y serán apoyados por Tyler Clippard, Tommy Layne, Jon Niese, James Holder, entre otros.

La nueva generación
Tras perder a varios prospectos en cambios importantes, la gerencia del equipo de la Gran Manzana, comenzó a nutrir sus fincas y cuentan con una camada de piezas de alto valor, que esperan por su oportunidad de dar el salto.

Gleyber Torres, tercer prospecto de todo el béisbol es una de ellas. El campocorto que fue el Jugador Más Valioso de la Liga Otoñal de Arizona este año, será una de las piezas a seguir, iniciara el año en Doble A, pero es probable que su ascenso ocurra a finales de julio si Gregorius no vuelve de su lesión, ocurrida durante el Clásico Mundial de Béisbol.

Otros que verán acción serán el diestro Adam Warren y los jardineros Rashad Crawford y Billy McKinney. Todos ellos junto a Torres llegaron proveniente de los Cachorros en el cambio por Chapman. Por el cambio de Miller que paso a los Indios, recibieron al jardinero Clint Frazier y a los lanzadores J.P. Feyereisen, Ben Heller y Justus Sheffied.

Hay razones para que la nueva generación comienza a dar alegrías en el Bronx.

El dato
En 2016, Nueva York contó con tres cerradores, siendo estos Chapman, Andrew Miller y  Betances, quienes se combinaron para 19-2, cuando los tres lanzaron. Miller esta con los Indios de Cleveland.

@beisboladentro

domingo, 19 de marzo de 2017

Crónica de una muerte anunciada

Foto: worldbaseballclasicc.com

La ilusión de llevarse la corona del Clásico Mundial de Béisbol duro poco para los fanáticos venezolanos, quienes vieron como su selección salió por la puerta de atrás al no conseguir los resultados esperados.

La derrota vía nocaut contra Puerto Rico en aquella jornada inaugural, marco la debacle de una selección que jamás pudo conjugar los factores de juego. Una ofensiva inerte y un cuerpo de lanzadores que concedió muchas libertades, fueron solo una parte de la hecatombe que vivió el cuerpo técnico, que jamás encontró la fórmula correcta para enrumbar tanto talento junto.

Este artículo, analiza de manera fría las causas que incidieron en la pronta eliminación de Venezuela, y digo pronta porque tras ese resultado escandaloso, el equipo jamás mostró cohesión para superar esa página.

1.- La escogencia del mánager
El 17 de febrero de 2016, Oswaldo Guillén, nuevo mánager de los Tiburones de La Guaira, para la temporada 2016-2017, criticó duramente a la Federación Venezolana de Béisbol y a su presidente, Edwin Zerpa. En su opinión, la búsqueda de un dirigente para la selección de Venezuela en el Clásico Mundial estuvo llena de errores que solamente denotan “falta de actitud para desempeñar” esas responsabilidades.

Días atrás, la Federación oficializó en el cargo de mánager a Omar Vizquel, que no contaba con recorrido alguno como dirigente. Si bien, Guillén era el favorito de muchos por su experiencia como mánager campeón en las Grandes Ligas, sus declaraciones dejaron claro que el proceso fue concebido como una improvisación y que jamás llegó a tener una entrevista para el cargo.

“Tenía entendido que había seis gerentes para entrevistar a doce candidatos, pero que yo sepa no entrevistaron a ninguno”, relató Guillén. “Sí, Carlos Guillén habló conmigo en el hotel Jaragua (República Dominicana), a las doce de la mañana, con una jarra de café y duró 20 minutos. Si eso fue una entrevista, entonces estamos bien mal en este país, porque es terrible, da lástima y pena ajena”, señaló.

Guillén con su característica verborrea ya daba campanadas de lo que vendría. Mostró su apoyo a Vizquel en el cargo, y aseguró que la FVB estaba siendo mal administrada por un personaje que no tenía los conocimientos necesarios para el cargo.

2.- Lo que inicia mal, termina mal
La designación de Vizquel fue bien recibida por varios sectores, las expectativas eran alta debido al grupo de figuras que estarían a su disposición. A mediados de agosto, el pelotero comenzó a hacer pública su probable alineación a través de una entrevista al diario Líder en Deportes. La alineación tenía nombres que estaban por descontando e incluía otras figuras que levantaron opiniones, por estar encima de otras que tenían un año magistral en las mayores.

