miércoles, 26 de abril de 2017

El Rey deberá guardar reposo para recuperar su trono



Prometía ser una noche especial para Félix Hernández. Todo estaba destinado a que así fuera, lamentablemente sus lanzamientos, no respondieron como él deseaba, y tras una actuación de apenas dos entradas, cargaría con la segunda derrota del año y con ello una visita a la lista de lesionados por diez días.

El carabobeño tendría la actuación más corta desde 2012, los Tigres de Detroit se encargaron de empañar una noche en la que buscaba convertirse en el lanzador venezolano con más triunfos en las mayores, al conectarle seis imparables y cuatro carreras.
Hernández estará fuera dos semanas por rigidez en
su brazo de lanzar. Foto: AP

Al final los bengalíes ganarían 19-7, y Hernández ahora deberá aguardar para adueñarse de la marca para lanzadores venezolanos.

Para aquellos que siguieron la transmisión, desde el mismo lanzamiento inicial, se notó que Hernández no estaba cómodo con sus lanzamientos. Es sabido que las millas que ha perdido en las últimas temporadas han abierto el debate sobre su condición física, estamos hablando de un lanzador que acumula 2.442.1 entradas lanzadas en una carrera de trece temporadas, en las que solamente ha visitado la lista de lesionados y fue el año pasado.

Más allá de buscar excusas sobre la pérdida de millas del venezolano, debemos reflexionar en que no es el mismo joven que llegó de manera meteórica a las mayores con los Marineros de Seattle, es un pelotero de 31 años que aún no ha podido reinventarse como lanzador y no depender exclusivamente de la recta.

Hay infinitas historias de lanzadores que aprendieron a ser mejores con el paso de los años, Greg Maddux, es el ejemplo más palpable de un pitcher que no dependía de la velocidad para ser exitoso. Misma situación tiene Max Scherzer o Justin Verlander.

El Rey tiene el talento para ir más allá, debutó a los 19 años en 2005 y quizás estaría cerca de las dos decenas de triunfos, si jugará para un equipo más competitivo que Seattle. Aun así se las ha ingeniado para conseguir varios registros que lo impulsan a allanar su camino al templo de los inmortales.

Su lesión es una de las tantas que pueden sufrir otras figuras del montículo. El primer informe habla de una rigidez en el hombro, producto del arduo recorrido que lleva como profesional y que como comenté hace un rato, había tenido solo una visita a la lista de lesionados.

Seattle deberá reflexionar en como emplear a su mejor lanzador una vez vuelva de la lista de lesionados. No hay preocupación en la gerencia y el cuerpo técnico, quizás vuelvan a emplear aquel plan de trabajo de 2009, cuando dosificaron sus salidas a fin de no agotar su brazo para los últimos meses de campaña. Es un pensamiento que sugiere este autor, no sería de extrañar tomando en cuenta que a diferencia de otros años, los Marineros cuentan con piezas interesantes para competir en 2017, la parte endeble sigue siendo su cuerpo de abridores y con un Hernández lastimado es poco lo que hay para sustituirlo.

Pero eso lo sabremos una vez retorne de la lista de lesionados.

Ayudando a las causas
El seis veces convocado al Juego de Estrellas lleva récord de 2-2 con efectividad de 4.73 en cinco aperturas esta temporada, luego de permitir cuatro carreras en su apertura abreviada contra Detroit.

Esta temporada, los ponches que consiga el as de los Marineros no sólo seguirán ampliando su cuenta personal de abanicados y ayudarán a su equipo. También tendrán un impacto en la vida de otras personas.

Hernández, quien ha ponchado a 20 bateadores esta temporada, se ha unido a Chris Sale de los Medias Rojas de Boston, Jacob deGrom de los Mets de Nueva York, Corey Kluber de los Indios de Cleveland y Michael Fulmer de los Tigres para trabajar a favor de una causa benéfica.

Por cada ponche que consiga cada uno de estos lanzadores (un total de 144 hasta los momentos) en esta temporada, la marca de ropa Carhartt donará US$100 a Helmets to Hardhats, una organización sin fines de lucro que ayuda a los militares a hacer una transición exitosa a la vida de civil ofreciéndoles recursos para desarrollar una carrera en la industria de la construcción y el comercio. Carhartt donará US$25,000 adicionales a Helmets to Hardhats si entre esos cinco pitchers se excede el total de ponches del resto de las rotaciones de cinco abridores esta temporada.

"En la temporada muerta, cuando mi agente me preguntó sobre este proyecto, me puse muy contento de poder ayudar", dijo Hernández. "Significa mucho; ellos protegen el país. Me encantaría ayudar a los veteranos. Hacen algo increíble por este país y sería grandioso para mi ayudar de cualquier forma".


@beisboladentro

Sin fecha de regreso para Adrián Beltre

Foto: startelegram.com


En un principio, los Rangers de Texas pensaban que contarían con Adrián Beltré antes de finalizar el mes de abril.

Eso no va a ocurrir. Ni siquiera se ve mayo como momento para que el dominicano haga su debut del 2017 con el equipo, ya que persisten los dolores en la pantorrilla derecha del veterano. No hay fecha para el regreso de Beltré y los Rangers están siendo bastante conservadores.

“Hemos llegado al punto de que se ha visto el progreso que anticipábamos", dijo el manager de Texas, Jeff Banister. "Decidimos dar un paso para atrás y esperar que baje la hinchazón. No progresábamos al ritmo que queríamos".

