lunes, 9 de abril de 2018

Las Grandes Ligas a los pies de Shonei Ohtani

Los Angeles Times



Si usted fuera mánager o dueño de un equipo de béisbol, con que versión de Shonei Ohtani se quedaría usted.

Estos son sus números:

Como bateador: .389 (18-7) con tres jonrones, siete remolcadas, un boleto y cuatro ponches recibidos  En cuatro encuentros, su porcentaje de embasado se ubica en .421, mientras su slugging y OPS es de .889 y 1.310 respectivamente.

Como lanzador: 2-0 con 13.0 entradas de labor en las que ha permitido cuatro hits, tres carreras, dos boletos otorgados y 18 ponches propinados, en dos aperturas realizadas. Ha recibido un cuadrangular y su tasa de ponche por cada nueve episodios es de 12.5.

Una difícil elección… para el béisbol ha sido un verdadero espectáculo que pensamos estaba en especie de extinción. Desde la época dorada del béisbol no se había visto una exposición por jugador alguno en ambas facetas desde el gran Babe Ruth... el bambino.

De alguna manera, Shohei Ohtani continúa no sólo cumpliendo con las inmensas expectativas que había sobre sus hombros, sino incluso excediéndolas.

Por algo es considerado por las diversas publicaciones como el prospecto número 1 del béisbol.

Ohtani debutó el domingo en el Angel Stadium como lanzador, y estuvo casi perfecto. En apenas la segunda apertura de su carrera de Grandes Ligas, llevó un juego perfecto hasta la séptima entrada ante los Atléticos, una joya que le rompió Marcus Semien con sencillo tras un out en dicho episodio. Fue el único imparable que recibió el japonés en la victoria por 6-1 de los Angelinos.

Antes de montarse en el morrito para su segunda salida, Ohtani venía de dar tres cuadrangulares en cuatro juegos, siendo uno de los responsables en el buen inicio de los serafines que marchan segundos en la división oeste del joven circuito con marca de 7-3.

La vedette asiática marcha líder dentro del equipo en promedio y cuadrangulares, este último renglón comparte liderato con Justin Upton y Mike Trout, mientras es segundo junto a Trout y Andrelton Simmons en remolcadas. Upton es el líder con nueve.

Dominio total
Ohtani se ha convertido en la vedette del béisbol
norteamericano por cumplir sin contratiempo sus dos
roles: lanzador y bateador (Los Angeles Times)
En apenas once días de acción en las Grandes Ligas, Ohtani ya ha realizado algunas proezas que lo ha ubicado en una selecta lista.

Aquí algunas de ellas:

Antes de Ohtani, sólo dos pitchers en la historia de las Grandes Ligas habían tirado al menos seis innings, permitido uno o menos hits y ponchado a 12 bateadores en uno de los primeros dos juegos de su carrera. Steve Woodard lo hizo con los Cerveceros el 28 de julio de 1997 y el Salón de la Fama dominicano Juan Marichal lo logró por los Gigantes el 19 de julio de 1960.

Con sus 12 ponches, Ohtani también igualó la marca de la Liga Americana para un lanzador en uno de sus primeros dos juegos en la loma. Woodard había sido el último en hacerlo. Antes lo había logrado otro lanzador de los Angelinos: Tim Fortugno, el 25 de julio de 1992. Luego hay que remontarse a Elmer Myers de los Atléticos de Filadelfia, el 6 de octubre de 1915.

Ohtani es el 14to lanzador de Grandes Ligas que poncha a 12 rivales o más en una de sus primeras dos aperturas. El más reciente antes que él había sido Stephen Strasburg, quien ponchó a 14 en su estreno con los Nacionales el 8 de junio del 2012.

Ohtani consiguió que los bateadores de Oakland abanicasen la brisa ante 24 de sus envíos (de un total de 91 que hizo), la mayor cantidad para cualquier serpentinero este año.

Tal como fue el caso en su primera presentación, el pitcheo más rápido de Ohtani tocó las 99.6 mph, según Statcast™. Lo logró con su último envío de su ponche propinado a Semien en el cuarto inning. Es el segundo lanzamiento más rápido para completar un ponche entre los abridores en el 2018, sólo detrás del dominicano Luis Severino de los Yankees (100.2 mph el 29 de marzo).

Los bateadores ahora han abanicado la brisa en 26 de sus 37 swings contra la recta de los dedos separados de Ohtani entre sus dos salidas. Esa tasa de 70.3% de swings en blanco es la más alta para cualquier lanzador con cualquier pitcheo este año (mínimo de 10 swings ante un envío determinado).

Ohtani es apenas el tercer jugador en dar jonrones en tres juegos corridos y sumar un duelo de 10 ponches o más como lanzador en la misma temporada. ¿El primero en hacerlo? Babe Ruth en 1916. Luego lo haría Ken Brett en 1973.

Ohtani ha ganado sus dos aperturas del 2018. Habían pasado casi 100 años desde que un jugador tenía al menos dos victorias como pitcher y por lo menos tres jonrones como bateador en los primeros 10 juegos de su equipo en la temporada. El último en hacerlo fue Jim Shaw con los Senadores de Washington en 1919.

