jueves, 18 de agosto de 2016

Altuve: 1.000 hits y rumbo al MVP



Ahora siento que no quiero parar”, comentó Altuve a MLB.com luego del compromiso en el que su equipo cayó 8-5 ante Cardenales de San Luis, y que le permitió convertirse en el jugador venezolano que más rápido llega a los mil hits en las Grandes Ligas.

El camarero es uno de los 32 peloteros venezolanos con mil imparables, lo hizo en su juego 786, dejando atrás los 861 que logró Miguel Cabrera, y que lo mantuvo como el criollo que más rápido llegó a esa marca.

El imparable conectado al relevista de los Cardenales, Tommy Pham, colocó a Altuve como el primer jugador de la franquicia de los Astros de Houston, en llegar a la mítica cifra, siendo además el segundo jugador activo en las mayores que llegó en menos tiempo, detrás de Ichiro Suzuki que lo hizo en 696 encuentros.

De los diez bateadores con más hits en la historia del juego, solo Hank Aaron, Ty Cobb, Stan Musial, Derek Jeter y Honus Wagner llegaron primero que el intermedista criollo a los mil imparables. De allí a que las proyecciones que abracen al venezolano sean impresionantes, si tomamos en cuenta que el rey del hit, Pete Rose, alcanzó los mil hits en su partido 831.

“Astroboy” como llaman al criollo en Houston, dejó atrás a leyendas como Rose, Carl Yastrzemski, Paul Molitor, Tris Speaker y Eddie Collins.

“Me siento bastante orgulloso cuando alguien me menciona en un grupo junto a Pete Rose”, señalo Altuve que elevó su promedio a 365, manteniéndose líder de la Liga Americana. “Este tipo de logros significa que estás haciendo algo bien. Obviamente, aquellos hombres tuvieron mucho éxito y estar junto a ellos significa que estás ayudando a tu equipo”.

Asimismo, es el quinto camarero que llega a los mil imparables con 26 años de edad. Junto a él se encuentran los inmortales Roberto Alomar (1.174), Bobby Doerr (1.134), Bill Mazeroski (1.067) y Eddie Collins (1.024).


Primer Astro con ese registró
Los 1.000 hits de Altuve en sus seis temporadas
como pelotero profesional en Grandes Ligas

Jugando su sexta campaña en las mayores, Altuve ya ha establecido varios registros para la organización sideral, que lo encaminan a conseguir varias marcas si las proyecciones son benevolentes con él.

César Cedeño tenía la marca para la organización de haber llegado más rápido a los mil imparables, el dominicano lo hizo en 889 encuentros, uno menos que Jeff Bagwell que lo consiguió en su encuentro 890.

La marca para la franquicia estaba en poder de Bob Watson que lo obtuvo en 952 encuentros.

Es líder de la Liga Americana en hits con 170, está buscando su tercer liderato en ese renglón y su tercera campaña con 200 o más hits. Craig Biggio, miembro del Salón de la Fama, solo tuvo una campaña en su carrera. El venezolano está a treinta imparables de conseguirlo, meta que lo ubicaría como el primero en hilvanar dicha seguidilla. Para Latinoamerica, sería el tercero que consigue un triplete en hits detrás de Tony Oliva y Rod Carew.

Sus 32 dobles, lo ubican segundo dentro de los Astros en tener temporadas consecutivas de 30 o más dobles. La lista la integran: Craig Biggio y Jeff Bagwell con 7 y Lance Berkman y Altuve con 5.

Es el principal candidato para alzarse con el premio al Jugador Más Valioso del joven circuito, de conseguirlo será el segundo venezolano en alcanzarlo después de Miguel Cabrera y el segundo jugador de Houston, detrás de Jeff Bagwell que lo conquistó en 1994, cuando jugaba su cuarta temporada como pelotero.

¿Qué tan bueno podría ser Altuve?, es la pregunta constante que se hacen sus seguidores, pese a su estatura, el carabobeño se las ha arreglado para ser el tercer bate que cualquier equipo desea tener: batea para promedio, tiene poder ocasional, roba bases, puede dar hits y su defensa es de las mejores del torneo, no en balde tiene la distinción de ser el mejor segunda base de las mayores.

De acuerdo a las proyecciones, Altuve podría alcanzar la meseta de los 3.000 hits a la edad de 38 años, una edad muy buena, si tomamos en cuenta que los miembros de ese club han llegado a esa cifra entre los 39 y 40 años.

Como exprese anteriormente, Altuve vive su mejor año como jugador profesional y no hay indicio de que su actuación sea una mera casualidad.