Beltré empezó la temporada en la lista de lesionados con rigidez en la pantorrilla. Esperaba retornar después de la primera semana de abril, pero el día 8 volvió a lastimarse.

"Va mejorando, pero no hasta el punto que esperábamos", expresó Banister. "Aún estamos en modo de rehabilitación. Seguimos trabajando en eso".

Beltre se dispone a participar en su temporada 19 en las mayores y se encuentra a 58 imparables de los tres mil, para ser el pelotero 31 en arribar a esa marca. También está cerca de otros logros que lo ayudarán a cimentar su candidatura al Salón de la Fama, con nueve dobles y otros cinco bambinazos se uniría a los miembros del Salón de la Fama Hank Aaron, Stan Musial y Carl Yastrzemski como los únicos peloteros en la historia con al menos 3.000 imparables, 600 dobles y 540 cuadrangulares.

También está a 29 remolcadas de las 1.600 y a 55 cuadrangulares de los 500, aunque esta última cifra deberá alcanzarla para la temporada de 2018.


@beisboladentro

Ender Inciarte se ha hecho sentir en los Bravos de Atlanta

Foto: lasmayores.com


La primera temporada de Ender Inciarte con los Bravos de Atlanta puede considerarse un éxito a nivel individual. Tras pasar a las filas de Atlanta en el canje que envió al abridor Shelby Miller a los Diamondbacks en diciembre del 2015, el jardinero venezolano finalizó con promedio de .291 y ganó su primer Guante de Oro el año pasado.

Tan impresionados quedaron los Bravos con dicha actuación de Inciarte que durante el receso de temporada le dieron un contrato de cinco años valorado en US$30.5 millones.

Fue en la segunda mitad del 2016 que Inciarte más se destacó, ya que bateó .341 después de la pausa del Juego de Estrellas. En comparación, ha tenido un comienzo flojo este año. Aunque ya lleva cuatro jonrones- no se ha volado la cerca más de seis veces en una campaña desde que debutó en Grandes Ligas en el 2014 - el guardabosque llegó al miércoles con promedio de .208 en 18 partidos.

No obstante, el manager de los Bravos, Brian Snitker, no se alarma ante la escasa producción de su primer bate.

"No creo que hubiese podido duplicar [su desempeño en la segunda mitad del 2016] durante 162 juegos, porque fue demasiado bueno", dijo el capataz acerca de Inciarte.

La tranquilidad de Snitker se debe en parte a lo valioso que es Inciarte con el guante. En el 2016, el oriundo de Maracaibo finalizó en el segundo lugar entre los jardineros centrales de la Liga Nacional, detrás de Billy Hamilton de los Rojos, con UZR (estadística avanzada que mide el aporte de un jugador a la hora de evitar carreras en relación al promedio de su posición) de 11.6. Inciarte también terminó en el segundo lugar del viejo circuito detrás de Hamilton con 13 carreras evitadas con el guante (DRS, por sus siglas en inglés).

Inciarte no ha cometido error defensivo alguno esta temporada y suma apenas 15 pifias en 400 partidos de por vida como ligamayorista.

"Te puede ganar juegos tanto con su defensa como con el bate", dijo Snitker acerca de Inciarte. "Su guante, las rutas. Su brazo es un arma. Es capaz de hacer muchas cosas para ayudarte a ganar un juego".

De su parte, Inciarte tampoco se deja desesperar por los números ofensivos. Incluso señala que aprendió mucho de su primera temporada en Atlanta, en la que bateó apenas .224 y disputó solamente 59 compromisos en la primera mitad por un tirón en la corva izquierda antes de encenderse.

"Todos los días son diferentes. Uno siempre tiene que salir a competir y tratar de hacer lo mejor posible", dijo Inciarte. "A veces los resultados no se pueden controlar. El año pasado yo tuve mucho que aprender con el inicio que tuve y sé que las cosas van a ir mejorando poco a poco".

Con 400 juegos en su carrera de cuatro temporadas como ligamayorista, Inciarte puede sentirse bendecido de cumplir con varias metas. Ser considerado un jardinero élite y tener un Guante de Oro en sus vitrinas. Ahora las expectativas son más altas para el jugador reserva de las Águilas del Zulia en Venezuela.


@beisboladentro

Thames y su regreso triunfal a las mayores

Foto: AP


Cuando los Cerveceros de Milwaukee decidieron prescindir de los servicios de Chris Carter y contratar a Eric Thames, muchos pegaron el grito al cielo. Salir de un pelotero que lidero la Liga Nacional en jonrones el año pasado con 41, y que en sus siete temporadas contaba con 150 vuelacercas, por alguien que tenía dos temporadas discretas en las mayores y 21 vuelacercas en su carrera de dos temporadas.

Agreguen a eso que este pelotero viene de jugar tres temporadas explosivas en el béisbol japonés en los que despachó 124 jonrones, entonces los $16 millones de dólares por tres años más una cuarta opción son en estos momentos, el mejor negocio que ha realizado la gerencia de los lupulosos.

Cuando la temporada está cerca de cerrar su primer mes de acción, las inquietudes sobre como Thames manejaría el pitcheo de las mayores han sido despejadas. Hasta el miércoles el inicialista lidera las mayores con once vuelacercas, incluido haber empatado un registro de cinco encuentros consecutivos conectando al menos un cuadrangular para la franquicia.

A sus 30 años, Thames ha demostrado que lo hecho en el béisbol asiático no fue casualidad. Su promedio es de .371 de promedio, 25 anotadas y 19 remolques, ubicado en línea directa hacia los libros de récords de los Cerveceros.