Ohtani se convirtió en tan sólo el sexto jugador en la historia de la Gran Carpa en dar tres jonrones en sus primeros cuatro juegos cuando la botó ante Daniel Gossett de los Atléticos en el segundo inning del juego del viernes. Se unió a Trevor Story (cuatro en sus primeros cuatro juegos en el 2016), Trey Mancini (tres en el 2016), el cubano Yoenis Céspedes (tres en el 2012), Trent Oeltjen (tres en el 2009) y Mike Jacobs (tres en el 2005).

“Me siento mejor y siento que cada vez me acostumbro más, cada día. Es solo la primera semana. Todo salió bien. Estoy bastante seguro de que habrá una pared en algún lugar de la carretera. Una vez que golpee esa pared, es cuando tendré que empezar a trabajar más duro y descubrir cómo pasar esa pared”. Declaro a los medios el asiático, consciente de que su faena tendrá en cualquier momento un bajón en la que deberá hacer los ajustes para volver a mostrar sus condiciones.

Se espera que Ohtani descanse este lunes cuando los Angelinos de Anaheim inicien serie contra los Rangers en Texas, el oriental de 23 años actuará como designado a partir del martes y miércoles, para continuar ese rol jueves cuando visiten el Kauffman Stadium, hogar de los Reales de Kansas City, equipo que lo verá como abridor el próximo sábado.
Hasta donde llegará la sensación del medio oriente.

LA CIFRA
183 lanzamientos ha realizado Shonei Ohtani  en sus dos aperturas ante los Atléticos de Oakland. 122 de ellos han sido en zona de strike. En su primera salida realizó 92 pitcheos (63 en strike) y la segunda 91 (59 en la zona).
@beisboladentro

¿Podrá Stanton con la presión de la Gran Manzana?



Giancarlo Stanton llegó a los Yankees de Nueva York como el incentivo que faltaba para obtener el gallardete de la Serie Mundial que le ha sido esquivo desde la temporada 2009. En sus primeros diez encuentros el bateador designado y jardinero izquierdo, ha quedado en deuda mostrando un promedio de .167 con tres vuelacercas y siete carreras remolcadas.

Lo más escalofriante son sus 20 ponches, que lo tienen dominando ese departamento en las mayores y que ha comenzado a ser objeto de críticas de la difícil prensa de la gran manzana.

En su primera semana como miembro de los Yankees jugando en el Bronx, Stanton decepcionó, con apenas tres hits en 28 turnos (.107) con una anotada, tres remolcadas y un cuadrangular. Lo peor vino para el espigado jugador al sumar dos encuentros de cinco ponches cada uno y totalizar 16 en su primera semana en el Yankee Stadium, escenario que es un paraíso para los bateadores a diferencia de lo que fue el Marlins Park.

Esa actuación marcó la primera vez en la época moderna que un pelotero no bateó imparables con cinco ponches en dos juegos en la misma temporada, de acuerdo a ESPN Stats & Information. Stanton se convirtió en el tercer jugador en las últimas 100 temporadas que tiene dos o más juegos con cinco ponches en una misma campaña.
Stanton no ha tenido un comienzo positivo en
su nuevo hogar (AP)

Los abucheos se han hecho presentes en una afición que se acostumbró a ganar y a tener estrellas que respondan a sus credenciales. Es cierto que apenas ha pasado una semana y media de acción, y el jugador se está aclimatando a una nueva liga y a nuevos lanzadores, por lo que aún hay tiempo de hacer ajustes.

"Debes sólo verlo como una mala semana", declaró Stanton. "Pero la campaña es más que sólo una semana".

Pese a las críticas, la semana en el Bronx tampoco fue del todo negativa, Stanton largó un kilométrico batazo el miércoles pasado en la victoria de Nueva York ante los Rayas de Tampa Bay y ha sido la protección a la medida para Aaron Judge que lo antecede en la alineación.

El piloto debutante de Nueva York, Aaron Boone, expresó plena confianza en el toletero.

"La verdad pienso que es cuestión de timing", declaró Boone. "Despegará cuando tenga todo en ritmo. Creo que estará bien con el transcurso del tiempo. Es un jugador muy bueno. Pronto todo esto quedará en el pasado".

El comentario de Boone es acertado tomando en cuenta que Stanton participó ocho campañas con los Marlins de Miami, en la que no tuvo toda la atención mediática que tiene en una ciudad como Nueva York, por lo que el jardinero ya ha lidiado con este tipo de slump en su carrera.

El año pasado fue cuando Stanton comenzó a ser portada de los diferentes medios de comunicación, cuando conectó 59 jonrones y remolcó 132 carreras para ser líder de esos departamentos que le valieron el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional.

El jardinero se quedó corto de ser el sexto bateador en conseguir 60 o más jonrones en una temporada en las Grandes Ligas, algo que solamente han logrado: Babe Ruth, Roger Maris, Mark McGwire, Sammy Sosa y Barry Bonds.

