viernes, 3 de febrero de 2017

Águilas del Zulia inician con buen pie su accionar en la Serie del Caribe

Las Águilas del Zulia, representantes de Venezuela en la Serie del Caribe derrotaron con marcador de 4 a 3 a Criollos de Caguas, representantes de Puerto Rico este jueves en su juego de presentación dentro de la Serie del Caribe 2017 que se celebra en el estadio de los Tomateros de la ciudad de Culiacán, Sinaloa (noroeste de México).

Adalberto Flores, serpentinero inicialista de los Criollos de Caguas puertorriqueños, fue muy maltratado por los peloteros venezolanos en la parte alta de la segunda entrada.

René Reyes se embasó con un doble y luego registró la primera carrera del juego impulsado por un batazo de Alex Romero, que se combinó con un error de Eddie Rosario en el jardín central.

Después, Jesús Flores se voló la cerca con un cuadrangular por el jardín izquierdo y se llevó por delante a Romero para dos carreras más y registrar el 3x0.
Foto AFP

En el complemento del segundo rollo, David Vidal descontó 3x1 impulsado con un sencillo de Iván de Jesús.

En el cuarto episodio, De Jesús, el parador en corto del Caguas, cometió un error de tiro a primera base en su afán de sacar a Ronny Cedeño y Jesús Flores anotó el 4x1 para las Águilas de Zulia.

Puerto Rico se acercó en el cierre del octavo inning. Rubén Gotay recibió boleto y luego Vidal produjo dos carreras para el 4x3 con jonrón al prado izquierdo.

Hassan Pena subió a la lomita por Venezuela y se apuntó el salvamento. Omar Bencomo fue el pitcher ganador y Adalberto Flores cargó con la derrota. 

Fue la primera victoria de Zulia sobre Caguas en su historial en Series del Caribe y la quinta de un representante nacional sobre los equipos boricuas.

Pitcheo dominante
Nuevamente los zulianos se apoyaron en su excelente cuerpo monticular para capitalizar la victoria.

El abridor Bencomo, trabajo por espacio de cinco episodios donde permitió cuatro imparables, una carrera, dos boletos y abanico a seis.

Lipso Nava, mánager de los rapaces apeló al bullpen con Thiago Da Silva (un capítulo), Pedro Rodríguez (un episodio), Leonel Campos, que tras un episodio recibió dos carreras y Hassan Pena que cerró el encuentro para acreditarse el salvado en el noveno.

@beisboladentro

martes, 31 de enero de 2017

Ahora las Águilas piensan en el título del Caribe

Foto: liderendeportes


“Vamos con un equipo que nos permite aplicar el mismo juego que venimos jugando, con el cual fuimos campeones, y ese juego que tanto nos gusta […] Lo más importante es que existe de parte de todos ese compromiso por hacer las cosas bien”, dijo Lipso Nava, mánager de las Águilas a Hender Añez, periodista del Diario La Verdad, antes de partir a Culiacán, México, sede de la Serie del Caribe, que inicia sus acciones este miércoles primero de febrero.

La novena zuliana que consiguió su sexto gallardete la semana pasada, definió su roster para buscar su tercera corona del Caribe, luego de ser campeones en la edición de San Juan, Puerto Rico en 1984 y Mazatlán, México en 1989.

El roster rapaz está compuesto por los lanzadores Carlos Hernández, Mitch Lively, Francisco Butto, Tiago Da Silva, Yorman Bazardo, Omar Bencomo, Leonel Campos, Wilfredo Boscán, Luis Ramírez, Raúl Rivero, Édgar Alfonzo, Wilfredo Ledezma, Rómulo Sánchez, Pedro Rodríguez y Hassan Pena. Los receptores serán Jesús Flores y Francisco Arcia.

Como jugadores de todos los días estarán los infielders: Freddy Galvis, José Flores, José Castillo, Ronny Cedeño, Jonathan Herrera y Ali Castillo. Los jardineros Alex Romero, Herlis Rodríguez, José Pirela, Denis Phipps y René Reyes, completan el equipo.

Bajas, pero mantienen el mismo núcleo
En 1984, Águilas del Zulia debutó en Series del Caribe
llevandose el título en San Juan, Puerto Rico
Foto: liderendeportes.com
Del roster que disputó la final, el equipo perdió al lanzador Silvino Bracho y a los jugadores de todos los días Endy Chávez, Mario Lisson y José Tábata; por lo que tomó como refuerzos los brazos de Omar Bencomo y Luis Ramírez, de los Bravos de Margarita, Tiago Da Silva y Raúl Rivero, de los Cardenales de Lara, Hassan Pena, del Magallanes, y a Pedro Rodríguez desde los Caribes de Anzoátegui.

También su unieron los jardineros Denis Phipps y René Reyes, ambos de Caribes, y el utility de los Tiburones de La Guaira, José Castillo, que entró a última hora por Carlos Rivero, que tras unirse a los entrenamientos, tuvo que retirarse por problemas familiares.

Wilfredo Ledezma, Ronny Cedeño y Mitch Lively, seguirán con el equipo. Ledezma es originario de Tigres de Aragua, mientras Cedeño y Lively de Navegantes del Magallanes. 

“Tomamos buenos refuerzos. Son jugadores con experiencia incluso de Series del Caribe. Vamos a México concentrados llevando juego a juego, tal y como lo hicimos en la temporada", dijo el mánager del equipo, el zuliano Lipso Nava.