La marca de más jonrones en abril de Milwaukee eran 10, establecida por Carlos Lee, pero ya superó también las 23 anotadas en este mes de Paul Molitor (1987) y Ricky Weeks (2008).

Lo que ha hecho Thames hasta ahora, ha sido impresionante. Impacta. Ha causado más estragos que muchos de los artilleros de élite en el beisbol de las Mayores.

Sin embargo, la pregunta es ¿continuará así? Es muy difícil. Pero vale consignar que Thames fue un bateador de .305 en su carrera en las Ligas Menores con Toronto.

“Él tiene un ajuste (delante suyo) y lo sabe”, dijo el piloto de los Cerveceros, Craig Counsell, durante los entrenamientos de primavera. “El ajuste es la velocidad. Esta liga tiene la mejor velocidad en el mundo. Ese es el ajuste”. Considérese aprobada la prueba, y con muy buena calificación, otro obstáculo más que ha superado el jugador desde que regresó a los Estados Unidos.

Thames, no era considerado un buen bateador de envíos rompientes cuando jugó con los Azulejos y los Marineros en el 2011 y el 2012. Afirma que tuvo que aprender a conectarles para poder sobrevivir en Corea del Sur.
Thames no gozó de mayores oportunidades en 2011
con los Azulejos de Toronto, equipo que lo cambió
a los Marineros de Seattle al año siguiente.
Foto: zimbio.com

“En estos momentos da miedo cada vez sale a batear”, dijo el manager de los Cachorros, Joe Maddon. “Hay que darle crédito. Se ha convertido en un bateador más peligroso. Ese swing es letal”.

Después de la temporada del 2012, en la que bateó .232, con nueve cuadrangulares y 25 remolques, Thames se fue a Corea e hizo estragos con su bate.

Disparó 37 jonrones en el 2014, antes de saltar a 47 en el 2015 y cerrar con 40 el año pasado. Lo sorprendente, es que parece camino a hacer lo mismo en las mayores.

Él es la mayor sorpresa hasta ahora en el béisbol y con cinco partidos pendientes en este mes, también ha echado un vistazo a los 14 jonrones de Albert Pujols (2007) y Alex Rodríguez (2008), el registro de las mayores para el mes inicial de temporada.

Aunque el martes salió del encuentro por molestias en la corva izquierda, los Cerveceros esperan que su mejor arma ofensiva no decaiga en este inicio, ha sido una de las principales razones por las que Milwaukee presenta registro de 12-11 a juego y medio del primer puesto de la División Central de la Liga Nacional en poder de los Cachorros de Chicago, que tienen marca de 12-8.

El mismo pelotero fue abordado por la prensa de Milwaukee y este se mostró sorprendido y consciente del explosivo inicio que tiene en su regreso al béisbol norteamericano.

“Pienso que todo el mundo está impresionado, porque estoy bateando mejor que cuando subí la primera vez a las Grandes Ligas”, dijo Thames. “No lo sé. Mira, yo me siento como que confío en mí. Yo sé que puedo jugar. Siento que estoy haciendo mi trabajo, nada más”.

Jugando en Asia, Thames se convirtió en un bateador mucho más disciplinado con habilidad para reconocer los lanzamientos de strike, lo que ha hecho un mundo de diferencia. El llamado “Chase Rate” es una estadística que muestra el porcentaje de swings de un bateador a lanzamientos que no son strikes. En su primera etapa en las mayores, fue a pescar lanzamientos fuera de la zona en el 34% de sus swings. En lo que va de 2017, el porcentaje ha disminuido a un excelente 16%. La muestra de este año es reducida pero demuestra que Thames no está persiguiendo lanzamientos que no están en su zona, lo que se refleja en los resultados. Además, el propio jugador considera que necesita juego diario para ser productivo. En su primera etapa en Grandes Ligas, nunca tuvo ese beneficio.

Su explosiva ofensiva ha levantado suspicacia en otros peloteros quienes consideran que Thames pudiera estar haciendo trampa, tras haber conectado solo 21 cuadrangulares en sus 181 encuentros previos entre 2011 y 2012.

"El jonrón que mandó fuera del estadio, quiero decir, no ves que eso suceda aquí muy a menudo, esa es una de las cosas que te hace rascar la cabeza" Comentó John Lackey

Aunque Thames ya se había defendido de las acusaciones, el pasado lunes llego el respaldo de la Liga Coreana de béisbol, donde el primera base tuvo grandes números, bateando 124 jonrones en 390 juegos durante un período de tres años.

Segun Daniel Kim de KBSN, Thames no falló en ninguna de sus pruebas de doping en los 3 años que jugó, alegando que todos los jugadores extranjeros en la liga hacen la prueba por lo menos una vez al año.
En Venezuela participó en nueve juegos con los Leones del
Caracas en la 2013-2014, aquí con J.D. Martínez.
Foto: leones.com

Kim también informó que las pruebas de KBO se dan al azar sin previo aviso y que las pruebas están a la altura de los estándares olímpicos.

Lo cierto es que Thames va camino a ser el primer jugador de origen norteamericano que logra un regreso triunfal de Corea a las mayores. Su historia nos recuerda los contados casos de jugadores que marcharon a Asia, específicamente a Japón, y luego regresaron para tener éxito en Grandes Ligas. Aquí los recordamos.