Hasta los momentos el único logró que tiene Stanton esta temporada lo hizo en el Opening Day, cuando consiguió dos cuadrangulares en su primer juego con los Yankees, desde que Curtis Granderson lo hiciera el 4 de abril de 2010. Además de ser el 19no jugador de la franquicia desde 1961 en conectar un jonrón en su primer turno al bate con el equipo, y el primero en hacerlo desde que Tyler Austin y Aaron Judge lo hicieron el 13 de agosto del 2016.

Calidad hay en Stanton, pero deberá enfrentar la presión de jugar en una franquicia que está acostumbrada a ganar.

EL DATO

Stanton se convirtió apenas en el tercer jugador en los últimos 110 años en tener dos juegos con cinco ponches en la misma temporada, para colmo en una misma semana. Deron Johnson tuvo dos entre dos meses con los Rojos en 1964 y Ray Lankford tuvo tres con los Cardenales en 1998.

@beisboladentro

miércoles, 4 de abril de 2018

Ha cumplido Ohtani con las expectativas trazadas

Getty Images


En apenas su segundo juego en las mayores como bateador y el primero en su casa el Angel Stadium, Shonei Ohtani disparó su primer jonrón y empujó tres carreras para ayudar a los Angelinos de Los Ángeles a vencer 13-2 a los Indios de Cleveland, la noche del martes.

El astro japonés terminó el encuentro de 4-3, con tres remolcadas, dos anotadas y un ponche, actuando como bateador designado y octavo bate. Othani es el primer jugador que consigue la victoria como abridor y en el siguiente partido jonronea como bateador, algo que solamente ha hecho Babe Ruth en 1921.

Ohtani es quizás el jugador más fascinante en el béisbol, la Liga Americana ya tiene 45 años que implementó el bateador designado y los lanzadores no suelen batear en sus partidos, salvo en encuentros interligas; y a diferencia de los lanzadores de la Liga Nacional, Ohtani cuenta con un talento innato para batear y lanzar.

Lo hizo durante cinco temporadas en la liga japonesa donde dejó 48 jonrones con 166 remolcadas y un promedio de .286. Su mayor cantidad de vuelacercas en una campaña fue 22 en 2016, año en que estableció topes en varios departamentos ofensivos incluyendo promedio (.322) y remolcadas (67) en 104 encuentros. Mientras que como lanzador su marca fue 42-15 con 2.52 de efectividad, ganando 15 encuentros en 2015.

De allí la expectativa que hay con este jugador que apenas tiene 23 años, ya que otros japoneses que han llegado a las mayores lo hicieron en condición de estrellas de su liga.

Por lo pronto, Othani promedia .444 (9-4) con dos anotadas, tres remolcadas y dos ponches recibidos. De acuerdo a la planificación que ha hecho el cuerpo técnico de los serafines, el jugador será empleado esta temporada como designado dos o tres encuentros antes de que cumpla con su día de apertura, la cual tendrá descanso al día siguiente para evitar cualquier lesión.

En la liga japonesa se desempeñó como jardinero, posición en la que no será empleado esta temporada. Anaheim tiene a Justin Upton, Mike Trout y Kole Calhoum como jardineros regulares, mientras Chris Young será como remplazo.

Por lo pronto, en los dos encuentros que ha actuado Othani no ha deslucido para nada. Atrás quedaron las críticas del spring training, el japonés ha sabido adaptarse al pitcheo y su swing se nota compacto y sólido, tal como lo demostró al sacársela a  Josh Tomlin en su primer turno con dos a bordo para coronar un racimo de seis carreras en esa primera entrada.

Donde tendrá éxito
Othani, que hizo su estrenó en las mayores el pasado 29 de marzo, consiguió su primer imparable en su primer turno ante los envíos de Kendall Graveman de los Atléticos de Oakland. Ese día se fue de 5-1 con un ponche.

Los elogios llegaron tras su primera apertura como abridor el pasado domingo. Anaheim ganó 7-4 a los Atléticos y Othani demostró porque los Angelinos lo firmaron por $2.31 millones de dólares, un precio de ganga, ya que su salario en las mayores está limitado por las reglas de reclutamiento internacional.

Lanzó seis entradas en las que permitió tres hits, igual número de carreras, un boleto y seis abanicados. Pese a permitir un cuadrangular de Matt Chapman, sus lanzamientos rondaron las 96-98 millas por hora.
Su actuación como abridor ante los Atléticos cautivo
 a los especialistas, su futuro podría ser en este rol
si sigue sumando éxitos, claro que dependerá de lo 
que haga como bateador. Foto: CNN

¿Cuál lejos podrá llegar?, es pronto para afirmarlo. Su próxima salida será el domingo ante los Atléticos pero en el Angel Stadium, una oportunidad para ratificar que lo hecho hace cuatro días atrás no fue obra de la casualidad.

Los entendidos han quedado fascinado con el repertorio que mostró, pues son pocos los lanzadores que tienen la habilidad de conseguir strikes con swings y eso hizo Othani en su apertura ante los Atléticos

Las proyecciones indican que Othani podría terminar la temporada con diez triunfos, mientras que como bateador su cifra se ubique en 20 jonrones.

Ahora viene la verdadera pregunta.