Las Águilas iniciarán vuelo el jueves dos ante los Criollos de Caguas, de Puerto Rico, para continuar su accionar el viernes contra los anfitriones Águilas de Mexicali, de México; el sábado enfrentarán a los campeones de Cuba, Alazanes de Granma y cerrarán la primera ronda el domingo cinco ante los Tigres de Licey, campeones de República Dominicana.

México tiene su historia
En lo que será su sexta participación en la cita caribeña, las Águilas del Zulia parten con un registro de 17-13, con dos títulos y un subcampeonato logrado en sus primeras tres incursiones, durante ese periplo, los rapaces dejaron marca de 14-5, siendo una de las mejores incursiones para equipo venezolano en Series del Caribe.

Debutaron en el evento de San Juan, Puerto Rico en 1984, allí ganaron sus primeros cinco compromisos y perdiendo el último cotejo.

Derrotaron a Licey e Indios de Mayagüez (Puerto Rico) en dos ocasiones, dividiendo honores con Cañeros de Los Mochis (México).

Se convirtió en el primer equipo venezolano en debutar en Serie del Caribe y llevarse los máximos honores.

En 1989, durante la edición celebrada en Mazatlán, México, volverían a alzar el título, algo nunca conseguido por representación venezolana. Con registro de 5-1, los zulianos solo perderían su último encuentro ante Mayagüez, ganando en dos ocasiones a Águilas de Mexicali (México) y a Leones del Escogido (República Dominicana).

Tres años después, México vuelve a recibir la cita del Caribe, está vez le tocaría a Hermosillo y los rapaces estuvieron cerca de conseguir su tercer título en estos evento al caer en un partido extra ante los representantes de Puerto Rico (Mayagüez), en un encuentro recordado por jugarse media hora después de que los rapaces despacharan a los representantes de México (Naranjeros de Hermosillo) con quienes dividieron en la serie.

Los zulianos ganarían sus dos encuentros ante Escogido (República Dominicana) y dividieron ante los boricuas antes de caer en el partido extra.

Wilson Álvarez, actual coach de pitcheo de los naranjas fue parte de ese roster ganando el encuentro inaugural.
En 1989, los zulianos conseguirían su segunda Serie del
Caribe y rindieron tributo a la Virgen de Chiquinquirá

Al año siguiente (1993), México nuevamente organiza la cita y le correspondería a Mazatlán recibir a los campeones de las ligas caribeñas.

Águilas finalizó con marca de 2-3 para concluir terceros en la cita que gano Cangrejeros de Santurce, representantes de Puerto Rico, con quienes perdieron sus dos encuentros, nivelando sus registros ante Águilas del Cibao (República Dominicana) y Venados de Mazatlán (México).

En el año 2000, sería la última incursión rapaz en Series del Caribe, el evento se desarrolló en Santo Domingo, República Dominicana y los rapaces solo ganaron un encuentro ante Santurce, campeones del evento para concluir terceros.

Los otros representantes fueron Cibao (República Dominicana) y Majos de Navojoa (México).

En este evento fueron parte del roster rapaz Lipso Nava, Lino Connell, Wilson Álvarez y Edwin Moreno, hoy miembros del cuerpo técnico del equipo campeón.

Los rapaces tienen marca de 7-3 contra equipos de República Dominicana, 4-7 contra los campeones de Puerto Rico y 6-3 contra los representantes de México.

11-7 es el registro que tienen los zulianos en Series del Caribe jugadas en suelo mexicano.

Rotación definida
Wilson Álvarez, coach de pitcheo confirmó el pasado fin de semana la rotación zuliana para la Serie del Caribe.

Wilfredo Boscán, que no pudo actuar en la final por el fallecimiento de su padre, abrirá el primer encuentro contra Puerto Rico, seguirá Carlos Hernández, Omar Bencomo, Raúl Rivero y Mitch Lively.

Hassan Peña se perfila como el cerrador tras la ausencia de Silvino Bracho, teniendo como setup a Luis Ramírez y Pedro Rodríguez. Wilfredo Ledezma será el primer relevista a usar, apoyado de Rómulo Sánchez, Leonel Campos, Thiago DaSilva, Edgar Alfonzo, Yorman Bazardo y Francisco Buttó.

Águilas cerró la postemporada por todo lo alto al ganar 12 de los 14 encuentros que disputaron, mantienen la base que le dio el sexto campeonato con figuras como José Pírela, Freddy Galvis, Alex Romero, Ronny Cedeño, Jesús Flores, José Flores, Francisco Arcia, Jonathan Herrera, Ali Castillo, Herlis Rodríguez y los lanzadores Hernández, Lively, Buttó, Bazardo, Campos, Boscán, Ledezma y Sánchez.

Irán reforzados por peloteros con experiencia en estos eventos, lo que da un aliciente de continuar su tórrida ofensiva mostrada durante todo el mes de enero en la LVBP.

Roster oficial
Lanzadores: Carlos Hernández, Mitch Lively, Francisco Butto, Tiago Da Silva, Yorman Bazardo, Omar Bencomo, Leonel Campos, Wilfredo Boscán, Luis Ramírez, Raúl Rivero, Edgar Alfonzo, Wilfredo Ledezma, Rómulo Sánchez, Pedro Rodríguez, Hassan Pena. 

Receptores: Jesús Flores, Francisco Arcia. 


Infielders: Freddy Galvis, José Flores, José Castillo, Ronny Cedeño, Jonathan Herrera, Ali Castillo. 


Outfielders: Alex Romero, Herlis Rodríguez, José Pirela, Denis Phipps, René Reyes. 