Cecil Fielder
La historia de Fielder se asemeja a la de Thames, en el sentido de que nunca tuvo oportunidad de jugar a diario en la primera etapa de su carrera, cuando pertenecía a Toronto y estaba bloqueado por Willie Upshaw y Fred McGriff. Por eso, el poderoso inicialista decidió firmar con los Tigres de Hanshin de la Liga de Japón en 1989. Allí explotó con una temporada de 38 cuadrangulares en apenas 106 partidos y promedios de .302/.403/.628. Al año siguiente, los Tigres de Detroit le ofrecieron una segunda oportunidad y Fielder procedió a pegar 51 cuadrangulares con 132 carreras impulsadas, convirtiéndose en una inmediata sensación. En un período de siete temporadas entre 1990 y 96, promedió 37 jonrones y 114 remolcadas. De más está decir que nunca tuvo que regresar a Japón.

Julio Franco
Entre 1982 y 1994, el dominicano bateó .301 y pegó 1,922 imparables en su primera etapa de Grandes Ligas, obteniendo un título de bateo y cinco bates de plata con tres escogencias al equipo Todos Estrellas. En el 94, bateaba .319 con 20 jonrones y 98 remolcadas para los Medias Blancas de Chicago cuando llegó la huelga de jugadores. Franco se convirtió en agente libre al concluir la temporada, y prefirió firmar con el equipo Chiba.

Lotte Marines de la Liga Japonesa en lugar de esperar que el paro concluyera. Luego de batear .306/.385/.435 en el circuito asiático en 1995, regresó con Cleveland en 1996. Más adelante incursionó en Corea y México y una segunda ocasión en Japón antes de regresar nuevamente al “Big Show” para terminar su carrera en ese nivel a los 48 años de edad en 2007, vistiendo la casaca de Atlanta.

Ryan Vogelsong
La carrera de Grandes Ligas de Vogelsong parecía finalizada cuando tuvo record de 10-22, 5.86 tirando para San Francisco y Pittsburgh entre 2000 y 2006. En busca de mejores salarios, se fue a la tierra del Sol Naciente y lanzó durante tres temporadas con los equipos Hanshin y Orix. En 2010, tiró de manera inefectiva en ligas menores con dos organizaciones y luego tuvo un buen invierno en Venezuela con los Tiburones de La Guaira. Eso le sirvió de trampolín para convertirse en una gran sorpresa con San Francisco en 2011, compilando registros de 13-7, 2.71 a los 33 años. En su segunda etapa, pudo ser parte de los equipos campeones de los Gigantes de 2012 y 2014, consiguiendo salarios acumulados de casi US$20 millones de dólares.

Bobby Valentine
Entre sus apariciones como dirigente de Texas, Mets y Medias Rojas de Boston, Valentine fue manager campeón de la Liga Japonesa con los Chiba Lotte Marines, convirtiéndose en una de las figuras más populares del béisbol de ese país.

Thames se une a este grupo, siendo ahora una referencia para otros peloteros que pudieran verse reflejado en lo hecho por el norteamericano, quienes seguirán sus pasos, Wladimir Balentien o Ernesto Mejía, el tiempo nos dirá la respuesta.

El dato
Jerome Burnitz era el primero y único jugador de Milwaukee que había disparado un cuadrangular en cinco compromisos consecutivos, en agosto de 1997. La marca fue igualada veinte años después por Thames, que tuvo una pasantía breve por la LVBP con los Leones del Caracas en la temporada 2013-2014, donde promedio .286 con dos jonrones y cinco remolcadas en nueve encuentros. Se marchó del país tras haber firmado contrato con el béisbol asiático.


@beisboladentro

martes, 25 de abril de 2017

Félix va por el liderato de triunfos para Venezuela

Foto: AP


La noche del martes 25 de abril de 2017 pudiera ser especial para el lanzador venezolano Félix Hernández, que buscará ante los Tigres de Detroit, su victoria 157 de por vida, para convertirse en el lanzador venezolano con más triunfos en las Grandes Ligas.

El serpentinero buscará dejar atrás a su ídolo Freddy García que dejó 156 lauros en quince temporadas. Hernández arribó a la marca la semana pasada en apenas su temporada trece. De igual modo lo hizo a los 31 años, mientras que García jugó por última vez en las mayores a los 35 años.

"Es un honor haber empatado el récord de Freddy (García)", afirmó Hernández tras culminar aquel encuentro. Hasta ahora el serpentinero de Seattle exhibe récord positivo esta campaña de 2-1 en cuatro presentaciones y una efectividad de 3.65. ¿Podrá lograr su objetivo? Su talento es indiscutible, no obstante, en su último juego no tuvo una gran salida y, pese a empatar el récord de García, depende mucho de la ofensiva de su equipo.

El carabobeño tiene 20 fusilados y apenas un pasaporte otorgado en la presente temporada con los navieros. Sin embargo, permitió 12 hits y cuatro carreras en 6.1 innings en su última actuación ante los Marlins de Miami. 

Líder entre los lanzadores criollos
El as de la rotación de los Marineros de Seattle es desde hace rato el pitcher criollo con más ponches (2284), entradas (2440.1), aperturas (363), blanqueos (11) y efectividad (3.16), por lo que la salida de esta tarde será más que especial y lo enrumba a ser el mejor serpentinero venezolano en el mejor béisbol del mundo.