Pelotero todo terreno

Con 26 años, el camarero lidera la Americana en promedio (365), porcentaje de embasado (429) y hits (170), marcha segundo en robos (26) y es tercero en slugging con 573.

Es el principal candidato al MVP del joven circuito, donde sus rivales más cercanos son Mookie Betts y David Ortiz, de los Medias Rojas de Boston y Edwin Encarnación de los Azulejos de Toronto.


El carabobeño también busca su tercer liderato en estafadas, a siete del Rajai Davis.

Actualmente solo hay dos peloteros activos que han llegado en menos encuentros a los mil hits, siendo Altuve e Ichiro los predestinados. Hace una semana atrás el japonés llegó a la mítica cifra de los 3.000, cuando arribo a los mil tenía 31 años y venía con curtido con una experiencia en la pelota nipona.

De allí a que las estadísticas sean benevolentes con el criollo.

Altuve tiene la oportunidad de unirse de Nomar Garciaparra y Magglio Ordoñez, quienes son los únicos bateadores derechos que consiguieron un título de bateo con un promedio por encima de los 360 desde 1940.

Garciaparra lo hizo con Boston en 2000, bateando para 372 y Ordoñez con los Tigres de Detroit en 2007, promedio 363.

Con 365 que promedia el jugador ficha de los Navegantes del Magallanes en el país, es probable que en las próximas semanas escriba su nombre en esta lista.

Otro renglón que domina cómodamente es el promedio fuera de casa, promedia para 424, 60 puntos por encima de Martín Prado. También encabeza el renglón de embasado (490) y es segundo en slugging (634) dentro de los peloteros que mejor batean como visitante.

“Tengo que dar gracias a todos los que los fanáticos, a mis compañeros de equipo y a todo el mundo por lo que ha hecho por mí”, acotó el venezolano después de dar los tres hits que le faltaba para los mil como profesional.

Así es Altuve, sin complejos, sacrifica los logros personales por el éxito grupal, eso lo sabe su organización que ha hecho un proceso de reestructuración donde él es el principal referente.

El dato

Altuve es el pelotero número 46 en la historia que lo logra llegar a 1.000 hits en sus primeras seis temporadas. Se une a Miguel Cabrera como los únicos venezolanos con 1000 o más hits en sus primeros seis años en MLB, es a su vez el sexto latino, sumando su nombre a Albert Pujols, Orlando Cepeda, Robinson Canó, Roberto Alomar y Cabrera.

@beisboladentro

jueves, 11 de agosto de 2016

Prince Fielder también se retira del béisbol



El bateador designado e inicialista de los Rangers de Texas, Prince Fielder, anunció su retiro del béisbol tras someterse a una segunda cirugía en el cuello, misma cirugía que lo apartó del terreno hace dos temporadas.

Aún con la protección de un collarín, doce días después de haberse sometido a la operación el corpulento bateador de 32 años, lloró ante los periodistas, en la que explicó los motivos que lo alejan de lo que más le apasiona, indicando que la medida era por su bienestar físico.

“Será duro el no poder jugar”, dijo Fielder en una emotiva conferencia de prensa, en la que estuvo acompañado por sus dos hijos y su agente Scott Boras.

Con doce temporadas en las mayores Fielder confirma los rumores de que sus dolencias físicas acortaron su carrera. Estaba en su tercer año con los Vigilantes y promediaba 212 con ocho jonrones y 44 producidas en 89 encuentros.

Las pruebas de resonancia magnética revelaron varios discos herniados en el cuello justo encima del área que se le reparó quirúrgicamente hace dos años.

El seis veces convocado al Juego de Estrellas tiene 319 jonrones en su carrera que inicio con los Cerveceros de Milwaukee, equipo que lo seleccionó 7°en el draft de 2002 y con quienes debutó en 2005 y se mantuvo con ellos hasta 2011, cuando firmó con los Tigres de Detroit equipo que lo mandó en 2013 a Texas por Ian Kinsler.

Tiene un contrato que le genera $24 millones anuales hasta el año 2020, que firmó con Detroit por $214 millones de dólares por nueve años.

La organización texana aún no ha especificado si esos pagos continuaran efectuándose.

Iguala a su padre en jonrones

En los últimas ocho temporadas Fielder solamente se perdió 13 encuentros, y solo uno en un periodo de cinco años, hablamos de un guerrero y una figura determinante en la alineación.

Sus últimos días han sido una contrariedad y no por salir de un slump o por descifrar a un lanzador que lo ha dominado, sino el solapar la posibilidad de no volverse a uniformar y de contribuir a la victoria de su equipo.

