domingo, 23 de abril de 2017

Senzatela sigue deslumbrando a los Rockies

Foto: thedeverpost.com






Han transcurrido tres semanas desde que subió el telón de la temporada 2017 de las Grandes Ligas y Antonio Senzatela ha sido una de las noticias más sobresaliente del contingente venezolano en el mejor béisbol del mundo.

Desde su estrenó el pasado seis de abril, el derecho de 22 años, ha cosechado elogios del tren ejecutivo de los Rockies de Colorado, gracias a su inmaculado registro de 3-0, que lo convierte a esa edad en apenas el segundo lanzador venezolano en tener un inicio de tres triunfos sin reveses, gesta que solamente había alcanzado Freddy García con los Marineros de Seattle en 1999, y el segundo que consigue tres victorias en cuatro salidas desde que lo hiciera Jeanmar Gómez con los Indios de Cleveland en 2010.

Antes de su apertura del sábado, Senzatela, que solo había visto acción en la sucursal AA de los Rockies, acumulaba marca de 2-0 con una minúscula efectividad de 2.37, producto de cinco carreras limpias en 19 entradas, además de solamente otorgar cuatro boletos y abanicar a 14 rivales. ¿Cómo es posible que un lanzador de esas características ha tenido éxito tan rápido, en un campo tan hostil para los serpentineros? De por vida, Senzatela ha sido un lanzador bastante económico en cuanto a las carreras permitidas. Solo 133 en 489 entradas lanzadas en cinco campañas en las menores, para una efectividad de 2.45. En su periplo hacia las Grandes Ligas, solamente en el año 2014 superó la barrera de los 3.00 (3.12) de porcentaje de carreras limpias (PCL). 

Los números hablan por sí solos. Su carrera en ligas menores fue exitosa y por ende había sido catalogado entre los diez mejores prospectos de la organización rocallosa. En su primera presentación de 2017, no se llevó el triunfo ante los Cerveceros de Milwaukee, pero dejó constancia de su talento en el montículo, tras laborar por espacio de cinco entradas permitiendo dos hits, sin carreras con seis abanicados y tres pasaportes.

Sus comandos dieron de qué hablar, en especial su recta, el cual se ha convertido en su arma principal en estas primeras de cambio. "Él (Antonio) siempre ha tenido buen control sobre su recta, incluso en ambos lados del plato. Eso es bastante extraño en la carrera de un lanzador", destacó en su momento al Denver Post, Mark Wiley, director de pitcheo de los Rockies.

Otra de las grandes herramientas que ha tenido Senzatela en este inicio de campaña es la baja cantidad de boletos (4 en 26 entradas), algo que ha sido común en su carrera como lanzador profesional. En cinco temporadas en las sucursales de los Rockies, su porcentaje de bases por bolas por cada nueve episodios fue de 2.0; mientras que en ponches por cada nueve innings fue de 6.6. Algo extraordinario para un derecho que depende exclusivamente de su recta, además de contar con la slider y el cambio, en su repertorio. 
Acaba de ser galardonado como el Latino de la Semana en la
Liga Nacional. Foto: thedenverpost.com

En una rotación como Colorado donde no hay un líder establecido, Senzatela se perfila como ese brazo a futuro corto, tomando en cuenta que ha salido airoso en un parque nada amigable para los lanzadores.

Escribiendo su historia
En su primer año en el mejor béisbol del mundo, Antonio Senzatela, comienza a escribir su biografía para aquellos que aún no lo conocen.

Junto a Kyle Freeland, han sido las notas positivas de unos Rockies que marchan primeros en el Oeste de la Liga Nacional con marca de 12-6. Desde Tyler Anderson y Jon Gray no había tanta expectativa con par de abridores para un equipo que busca volver a una Serie Mundial desde que perdieron por barrida ante los Medias Rojas de Boston en 2007.

Senzatela se convirtió en el tercer lanzador en la historia de la franquicia que comienza su carrera con 3-0 y efectividad por debajo de 3.00. Sólo Nelson Cruz y Joe Kennedy han logrado eso. De igual modo, es el primer lanzador de Colorado en comenzar su carrera lanzando al menos siete entreadas en cada una de sus primeras cuatro aperturas. Su efectividad 2.08 también es considerablemente inferior a los dos jugadores que estaban en 2.91 y 2.49 respectivamente.

"He lanzado un buen slider esta noche", dijo después del partido del sábado donde derrotó a los Gigantes de San Francisco, tras lanzar siete entradas en los que permitió cuatro hits, una carrera y tres abanicados. "Simplemente traté de atacar."