“Félix ha entrado en la tercera etapa de su carrera, y realmente yo no podría estar más contento por la manera como ha lanzado sus primeros cuatro partidos”, manifestó el gerente general de los Marineros, Jerry Dipoto, a ESPN Seattle. “Está atacando la zona de strike, se está adelantando a los bateadores y los está forzando a poner la pelota en juego”.
A lo largo de su carrera, Félix no ha tenido problemas para amansar a los Tigres. Así lo demuestra su balance de nueve triunfos y apenas tres reveses, con un porcentaje de carreras limpias permitidas de 2.48 en 15 enfrentamientos. Además, El “Rey” es un domador a domicilio. En el Comerica Park, casa de los Tigres, el derecho tiene récord de 5-2 con 3.06 de efectividad.

El dato
Félix Hernández lanzó por primera vez en las mayores en el Comérica Park, por lo que la salida de esta noche será más que especial

@beisboladentro

domingo, 23 de abril de 2017

Senzatela sigue deslumbrando a los Rockies

Foto: thedeverpost.com






Han transcurrido tres semanas desde que subió el telón de la temporada 2017 de las Grandes Ligas y Antonio Senzatela ha sido una de las noticias más sobresaliente del contingente venezolano en el mejor béisbol del mundo.

Desde su estrenó el pasado seis de abril, el derecho de 22 años, ha cosechado elogios del tren ejecutivo de los Rockies de Colorado, gracias a su inmaculado registro de 3-0, que lo convierte a esa edad en apenas el segundo lanzador venezolano en tener un inicio de tres triunfos sin reveses, gesta que solamente había alcanzado Freddy García con los Marineros de Seattle en 1999, y el segundo que consigue tres victorias en cuatro salidas desde que lo hiciera Jeanmar Gómez con los Indios de Cleveland en 2010.

Antes de su apertura del sábado, Senzatela, que solo había visto acción en la sucursal AA de los Rockies, acumulaba marca de 2-0 con una minúscula efectividad de 2.37, producto de cinco carreras limpias en 19 entradas, además de solamente otorgar cuatro boletos y abanicar a 14 rivales. ¿Cómo es posible que un lanzador de esas características ha tenido éxito tan rápido, en un campo tan hostil para los serpentineros? De por vida, Senzatela ha sido un lanzador bastante económico en cuanto a las carreras permitidas. Solo 133 en 489 entradas lanzadas en cinco campañas en las menores, para una efectividad de 2.45. En su periplo hacia las Grandes Ligas, solamente en el año 2014 superó la barrera de los 3.00 (3.12) de porcentaje de carreras limpias (PCL). 

Los números hablan por sí solos. Su carrera en ligas menores fue exitosa y por ende había sido catalogado entre los diez mejores prospectos de la organización rocallosa. En su primera presentación de 2017, no se llevó el triunfo ante los Cerveceros de Milwaukee, pero dejó constancia de su talento en el montículo, tras laborar por espacio de cinco entradas permitiendo dos hits, sin carreras con seis abanicados y tres pasaportes.

Sus comandos dieron de qué hablar, en especial su recta, el cual se ha convertido en su arma principal en estas primeras de cambio. "Él (Antonio) siempre ha tenido buen control sobre su recta, incluso en ambos lados del plato. Eso es bastante extraño en la carrera de un lanzador", destacó en su momento al Denver Post, Mark Wiley, director de pitcheo de los Rockies.

Otra de las grandes herramientas que ha tenido Senzatela en este inicio de campaña es la baja cantidad de boletos (4 en 26 entradas), algo que ha sido común en su carrera como lanzador profesional. En cinco temporadas en las sucursales de los Rockies, su porcentaje de bases por bolas por cada nueve episodios fue de 2.0; mientras que en ponches por cada nueve innings fue de 6.6. Algo extraordinario para un derecho que depende exclusivamente de su recta, además de contar con la slider y el cambio, en su repertorio. 
Acaba de ser galardonado como el Latino de la Semana en la
Liga Nacional. Foto: thedenverpost.com

En una rotación como Colorado donde no hay un líder establecido, Senzatela se perfila como ese brazo a futuro corto, tomando en cuenta que ha salido airoso en un parque nada amigable para los lanzadores.

Escribiendo su historia
En su primer año en el mejor béisbol del mundo, Antonio Senzatela, comienza a escribir su biografía para aquellos que aún no lo conocen.

Junto a Kyle Freeland, han sido las notas positivas de unos Rockies que marchan primeros en el Oeste de la Liga Nacional con marca de 12-6. Desde Tyler Anderson y Jon Gray no había tanta expectativa con par de abridores para un equipo que busca volver a una Serie Mundial desde que perdieron por barrida ante los Medias Rojas de Boston en 2007.

Senzatela se convirtió en el tercer lanzador en la historia de la franquicia que comienza su carrera con 3-0 y efectividad por debajo de 3.00. Sólo Nelson Cruz y Joe Kennedy han logrado eso. De igual modo, es el primer lanzador de Colorado en comenzar su carrera lanzando al menos siete entreadas en cada una de sus primeras cuatro aperturas. Su efectividad 2.08 también es considerablemente inferior a los dos jugadores que estaban en 2.91 y 2.49 respectivamente.

"He lanzado un buen slider esta noche", dijo después del partido del sábado donde derrotó a los Gigantes de San Francisco, tras lanzar siete entradas en los que permitió cuatro hits, una carrera y tres abanicados. "Simplemente traté de atacar."

"El lanzó bien", dijo el manager Bud Black. "El uso de la bola que rompía y el cambio. Una vez más, muy eficiente. Está creciendo como titular en las Grandes Ligas".