Su voz entrecortada delataba que no fue sencillo persuadirlo, los médicos aconsejaron que su salud se vería afectada si continuaba jugando. Privo más el bienestar que el juego.

Y no se puede culpar a Fielder que siempre batalló para dar lo mejor de sí pese a su físico y ser hijo de una figura en las mayores como Cecil.
Padre e hijo no llevan una buena relación desde hace
algunos años atrás

Contradictoriamente se marcha con la misma cantidad de vuelacercas que su padre 319, un jugador que se fue a Japón por un año y entonces volvió a los Tigres de Detroit y sorprendentemente conectó 51 jonrones en 1990, convirtiéndose en el primer jugador en 13 años en alcanzar los 50 bambinazos. Prince también tendría su propia temporada de 50 jonrones y además también jugó con los Tigres, así que tal vez sea apropiado que padre e hijo hayan terminado sus carreras con el mismo total de cuadrangulares.

Desafortunadamente, Prince tiene una relación bien distante con su padre.

El béisbol pierde en menos de un mes a tres figuras importantes que han ocupado bastante centimetraje en los medios. Mark Teixeira, que anunció su retiro al finalizar la temporada tras batallar con lesiones esta temporada, semanas después Alex Rodríguez hace lo propio, pero poniendo fin a su carrera el viernes en un juego ante Rayas de Tampa Bay, y ahora Fielder.

Este trio se unirá a David Ortiz otra gloria que dirá adiós y que está teniendo una temporada para MVP.

El béisbol sigue su marcha, nueva figuras emergen, mientras otras comienzan a decir adiós.

El dato

Cecil Fielder jugó 12 temporadas en las mayores con Azulejos de Toronto, Tigres de Detroit, Yankees de Nueva York, Angelinos de Anaheim e Indios de Cleveland. Se retiró con 34 años. Promedio 255 con 319 jonrones y 1008 remolcadas. Prince jugó 13 campañas con Milwaukee, Detroit y Texas dejando promedio de 283, 319 vuelacercas y 1028 producidas. Son la segunda pareja padre e hijo con más de 300 jonrones cada uno, la primera es Bobby y Barry Bonds.


@beisboladentro

miércoles, 10 de agosto de 2016

25 años de la gesta de El Intocable



Este jueves se cumplen 25 años del primer juego sin hits para un lanzador venezolano, hito logrado por el zuliano Wilson Álvarez, que en su segunda salida como profesional – la primera desde 1989 -, silenció a la poderosa ofensiva de los Orioles de Baltimore, en el antiguo Memorial Park, casa de los oropéndolas.

Álvarez se estrenaba con los Medias Blancas de Chicago, conjunto que lo adquirió en octubre de 1989, procedente de los Rangers de Texas, equipo con el que debutó y salió valpuleado en su única apertura.

En una salida de emergencia, el joven de 21 años lanzaría una de las joyas monticulares más difíciles de alcanzar, y que desde ese momento lo enrumbo a ser ídolo de las próximas generaciones de lanzadores que llegarían a las mayores a finales de los años noventa y comienzo del nuevo siglo.

En Venezuela, las incidencias del partido se siguieron por Venevisión, que por cosas del destino no pudieron transmitir el encuentro pautado por lluvia, y se plegaron a la transmisión de los Medias Blancas. El recordado Gonzalo López Silvero, comentó que el abridor de Chicago era una promesa del pitcheo, que lanzó varios juegos sin hits en su etapa juvenil, por lo que había expectativas de como saldría en esta segunda apertura de su carrera, tras su triste debut con Texas, tres años atrás.

Y la premonición de López Silvero  se fue cumpliendo inning tras inning, Álvarez fue retirando a la poderosa ofensiva de los Orioles, que pese al descontrol del zuliano, no había podido conectarle ningún imparable durante todo el trayecto.

Ya en el octavo Chicago ganaba siete a cero, y Álvarez saldría más cerca de la gloria, en ese episodio se produciría una de las jugadas claves que permitió a Álvarez continuar con su joya monticular. Con David Seguí corriendo en la inicial luego de recibir boleto, el turno correspondió al bateador designado Chris Hoiles. El fornido toletero soltó un batazo entre dos, poniendo un nudo en la garganta de los fanáticos, pero apareció el guante del jardinero central Lance Johnson, quien con una fabulosa atrapada de cabeza, decapitó la conexión haciendo que la multitud se levantará para darle una sonora ovación al patrullero del equipo contrario.

Oswaldo Guillen, quien defendía el campo corto de los patiblancos, declaro a un medio venezolano años después, que no se había dado cuenta que Álvarez lanzaba no hit hasta que ocurrió esa jugada.