¿Con que versión se quedarán los Angelinos?

Está claro que Othani podría ser el mejor atleta en las mayores, incluso por encima de su compañero Mike Trout, considerado el rostro del béisbol.

Su habilidad no solo para maximizar su talento en el montículo sino también para batear lo suficiente, pondrá a los Angelinos contra la pared si el equipo se encuentra en carrera por entrar en la postemporada.

Sabemos que por su condición será difícil que lance 190 entradas o que consiga 200 turnos, pero habrá un momento en que los Angelinos dependan de él, y es allí donde la presión pudiera hacer mella. Hasta ahora las dos facetas han sido altamente valorada, Mike Scioscia, mánager de los Angelinos preferiría tenerlo en el montículo ya que el club cuenta con varios veteranos en el dogout que pueden desempeñarse en el rol de designado o inicialista.

Allí están Albert Pujols, Luis Valbuena, Jefry Marte y Chris Young.

Quedará por ver como cierra Othani el primer mes de campaña cuando ya se haya aclimatado al béisbol norteamericano, En esta primera semana la prueba ha sido positiva, por supuesto Anaheim aún no ha enfrentado a equipos más sólidos y es allí donde las críticas comenzarán a llegar para el japonés, ya sea como abridor o bateador, deberá saber lidiar con la presión que tiene sobre sus hombros.

@beisboladentro

domingo, 10 de diciembre de 2017

El gato Morris y Trammell a Cooperstown vía Comité de Veteranos

El lanzador Jack Morris y el campocorto Alan Trammell fueron elegidos al Salón de la Fama por el Comité de la Era Moderna de Béisbol, ambos fueron compañeros de equipo en los Tigres de Detroit, equipo con el que se coronaron campeones en 1984.

Morris, que ganó 254 encuentros en una carrera de 18 temporadas en las mayores, ayudó a Detroit a ser campeón en 1984, antes de lanzar una blanqueada para el recuerdo en el juego 7 del Clásico de Otoño de 1991 para ayudar a los Mellizos de Minnesota a obtener el cetro a expensas de los Bravos de Atlanta. Al año siguiente, Morris fue determinante con sus 21 triunfos para impulsar a los Azulejos de Toronto a obtener la Serie Mundial ante los Bravos.
Morris logró la inmortalidad gracias al Comité de Veteranos
 tras ser ignorado por la BBWAA. FotoIsland Sports News

En su carrera consiguió 2.478 abanicados y tuvo 175 juegos completos, incluyendo 28 blanqueadas. Fue el lanzador con más triunfos durante la década de los años ochenta, al conseguir 162. Tuvo tres campañas de veinte o más triunfos y nueve de quince o más victorias.

Durante sus años como candidato al Salón de la Fama, muchos esgrimieron que su efectividad de 3.90, jugaba en contra, pero Morris, fue un lanzador hecho para los momentos determinantes. En postemporada su marca fue de 7-4.

Morris comenzó a ser tomado en cuenta por la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica (BBWAA, por sus siglas en inglés) en 2000, debutando con un 22.2% de votos, sin lograr el mínimo requerido en sus siguientes 14 nominaciones. Los últimos cinco años incremento su intención de voto, pero no logró convencer a algunos votantes, terminando con 52.3% (2010), 53.5 (2011), 66.7% (2012), 67.7% (2013) y 61.5% (2014), su último año en la boleta.

Entretanto, Trammell jugó 20 temporadas con los Tigres, promediando .285 en 2.293 partidos, con 412 dobles, 185 jonrones y 1.003 remolcadas. Ganó cuatro Guantes de Oro y fue convocado a seis Juegos de Estrellas.

Fue el jugador Más Valioso de la Serie Mundial de 1984, en la que Detroit venció a los Padres de San Diego en cinco encuentros.

Debutó a los 19 años en las mayores en 1977 y al año siguiente se convirtió en el campocorto regular de los felinos, finalizando cuarto en la elección al Novato del Año, que ganó su compañero de equipo y de doblematanzas, Lou Whitaker, con quien formó llave durante 19 temporadas.

En 1987, finalizó segundo en la votación al MVP del joven circuito al promediar .343 con 28 jonrones y 105 producidas. El premio recayó en George Bell de los Azulejos de Toronto.
Trammell dirigió en las mayores
a los Tigres. Foto 
Sports Speakers 360

Su exaltación abre la posibilidad de que el venezolano Omar Vizquel sea exaltado a Cooperstown a la brevedad, ya que Trammell fue reconocido como uno de los mejores campocortos durante la década de los años ochenta, dejando un promedio de fildeo de .977 en 2.139 encuentros disputados.

En enero se conocerá los integrantes de la clase 2018, donde el venezolano aparece por primera vez en la boleta y en la que su nombre ha aparecido en siete de las 18 papeletas dadas a conocer hasta los momentos.

Morris fue elegido en 14 de las 16 boletas para un 87.5%, mientras que Trammell consiguió 13 para 81.3%. Para ser electo el candidato debía recibir al menos 75% de los votos.