"El lanzó bien", dijo el manager Bud Black. "El uso de la bola que rompía y el cambio. Una vez más, muy eficiente. Está creciendo como titular en las Grandes Ligas".

A diferencia de lo alcanzado por Gómez en 2010, Senzatela ha logrado ese registro para el país desde el inicio de la campaña

“Cada juego es un gran día para mí. Necesito salir y conseguir el triunfo para mi equipo”, comentó Senzatela, quien a medida que transcurren los compromisos genera mayor gratitud no sólo para el alto mando de su organización, sino para los dirigentes de las novenas rivales.

“Para un lanzador jóven, él ha demostrado que tiene un muy buen material”, relató Bruce Bochy, mánager de los Gigantes, luego del enfrentamiento del sábado.

Hoy el criollo comparte su nombre al lado de Clayton Kershaw, Jhonny Cueto y Jake Arrieta en el liderato de triunfos en la naciente campaña, y vaya que se ha codeado con grandes lanzadores, por lo que cada salida sigue escribiendo historia en el mejor béisbol del mundo.
Acaba de ser galardonado como el Latino de la Semana en la Liga Nacional, su primera distinción como jugador, después de lanzar dos encuentros entre el 16 y 22 de abril, en las que actuó por espacio de 14 entradas, permitiendo once imparables y cuatro carreras permitidas. No regaló boletos y abanico a seis, para sumar dos de los tres lauros que lleva en las mayores.

Desde ya hace votos para el Novato del Mes y porque no soñar con el Novato del Año, galardón que no saborea Venezuela desde que Oswaldo Guillén lo consiguiera en 1985.

El dato
Senzatela se convirtió en el cuarto lanzador criollo en ganar dos de sus primeras tres presentaciones como debutante junto a Eduardo Rodríguez, Freddy García y Jeanmar Gómez. Asimismo, el novato de los Rockies es apenas el séptimo criollo que consigue tres aperturas de 5.0 o más entradas con tres o menos carreras y dos victorias en su primer año en las mayores, une su nombre a: Géremi González, Gustavo Chacín, Freddy García, Félix Hernández, Jeanmar Gómez y Eduardo Rodríguez.

@beisboladentro

Estrella en ascenso



José Martínez puede sentirse contento de lo que ha alcanzado en estas tres semanas de acción en las Grandes Ligas.

El hijo del recordado Carlos “Café” Martínez se ha labrado su nombre propio en los Cardenales de San Luis, al tener en estos momentos una cadena de siete juegos dando de hit y mantenerse como el líder bate de su organización.
Martínez apunta a adueñarse de la regularidad ya sea en la
inicial o en los jardines. Foto: AP

Nada mal para alguien que estaba llamado a ser el cuarto jardinero del equipo y bateador emergente.

Desde que inició la campaña, Martínez se ha ganado la confianza del mánager Mike Matheny, que lo ha alineado no sólo en las esquinas de los jardines, sino también en la inicial, aprovechando su tórrida ofensiva, siendo ahora mismo un agradable dolor de cabeza para el mánager, que busca darle acomodo a quien en estos instantes es su mejor bateador.

Martínez ha participado en 13 de los 18 encuentros de los pájaros y exhibe promedio de .393, sin jonrones y dos remolcadas. Si bien su número de producidas no es alarmante, de acuerdo a Jeff Gordon, periodista del Post-Dispatch de St. Louis, el mánager Mike Matheny quiere mantener al varguense en su line up, luego de ver las habilidades que ha mostrado para embasarse. Hasta la fecha “Cafecito”, suma .452 de OBP y 916 de OPS, dígitos por los cuales ha conseguido la atención del cuerpo técnico en su intento por ver mayor tiempo de juego; tanto en los jardines como en la inicial.

El venezolano de 28 años tuvo un éxito similar durante la campaña anterior cuando recibió el ascenso. En 12 juegos con los Cardenales bateó .438 en más de 18 visitas al plato, por lo que su desempeño actual no ha de considerarse una “cuestión de suerte”.

Las molestias de Stephen Piscotty y Matt Carpenter han facilitado el que tenga más acción de lo que él mismo pensó.  Incluso se habla de que pudiera ver más tiempo en la inicial después de haber jugado esa posición en la serie ante los Yankees de Nueva York. Su promedio de .385 con anotada y remolcada lo respaldan.