“Luego de la atrapada escuché la ovación y pensé: Fue una buena jugada, pero nada más”, dijo Guillen, que luego añadió que le preguntó a su compañero Joey Cora, sobre que sucedía y este le respondió: “Ozzie, Wilson lanza no hit no run”.

Guillen volteó a la pizarra y se asustó, y al final del encuentro señalo que le regaló una botella de vino a Álvarez y le dijo “Solo te faltan 299 triunfos para ingresar al Salón de la Fama”.

En el noveno, Álvarez con 113 pitcheos en su haber enfrentaría a Mike Devereaux que la elevó al jardín central, Juan Bell se poncha, Cal Ripken y Dwight Evans negocian boletos, dejando la escena servida para que Randy Milligan se ponchará y con ello se iniciará la algarabía en el Memorial Park.

Álvarez culminó su faena con siete ponches y cinco boletos, totalizando 128 pitcheos, de los cuales 75 fueron en zona de strike.

Meridiano, diario deportivo de Venezuela título al día siguiente “Intocable”, apodo con el cual sería conocido el zuliano durante sus 14 años como grandeliga en los que vistió los uniformes de Rangers de Texas (1989), Medias Blancas de Chicago (1991-1997), Gigantes de San Francisco (1997), Mantarayas de Tampa Bay (1998-2002) y Dodgers de Los Ángeles (2003-2005).

Al momento de su retiro Wilson tenía el liderato en victorias (102), juegos abiertos (263), ponches (1330) y episodios lanzados (1742.2). Después de Alejandro “Patón” Carrasquel y Luis Leal, ningún lanzador generó tanta expectativa que Álvarez que vivió sus mejores años con Chicago, donde ganó 15 triunfos en dos ocasiones (1993 y 1996).
Ron Karkovice guió la labor del joven zuliano

Las lesiones hicieron mella en su carrera, sobre todo en su época con Tampa Bay, equipo con el que firmó un contrato de 32 millones de dólares, haciéndolo uno de los mejores pagados del béisbol.

Se retiró a los 35 años, ya en labores de relevo con Los Ángeles, quizás aún tenía más que dar, pero su cuerpo ya no respondía a las exigencias del día a día.

Hoy cumple funciones como coach de pitcheo en ligas menores con los Orioles de Baltimore, conjunto con el que salto a la fama tras su faena monticular.

Tras la gesta de Wilson Álvarez, Venezuela esperó quince años para que otro criollo emulará lo alcanzado por el zuliano, siendo Aníbal Sánchez el predestinado en su año de novato con los Marlins de Florida.

Actualmente se han lanzado seis juegos sin hits por lanzadores venezolanos.

El dato

Wilson Álvarez fue el primer jugador nacido en la década de los años 70 en estrenarse en las mayores. Dejó marca en 1991 de 3-2 con 3.51 de efectividad en diez salidas, nueve de ellas como abridor.


@beisboladentro

domingo, 7 de agosto de 2016

A-Rod dice adiós al béisbol


El bateador designado de los Yankees de Nueva York, Alex Rodríguez, informó la mañana del domingo su retiro del béisbol, cuando el próximo viernes 12 de agosto, dispute ante los Rayas de Tampa Bay su último encuentro como pelotero profesional.

El dominicano de 41 años finaliza así una carrera controvertida y mancillada por el escándalo de dopaje que le costó una suspensión por toda la temporada 2014. Asimismo, se informó que seguirá en la organización como asistente especial e instructor de todo el sistema de la organización cobrando lo que resta de su salario que culmina el próximo año.
En una semana donde además la mítica franquicia recibió el anunció del retiro del también inicialista Mark Teixeira, al finalizar la temporada, aquejado por lesiones que le han impedido jugar por completo en los últimos años.

De igual modo, la salida de estas dos figuras es un claro mensaje de que el proceso de renovación en la organización es inminente, después de que salieran de varios peloteros veteranos y obtener a cambios jóvenes valores que devuelven las esperanzas de formar una prometedora generación como la vivida a mediados de los años noventa con Derek Jeter, Mariano Rivera, Andy Pettitte y compañía, que le valió seis títulos en ocho años.

Rodríguez que había sido relegado al banco esta temporada tiene apenas un inicio y siete turnos al bate desde el 22 de julio. Se encuentra a cuatro vuelacercas de los 700, una cifra que ahora luce lejana con el retiro anunciado.

El año pasado regresó de una suspensión de 162 partidos por violar la política antidopaje de las ligas mayores y pegó 33 jonrones, además de superar la barrera de los tres mil hits, dos mil impulsadas y dos mil anotadas, pero este año las cosas han sido diferentes. El descendiente de padres dominicanos batea .204 con nueve jonrones y 29 impulsadas en 62 juegos.