A diferencia de lo alcanzado por Gómez en 2010, Senzatela ha logrado ese registro para el país desde el inicio de la campaña

“Cada juego es un gran día para mí. Necesito salir y conseguir el triunfo para mi equipo”, comentó Senzatela, quien a medida que transcurren los compromisos genera mayor gratitud no sólo para el alto mando de su organización, sino para los dirigentes de las novenas rivales.

“Para un lanzador jóven, él ha demostrado que tiene un muy buen material”, relató Bruce Bochy, mánager de los Gigantes, luego del enfrentamiento del sábado.

Hoy el criollo comparte su nombre al lado de Clayton Kershaw, Jhonny Cueto y Jake Arrieta en el liderato de triunfos en la naciente campaña, y vaya que se ha codeado con grandes lanzadores, por lo que cada salida sigue escribiendo historia en el mejor béisbol del mundo.
Acaba de ser galardonado como el Latino de la Semana en la Liga Nacional, su primera distinción como jugador, después de lanzar dos encuentros entre el 16 y 22 de abril, en las que actuó por espacio de 14 entradas, permitiendo once imparables y cuatro carreras permitidas. No regaló boletos y abanico a seis, para sumar dos de los tres lauros que lleva en las mayores.

Desde ya hace votos para el Novato del Mes y porque no soñar con el Novato del Año, galardón que no saborea Venezuela desde que Oswaldo Guillén lo consiguiera en 1985.

El dato
Senzatela se convirtió en el cuarto lanzador criollo en ganar dos de sus primeras tres presentaciones como debutante junto a Eduardo Rodríguez, Freddy García y Jeanmar Gómez. Asimismo, el novato de los Rockies es apenas el séptimo criollo que consigue tres aperturas de 5.0 o más entradas con tres o menos carreras y dos victorias en su primer año en las mayores, une su nombre a: Géremi González, Gustavo Chacín, Freddy García, Félix Hernández, Jeanmar Gómez y Eduardo Rodríguez.

@beisboladentro

Estrella en ascenso



José Martínez puede sentirse contento de lo que ha alcanzado en estas tres semanas de acción en las Grandes Ligas.

El hijo del recordado Carlos “Café” Martínez se ha labrado su nombre propio en los Cardenales de San Luis, al tener en estos momentos una cadena de siete juegos dando de hit y mantenerse como el líder bate de su organización.
Martínez apunta a adueñarse de la regularidad ya sea en la
inicial o en los jardines. Foto: AP

Nada mal para alguien que estaba llamado a ser el cuarto jardinero del equipo y bateador emergente.

Desde que inició la campaña, Martínez se ha ganado la confianza del mánager Mike Matheny, que lo ha alineado no sólo en las esquinas de los jardines, sino también en la inicial, aprovechando su tórrida ofensiva, siendo ahora mismo un agradable dolor de cabeza para el mánager, que busca darle acomodo a quien en estos instantes es su mejor bateador.

Martínez ha participado en 13 de los 18 encuentros de los pájaros y exhibe promedio de .393, sin jonrones y dos remolcadas. Si bien su número de producidas no es alarmante, de acuerdo a Jeff Gordon, periodista del Post-Dispatch de St. Louis, el mánager Mike Matheny quiere mantener al varguense en su line up, luego de ver las habilidades que ha mostrado para embasarse. Hasta la fecha “Cafecito”, suma .452 de OBP y 916 de OPS, dígitos por los cuales ha conseguido la atención del cuerpo técnico en su intento por ver mayor tiempo de juego; tanto en los jardines como en la inicial.

El venezolano de 28 años tuvo un éxito similar durante la campaña anterior cuando recibió el ascenso. En 12 juegos con los Cardenales bateó .438 en más de 18 visitas al plato, por lo que su desempeño actual no ha de considerarse una “cuestión de suerte”.

Las molestias de Stephen Piscotty y Matt Carpenter han facilitado el que tenga más acción de lo que él mismo pensó.  Incluso se habla de que pudiera ver más tiempo en la inicial después de haber jugado esa posición en la serie ante los Yankees de Nueva York. Su promedio de .385 con anotada y remolcada lo respaldan.

Nada mal para alguien que estuvo fuera del béisbol organizado y que trabajando sin cesar, hasta conseguir nuevamente la oportunidad de jugar en las mayores. Ya no hay un “Cafecito” para Martínez en Grandes Ligas, ahora se labra su camino, como una vez lo hizo su padre.


@beisboladentro

martes, 18 de abril de 2017

Con 34 años, Cabrera sigue labrando su carrera en las mayores



Miguel Cabrera únicamente pudo disparar un doble en las primeras dos semanas de esta temporada, pero ese batazo resultó especial. El 15 de abril, en Cleveland, en su penúltimo juego antes de cumplir los 34 años de nacido, el toletero venezolano llegó a 524 tubeyes en su carrera. 


Nadie ha dado más batazos de dos bases en las Grandes Ligas a la edad que tiene el inicialista. 

Joe Medwick cerró la campaña de 1945 con 524. Dos meses después, durante el receso invernal, festejó su cumpleaños 34. 

Albert Pujols, curiosamente, terminó el torneo del 2013 también con 524, la misma cantidad que Medwick y que Cabrera. Semanas después, estando de vacaciones, el dominicano sopló 34 velitas en el pastel. 

El biangular que sonó Cabrera contra los Indios, en el Progressive Field, le permitió igualar a aquellos dos como el toletero que más dobletes ha acumulado en las Mayores a los 33 años. Parece increíble tanta casualidad, pero es real: el estadounidense, miembro del Salón de la Fama, y el dominicano, futuro habitante de Cooperstown, cruzaron esa frontera con 524, exactamente el registro al que llegó el oriundo de Maracay. 
El venezolano sigue sumando registros para ser considerado
al Salón de la Fama una vez se retire del béisbol
Foto: lapatilla.com

Muchas cosas parecen increíbles en la trayectoria del inicialista de los Tigres. Ya no debería ser sorpresa. 