Nada mal para alguien que estuvo fuera del béisbol organizado y que trabajando sin cesar, hasta conseguir nuevamente la oportunidad de jugar en las mayores. Ya no hay un “Cafecito” para Martínez en Grandes Ligas, ahora se labra su camino, como una vez lo hizo su padre.


@beisboladentro

martes, 18 de abril de 2017

Con 34 años, Cabrera sigue labrando su carrera en las mayores



Miguel Cabrera únicamente pudo disparar un doble en las primeras dos semanas de esta temporada, pero ese batazo resultó especial. El 15 de abril, en Cleveland, en su penúltimo juego antes de cumplir los 34 años de nacido, el toletero venezolano llegó a 524 tubeyes en su carrera. 


Nadie ha dado más batazos de dos bases en las Grandes Ligas a la edad que tiene el inicialista. 

Joe Medwick cerró la campaña de 1945 con 524. Dos meses después, durante el receso invernal, festejó su cumpleaños 34. 

Albert Pujols, curiosamente, terminó el torneo del 2013 también con 524, la misma cantidad que Medwick y que Cabrera. Semanas después, estando de vacaciones, el dominicano sopló 34 velitas en el pastel. 

El biangular que sonó Cabrera contra los Indios, en el Progressive Field, le permitió igualar a aquellos dos como el toletero que más dobletes ha acumulado en las Mayores a los 33 años. Parece increíble tanta casualidad, pero es real: el estadounidense, miembro del Salón de la Fama, y el dominicano, futuro habitante de Cooperstown, cruzaron esa frontera con 524, exactamente el registro al que llegó el oriundo de Maracay. 
El venezolano sigue sumando registros para ser considerado
al Salón de la Fama una vez se retire del béisbol
Foto: lapatilla.com

Muchas cosas parecen increíbles en la trayectoria del inicialista de los Tigres. Ya no debería ser sorpresa. 

Este martes 18 de abril, Cabrera cumple 34 años desde que vio la luz por primera vez. Hijo de una connotada jugadora de softbol en Venezuela y de un confeso aficionado al béisbol, llegó a este aniversario convertido en una máquina de repartir tablazos. Cuatro veces ha sido el campeón de bateo de la Liga Americana, algo que un toletero derecho no lograba desde los tiempos del gran Rogers Hornsby, hace casi un siglo. Tiene promedio de .320 y .960 de OPS de por vida. 

Nadie ha festejado su trigésimo cuarto onomástico con la combinación de jonrones, empujadas y dobles que exhibe el maracayero, que supera los 500 tubeyes, los 400 vuelacercas y las 1.500 impulsadas. 

Stan Musial, el único otro que para ese momento había logrado el medio millar de biangulares, lo hizo con 1.253 remolques y 292 bambinazos. Pujols tenía más conexiones de vuelta completa, pero le faltaron dos rayitas para redondear las 1.500 producidas. Medwick tan sólo había sacado 199 pelotas y había llevado a 1.337 compañeros a casa. 

Es la mezcla de poder, consistencia y contacto lo que hace tan especial a Cabrera, pues además ha dado 2.528 hits. 

Pujols, por ejemplo, lucía 2.347 inatrapables al cumplir los 34. Alex Rodríguez, quien superaba a todos en cuadrangulares y acumulaba 1.565 empujadas, casi la misma cifra que el venezolano, exhibía únicamente 2.350 cohetes. 

Jimmy Foxx sí sobrepasó los 2.500 indiscutibles, los 500 vuelacercas y los 1.800 remolques, pero se quedó corto por casi 100 dobletes, con 434. 

Hornsby, Musial y Foxx están junto a Medwick en el Salón de la Fama. A-Rod dejó numeritos para estarlo, aunque su reputación podría jugarle una mala pasada. Pujols seguramente va a entrar, cuando se retire. 

Cabrera lleva el mismo rumbo. 

Llega a su cumpleaños con algunas molestias en la espalda que justifican parcialmente su lento comienzo con el bate en este 2017, aunque el manager Brad Ausmus afirma que se trata de un problema menor, que va a estar bien. 


El primera base de Detroit ya ha jugado antes con dolor y el resultado está a la vista: lo dicen esas estadísticas acumuladas que le tienen metido entre los mejores jugadores de todos los tiempos al celebrar los 34 años de edad. 

@beisboladentro

En Detroit confían la salud de Cabrera



Dicen que los años no pasan en vano, eso lo sabe muy bien Miguel Cabrera, que este martes arribó a 34 años, en pleno apogeo de su carrera.