Sin contar el partido del domingo, el antesalista de Yanquis posee 3.114 hits, 696 jonrones, 547 dobletes, 2.084 impulsadas y 2.021 anotadas, en 22 años de carrera compartido con Marineros de Seattle (1994-2000), Rangers de Texas (2001-2003) y Yanquis de Nueva York (2004-2016).

El manager Joe Girardi, anunció recientemente que prefiere dar turnos a jugadores más jóvenes, incluso si Rodríguez está a cuatro jonrones de ser el cuarto pelotero con 700 o más cuadrangulares.

“Amo este juego, amo este equipo. Hoy les estoy diciendo adiós a ambos” dijo el pelotero en una rueda de prensa en el Yankee Stadium. “Es un día difícil, un día de mucho orgullo”, sentenció.

Rodríguez tiene un salario de 20 millones de dólares este año y se le adeuden otros 20 en 2017, la última de su contrato por 10 campañas y 275 millones de dólares.

Mentor de nuevas figuras
En su nuevo rol, que comenzará el sábado 13 de agosto, Rodríguez será asignado a trabajar con varios jugadores en todos los niveles del sistema de fincas de los Yankees, incluyendo muchos de los mejores prospectos del equipo. Se reportará directamente a Hal Steinbrenner y ayudará a los jugadores junto con la oficina de operaciones deportivas de los Yankees. Además estará en el campo primaveral de los Yankees como instructor especial en el 2017.

Se mantendrá en la organización hasta el 31 de diciembre de 2017.
Se quedó corto de sus aspiraciones de llegar a los 700
jonrones algo solo logrado por Barry Bond, Hank Aaron y
Babe Ruth en las mayores

Merece ir a Cooperstown
Estadísticamente hablando, Rodríguez debería ser candidato seguro en la primera oportunidad al Salón de la Fama, pero es muy posible que nunca sea exaltado tras haber sido suspendido por una temporada completa en 2014 por el uso de sustancias para mejorar el rendimiento. Fue la segunda vez que admitió el uso de esteroides.

Ninguno de esos números y logros se los pueden quitar; le pertenecen. Por un periodo de quizás una década, fue el mejor jugador de la Liga Americana y la mercancía más codiciada: un jugador del cuadro que podía batear con poder y para promedio y con un fildeo elite, ganando dos Guantes de Oro.

Sin embargo, hasta tanto ocurra un cambio dramático en la manera de pensar, Rodríguez jamás será electo al Salón de la Fama por un grupo de escritores que han demostrado una y otra vez que no votarán por un jugador sustancialmente vinculado a drogas para mejorar el rendimiento. Por eso es que Barry Bonds jamás se ha acercado a ser electo, ni tampoco Roger Clemens, dos jugadores que predominaron sobre el béisbol durante dos décadas.

Rodríguez inicialmente confesó el uso en el 2009 y cinco años después fue suspendido tras otra ronda de dopaje, ésta a través de la Clínica Biogenesis.

Rodríguez nunca será recordado sencillamente como uno de los mejores jugadores de todos los tiempos; en cambio, será recordado como uno de los mejores jugadores que utilizó drogas para mejorar el rendimiento -no precisamente una descripción para plasmar en el bronce del Salón de la Fama-.

Elegido como primera selección del draft amateur de 1993 por los Marineros de Seattle, A-Rod parecía destinado desde un principio a ser uno de los mejores jugadores de la historia.
Y casi lo logró, aunque para ello recurrió tanto al engaño y la trampa, que ya nadie sabe cuánto consiguió a base de talento y trabajo y cuánto a golpe de fraude.

Esta temporada, Rodríguez ha registrado un promedio de .204 con 9 jonrones, 29 carreras impulsadas, slugging de .356 y .OPS de .609 en 62 partidos, los peores números en su carrera desde sus primeros dos años en Grandes Ligas con los Marineros de Seattle (1994-1995).

El dato
Alex Rodríguez cuenta con 696 cuadrangulares, y solamente Barry Bonds, Hank Aaron y Babe Ruth han conectado más. Suma 3,114 hits, solamente superado por 19 jugadores. Tiene 2,084 impulsadas, más que nadie que no lleve por apellido Aaron o Ruth. Acumula 2,021 carreras anotadas, el octavo mejor en toda la historia. Tiene tres premios de Jugador Más Valioso y un anillo de campeonato de la temporada 2009 con los Yankees.