Este martes 18 de abril, Cabrera cumple 34 años desde que vio la luz por primera vez. Hijo de una connotada jugadora de softbol en Venezuela y de un confeso aficionado al béisbol, llegó a este aniversario convertido en una máquina de repartir tablazos. Cuatro veces ha sido el campeón de bateo de la Liga Americana, algo que un toletero derecho no lograba desde los tiempos del gran Rogers Hornsby, hace casi un siglo. Tiene promedio de .320 y .960 de OPS de por vida. 

Nadie ha festejado su trigésimo cuarto onomástico con la combinación de jonrones, empujadas y dobles que exhibe el maracayero, que supera los 500 tubeyes, los 400 vuelacercas y las 1.500 impulsadas. 

Stan Musial, el único otro que para ese momento había logrado el medio millar de biangulares, lo hizo con 1.253 remolques y 292 bambinazos. Pujols tenía más conexiones de vuelta completa, pero le faltaron dos rayitas para redondear las 1.500 producidas. Medwick tan sólo había sacado 199 pelotas y había llevado a 1.337 compañeros a casa. 

Es la mezcla de poder, consistencia y contacto lo que hace tan especial a Cabrera, pues además ha dado 2.528 hits. 

Pujols, por ejemplo, lucía 2.347 inatrapables al cumplir los 34. Alex Rodríguez, quien superaba a todos en cuadrangulares y acumulaba 1.565 empujadas, casi la misma cifra que el venezolano, exhibía únicamente 2.350 cohetes. 

Jimmy Foxx sí sobrepasó los 2.500 indiscutibles, los 500 vuelacercas y los 1.800 remolques, pero se quedó corto por casi 100 dobletes, con 434. 

Hornsby, Musial y Foxx están junto a Medwick en el Salón de la Fama. A-Rod dejó numeritos para estarlo, aunque su reputación podría jugarle una mala pasada. Pujols seguramente va a entrar, cuando se retire. 

Cabrera lleva el mismo rumbo. 

Llega a su cumpleaños con algunas molestias en la espalda que justifican parcialmente su lento comienzo con el bate en este 2017, aunque el manager Brad Ausmus afirma que se trata de un problema menor, que va a estar bien. 


El primera base de Detroit ya ha jugado antes con dolor y el resultado está a la vista: lo dicen esas estadísticas acumuladas que le tienen metido entre los mejores jugadores de todos los tiempos al celebrar los 34 años de edad. 

@beisboladentro

En Detroit confían la salud de Cabrera



Dicen que los años no pasan en vano, eso lo sabe muy bien Miguel Cabrera, que este martes arribó a 34 años, en pleno apogeo de su carrera.

Hace unos días unas molestias en su espalda, encendieron las alarmas en la organización de los Tigres de Detroit, más no en su mánager Brad Ausmus, quien afirmó que Cabrera pasa por un proceso normal para alguien de su edad.

“El día libre (lunes) seguramente lo va a ayudar”, dijo el estratega al Michiganlive.com. “No diría que Cabrera sufre esa molestia por haber participado en el Clásico Mundial, simplemente son cosas con el paso de los años”. 
Cabrera busca este año escalar varios puestos entre los
mejores bateadores de las mayores. Foto: Zimbio.com

Cabrera, solo ha estado en una sola ocasión en la lista de lesionados en su carrera como grandeliga, y fue en 2015, tras una distensión en la pantorrilla derecha; todos saben lo fuerte que juega, pero también es consciente de que sus condiciones irán mermando con el pasar de los años, por lo cual no sería de extrañar que la organización felina comience a dosificar su tiempo de juego, a fin de resguardarlo.

“Había sentido un dolor el sábado y hoy (domingo) fue más fuerte. Estoy tratando de tener cuidado”, continuó el venezolano. “Voy a recibir tratamiento y espero estar bien para el juego del martes (contra los Rays de Tampa Bay)”.

Tras un inicio de 12-0, Cabrera ha ido recuperando su ritmo habitual con su bate, si bien su promedio aún es bajo (.220) con dos jonrones y seis producidas en doce encuentros, el cuerpo técnico no se muestra preocupado por el aragüeño, que promedia en su carrera .320 con 69 jonrones y 247 producidas, durante el primer mes de campaña.

El año pasado dejó promedio de .273 con cuatro jonrones y 12 traídas al plato en 23 compromisos, durante el primer mes de campaña.


@beisboladentro

Avisaíl García no cree en nadie



Una de las mayores preocupaciones que tenía la directiva de los Medias Blancas de Chicago, era saber si Avisaíl García iba a recuperar su estatus como bateador, tras una decepcionante campaña de 2016 en la que apenas pudo batear para .245 con 12 jonrones y 51 producidas.

Tras dos semanas de acción, García ha podido embasarse en cada uno de los 11 juegos que tienen los patiblancos en la temporada (sin incluir el encuentro del lunes). Tal desempeño lo mantiene como líder bate del joven circuito con promedio de .447, así como de los renglones imparables (21), OPS (1.128) y OPS+ (225).