Técnicos: Lipso Nava, Lino Connell, Wilson Álvarez, Jon Nunnally, Luis Ordaz, Alexander Delgado, Rainer Olmedo, Leonel Carrión, Edwin Moreno. 



Preparador Físico: Norberto Chourio. 



Médico: Arturo Moreno 



Trainer: James Ramsdel 



Fisioterapeuta: Gleddys Melean 



Protocolo: Vinicio Almarza


Alineación proyectada
SS Galvis
BD Romero
LF Pírela
RF Reyes
CF Phipps
1B Castillo
C  Flores
3B Cedeño
2B Castillo

De interés
Las Águilas enfrentarán a dos rivales conocidos en estos eventos. Tigres del Licey, equipo al que han derrotado en dos ocasiones (1984) y Águilas de Mexicali, a quienes derrotaron también en dos compromisos (1989). Será la primera ocasión que se mida a Granma y Caguas

@beisboladentro

jueves, 26 de enero de 2017

Un triunfo labrado


17 años después la afición de las Águilas del Zulia vuelve a celebrar un campeonato de la LVBP, fueron 17 años de frustraciones, de grandes equipos que no pudieron alcanzar la meta, de grandes nombres que no pudieron disfrutar las mieles de un campeonato, fueron años de inconsistencia y de decepciones inexplicables.

Algo faltaba a un conjunto que en este lustro había alcanzado la postemporada en siete años consecutivos y, que tras haber finalizado últimos en el torneo anterior, resurgió como el ave fénix para entrar en el olimpo de los grandes.

Las Águilas del Zulia alcanzan su sexto gallardete y cortan una racha adversa de 17 años sin títulos. Un título que fue labrado desde que culmino la temporada 2015-2016, cuando la directiva encabezada por Luis Amaro -que estaba en su primer año como gerente deportivo-, decide contratar a un mánager criollo para la campaña 2016-2017.
El campeonato se jugó en honor a Doña Lilia de Machado
que falleciera en junio de 2016.
Foto: lvbp.com

El primer acierto fue sumar a César Gutiérrez, ex pelotero que se retiró y que aceptó un puesto como asesor a la gerencia deportiva, convirtiéndose en la mano derecha de “Yoyo” en las decisiones del club.

Lo primero que detectó Gutiérrez era que los zulianos llegaban a enero huérfanos de figuras, muchas de ellas abandonaban al equipo por restricciones de sus divisas en los Estados Unidos, por lo que recomendó buscar peloteros veteranos que fueran rendidores en esta liga para suplir esas fallas.

El segundo acierto y quizás la mejor decisión tomada, fue contratar a Lipso Nava como mánager de los rapaces en marzo de 2016.

Nava, tenía un recorrido exitoso como mánager en ligas menores con los Gigantes de San Francisco, y había tenido una experiencia interina con el equipo en la temporada 2011-2012, llevándolos al round robin. No era el favorito de la directiva, todo apuntaba a José Alguacil como el candidato más idóneo, incluso rumores apuntaban que tanto Nava como Alguacil estarían juntos en la 2016-2017, siendo uno manager y el otro como coach de banca.

Al final y a través de las redes sociales, Águilas hizo oficial la contratación de Nava y detalló que si los emplumados se clasifican a la postemporada, la negociación se prorrogará por un año más.

“El Gerente Deportivo del equipo Águilas del Zulia, Luis Amaro acaba de llegar a un acuerdo con Lipso Nava para dirigir las Águilas del Zulia la próxima temporada 2016-2017. Contrato por una temporada y si se clasifica se prorroga contrato por un año más”, fue el mensaje público en las redes sociales.

De inmediato, Nava pidió a la gerencia la conformación de un cuerpo técnico con figuras zulianas que sintieran la camiseta y que transmitieran esa mística al grupo de peloteros. Fue así como Wilson Álvarez, Luis Ordaz, Alex Delgado, Lino Connell y Edwin Moreno llegaron. Cada uno de ellos – a excepción de Delgado -, habían sido parte del último título zuliano logrado en la temporada 1999-2000.

Confirmaron a Rainer Olmedo como coach y no pudieron contar con Orlando Muñoz que aceptó otros compromisos. Muñoz se perfilaba como coach de bateo, cargo que ocupó Jon Nunnaly, único foráneo entre los técnicos.
Lipso Nava devolvió el amor por la camiseta al dogout zuliano
Foto: lvbp.com

Tras estos anunció, comenzaron a armar la base del equipo y consiguieron vía cambio a Yangervis Solarte, Ronald Torreyes, Yeltsin Gudiño, Herlis Rodríguez, José Ortega, Jesús Flores, Yohel Pozo, Reinaldo López, Jonathan Herrera y Mickey Edie.

De los nombrados no se uniformaron Solarte y Torreyes, ambos con experiencia en las mayores; el primero por motivos personales tras el fallecimiento de su esposa, mientras que el segundo, tras anunciar su intención de jugar en el país, nunca cumplió su cometido.

En el caso de Gudiño, Pozo y López, son piezas que siguen puliéndose en la liga paralela.
También sumaron a Rómulo Sánchez, que llegó invitado a los entrenamientos y convenció a la gerencia zuliana.

Conformar el team work
César Gutiérrez, planteó a la directiva contratar peloteros de las ligas caribeñas, en parte porque no tendrían restricciones y por la facilidad del idioma, lo que le permitiría adaptarse rápidamente a la liga.