@beisboladentro

lunes, 1 de agosto de 2016

Llegó la reestructuración a los Yankees de Nueva York

Hace unas semanas atrás la disyuntiva sobre el futuro de los Yankees no era del todo claro.

Son contendientes o vendedores era lo que más se especulaba en los medios.

Dicha prerrogativa estuvo en el ambiente en una ciudad acostumbrada a ganar y a adquirir cuanto pelotero deseaba, sin importar el sacrificio de sus granjas.

Hoy, tras haber culminado la fecha límite de cambio, los mulos lucen lejos de aspirar a acceder a la postemporada. Nueva York, se desprendió de buena parte de sus peloteros a fin de robustecer una maltrecha granja que no cuenta con piezas para paliar las malas actuaciones y lesiones que han padecido varias figuras estelares.
Joe Girardi ha tenido que lidiar con lesiones en su plantel
y un mal arranque al inicio de temporada

Brian Cashman, gerente general acostumbrado a adquirir cuanto jugador de renombre esté disponible en el mercado, fue durante el fin de semana, un “Don Regalón” donde las ofertas para salir de sus mercancías fue lo que más riposto, y aunque usted no lo crea, Nueva York luce ganador a largo plazo, aunque sus fervientes seguidores no piensen así.

La última vez que los Yankees fueron vendedores al por mayor fue en 1992, eso les permitió crear un núcleo de jóvenes en las menores que con el tiempo se tradujo en la famosa dinastía de Derek Jeter, Bernie Williams, Jorge Posada, Andy Pettitte y Mariano Rivera.

De la noche a la mañana, Nueva York posee, gracias al talento adquirido por los traspasos de Aroldis Chapman, Andrew Miller, Carlos Beltrán e Iván Nova, uno de los sistemas de fincas más sólidos y abundantes de todo el béisbol.

Seis de las piezas que consiguieron figuran entre los 50 mejores prospectos de todo el béisbol, eso habla del futuro promisorio de una organización que parece tener las piezas a corto plazo para sustituir a Mark Teixeira, Alex Rodríguez, Brian McCann, Chase Headley, C.C. Sabathia, Brett Gardner y Jacoby Ellsbury, quienes pasan de los 32 años.

Pero OJO, eso no quiere decir que todas estas piezas se conviertan en parte de una nueva dinastía, es probable que con la filosofía de los Steinbreinner y Cashman, estas figuras sean carnadas para adquirir a peloteros de renombres que les permita competir en poco tiempo, pero dado los últimos resultados, la paciencia es una virtud y Nueva York aprendió que los trofeos no se compran a golpe de billete, sino con trabajo.

Desde que perdieron la Serie Mundial ante los Dodgers de Los Ángeles en 1981, los Yankees iniciaron su mayor sequía sin títulos que llegó a su fin en 1995, cuando cayeron ante los Marineros de Seattle en la Serie Divisional en cinco encuentros.

Un año después iniciaron su cadena de seis títulos de Serie Mundial en los siguientes ocho años, gracias al talento pujante de figuras formadas en sus granjas y peloteros que llegaron durante el mercado de cambios o temporada muerta.

Se encuentran a siete juegos de su división y a cinco y medio del puesto de comodín, es probable que aún sueñen con los playoff, reza el viejo adagio que la esperanza es lo último que se pierde, quizás sea así, vale la pena preguntarse si tienen las piezas para aspirar a esa clasificación.

"Creo que este equipo tiene mucha hambre y ganas de pelear para ver si es capaz de desafiar las probabilidades, dado el bache en el que caímos con nuestro decepcionante desempeño al principio", dijo Cashman, hace dos días antes de desmantelar su plantel.

La ofensiva del Bronx luce endeble ante el bajo promedio que exhibe Mark Teixeira (192ave, 9hr y 24ci), Alex Rodríguez (205/9/29) y Chase Headley (260/10/34), solo Brian McCann (15 jonrones y 42 producidas), Starlin Castro (11/44) y Didi Gregorius (292/11/43) han sacado la cara, mientras que el pitcheo  abridor no ha mostrado su mejor cara con registro de 34-40, siendo Masahiro Tanaka (7-3) y Nathan Eovaldi (9-7), sus mejores abridores.
Con 36 años Teixeira ya no cuenta con
una ofensiva demoledora como antaño

Dellin Betances asumirá las labores de cierre, era algo que se venía tanteando desde que llegó a las mayores, fungió al lado de Rivera, Miller y Chapman, ahora tendrá la responsabilidad y quizás la presión por emular lo hecho por el tridente mencionado.