Hace unos días unas molestias en su espalda, encendieron las alarmas en la organización de los Tigres de Detroit, más no en su mánager Brad Ausmus, quien afirmó que Cabrera pasa por un proceso normal para alguien de su edad.

“El día libre (lunes) seguramente lo va a ayudar”, dijo el estratega al Michiganlive.com. “No diría que Cabrera sufre esa molestia por haber participado en el Clásico Mundial, simplemente son cosas con el paso de los años”. 
Cabrera busca este año escalar varios puestos entre los
mejores bateadores de las mayores. Foto: Zimbio.com

Cabrera, solo ha estado en una sola ocasión en la lista de lesionados en su carrera como grandeliga, y fue en 2015, tras una distensión en la pantorrilla derecha; todos saben lo fuerte que juega, pero también es consciente de que sus condiciones irán mermando con el pasar de los años, por lo cual no sería de extrañar que la organización felina comience a dosificar su tiempo de juego, a fin de resguardarlo.

“Había sentido un dolor el sábado y hoy (domingo) fue más fuerte. Estoy tratando de tener cuidado”, continuó el venezolano. “Voy a recibir tratamiento y espero estar bien para el juego del martes (contra los Rays de Tampa Bay)”.

Tras un inicio de 12-0, Cabrera ha ido recuperando su ritmo habitual con su bate, si bien su promedio aún es bajo (.220) con dos jonrones y seis producidas en doce encuentros, el cuerpo técnico no se muestra preocupado por el aragüeño, que promedia en su carrera .320 con 69 jonrones y 247 producidas, durante el primer mes de campaña.

El año pasado dejó promedio de .273 con cuatro jonrones y 12 traídas al plato en 23 compromisos, durante el primer mes de campaña.


@beisboladentro

Avisaíl García no cree en nadie



Una de las mayores preocupaciones que tenía la directiva de los Medias Blancas de Chicago, era saber si Avisaíl García iba a recuperar su estatus como bateador, tras una decepcionante campaña de 2016 en la que apenas pudo batear para .245 con 12 jonrones y 51 producidas.

Tras dos semanas de acción, García ha podido embasarse en cada uno de los 11 juegos que tienen los patiblancos en la temporada (sin incluir el encuentro del lunes). Tal desempeño lo mantiene como líder bate del joven circuito con promedio de .447, así como de los renglones imparables (21), OPS (1.128) y OPS+ (225).

Para su mánager, Rick Rentería, lo hecho por el venezolano ratifica por qué la organización lo adquirió en aquel múltiple cambio que realizaron los Medias Blancas con Tigres de Detroit y Medias Rojas de Boston, en la que estuvieron involucrados Brayan Villareal, Jake Peavy, José Iglesias, Cleulis Rondón, Frankie Montas y J.B. Wendelken.

“Ha tratado de mantener su enfoque de una manera particular, tratando de no hacer demasiado”, comentó el estratega de la ciudad de los vientos a lasmayores.com. “Se está centrando en hacer un buen contacto”.
Foto: USAToday.com

García es colíder del equipo junto a Matt Davidson en remolcadas con 10.  

Asimismo, es el tercer pelotero de los Medias Blancas (desde 1960) que consigue 20 hits o más en sus primeros 11 encuentros de temporada.

Con 26 años a cuesta y seis temporadas como profesional, García afronta su tercera zafra consecutiva como regular, a diferencia de las dos campañas previas, la organización espera que tome el liderazgo de un equipo plagado de talento joven, en la que el cubano José Abreu es el referente ofensivo.

“Solo estoy tratando de conectar bien la pelota”, destacó García al Chicago Sun Times, “Los buenos bateadores golpean a la banda contraria. Eso es lo que Miguel Cabrera hace y eso es lo que estoy tratando de hacer”.

Ante tal afirmación, García no oculta la admiración que siente por su compatriota con quien compartió dogout en 2012, cuando llegó a las mayores. Si bien existieron las comparaciones, Avisaíl jamás intentó copiar a Cabrera, al contrario ha buscado hacerse un nombre propio y un estilo de bateo suyo.

Su gran inicio de campaña alimenta las afirmaciones que una vez se hizo la gerencia patiblanca con el venezolano que suma seis encuentros de dos o más imparables y promedia .727 cuando hace swing a la parte contraria y .667 cuando hace swing al primer pitcheo.

 vuelve a aumentar las ilusiones. Se ha embasado en todos los juegos que ha disputado y ya suma seis compromisos multi hits. 