Fue así como anunciaron a los colombianos Ernesto Frieri, Reynaldo Rodríguez y Giovanni Urshela, el nicaragüense Carlos Teller, los dominicanos Julio De Paula y Joan Montero y los norteamericanos Keith Couch y Jason Leblebijian, como parte de la primera avanzada.

Shairon Martins fue otro que se sumó al club durante las primeras semanas de campeonato.

Este grupo de foráneos que fue cambiando a medida que avanzaba el campeonato, respondió a la gerencia que nunca se durmió en obtener los servicios de sus remplazos. Cada uno dejo grata satisfacción no sólo a la gerencia, sino a la afición, siendo estos: Reynaldo Rodríguez, Giovanni Urshela, Mike Tauchman, Carlos Hernández, Kurt Heyer, Jordany Valdespin y Trayvon Robinson.

Ellos formaron equipo con Alex Romero, Johermyn Chávez, Carlos Colmenares, Freddy Galvis, Bryan Flete, Eleardo Cabrera, Francisco Arcia, Ali Castillo, Wilson García, José Pírela, José Queliz, Francisco Butto, Gabriel Moya, Yorman Bazardo, Arcenio León, Wilfredo Boscán, Marcos Tabata, Ramón García, Silvino Bracho, Leonel Campos, Gabriel Alfaro, Edgar Alfonzo y Elvis Araujo.
Águilas dejó atrás 17 años de frustracciones con
el sexto título alcanzado ante su público
Foto: liderendeportes.com

Cada uno de ellos aporto su granito de arena para que las Águilas fuera el equipo más consistente en la temporada regular, y a pesar de culminar terceros con marca de 33-30, mantuvieron el primer lugar durante las primeras ocho semanas y media de acción.

Lipso Nava cumplió con la meta que se había trazado, clasificar al equipo y llevarlos a una serie final.

Se convirtió en el verdadero catalizador de un dogout que salió al campo inspirado y hambriento de título, aún retumban tras haber conquistado el título, aquellas palabras que dio tras ser nombrado mánager de los rapaces.

“Quiero devolverles a los jugadores esa mística de trabajo arduo para alcanzar buenos resultados, de sentir compromiso por el nombre que se lleva por delante del uniforme y no por el que está detrás”.

Ese resultado se tradujo en un premio al Mánager del Año y un título que había sido esquivo por 17 años.

Nava fue enfático con esas palabras y sus coach lo mantuvieron como una premisa a lo largo de la temporada, por algo establecieron la mejor marca para la franquicia en el mes de octubre, al registrar 15-5, dejando atrás el registro de 14-4 que alcanzaron en la 2014-2015.

Postemporada de ensueño
Uno de los mayores problemas que afrontaron las Águilas en las últimas temporadas era la selección de refuerzos para el round robin (instancia que se jugó hasta la 2014-2015), nombres importantes se sumaron a los rapaces y no pudieron marcar la diferencia. Aún se recuerda las adiciones de Alcides Escobar, Alex Cabrera, Carlos Pérez, Oswaldo Arcia, Raúl Rivero, Daryl Thompson, entre otros.

Esta temporada la gerencia escogió a tres piezas de los Navegantes del Magallanes, que fueron determinantes durante la postemporada.

José Tabata, Mitch Lively y Ronny Cedeño, comenzaron a aportar su experiencia a favor del cuadro rapaz que barrió a los campeones Tigres de Aragua en cuatro encuentros. Sumaron a Endy Chávez y al lanzador Misael Sivero para las semifinales y despacharon en cinco cotejos a los Caribes de Anzoátegui. Finalmente tomaron a Mario Lisson y Wilfredo Ledezma para la final y ambos respondieron a la confianza de la directiva y el cuerpo técnico, ayudando al equipo a ganar su primer título en 17 años ante los Cardenales de Lara en cinco encuentros.

Fue un año redondo para el equipo rapaz, el trabajo rindió los frutos y el título es el fiel reflejo a esa labor.

Terminaron la postemporada con marca de 12-2, mientras que en su nido el Luis Aparicio “El Grande” dejaron registro de 7-1.

Un trabajo que rinde homenaje a la familia Machado que que en junio de 2016, vieron como su presidenta honoraría, Doña Lilia Silva de Machado falleció, a los 92 años de edad.

Doña Lilia, fue un emblema de la organización junto a su esposo Luis Rodolfo Machado Bohórquez, quien fundó al club y le devolvió al Zulia el béisbol que había desaparecido tras la partida de Gavilanes.

La gesta zuliana ya tenía un aliciente cuando la liga decidió que el torneo 2016-2017, llevaría su nombre, sólo era cuestión de cumplirle y vaya regalo que está disfrutando Doña Lilia.

Ahora Águilas es Venezuela e irá con casi un grupo intacto a Culiacán a buscar el tercer cetro del Caribe para el equipo y el octavo para el país.

El dato
Cuatro candidatos tenían la gerencia de las Águilas del Zulia para dirigir al equipo en la temporada 2016-2017, Lipso Nava, José Alguacil, Carlos Subero y Buddy Bailey.

@beisboladentro

Bitácora de la final occidental – Parte VI


Las Águilas son los campeones de Venezuela

Foto: liderendeportes.com

Las Águilas del Zulia sellaron su sexto campeonato en la LVBP, tras su victoria 5-2 ante los Cardenales de Lara en el quinto juego de la final, jugado en el Luis Aparicio de Maracaibo a casa llena.