Quedaron por fuera Ted Simmons, Marvin Miller (pionero como director del sindicato de jugadores), Steve Garvey, Tommy John, Don Mattingly, Dale Murphy, Dave Parker y Luis Tiant.

La lista de ex peloteros pertenece a la “Era Moderna del Béisbol”, que evalúa a candidatos cuyos mayores aportes al juego fueron  realizados entre 1970 y 1987. El próximo año, el Comité de Veteranos votará por la era “Juego de Hoy”, que evalúa a candidatos cuya mayor contribución tuvo lugar de 1987 en adelante.


@beisboladentro

Othani la nueva estrella del Japón llega a MLB

Sportsnet
Con 23 años, Shohei Ohtani se perfila como la nueva estrella de Japón que aterriza en las Grandes Ligas, a diferencia de otros asiáticos, Othani tiene la novedad de que puede batear y lanzar, algo que hace bastante rato no se aprecia en la Liga Americana, desde que se instauró el bateador designado en 1973.

Podrá brillar esta nueva gema en el mejor béisbol del mundo, todo parece indicar que sí, de allí a que los Angelinos de Los Ángeles de Anaheim, ganaran la férrea y extensa competencia por los servicios de la vedette japonesa.

El pasado sábado, Othani llegó a Angel Stadium en medio de una muchedumbre ruidosa que apreció como su nueva adquisición se vistió de rojo en compañía del dueño de los serafines, Arte Moreno, el gerente general Billy Eppler y el mánager Mike Scioscia.

Eppler confirmó que los Angelinos tienen la intención de permitir que Ohtani se convierta en el jugador de dos vías –bateador/lanzador-, se desempeñara como designado los días que no trabaje como lanzador.

''Shohei se siente honrado y halagado por todo el tiempo y esfuerzo que tantos equipos ponen en sus presentaciones y sinceramente les agradece su profesionalismo. Al final, sintió una fuerte conexión con los Angelinos y cree que pueden ayudarlo a alcanzar sus objetivos en las Grandes Ligas'', agregó el comunicado del japonés a través de su agente Nez Balelo.

''Quiero agradecer a los clubes y a todos los demás por respetar nuestra intención de hacer que este proceso tan importante sea lo más privado posible. Estábamos resueltos a tener un proceso justo y metódico. Los equipos claramente pusieron mucho trabajo, y estamos agradecidos por eso'', dijeron.

En sus primeras declaraciones Ohtani espera obtener su primera victoria y su primer jonrón en un mismo juego.

Talento a prueba
Ohtani, de 23 años, puede lanzar la recta a 100 millas por hora como lanzador derecho y batear la pelota a 400 pies del plato como bateador zurdo. Anaheim ganó la puja a otras siete divisas (Dodgers de Los Ángeles, Gigantes de San Francisco, Padres de San Diego, Marineros de Seattle, Rangers de Texas y Cachorros de Chicago), conjuntos que presentaron propuestas atractivas al jugador que debido a su edad, el bono que recibirá y su salario en las mayores está limitado por las reglas de reclutamiento internacional.

$2.31 millones de dólares recibirá Ohtani, un precio razonable teniendo en cuenta que Anaheim realizó una presentación que captó la atención de la joven promesa. Menos de un millón de lo que pudo ofrecerle Seattle o Texas, que tenían un presupuesto de más de $3.5 millones disponibles.


Aunque ha habido mucha especulación sobre lo que impulsaría la decisión de Shohei, lo que más le importaba no era el tamaño del mercado, la zona horaria o la liga, sino que sentía un verdadero vínculo con los Angelinos. “Él ve esto como el mejor entorno para desarrollarse y alcanzar el siguiente nivel y alcanzar sus objetivos profesionales'', dijo Balelo.

Ahora las expectativas se tornaran hacía febrero cuando los Angelinos abran su campo primaveral y comiencen las especulaciones sobre que turno de la rotación ocupará Shohei así como la dupla que pueda realizar con Mike Trout, la estrella del equipo.

De igual modo, comenzará a crearle un agradable problema al mánager de los serafines, ya que Albert Pujols se desempeñó como designado la temporada 2017, mientras que C.J. Cron fue utilizado en la inicial. Ahora Scioscia deberá ingeniársela para dar continuidad a ambos peloteros e introducir a la nueva gema en ese orden ofensivo.

Volverán los tiempos de Babe Ruth con Ohtani. En 2018 se despejará esa duda.


@beisboladentro

Stanton llega a la gran manzana

Lo que parecía improbable ha sucedido. Giancarlo Stanton aceptó ser cambiado a los Yankees de Nueva York, los Marlins de Miami acordaron enviar al actual MVP de la Liga Nacional al Bronx a cambio de Starlin Castro y dos prospectos de ligas menores.

El intercambio que solo espera la aprobación del examen físico para hacerlo oficial, ha convertido a los Yankees en serios contendientes para 2018, gracias al núcleo ofensivo que presentaran, donde la dupla Aaron Judge-Stanton dará más de un dolor de cabeza a cualquier lanzador rival.