"Ver la bola, no se tratar de dar un jonrón o un hit, sino ver la pelota y ponerle la parte gruesa del bate", afirmó el venezolano a la prensa de Chicago, acotando que ha sido más selectivo con los pitcheos.

"Estoy aprendiendo. Sólo tengo que seguir trabajando duro y jugar de la forma correcta", afirmó García.

@beisboladentro

Senzatela comienza a generar elogios en Colorado



Si hay algo difícil para un lanzador es sobresalir en un parque como el Coors Field, un paraíso para los bateadores. Son varios los brazos que no han podido vencer la altura de Colorado y pocos han sobrevivido para contarlo.
Senzatela ha sido una de las mejores
noticias para Colorado en este comienzo
de campaña. Foto: AP

Esta temporada hay una historia llamativa que mantiene a toda la organización contenta, y comienza a despertar admiración en una afición que empieza a aprenderse el nombre del novato lanzador, su nombre Antonio Senzatela.

El valenciano de 22 años de edad, ya venía asomándose como uno de sus principales prospectos, la organización rocallosa (puesto 9) lo fue llevando con suma precaución y decidió darle la oportunidad de mostrar su calidad en la naciente campaña, que lo mantiene como el mejor lanzador de los Rockies con dos triunfos sin derrota y mostrando una efectividad de 2.37 en tres aperturas.
Las excelentes actuaciones mostradas desde la lomita por el criollo le han valido para ganar elogios de su estratega Bud Black.

"El dispone del talento", expresó el timonel al portal web de las mayores.com. 

"Tiene buena recta, sus envíos secundarios necesitan un poco más de trabajo pero ya están mejorando", apuntó. "Lo que realmente nos gusta es su competitividad".

Senzatela afronta su primera campaña como lanzador de la gran carpa luego de ganar el pulso al también venezolano Germán Márquez por un puesto en la rotación abridora de los rocallosos.

Actualmente ocupa el cuarto puesto de la rotación y sus dos triunfos se mantienen como la máxima cifra entre los lanzadores igualado con el relevista Mike Dunn.
Los oponentes le promedian .200 en 50 turnos cuando lanza la recta, siendo el octavo menor promedio en las mayores, para alguien que está haciendo su estreno en las mayores, lo mostrado por Senzatela es digno de elogios.
Sus 14 abanicados en 19 entradas de labor habla del buen control que tiene sobre sus lanzamientos, otorgando solamente cuatro boletos para ser la menor cantidad entre los abridores de Colorado.
“Su habilidad para mover la recta es la razón por la que traía locos a todos nuestros ejecutivos de las ligas menores”, explicó el mánager Bud Black. “Él puede lanzarle adentro tanto a los derechos como a los zurdos”.

Además de la recta, Senzatela tiene un repertorio que mezcla el cambio de velocidad y la slider, que como afirmó su mánager, sigue perfeccionado.

Aún es temprano para hablar de candidaturas, si Senzatela cierra de manera positiva el primer mes de campaña, será difícil obviar su nombre para el Novato del Año y porque no al premio Cy Young, por los momentos está haciendo méritos para ser distinguido el lanzador novato del primer mes de temporada.


El dato

Senzatela es el venezolano 361 en las mayores y el segundo que se estrena en la temporada 2017. Abrió ante los Cerveceros de Milwaukee, dejando el juego ganando y saliendo sin decisión. Lanzó cinco entradas, sin carreras y seis abanicados. Es el lanzador abridor venezolano número 34 que se estrena en las mayores, después que Ramón Monzant inaugurara la lista en 1954. 

@beisboladentro

domingo, 16 de abril de 2017

La dupla León y Vásquez mantiene contento a los Medias Rojas

 

Con los Medias Rojas aferrándose a una ventaja de una carrera y con un out frente a Pittsburgh en la parta alta del noveno inning, los Piratas arriesgaron y mandaron al corredor Adam Frazier por el robo en segunda base.

Vásquez fue en su momento un prospecto de alto
quilates, pero una lesión trastoco sus planes.
Foto: thebostonglobe.com
El cerrador de Boston Craig Kimbrel lanzó una curva, pero el disparo del receptor Christian Vázquez fue fulminante. La amenaza había sido abortada, y Kimbrel acabó rindiéndose en elogios hacia el cátcher puertorriqueño.