Basados en la misma premisa que los acompaño a lo largo de toda la temporada, los zulianos se apoyaron en un pitcheo sólido y bateo oportuno para sumar su victoria y representar a Venezuela el próximo miércoles cuando debuté en la Serie del Caribe que se realizará en México.

Nuevamente Mitch Lively respondió a las exigencias de su mánager en la postemporada, Lipso Nava, y condujo el camino hacia el título al permitir tan solo dos indiscutibles y una carrera en siete episodios de labor, con cinco abanicados.

Las Águilas abrieron el marcador en el mismo primer episodio con un jonrón de dos carreras por parte de José Pírela ante los envíos de Raúl Rivero, quien a pesar de registrar siete capítulos de solo tres carreras y siete abanicados, sumó su tercera derrota de la postemporada.

En la quinta, Zulia sumó una más, Alí Castillo abre con triple y anotaría con sencillo de Endy Chávez, que puso a vibrar el nido rapaz.

Jesús Montero descontó ante Lively con un jonrón, pero el contraataque marabino fue letal ante sus ganas de alzar la copa al final de la noche. Mario Lisson y Jesús Flores trajeron dos en el cierre del octavo inning para que los fanáticos del conjunto zuliano no se sentaran más.

“No tengo palabras para expresar la emoción que se siente ganar un campeonato acá. Aunque es el cuarto de mi carrera. La satisfacción luego de 17 años sin que ganaran lo hace muy especial. Nos enfocamos partido a partido, dando lo mejor”, contó Flores que remolcó seis rayitas en la serie final, al diario Líder en deportes.
Los rapaces acabaron con 17 años de sequía
Foto: lvbp.com

Silvino Bracho vino a lanzar por tercer día consecutivo y pese a permitir un cuadrangular de Carlos Rivero, logró sacar los tres outs para desatar la locura en el Luis Aparicio.

Fue la primera carrera que permitió Bracho en esta postemporada y fue además el primer jonrón que recibe desde la temporada 2014-2015, cuando José Martínez se la sacó.

Voces
Para el manager de las Águilas del Zulia la clave de toda la temporada fue establecer compromiso con la camiseta desde el primer día de las prácticas, pues el reflejo del resultado del juego final no fue más que un ejemplo de ello.

“Me quito la gorra ante ellos, de verdad, ha sido una temporada bastante larga, con muchos obstáculos, pero siempre supimos que podíamos mejorar y hacer las cosas bien, y ver que todos somos parte de esto”, contó Nava quien ya tiene un título como jugador y ahora como manager de las Águilas.

“Nadie creía que nosotros podíamos llegar a esto y ahora digo yo, mánager del año si gana campeonatos”, agregó el zuliano al diario Líder en Deportes.

Por cierto Nava se une a Gregorio Machado, Luis Sojo y Carlos García como los únicos en conquistar un título como jugador y mánager.

“He tenido bastante experiencia en finales, pero esta es diferente porque está casi al final de mi carrera. Le doy gracias al Zulia por la oportunidad de estar acá y romper el record de César Tovar, que en paz descanse, lo festejo con mucha humildad. Es único regresar al béisbol y quedar campeón”, contó el jardinero Endy Chávez que se fue de 2-2 en el último compromiso de la serie final.
En el 2000, Lipso Nava se corono como jugador
y en 2017 lo hace como mánager
Foto: lvbp.com

Luis Rodolfo Machado, presidente del club zuliano afirmó al Diario Panorama que “todos hemos combatido, desde el primer día, desde el primer juego. Esta fanaticada se lo merece, mis respetos y consideración a todos los zulianos”.

José Pírela, de manos de Robert Pérez, recibió el premio al Jugador Más Valioso de la final. El utility no olvidó a Carlos González y Ernesto Mejía: “Ellos también forman parte, que lo disfruten”.

Pírela jugando su primera final en Venezuela bateó para .450 (20-9), entre ellos un cuadrangular en el quinto encuentro y remolcando cinco carreras.

Claves
El pitcheo abridor de las Águilas cubrió por lo menos seis episodios en la final. Mitch Lively, que ganó dos lo hizo en dos ocasiones, los otros fueron Wilfredo Ledezma, Carlos Hernández y Raúl Váldez.

La escogencia de los refuerzos fue determinante en el desempeño de los zulianos en la postemporada, donde registraron 12-2 en esta instancia. Mitch Lively, Endy Chávez, Mario Lissón, Ronny Cedeño, José Tábata y Wilfredo Ledezma realzaron las grandes cualidades ofensivas, defensivas y de pitcheo que tenían los dirigidos por Lipso Nava.

A excepción de Ledezma, el resto de los peloteros son originarios de los Navegantes del Magallanes.

Siempre se dice que la defensa ayuda a ganar campeonatos y esto quedó demostrado con la gran labor defensiva de los zulianos, tras solo cometer un error en los cinco juegos de la lucha por el campeonato. Freddy Galvis cometió la única pifia en el cuarto de la final.

El Luis Aparicio se convirtió en un fortín para los rapaces en toda la postemporada, ya que de ocho duelos disputados en el recinto, los zulianos ganaron siete.

Pese a los hechos ocurridos el pasado lunes, la afición zuliana dio un tremendo apoyo al equipo en los playoff y esto quedó demostrado en los último cuatro duelos disputados en el ‘Grande’ de Maracaibo, donde se registraron asistencias récord en la temporada con más de 20mil personas.
José Pírela se lleva el MVP
Foto: liderendeportes.com

Desde la temporada 2011-2012, cuando Buddy Bailey consiguió el título con los Tigres de Aragua, los últimos cinco títulos han llegado de mano de dirigentes criollos. 2012-2013 Luis Sojo (Navegantes del Magallanes), 2013-2014 Carlos García (Magallanes), 2014-2015 Omar López (Caribes de Anzoátegui), 2015-2016 Eduardo Pérez (Tigres) y 2016-2017 Lipso Nava (Águilas).