Los Yankees no tenían en una misma alineación a dos toleteros que consiguieron 50 o más cuadrangulares desde 1961, con Roger Maris (61) y Mickey Mantle (56), llevando a Nueva York a conseguir la Serie Mundial a expensas de los Rojos de Cincinnati en cinco encuentros.
Stanton lideró las mayores con 59 vuelacercas llevandosé el
MVP de la Liga Nacional. Foto USA Today

Asimismo, por segunda temporada consecutiva, Nueva York se hace de los servicios de un líder jonronero, después de adquirir a comienzos de 2017, los servicios de Chris Carter que despacho 41 vuelacercas con los Cerveceros de Milwaukee en 2016.

El inicialista y designado fue dejado en libertad por los Yankees en julio luego de batear .201 con ocho vuelacercas en 208 apariciones al plato.

Stanton lideró la Liga Nacional con 59 vuelacercas, además de comandar las impulsadas (132), extrabases (91) y porcentaje de slugging (.631). Sus 59 jonrones fueron la mayor cantidad en las Grandes Ligas desde 2001, cuando Barry Bonds bateó un récord de 73 y Sammy Sosa pegó 64.

Se unirá a Judge que comandó la Liga Americana con 52 vuelacercas, estableciendo marca para novatos en el joven circuito.

Vuelven los bombarderos del Bronx
Stanton, es el sexto jugador en ganar el premio al jugador Más Valioso mientras jugaba para un equipo perdedor, tendrá ahora la fortuna de experimentar las mieles del éxito en una franquicia acostumbrada a estar en una postemporada, algo que el jugador de raíces latinas no ha conseguido en sus ocho temporadas en las mayores.

En principio el movimiento lucía improbable debido al gasto en impuesto de lujo que pagaría Nueva York, pero tras ver el abandono de varias organizaciones y el rechazo de Stanton a no renunciar a su cláusula de no intercambio a Cardenales de San Luis y Gigantes de San Francisco, motivo a que la directiva de la gran manzana entablará conversaciones con los Marlins, cuyos nuevos dueños están comandados por Derek Jeter, ex pelotero de la organización a rayas.

A Stanton se le debe $295 millones en los próximos diez años, de un contrato de $325 millones que firmó a finales de 2014. Su nombre dará mayor peso ofensivo a una alineación que tendrá como alicientes a Judge (52 jonrones), Gary Sánchez (33), Greg Bird (9), Didi Gregorius (25), Brett Gardner (21), Jacoby Ellsbury (7), Aaron Hicks (15), Todd Frazier (11), Chase Headley (12) y probablemente el novato Gleyber Torres que ocuparía el lugar de Castro en la segunda base. Todo este talento estará comandado por Aaron Boone que fue presentado la semana pasada como nuevo mandamás de la organización en sustitución de Joe Girardi.

La nueva adquisición de la familia Steinbreinner estaría probablemente alternándose en el jardín izquierdo con Gardner y como designado. Judge se desempeñó esta temporada en el jardín derecho, donde tiene su propia corte en las tribunas.
La dupla Stanton-Judge comienza a meter miedo en
los equipos contrarios. Ambos conectaron 111 jonrones
en 2017. Foto. MLB.com

Stanton ha sido seleccionado cuatro veces al Juego de Estrellas, fue el 76º jugador en el draft de 2007. De los que se eligieron antes que a él, 21 han jugado menos de 100 juegos en las mayores y 27 nunca debutaron en las mayores.

El movimiento hace que Nueva York nuevamente apueste por estrellas consagradas para conseguir títulos, formula que le funcionó a George Steinbreinner en el pasado. Para el próximo invierno (2018) varias estrellas estarían optando a la agencia libre como Bryce Harper, Manny Machado y posiblemente Clayton Kershaw.

Stanton recibiría un recorte en el salario neto de sus juegos en el Bronx. Si bien Florida no tiene impuestos estatales sobre la renta, el estado de Nueva York tiene una tasa máxima del 8,82 por ciento en ingresos y la ciudad de Nueva York tiene una tasa máxima del 3.876 por ciento.

Una estrella malograda en Miami que quiso ir a Nueva York
Básicamente, los Marlins fueron forzados a ceder su mejor posesión bajo los términos y condiciones de Stanton y los Yankees. Era la única salida para tratar de resolver uno de los grandes disparates que cometió cerca del final de su gestión el dueño anterior, Jeffrey Loria.

Cuando los Marlins, un equipo de mercado malogrado y de los últimos en asistencia anualmente, otorgaron a Stanton la histórica y ridícula extensión de 13 años por $325 millones de dólares en el invierno de 2014, empeoraron la situación agregando una cláusula que daba el poder del veto al pelotero, lo que significó un cambio radical en la política de esa empresa.
Hasta entonces, los Marlins tenían como principio fundamental, el no dar cláusula de no cambio a peloteros con contratos caros. La flexibilidad de poder cambiar a quien sea a donde sea en el momento que decidieran, fue la razón principal por la que los Marlins firmaron a largo plazo y luego cedieron a jugadores como Gary Sheffield, Carlos Delgado, José Reyes y Mark Buehrle, entre muchos otros.