"Cada vez que un receptor saca out a un corredor con un lanzamiento rompiente, se debe a que tiene manos rápidas y tiene un tiro perfecto", dijo Kimbrel.

En ese juego a mitad de esta semana, Vázquez puso fuera a dos de tres corredores y quedó con tres de cuatro en la joven temporada. De por vida, el boricua ha fusilado a 26 de 55 para un 46,4% de éxito en sus disparos, el más alto entro de los receptores activos (mínimo de 100 juegos).

¿Quién es el número dos?

Ese es Sandy León, el titular de la receptoría de los Medias Rojas. Su efectividad es 44,3% (31 de 70) y ha sacado out a los tres corredores que han intentado un robo esta temporada.
A esta altura, los equipos rivales de Boston deben estar bien advertidos: es imprudente ponerse a correr en las bases frente a la dupla de receptores.

"Los dos son fenomenales sacando a los corredores y pidiendo pitcheos", dijo Kimbrel. "Bloquean todo y esos son los detallitos que acaban sumándose durante el transcurso de un juego".

El aporte de ambos también se ha hecho sentir con el bate. Al iniciar la jornada del sábado, entre los dos bateaban para .371 (13 hits en 35 turnos), con un jonrón, cuatro dobles, siete impulsadas y una base robada (esa fue la primera en la carrera de Vázquez).

Vázquez tiene 26 años, pero su trayectoria como cotizado prospecto se frenó abruptamente en los albores de 2015, cuando debió someterse a una cirugía reconstructiva del codo derecho. Una Tommy John para un cátcher, lo que le hizo perder toda esa campaña.

El trabajo de recuperar la fuerza en su cañón de brazo fue paulatino. No fue hasta una incursión en la liga de invierno boricua, con los Cangrejeros de Santurce, cuando Vázquez sintió que todo volvía a la normalidad.
El año pasado con León como receptor, Rick Porcello, ganador
del Cy Young tuvo efectividad de 2.52 en 107.3 entradas de labor
Foto: masslive.com

"Mi brazo de siempre. Me gusta que sea así. Para eso es que este equipo me paga", dijo Vázquez.

El manager John Farrell se inclina por dosificar lo mejor posible a sus dos receptores para que sean determinantes tanto a la defensiva como a la ofensiva a lo largo de toda la campaña.

"Mientras más frescos podamos tenerlos a ambos, rendirán mucho mejor", señaló el piloto. "Todos saben cuán exigente es esa posición".


@beisboladentro

Será Ozzie Guillén el próximo número retirado en la historia de los Medias Blancas



Los Medias Blancas de Chicago informaron antes del inicio de temporada que el número 56 de Mark Buehrle, será retirado durante una ceremonia especial el 24 de junio en el estadio de los patiblancos.

Buehrle será el undécimo ex jugador de los Medias Blancas cuyo número habrá sido retirado, antes de él, la última figura en recibir esa distinción fue Paul Konerko, cuando en 2015, su número 14 fue sacado de forma oficial.

Ambos ex peloteros fueron piezas determinantes en el título alcanzado por Chicago en 2005, quizás Buehrle no tenga la credenciales para estar entronizado en Cooperstown al igual que Konerko, pero ambos serán candidatos dentro de poco, por lo que la organización rememora su paso con estos homenajes. 
El título de 2005 es sin duda el punto
cumbre en la carrera de Guillén
Foto: lanacion.com

"Es muy merecido", dijo Konerko. "Sabiendo que Mark hubiera querido acabar su carrera con s Medias Blancas y estar aquí y no tener que ir a ningún otro lugar para jugar, esperaba que eso sucediera. En otro lugar, pero definitivamente hizo lo suficiente. Éstas son las buenas noticias. 

Quizás para el momento de la ceremonia, la organización también decida dentro de poco, homenajear a otra figura determinante en la conquista de ese título, el primero en más de ochenta años, se trata de Oswaldo Guillén, que entregó sus mejores años a los patiblancos como jugador y posteriormente como mánager.