Nava se convierte además en el tercer dirigente en ganar en un mismo año el premio Mánager del Año y el título de campeón. Buddy Bailey (2011-2012) y Omar López (2015-2016) lo antecedieron. Asimismo, es el segundo criollo en coronar a las Águilas después de lograrlo el mítico Pompeyo Davalillo.

La primera final entre rapaces y pájaros rojos fue en la temporada 1983-1984, en esa ocasión los zulianos ganaron la serie en cinco juegos, tal como sucedió en esta ocasión. 

Cinco es el número mágico de los rapaces. Pues liquidaron a Caribes en semifinales y a Cardenales en cinco encuentros.

Cardenales ha perdido tres finales consecutivas desde su último campeonato, el cual fue obtenido en la temporada 2000-2001, cuando se midieron a Magallanes, dejándolos en el camino en seis encuentros. 

Es el sexto anillo de campeonato para Mario Lisson, mientras que Ronny Cedeño consiguió el séptimo al igual que Alex Romero. Endy Chávez obtiene el cuarto al igual que Jesús Flores.

Alex Delgado suma el 13 en su carrera. Tres de ellos con Zulia, dos con Lara y el resto con Tigres.

Luis Amaro, gerente deportivo de Águilas se une a su padre Rubén Amaro como campeones con el equipo zuliano. Rubén fue el artífice del primer título rapaz en la temporada 1983-1984.

Van pa la serie
Se conoció de propia voz de algunos peloteros las intenciones de ir a la Serie del Caribe.

José Pirela, Álex Romero y Jesús Flores, peloteros que estuvieron toda la campaña con la novena rapaz,  aseguraron en entrevista radial al circuito del equipo, que seguirán el camino hacia el campeonato caribeño.

Luis Amaro, gerente de Águilas, informó posterior al partido que Carlos Rivero y Juniel Querecuto le dieron el “sí” para reforzar a la novena que representará a Venezuela en suelo mexicano.

A una semana de iniciarse la Serie del Caribe, Zulia evaluará en estos cuatros días la lista de peloteros disponibles, así como saber que refuerzos podrán sustituir a aquellas figuras zulianas que no podrán ir a México.

@beisboladentro

miércoles, 25 de enero de 2017

Bitácora de la final occidental – Parte V


Cardenales toma oxigeno

Un hit del segunda base Ildemaro Vargas remolcó dos carreras en la parte alta de la undécima entrada y los Cardenales de Lara derrotaron a las Águilas del Zulia, con pizarra 3-1, en el cuarto juego de la serie final de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP).

Vargas, que apenas batea para .143 de promedio en la serie, conectó un sencillo al jardín derecho, ante los envíos del relevista Wilfredo Ledezma, y llevó al plato al dominicano Denis Phipps y al cubano Rangel Ravelo con las rayitas del triunfo crepuscular.
Foto: lvbp.com

Los larenses con este triunfo evitaron la barrida del conjunto rapaz, que horas antes había colocado la serie 3-0, tras la conclusión del juego suspendido el pasado lunes.

El cerrador Hassán Pena retiró sin complicaciones el último turno al bate para las Águilas, apuntándose el salvado.

Toma y dame
Los larenses se fueron arriba en la segunda entrada producto de un cuadrangular de Carlos Rivero – el primero de Lara en la final -, pero un sencillo de José Pírela y doblete de Mario Lissón en el cierre del cuarto, permitió que el encuentro se igualará, en la que ambas divisas tuvieron oportunidades de irse arriba, pero tanto el pitcheo como la defensa de ambos conjuntos evito dicho desenlace hasta el episodio once.

Por Lara abrió Omar Bencomo Jr, que había retirado a once rivales en fila antes del imparable de Pírela. Culminó su actuación con cinco entradas, cuatro imparables, una carrera limpia y tres abanicados.

El mexicano Rolando Valdez, lanzó por los rapaces, y trabajó por seis tramos, toleró cinco hits, incluido el vuelacercas de Rivero, y fusiló a tres.

Ambos salieron sin decisión: ganó Pedro Rodríguez y perdió Wilfredo Ledezma.

Claves
Más allá de los abultados marcadores que se registraron en los juegos 1 y 2 en Barquisimeto, los dos partidos efectuados en Maracaibo, han reflejado el verdadero duelo que fue pronosticado por los entendidos, duelos de pitcheo y donde la defensa marcaría la diferencia.

El out en la goma de Ronny Cedeño tras el batazo de Freddy Galvis, si ese tiro de Dennis Phipps no hubiera sido preciso, el antesalista zuliano hubiera marcado en el sexto la carrera que probablemente hubiera colocado arriba a las Águilas y a la postre a las puertas de su sexto gallardete.

Lara tenía 15.2 innings sin poder completar una jugada de doble play.

Endy Chávez elevó a 254 los turnos al bate. Actual líder en la LVBP.

Mario Lissón conectó su jonrón número cinco en finales igualando a Robinson Chirinos, Alex Cabrera, René Reyes, Eliézer Alfonzo, Ramón Hernández y Miguel Cabrera. El líder del departamento en los anales de la liga es Robert Pérez, con 11 cuadrangulares.