Aunque el Este de la Americana ha tenido una rotación de líderes, los Yankees aspiran a darle el susto a Medias Rojas de Boston, Orioles de Baltimore y Azulejos de Toronto, quienes cuentan con elementos para acceder a la fiesta de octubre.

Con registro de 52-52, es poco lo que se puede aspirar, Nueva York inició la segunda parte sin hilvanar una cadena de triunfos que le permita soñar nuevamente con una postemporada, de allí a que Cashman saliera de varias piezas, tienen registro de 8-8, pero el pasado 16 de julio tenían un déficit de nueve juegos y medio ante los Orioles en la División Este, hoy la brecha es de siete juegos. Viéndolo de esta forma, no parece ser un obstáculo insuperable, mucho menos el comodín donde la diferencia es de cinco encuentros y medio, de los cuales, 3.5 son para aspirar al segundo comodín, en la que Medias Rojas, Astros de Houston y Tigres de Detroit, luchan esa plaza.

Todos los equipos contendientes del joven circuito tienen puntos débiles y todos están buscando la forma de mejorar sus rosters antes del 1ro de agosto, la fecha límite para canjear a los jugadores sin que éstos tengan que pasar por la lista de waivers.

Los Yankees canjearon a Chapman solamente cuando los Cachorros los abrumaron con talento. Dado que el lanzallamas estaba en posición de convertirse en agente libre después de la temporada, Cashman dijo que cambiarlo era lo lógico.

"Podríamos ser compradores. Podríamos ser vendedores. Quizás seamos ambos", dijo el ejecutivo.

Cashman señala el profesionalismo y el empeño que mostraron los Yankees cuando atravesaron un momento difícil a principios de la temporada. El manager Joe Girardi ha puesto el tono en el clubhouse, pero los veteranos del equipo - Teixeira, Beltrán y A-Rod - también han manejado las cosas de la manera indicada.

"Una de las cosas que vemos y agradecemos - y le damos el mérito a Joe y a su personal - es que tenemos un roster de jugadores que siguen cumpliendo con su deber, que es competir", dijo Cashman.

Eso es lo que han hecho los Yankees. Y por ello, se encuentran en una posición que parecía inalcanzable hace un mes.

Resta ver si la salida de algunos jugadores le dará más competitividad o iniciarán su transitar por la reestructuración.


@beisboladentro

Imagen: 4313yankees.blogspot.com / www.elnuevoherald.com

Rougned Odor el nuevo slugger de los Rangers de Texas


A sus 22 años y con tres temporadas en el mejor béisbol del mundo, el zuliano Rougned Odor puede sentirse orgulloso de los logros que ha alcanzado en tan corto tiempo. Está a un vuelacercas de igualar la marca de Bobby Doerr, único intermedista en sacar 22 o más vuelacercas antes de los 23 años y a seis de empatar a Edgardo Alfonzo, quien es el venezolano con más jonrones para un segunda base.

Desde que volvió de su suspensión a consecuencia de su pelea con el dominicano José Bautista, batea para 294 con 14 cuadrangulares y 29 remolcadas en 52 encuentros, en ese periodo los Rangers han ganado en 30 ocasiones, ocupando el primer puesto de la División Oeste de la Americana, seis juegos por encima de los Astros de Houston.

Con Prince Fielder fuera por lo que resta de temporada, la ofensiva de los tejanos recae en el venezolano, junto a Adrián Beltré y los recién adquiridos Jonathan Lucroy y Carlos Beltrán.

El pasado viernes conectó dos cuadrangulares, siendo apenas la segunda ocasión en su carrera que consigue dicha proeza, la primera fue el 15 de junio de este año.

“En realidad no estoy haciendo nada diferente ni especial”, dijo Odor a ESPN, quien llegó a 21 estacazos esta temporada, la mayor cantidad del equipo. “Solo estoy tratando de hacer contacto fuerte con la bola, no pienso en jonrones, pero afortunadamente la bola está saliendo del estadio”.

De acuerdo a Statcast, el cuadrangular que conectó el pasado jueves, fue el más largo de su cosecha de 2016, la bola viajo 465 pies.

Odor se convirtió en el tercer camarero en la historia de Texas que consigue más de veinte jonrones, después que lo hicieran Alfonso Soriano e Ian Kinsler.

Ahora su meta es alcanzar a Doerr y perseguir el registro para el país, en poder de Alfonzo, que consiguió 27 con los Mets de Nueva York.

30-30
El camarero zuliano pudiera calificar su temporada como consagratoria.

Hace dos temporadas atrás su nombre no figuraba como una fija en la organización, la presencia de Jurickson Profar y Luis Sardiñas, hacía pensar que su destino estaba en otra organización. Pero se ha encargado de hacer sentir su nombre desde entonces, Profar se lesionó y perdió dos temporadas y hoy es el utility del club, mientras que Sardiñas hace lo propio con los Marineros de Seattle.