El número 13 deberá ser el próximo número en ser retirado de los Medias Blancas, como jugador Guillén participo en 16 temporadas con cuatro organizaciones, Chicago (1985-97), Orioles de Baltimore (1998), Bravos de Atlanta (1998-99) y Mantarrayas de Tampa Bay (2000). Promedio 264 (6.686-1.764), con 28 jonrones y 619 impulsadas en 1.993 juegos, además de sumar 773 anotadas, 275 dobles, 69 triples y 169 bases robadas. Concluyó con 974 de porcentaje de fildeo (222 errores en 8.532 lances totales). Se ubica cuarto en el ranking de hiteadores en la historia de los patiblancos con 1.276 sencillos, quinto en el ranking con 1.743 partidos jugados y 6.067 turnos al bate, sexto con 1.608 imparables, noveno con 2.056 bases alcanzadas y décimo con 68 triples.  Encabeza la lista de campo cortos de los Medias Blancas con 974 de porcentaje de fildeo, y es segundo detrás de Luis Aparicio en juegos jugados (1.724), chances totales (7.900), outs (2.735), asistencias (4.962) y doble plays (1.027). Posee el cuarto (981), sexto (980) y noveno (977) porcentajes más altos de fildeo en una temporada regular en la historia de la franquicia. Sus 570 asistencias en 1988 son un record para campo cortos de Medias Blancas.  Entre los torpederos venezolanos que juegan en Grandes Ligas, se ubica de tercero en el ranking de triples, quinto en juegos jugados, séptimo en hits y bases robadas, octavo en dobles y noveno en carreras anotadas. Estableció un record en la franquicia siendo el campo corto del Día Inaugural durante 13 temporadas consecutivas, desde 1985 hasta 1997. Fue nombrado Novato del Año de la Liga Americana en 1985 después de batear 273 de promedio. Jugó en la post-temporada con Medias Blancas en 1993 y con Atlanta en 1998 y 1999, por cierto con este equipo pudo jugar una Serie Mundial. 

Un año después de su retiro, Guillén comenzaría su carrera de técnico con los Expos de Montreal (2001 y 2002), para posteriormente unirse a los Marlins de Florida en 2003, con quienes celebró el título de Serie Mundial ante los Yankees de Nueva York. 

La experiencia fue determinante para que el 3 de noviembre de 2003, fuera nombrado el mánager 37 en la historia de los Medias Blancas de Chicago. 

El mirandino volvería a la organización donde brilló como pelotero, su salida en 1997 tras una disputa verbal con el mánager de ese entonces, Jerry Manuel, le costó su salida y jamás en su mente pensó en volver, mucho menos como dirigente, siendo determinante en el título alcanzado en 2005, el primero desde 1917, cuando de la mano de Clarence “Pants” Rowland, conquistaron las mieles del éxito. 

Él logró alcanzado por Guillén lo convirtió en el primer y hasta ahora único mánager latinoamericano con una Serie Mundial, además de ser mánager del Juego de las Estrellas del siguiente año, consiguiendo el triunfo. 

Su record de 678-617 en ocho años lo ubica como el tercer mánager más laureado de la organización. Sus 189 triunfos combinados entre 2005 y 2006 empató el registro que el equipo logró en 1916-1917, como el tercer mejor record en temporadas consecutivas en la historia de la franquicia. Solo las 193 victorias logradas entre 1964-1965, y las 192 obtenidas entre 1963 y 1964 superan la cifra de triunfos en años seguidos. 

Logró dos apariciones en postemporada en 2005 y 2008. 

Tal vez eso no es suficiente en la mente de algunas personas. No es que Guillen estuviera allí por mucho tiempo como entrenador para ser considerado una leyenda, y todavía no ha conseguido otro trabajo en las mayores desde que fue despedido por los Marlins de Miami después de la temporada 2012. 

Pero esa es otra historia para otro día. 

Los jugadores de ese equipo de 2005 saben que no habrían ganado sin Guillen en el timón, y el presidente Jerry Reinsdorf, que tiene la última palabra cuando se trata de retirar los números, debería saber eso también. 

Guillén bromeó durante la ceremonia de Konerko en el 2015 de que esperaba que todavía estuviera vivo si llegaba el día en que los Medias Blancas decidieran retirar su número. Por supuesto, en los años posteriores al desenlace fatídico entre la organización y el mirandino en 2011, la idea de que alguna vez fuera honrado en el lado sur parecía extravagante. 

Pero la guerra fría entre Guillén y el vicepresidente Ken Williams parece estar descongelándose, si no más, lo que debería abrir la puerta a la retirada de Guillen en algún lugar del camino. 

Y no olvidemos que hubo pocos finales tan acrimoniosos como el de Thomas y la gerencia después de que "The Big Hurt" se dejó ir como agente libre después de 2005, y Carlton Fisk no estaba exactamente en buenos términos con Reinsdorf después de que él fue despedido a principios de la temporada de 1993.

El día de Buehrle será una experiencia memorable en el lado sur. 