Y fue no otorgar cláusula de no cambio que evitó que los Marlins firmaran al agente libre dominicano Albert Pujols, un futuro miembro del Salón de la Fama, en el invierno del 2011. Antes que Pujols firmara por 10 años y $240 millones de dólares, los Marlins le ofrecieron $270 millones por el mismo período de tiempo, pero el inicialista debía olvidarse de una protección que evitara que lo cambiaran sin su consentimiento.

Pujols prefirió irse a Orange County y pagar mayores impuestos en California que mudarse a Florida con una mejor cuenta bancaria, pero sin poder para vetar una mudanza forzada de Miami cuando el equipo lo decidiera.

Eso fue exactamente lo que pasó al torpedero dominicano José Reyes, quien ese mismo invierno aceptó un contrato de $106 millones de dólares a los Marlins para supuestamente ayudar a fundar una nueva era en Miami, que se preparaba para inaugurar su nuevo estadio. El nuevo proyecto, que incluyó un nuevo manager, el venezolano Oswaldo –Ozzie- Guillén, duró exactamente seis meses.

Sin cláusula de no cambio, Reyes fue enviado el año siguiente a Toronto, Canadá, y luego a las montañas rocosas de Colorado y luego de regreso a los Mets de Nueva York sin que nadie le preguntara nunca por su opinión o preferencia.

Con la cláusula de no cambio, Stanton obligó a los Marlins a mudarlo al Bronx, manteniendo consigo su oneroso contrato, sin importar el impuesto que deba pagar para disfrutar de un título.

¿Cuántos jonrones conseguirán Stanton y Judge juntos?, Logrará los Yankees el título 28 en la historia del club.

Las apuestas en Las Vegas dan por sentado de que eso sucederá.


@beisboladentro

martes, 28 de noviembre de 2017

Es Omar Vizquel legítimo candidato a Cooperstown

Cuando Omar Vizquel anunció su retiro de la pelota en 2012, la afición y los periodistas solo aguardaban el momento oportuno para escuchar su nombre como nuevo integrante al Salón de la Fama, y unirse a Luis Aparicio como los únicos venezolanos en el templo de los inmortales.

El deseo es unánime si le preguntan a la afición venezolana, así como a especialistas deportivos, incluso los mismos peloteros se muestran convencidos de que Vizquel conseguirá el boleto a Cooperstown.
Vizquel fue una referencia defensiva para las generaciones
de la década de los años noventa. Foto noticiaaldia.com

La pregunta que todos se hacen es si esa entronización es de manera inmediata, o tendrá que sortear las adversidades.

El caraqueño debuta este año en las boletas junto a otras dos figuras que se muestran como una fija a conseguir la exaltación como Chipper Jones y Jim Thome, incluso figuras como Vladimir Guerrero y Trevor Hoffman que se quedaron a un paso de la exaltación el año pasado, parten como principales favoritos por encima del otrora campocorto.

Tampoco podemos obviar el repunte que ha tenido Roger Clemens (54.1%)  y Barry Bonds (53.8%), dos peloteros involucrado en casos de esteroides quienes por primera vez, desde que están en las boletas incrementaron su intención de voto tras iniciar hace cinco años su andadura en un 30%.

En sí, el camino luce empinado para Vizquel, pero no complicado, el venezolano tendrá su placa, eso no nos cabe la menor duda, pero en estos momentos sus registros son inferiores a los peloteros nombrados, por lo que es un hecho que a medida que estas figuras logren su exaltación, las probabilidades del caraqueño aumentarán, tomando en cuenta que para los próximos cuatro años los candidatos de mayor peso son: Mariano Rivera y Andy Pettitte (2019), Derek Jeter (2020), David Ortiz y Alex Rodríguez (2021).

Por los momentos, las últimas tres votaciones realizadas por la BBWAA (Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica), han escogido a más de dos ex peloteros al Salón de la Fama, incidiendo en que para la presente votación por lo menos dos o tres peloteros pueden lograr el porcentaje requerido.

Randy Johnson, Pedro Martínez, John Smoltz y Craig Biggio (2015), Ken Griffey Jr y Mike Piazza (2016), Jeff Bagwell, Tim Raines e Iván Rodríguez (2017), son un aval de que la clase 2018 tendrá más de un integrante.

Si Omar Vizquel se estrena con un 35 o 40% de votos, sus opciones aumentarían considerablemente en la siguiente elección, pues a pesar de la dura competencia que tendrá, ese probable porcentaje, lo colocaría en una posición ventajosa ante otros peloteros de sus mismas características. Ahora si el caraqueño consigue 50% cuando se den a conocer los resultados en enero, entonces su entronización ocurrirá en corto tiempo, porque los votantes estarían manteniendo esa consistencia desde 2015 de elegir a varios integrantes al Salón de la Fama.