Hassan Pena consiguió su primer salvado en estas instancias. De esta forma, elevó a 11 los rescates en postemporada, colocándose a uno de Ugueth Urbina y Giovanni Carrara. El monarca del departamento es Francisco Rodríguez con 31.

21.647 aficionados compraron entradas para ver el partido en el Estadio Luis Aparicio “El Grande”.


@beisboladentro

martes, 24 de enero de 2017

Bitácora de la final occidental - Parte IV

Zulia a ley de un triunfo

Foto: Diario La Verdad


Solo seis pitcheos de José Cisnero bastaron para que Ali Castillo pudiera conectar el sencillo que trajo la carrera del triunfo de las Águilas, luego de toda la polémica que enmarcó el tercer encuentro de la final, que inició el lunes a las 7:02 pm y concluyó el martes a las 5:13pm.

Jordany Valdespin anotó desde tercera la carrera de la victoria en extrainning para los rapaces, luego de que Castillo llevara la pelota a los jardines que quedó a escasos metros de ser atrapada por Paulo Orlando.

La victoria fue para Francisco Butto quien sacó el útlimo out de la parte alta del décimo episodio se quedó con el triunfo, mientras que el revés se sumó a la cuenta de Hassan Pena al permitir las tres carreras limpias que voltearon las acciones a favor de los marabinos. 

El partido se efectúo tal como lo programo la liga en horas de la tarde a puerta cerrada, debido a los sucesos ocurridos la noche del lunes que desencadenaron en la suspensión del encuentro.

Los jugadores rapaces celebraron el hit y están a ley de un triunfo de conseguir su sexto campeonato en la LVBP.

El partido se jugará a las siete de la noche.

La última barrida en serie finales ocurrió en la temporada 1992-1993, con Águilas del Zulia barriendo a los Navegantes del Magallanes, siendo Wilson Álvarez el encargado de cerrar la barrida en suelo valenciano.

@beisboladentro

Bitácora de la final occidental – Parte III

Suspenso
 
Foto: Prensa Águilas
El tercer encuentro de la final entre Cardenales de Lara y Águilas del Zulia, quedará grabado en los anales de estos eventos, por las situaciones que se presentaron y que arrojaron como punto final la suspensión del mismo, tras altercados de orden público.

Por segunda vez en estas instancias una suspensión pasa a decidir el destino de los dos finalistas y, a diferencia de lo acontecido en la temporada 99-2000, la conclusión del tercer partido se jugará a puerta cerrada el martes en horas de la tarde.

Las acciones se reanudaran como quedaron ante de los incidentes que provocaron la suspensión. Cierre del décimo, dos outs, corredores en tercera y primera y Alí Castillo al bate. De anotar los zulianos el encuentro se dará por concluido y las Águilas colocarían la serie 3-0, para posteriormente jugar 40 minutos después el cuarto encuentro de la final.

En caso de ganar Lara, la serie se colocaría 2-1.

Tras una ofensiva de 23 carreras en los dos primeros encuentros, la afición zuliana asistió masivamente al parque Luis Aparicio “El Grande”, que recibía un encuentro de serie final por primera vez en 17 años. El aforo del parque se quedó pequeño al establecerse un nuevo récord en asistencia con 21.740 personas, dejando atrás el registro que la misma afición zuliana había establecido una semana antes en la serie ante Caribes de Anzoátegui en el quinto de la semifinal.

El partido tuvo movimiento de ambos lados, Lara tenía todo para concretar su primer lauro en esta final, pero el bate de Ronny Cedeño acabó con esas intenciones al dar un sencillo con las bases llenas para igualar el encuentro a siete carreras, lo que desató el altercado en las tribunas que llevo a suspender el encuentro por alrededor de 40 minutos, cuando se jugaba la parte baja del décimo capitulo.

El umpire principal, Jorge Terán, en su rol de máxima figura nunca hizo el llamado de atención tras el primer y segundo incidente, tampoco se vio movimientos en los órganos de seguridad en atacar la situación cuando se produjo el tercer altercado entre jugadores de Lara y público, acción que motivo a Luis Dorante a retirar a sus jugadores, amparado por las reglas de la liga.

En el ambiente circulaba la opción de confiscar el encuentro. Una opción que los árbitros deseaban evitar, los estatutos son claros con respecto a esta situación, el partido podía confiscarse a favor de Lara, debido a que no había seguridad para sus peloteros, pero también el equipo larense podía perderlo si se negaba a salir a jugar.
La liga decidió jugar a puerta cerrada la conclusión del
tercer encuentro para la tarde de este martes
Foto: Diario Panorama

Al final se optó por la decisión más salomónica, evitando así daños al espectáculo, que quizás las fuerzas del orden público no hubieran podido controlar si el juego terminaba bajo las decisiones de la liga y no en el terreno de juego.

A pesar de los intentos infructuosos por parte de la gerencia zuliana de reanudar las acciones, la larga espera era otro factor a tomar en cuenta.

Sin ánimos de caer en fanatismo y apelando a la imparcialidad, estos hechos hay que repudiarlos sea el escenario que sea. La afición marabina no controlo sus emociones, hablamos de 17 años sin una instancia final, por más llamados que se hicieron, la afición siguió excitada por la reacción del equipo rapaz y los hechos que pudieron controlarse jamás se lograron porque nunca hubo el llamado de atención. Quizás algunos digan que en Barquisimeto se vivió lo mismo, pero a diferencia de lo sucedido el pasado sábado en el segundo juego, las fuerzas del orden público controlaron la situación y se pudo continuar el partido, algo que no estaba claro en el coso marabino, tras tres interrupciones.