Para el último trimestre del año, el comité organizador entrega el listado de 50 peloteros pre seleccionados para el evento, el mismo comenzó a ser modificado al confirmarse lesiones de algunos pre seleccionados, incluso, el nombre de Gerardo Parra no figuró en esa selección, levantando opiniones en diversos medios.

En diciembre, durante un partido de softball entre celebridades y deportistas, se conoció que Vizquel había sido despedido del cargo, distintos rumores corrieron por las diferentes salas de redacción, desde problemas con la conformación del roster, desacuerdos entre la Federación Venezolana de Béisbol y el gerente general Carlos Guillén, la pugna por algunos puestos en el roster y los roles de algunos instructores marcó un proceso que durante una semana fue aderezada por una comunicación que llegó a las oficina de MLB, informando el despido de Vizquel.
Omar Vizquel y Carlos Guillén no tuvieron una relación
placentera durante la conformación de la plantilla.
Foto: majorleaguebaseball.com

En la polvareda, peloteros cerraron filas hacía el caraqueño, amenazando con no jugar si Vizquel no era ratificado en el cargo. Al final, Vizquel es ratificado y dejaron atrás todos los malos entendidos, en procura de llevar a la selección a conseguir el título en el evento que se disputaría en marzo.

La polémica no cerró allí. Continúo meses después, cuando se conoció el roster definitivo. Asdrúbal Cabrera y Gerardo Parra, dos piezas que Vizquel deseaba en la alineación, no fueron incluidas por Carlos Guillén, que alegó en el caso de Cabrera, su negativa a ser banca y Parra por estar lesionados, ambos peloteros encararon con declaraciones duras a Guillén desmintiendo tales comentarios, enrareciendo un ambiente que estaba tenso entre algunos peloteros. Miguel Cabrera, capitán de la selección, defendió a Vizquel de las acusaciones de los dos peloteros, asegurando que no estaban dejando el ego a un lado por el bien del país, ratificando que quien arma el equipo es el gerente general.

3.- Deserciones
Nadie puede predecir que hubiera sido de Venezuela si Carlos Carrasco, Junior Guerra y Eduardo Rodríguez hubieran sido de la partida para este evento. El pitcheo de Venezuela en la primera fase fue un desastre. Solo conto como abridores a Félix Hernández y Martín Pérez. Jhoulys Chacín, Yusmeiro Petit y Omar Bencomo, fueron otras piezas de emergencia, aunque Chacín no abrió ningún encuentro. Tampoco sabemos si Vizquel iba a emplear dos abridores por encuentro y si esto iba a dar resultado.

En la primera edición del evento, Luis Sojo empleó esa fórmula y no fue productiva.

Héctor Rondón fue otra pieza que no participó desde el inicio.

4.- No se cumplieron las expectativas
Tras dos resultados exitosos en los juegos de preparación, el favoritismo de Venezuela fue creciendo, pero la verdad fue un espejismo a lo que vendría en los siguientes días. El pitcheo, era la gran duda cuando se conformó el equipo y lamentablemente se terminó cumpliendo el mal pronóstico.
La ofensiva fue silenciada en San Diego. Foto: EFE

Nadie sabe si eso hubiera cambiado con la presencia de los brazos mencionados anteriormente, El pitcheo de Venezuela recibió en este evento 44 carreras y 14 vuelacercas. Los relevistas permitieron 29 carreras (26 limpias) del séptimo inning en adelante. Mostrando un elevado porcentaje de carreras limpias permitidas de 14.62, en 16.0 innings de labor durante ese lapso.

La ofensiva tampoco estuvo a la altura. El promedio colectivo de bateo fue de .258 (228-59) con cinco vuelacercas y 27 producidas. En la segunda ronda promediaron .188 (101-19) con 31 abanicados, solo conectaron cuatro extrabases y produjeron cuatro carreras.