Hace poco rechazo una extensión en su contrato que le permitiría haber ganado más de 35 millones de dólares por seis años, el zuliano se ha enfocado en dejar constancia de su talento y que el episodio con Bautista quede en el pasado.

Tras la pausa del Juego de Estrellas, Odor batea para 297 con cinco vuelacercas y ocho remolcadas en 16 encuentros. Su promedio en la campaña es de 279 con 21 jonrones, 54 impulsadas y 19 dobles en 98 partidos.

Su slugging es de 500, mientras su OPS es de 798.

Hasta ahora las estadísticas impuestas en 2016 proyectan la mejor de sus tres zafras. El tope personal de hits (111 en 2015) está igualado. El de dobles (21) lo será cuando conecte tres. Ya sobrepasó el de jonrones (16) y siete lo separan de imponer nueva marca en el renglón de impulsadas (61).

Asimismo, de acuerdo con proyecciones de Espn.com, Rougner Odor podría batear 30 tubeyes y 33 jonrones en la presente temporada. De lograrlo se uniría a una lista en donde destacan Miguel Cabrera, Carlos González, Víctor Martínez, Bob Abreu y Magglio Ordóñez.

Con dichos números Texas comienza a solapar una mejor oferta salarial, sino quiere ver a una de sus preciadas gemas partir antes de lo que ellos esperaban.

Para su manager Jeff Bannister, lo hecho por Odor lo impulsa a ser un líder dentro de la organización. “Estar más enfocado en el home le ha estado rindiendo frutos, y todavía puede ser más agresivo”, sentenció.


@beisboladentro

Imagen: www.eluniversal.com

Martín Prado el líder de los Marlins de Miami



A sus 32 años Martín Prado se ha convertido en el líder de unos Marlins de Miami que están pujando para acceder por tercera ocasión a la postemporada, donde han conseguido dos Series Mundiales en su haber, siendo está la mejor relación para equipo alguno en las mayores.

Actualmente el antesalista de los peces es tercero en promedio de bateo en el viejo circuito con 324 y tercero en imparables con 127, su constancia y dedicación ha sido más que satisfactorio, siendo ejemplo para sus compañeros que no paran de alabar sus condiciones.

"Honestamente, lo considero el capitán de nuestro equipo", expresó el segunda base del conjunto miamero, Dee Gordon a la MLB.com. "Creo que los demás están de acuerdo, simplemente por la forma en que él se maneja día tras día, así que tratamos de seguir su ejemplo. Observamos cómo hace las cosas y siempre es profesional".

Prado ha sabido adaptarse a las dificultades y ha encontrado en Miami la estabilidad que pareció perder tras sus pasantías con los Cascabeles de Arizona y Yankees de Nueva York entre 2013 y 2014, tras haber disputado siete campañas con los Bravos de Atlanta.

Él ha estado claro sobre su rol en el equipo y aunque sabe que muchos de sus compañeros como el mismo Gordon o el campocorto cubano Adeiny Hechavarría lo buscan y escuchan, lo toma como algo normal dada su experiencia.

"No me siento como un líder precisamente", explicó el venezolano a la MLB.com. "Más bien, me siento como una pieza clave. Somos 25 muchachos y obviamente algunos de nosotros vamos a tener más experiencia. Lo único que diría es que me ven salir al terreno a diario, así que trato de ser un modelo a seguir", añadió.

En 99 compromisos, Prado exhibe un average de 324 producto de 127 imparables en 392 turnos al bate. Acumula 24 dobles y 43 carreras impulsadas, además de decisivas conexiones que, como sucedió el fin de semana, decidieron encuentros en favor de los peces.

Su contrato se vence a finales de 2016 por lo que podría permanecer en Miami de no haber una decisión contraria. Por ello, hay un clima optimista sobre lo que puede pasar en este equipo con Prado a la cabeza.

“Ha sido un camino largo este año, sólo he tratado de mejorar”, dijo Prado. “Al principio de la temporada estaba tratando de recuperar el ritmo, y la mitad de mi cuerpo la lanzaba un poco hacía adelante, por lo que estaba usando sólo mis manos. No estaba utilizando el movimiento de caderas y todo lo demás”.

“He estado trabajando horas extra para intentar batear la bola hacía mi lado contrario”, dijo Prado. “A veces simplemente tienes suerte y te lanzan el pitcheo ideal para batear hacía allá”.


@beisboladentro

Imagen: AP