Dorante apeló a la lógica y al resguardo de sus peloteros, más allá del sainete que algunos periodistas zulianos y personas quisieron mostrar por las redes sociales, la actitud del público zuliano dejo mucho que desear.

Queda ahora de parte del equipo zuliano garantizar la seguridad para el encuentro de este martes, ya con la situación vivida la noche del lunes, hay un precedente que podría traer sanciones al conjunto naranja e incluso la potestad de los árbitros de confiscar el encuentro a favor del equipo visitante si estos hechos vuelven a ocurrir.

Por supuesto son suposiciones las que comentó pero que están latentes en estos momentos.

El episodio de la discordia
La situación comenzó en la parte alta del octavo, cuando los pájaros rojos voltearon el juego y se pusieron arriba 5 por 4, con hit productor de dos rayitas por parte de Jesús Montero. Allí empezaron a caer objetos al campo desde la grada del left.

Los locales forzaron el empate con un jonrón de Mario Lissón, para ir al extrainning.

Como sucedió antes en el estadio Antonio Herrera Gutiérrez, de Barquisimeto, hubo desadaptados que siguieron hostigando a los peloteros visitantes, las fuerzas del orden público poco pudieron hacer para solventar la situación.

Tubey de Denis Phipps y sencillo productor de Elvis Escobar empujaron dos más para los crepusculares en la alta del décimo. Pero los anfitriones castigaron a cerrador Hassán Pena en la baja, igualando el marcador y dejando el rancho en llamas, cuando la euforia volvió a hacer de las suyas.
El arbitraje tampoco fue el más acertado, no hubo
advertencias ante los dos incidentes anteriores.
Foto: lvbp.com

Claves
Los Cardenales tuvieron todo para ganar y/o para poner el juego bajo protesta ante situaciones irregulares. Un batazo de Héctor Giménez que tomo el lanzador Carlos Hernández, que posteriormente tiró a segunda para completar una doblematanza, mostró en la repetición de las televisoras que Alí Castillo jamás tocó la segunda almohadilla.

Ronny Cedeño, fue puesto out por regla en el primer capítulo por adelantarse su turno en la alineación.

Jordany Valdespin corrió en la novena entrada fuera de su línea de carrera viéndose claramente como choca con Rangel Ravelo, si bien Dorante apeló a la revisión, jamás pidió a los árbitros constatar si el jugador iba corriendo en su línea de carrera.

Una sola vez en la historia de la LVBP ha ocurrido que un equipo visitante ha barrido con los dos primeros juegos de la final y, a pesar de ello, no ha resultado ganador de la corona, lo que es un buen augurio para las Águilas del Zulia en su duelo sobre los Cardenales de Lara.

La tropa que dirige el manager Lipso Nava pisó el plato 23 veces en Barquisimeto, para convertirse en el quinto escuadrón que empieza fuera de su casa con dos triunfos en las series decisivas que se han disputado a un máximo de siete compromisos para ganar cuatro.

Los Leones del Caracas vencieron dos veces en Maracaibo, en la temporada 1972-1973, para terminar llevándose el duelo 4 por 1 ante las Águilas. Los melenudos repitieron en la 81-82, en la casa de los Cardenales de Lara, para cargar con el título también con resultado final de 4 por 1. Zulia lo hizo en la 92-93, serie que terminó invicto, barriendo ante los Navegantes del Magallanes. No sucedió así en la siguiente oportunidad, en el campeonato 1993-1994, en el que los melenudos ganaron los primeros dos choques en Valencia, sólo para caer al máximo de siete cotejos ante los turcos.

Águilas llegó al tercer juego anotando diez o más carreras en juegos consecutivos en finales desde que lo hizo el 24-01 y 26-01-93 ante Magallanes. De igual modo, Zulia estando 2-0 en series finales presenta un campeonato (1992-93 ante Magallanes por barrida) y derrota en 1994-1995 ante Leones en seis juegos.

La ofensiva zuliana sigue encendida y llegaron al tercer encuentro con un promedio colectivo de 375, mientras que Lara presenta 221. El cuerpo de abridores de los zulianos presenta 1.50 de efectividad colectiva, mientras que Lara tiene 7.50.

Reynaldo Rodríguez presenta una lesión en su hombro y fue sustituido por el lanzador de Bravos de Margarita, Luis Ramírez.

El toque de bola de Juniel Querecuto que le permitió embasarse, y el posterior robo de Phipps, fueron determinantes en la reacción de los larenses que se fueron arriba en la parte alta del décimo episodio.

La liga prevé desde hace más de una década que un juego confiscado por los umpires se debe reanudar posteriormente.

José Pírela supero a Carlos Quintana como el pelotero de Águilas con más hits en una postemporada con 93.

Hassan Pena ha permitido 10 carreras limpias, catorce en general, en 8 innings en series finales. No ha podido traducir su éxito a esta fase.

Los cuadrangulares de Ronny Cedeño y Mario Lisson en el tercer juego los ubica como el sexto y séptimo jugador naranja en dar jonrones en una final en el Luis Aparicio: La lista la integran Carlos Quintana, Eduardo Zambrano, Jesús González, José Luis Zambrano y Joe Girardi.

Los bates zulianos han despachado tres jonrones en esta final, por Lara no ha habido vuelacercas.


@beisboladentro