Ya hay antecedentes en la historia de la votaciones, las últimas fueron con Mike Piazza, que logró su entronización en su cuarto año con un 83.0% de votos, tras haber debutado con un 57.8% en 2013; o Barry Larkin que tras iniciar con 51.6% de votos en 2010, logró la exaltación en 2012 al conseguir un 86.4%.
Vizquel inició su carrera en las mayores con los Marineros
de Seattle en 1989 Foto. lapatilla.com

Incluso Vizquel presenta mejores registros que el ex campocorto de los Rojos de Cincinnati.
Hasta los momentos se han dado a conocer nueve papeletas de los votantes y en siete de ellas Vizquel ha salido a relucir, por lo que tomando en cuenta que aún falta un grueso de votantes que darán a conocer sus candidatos, Vizquel pudiera tener un debut con muchas expectativas, acercándose a un 40 o 45% de intención de voto, lo que pudiera abrirle el camino a conseguir su exaltación en un lapso no mayor de cinco años – Aparicio fue elegido en su sexto año -.

Dejando a lado el sentimiento venezolano y reconocimiento el talento de Omar Vizquel, hay que tomar en cuenta que el caraqueño tendrá que someterse al escrutinio de nuevos votantes, quienes han traído consigo las nuevas estadísticas sabermetricas que pudiera incluso incidir en la intención de voto hacía Vizquel.

Es cierto que su ofensiva no estuvo a la altura de Cal Ripken Jr, Alex Rodríguez, Derek Jeter, Miguel Tejada o Nomar Garciaparra, figuras que eran referentes de esa época en la posición seis, aun así Vizquel mantuvo una hegemonía de nueve años consecutivos ganando el Guante de Oro y siendo considerado por muchos como el mejor siore defensivo de las mayores.

Quizás jugó en contra no tener suficientes convocatorias al Juego de Estrellas, Bates de Plata o intención de voto para el MVP, pero tener el reconocimiento de sus compañeros le valió el respeto y admiración durante su carrera de 24 temporadas.

Vizquel sumó en su dilatada carrera 2.877 imparables (cuarta mayor cantidad de todo el béisbol entre bateadores ambidextro y sexta entre todos los torpederos del béisbol), 456 dobles, 404 robos, 1.445 anotadas y una línea ofensiva de .272/.336/.352.

Entre los jugadores venezolanos, Vizquel es líder en temporadas jugadas, juegos (2.968) veces al bate (10.586) e imparables. En el aspecto defensivo, finalizo su carrera con más doble matanzas ejecutadas (1.734), juegos jugados (2.709) y porcentaje de fildeo (.985), registros que no pueden ser obviados por los votantes.

Quedará de parte de los votantes valorar su longevidad y su defensa, aunque si a eso vamos, hay elecciones injustas como Alan Trammell un pelotero de características similares a Vizquel que nunca consiguió su exaltación al igual que David Concepción.

A su favor esta que las últimas generaciones de votantes pudieron ver su carrera y se deleitaron con sus acrobacias en el campocorto, pero estos mismos han empleado el uso del WAR y del sistema de anotación de Jay Jaffe, el JAWS, que cuantifica supuestamente el valor entre los miembros del Salón de la Fama y aquellos que aspiran a integrarlo.

En ambas estadísticas de reciente creación, Vizquel entra en los bordes de la comparación y si bien su durabilidad puede ser de ayuda en algunos casos, en otras es vista como un obstáculo. Le tomó más tiempo alcanzar ciertos números, dirían aquellos que buscan solamente los diez mejores años, el llamado Peak Performance, donde quizás muchos se atrevan de no darle apoyo al venezolano, alegando que consiguió algunos registros siendo jugador de reserva.

Entonces, que buscamos en Vizquel un pelotero con números ofensivos y llamativos o un pelotero que hizo todo en el terreno de juego. Vizquel es un auténtico miembro del Salón de la Fama, sus registros son similares y superiores a muchos otros miembros que poseen una placa en Cooperstown, una pequeña localidad ubicada en Nueva York.

Sabemos que conseguir un boleto a este recinto no es fácil. Desde su creación en 1936, el Salón de la Fama de las Grandes Ligas ha dejado en manos de la prensa especializada una parte de la elección (la otra es llevada a cabo por el llamado Comité de Veteranos). Es la voz de los cronistas, entonces, la que cuenta.

De los 319 miembros que tiene hoy el museo de Cooperstown, hay 205 peloteros, sólo 124 de ellos han sido “elevados” por la prensa. Y más de 20.500 peloteros han aparecido en al menos un juego en la historia de las Grandes Ligas. Estamos en presencia de un grupo muy exclusivo.

Lo vimos en el pasado y se seguirá repitiendo.

El año pasado Trevor Hoffman se quedó a cinco votos de ser exaltado, mientras que Vladimir Guerrero se quedó a solo quince de la entronización. Ambos parten con el favoritismo de conseguir el 75% junto a Chipper Jones y Jim Thome el próximo 24 de enero.

De conseguir este cuarteto la exaltación, Vizquel tendrá un camino más accesible para 2019, considerando que estaría al mismo nivel de sus probables contendientes como: Andruw Jones, Roger Clemens, Barry Bonds, Mike Mussina, Curt Schilling, Carlos Lee, Chris Carpenter y los debutantes Lance Berkman, Todd Helton, Roy Halladay, Andy Pettitte y Mariano Rivera.


Son 33 los postulados este año y cada elector puede inclinarse hasta por diez nombres.

@beisboladentro