5.- Las lesiones pasaron factura
Venezuela fue la selección más perjudicada por las lesiones a varias figuras. No sabemos, si estas figuras hubieran marcado la diferencia en el desarrollo del evento. Silvino Bracho (0.2 entradas lanzadas), Robert Suárez (1.1 entradas), Martín Prado (.368 de promedio y cinco remolcadas) y Salvador Pérez (.286 de promedio), fueron los peloteros afectados. No se contó con una reserva amplia para suplir sus ausencias.

La salida de Miguel Cabrera también fue un golpe seco, si bien Venezuela ya estaba eliminada, perder a tu referente hubiera sido un desastre si los criollos hubieran accedido a la semifinal.

6.- El efecto Vizquel
De los 16 managers que dirigieron en este evento, solo Omar Vizquel careció de experiencia. El caraqueño funge como coach de primera de los Tigres de Detroit, y a pesar de su exitosa carrera como pelotero, se demostró que en este tipo de competiciones sus conocimientos siguen apenas formándose. A Vizquel le paso factura su inexperiencia y no se apoyó en su cuerpo técnico, donde contaba con seis técnicos con amplió recorrido como dirigentes en la LVBP y ligas menores.

Ahora resta pensar y reestructurar todo nuevamente, el camino al próximo clásico debe iniciar desde ya, para ese entonces, nuevas piezas se sumarán y otras ya no estarán, seguirá Vizquel al frente, nadie lo sabe, mismo camino debe suceder con Edwin Zerpa, presidente de la FVB, es hora de abrir camino a nuevos valores y devolver una alegría al país que no sucede desde 1945, última vez que Venezuela se tituló campeón de béisbol en un evento internacional.

El dato

Venezuela dejó marca de 2-5 en el Clásico Mundial, su foja en estos eventos es 12-12.


@beisboladentro

sábado, 18 de marzo de 2017

Amarga despedida

Foto: EFE

Venezuela quedó oficialmente eliminada del Clásico Mundial de Béisbol.

La victoria de Puerto Rico sobre los Estados Unidos (6-5), dejó al equipo nacional sin oportunidad alguna de acceder a semifinales. La falta de bateo fue el principal detonante de esta segunda vuelta, en la que promediaron .213 con apenas dos carreras producidas ante Estados Unidos y República Dominicana.

Tras haber conseguido 23 carreras en la primera fase, a razón de 5.75 carreras por encuentro, la ofensiva criolla no consiguió el batazo oportuno en esta segunda vuelta, en la que produjeron múltiples ocasiones para definir los encuentros.

Quizás las dimensiones del Petco Park no ayudaron a los bateadores venezolanos, es un parque apto para lanzadores y así quedó demostrado con un cuerpo de pitcheo que lució superior al que se desempeñó en el Charros de Jalisco de México, donde los nacionales mostraron todo el peso ofensivo.

Antes de iniciar el campeonato, la ofensiva era la carta de presentación del combinado nacional, las dudas radicaban en el pitcheo, cosa que se ratificó en esa primera ronda donde el cuerpo de lanzadores de Venezuela dejó 8.51 de efectividad, consiguiendo su clasificación por un diferencial de carreras que les permitió jugar el partido de desempate ante Italia, dejando a México sin opción, cuando las tres divisas finalizaron con marca de 1-2.

Desde entonces Miguel Cabrera, Víctor Martínez, José Altuve, Carlos González y compañía poco pudieron ofrecer ante el pitcheo de Estados Unidos y Dominicana, a los que le promediaron .200 con hombres en posición anotadora.

Ostentar un lineup de lujo como el de Venezuela, con tantas figuras, no es fácil, pero es menos hacedero aceptar que no han podido encontrar la fórmula para descifrar a los lanzadores rivales para regalarle alegría a una Venezuela sumida en crisis.

Ahora resta trabajar con miras al 2021, quizás para ese evento, algunos nombres que se encuentran en esta plantilla no sean parte del equipo, si tomamos en cuenta la edad de algunos y las posibilidades de ver nuevos valores que irán emergiendo en los próximos tres años.

Tampoco sabemos si Omar Vizquel seguirá al frente del cuadro nacional.


@beisboladentro