Para su mánager, Rick Rentería, lo hecho por el venezolano ratifica por qué la organización lo adquirió en aquel múltiple cambio que realizaron los Medias Blancas con Tigres de Detroit y Medias Rojas de Boston, en la que estuvieron involucrados Brayan Villareal, Jake Peavy, José Iglesias, Cleulis Rondón, Frankie Montas y J.B. Wendelken.

“Ha tratado de mantener su enfoque de una manera particular, tratando de no hacer demasiado”, comentó el estratega de la ciudad de los vientos a lasmayores.com. “Se está centrando en hacer un buen contacto”.
Foto: USAToday.com

García es colíder del equipo junto a Matt Davidson en remolcadas con 10.  

Asimismo, es el tercer pelotero de los Medias Blancas (desde 1960) que consigue 20 hits o más en sus primeros 11 encuentros de temporada.

Con 26 años a cuesta y seis temporadas como profesional, García afronta su tercera zafra consecutiva como regular, a diferencia de las dos campañas previas, la organización espera que tome el liderazgo de un equipo plagado de talento joven, en la que el cubano José Abreu es el referente ofensivo.

“Solo estoy tratando de conectar bien la pelota”, destacó García al Chicago Sun Times, “Los buenos bateadores golpean a la banda contraria. Eso es lo que Miguel Cabrera hace y eso es lo que estoy tratando de hacer”.

Ante tal afirmación, García no oculta la admiración que siente por su compatriota con quien compartió dogout en 2012, cuando llegó a las mayores. Si bien existieron las comparaciones, Avisaíl jamás intentó copiar a Cabrera, al contrario ha buscado hacerse un nombre propio y un estilo de bateo suyo.

Su gran inicio de campaña alimenta las afirmaciones que una vez se hizo la gerencia patiblanca con el venezolano que suma seis encuentros de dos o más imparables y promedia .727 cuando hace swing a la parte contraria y .667 cuando hace swing al primer pitcheo.

 vuelve a aumentar las ilusiones. Se ha embasado en todos los juegos que ha disputado y ya suma seis compromisos multi hits. 

"Ver la bola, no se tratar de dar un jonrón o un hit, sino ver la pelota y ponerle la parte gruesa del bate", afirmó el venezolano a la prensa de Chicago, acotando que ha sido más selectivo con los pitcheos.

"Estoy aprendiendo. Sólo tengo que seguir trabajando duro y jugar de la forma correcta", afirmó García.

@beisboladentro

Senzatela comienza a generar elogios en Colorado



Si hay algo difícil para un lanzador es sobresalir en un parque como el Coors Field, un paraíso para los bateadores. Son varios los brazos que no han podido vencer la altura de Colorado y pocos han sobrevivido para contarlo.
Senzatela ha sido una de las mejores
noticias para Colorado en este comienzo
de campaña. Foto: AP

Esta temporada hay una historia llamativa que mantiene a toda la organización contenta, y comienza a despertar admiración en una afición que empieza a aprenderse el nombre del novato lanzador, su nombre Antonio Senzatela.

El valenciano de 22 años de edad, ya venía asomándose como uno de sus principales prospectos, la organización rocallosa (puesto 9) lo fue llevando con suma precaución y decidió darle la oportunidad de mostrar su calidad en la naciente campaña, que lo mantiene como el mejor lanzador de los Rockies con dos triunfos sin derrota y mostrando una efectividad de 2.37 en tres aperturas.
Las excelentes actuaciones mostradas desde la lomita por el criollo le han valido para ganar elogios de su estratega Bud Black.

"El dispone del talento", expresó el timonel al portal web de las mayores.com. 

"Tiene buena recta, sus envíos secundarios necesitan un poco más de trabajo pero ya están mejorando", apuntó. "Lo que realmente nos gusta es su competitividad".

Senzatela afronta su primera campaña como lanzador de la gran carpa luego de ganar el pulso al también venezolano Germán Márquez por un puesto en la rotación abridora de los rocallosos.

Actualmente ocupa el cuarto puesto de la rotación y sus dos triunfos se mantienen como la máxima cifra entre los lanzadores igualado con el relevista Mike Dunn.
Los oponentes le promedian .200 en 50 turnos cuando lanza la recta, siendo el octavo menor promedio en las mayores, para alguien que está haciendo su estreno en las mayores, lo mostrado por Senzatela es digno de elogios.
Sus 14 abanicados en 19 entradas de labor habla del buen control que tiene sobre sus lanzamientos, otorgando solamente cuatro boletos para ser la menor cantidad entre los abridores de Colorado.
“Su habilidad para mover la recta es la razón por la que traía locos a todos nuestros ejecutivos de las ligas menores”, explicó el mánager Bud Black. “Él puede lanzarle adentro tanto a los derechos como a los zurdos”.

Además de la recta, Senzatela tiene un repertorio que mezcla el cambio de velocidad y la slider, que como afirmó su mánager, sigue perfeccionado.

Aún es temprano para hablar de candidaturas, si Senzatela cierra de manera positiva el primer mes de campaña, será difícil obviar su nombre para el Novato del Año y porque no al premio Cy Young, por los momentos está haciendo méritos para ser distinguido el lanzador novato del primer mes de temporada.


El dato

Senzatela es el venezolano 361 en las mayores y el segundo que se estrena en la temporada 2017. Abrió ante los Cerveceros de Milwaukee, dejando el juego ganando y saliendo sin decisión. Lanzó cinco entradas, sin carreras y seis abanicados. Es el lanzador abridor venezolano número 34 que se estrena en las mayores, después que Ramón Monzant inaugurara la lista en 1954. 

@beisboladentro