Esperemos que ese día los Medias Blancas pronto reconozcan la labor del venezolano y le den su merecido homenaje.
 
@beisboladentro

domingo, 2 de abril de 2017

Hechos a seguir en la temporada 2017 de las Grandes Ligas


La temporada 2017 acaba de comenzar, y con ella varios hitos importantes que marcaran la misma.

Algunos seguirán cimentando su leyenda y solidificando su candidatura al Salón de la Fama, otros irán agrandando su ya cimentada fama.

Aquí algunas marcas a seguir:

1.- Adrián Beltre: 3.000 hits y otras marcas ofensivas
Foto: canada.com
El dominicano Adrián Beltre comenzará la temporada en lista de lesionados, pero apenas se incorporé al roster, todos los focos serán para él, ya que se encuentra a 58 imparables de ser el 31º pelotero con tres mil hits.

Beltre también está cerca de otros menores logros que lo ayudarían a convertirlo en un jugador élite. Con apenas otros nueve dobletes y otros cinco bambinazos se uniría a los miembros del Salón de la Fama Hank Aaron, Stan Musial y Carl Yastrzemski como los únicos peloteros en la historia con al menos 3.000 imparables, 600 dobles y 540 cuadrangulares.

También está a 29 remolcadas de las 1.600 y a 55 cuadrangulares de los 500, aunque esta última cifra deberá alcanzarla para la temporada de 2018.

2.- Albert Pujols: 600 cuadrangulares
Albert Pujols, de los Angelinos de Anaheim, necesita nueve vuelacercas para ser noveno bateador con 600 o más cuadrangulares en las Grandes Ligas.

El grupo que ahora integran Barry Bonds (762), Hank Aaron (755), Babe Ruth (714) , Alex Rodríguez (696), Willie Mays (660), Ken Griffey Jr. (630), Jim Thome (612) y Sammy Sosa (609).

Necesita además 175 hits para los 3,000, aunque esta cifra se ve más difícil, pues desde el 2010 no ha logrado esa cantidad de imparables, aunque en dos ocasiones (2011 y 2012) se quedó en 173.

3.- Bartolo Colón: 246 victorias
El lanzador Bartolo Colón, de los Bravos de Atlanta, necesita 10 victorias para empatar a Juan Marichal (243) en el récord quisqueyano y 12 para alcanzar al nicaragüense Dennis Martínez (245) en la marca latinoamericana en las ligas mayores.

El veteranísimo Colón entra en su vigésima temporada y primera con los Bravos, con 43 años, viene de promediar 15.5 victorias por temporada desde hace tres campañas. Algo que pareciera no ser imposible para el llamado Big Sexy.

También está a 135 ponches de los 2,500, club que integran otros 32 lanzadores en la historia. Y con sólo 888 bases por bolas concedidas, podría ser apenas el noveno pitcher con 2,500 abanicados y menos de mil boletos.

4.- C.C Sabathia:  500 aperturas
El zurdo de los New York Yankees arranca la campaña con 482 aperturas en las mayores. Es decir, alrededor del mes de julio debería estar alcanzando el registro de 500 salidas como abridor. Además, el ganador al Cy Young de la Liga Americana en 2007 está a 274 ponches de los 3.000 y 27 triunfos de 250.

5.- José Reyes: 500 bases robadas
Solamente está a 12 bases robadas de convertirse en el 39no pelotero en la historia de las Grandes Ligas en alcanzar los 500 robos. Sin embargo, debemos tener en cuenta que José Reyes solamente se estafó 9 bases el año pasado y apenas jugó 60 partidos. Sin las lesiones se alejan, el dominicano estará en la selecta lista.

6. - Clayton Kershaw: 4to Cy Young
Es difícil encontrar otro lanzador tan dominante como la estrella de Los Angeles Dodgers Clayton Kershaw. El zurdo de 28 años en sus últimas tres campañas tiene efectividad inferior a 2.00 y no ha terminado con un WHIP por encima de 1.00 desde 2012. Si Kershaw logra un Cy Young más a su currículo, se une al grupo de Roger Clemens, Randy Johnson, Steve Carlton y Greg Maddux como los únicos lanzadores en obtener al menos cuatro Cy Young en su carrera.

7. Mike Trout y su leyenda
Mike Trout, el mejor jugador de las Grandes Ligas en los últimos cinco años necesita 32 cuadrangulares para llegar a los 200. Si los consigue antes de su cumpleaños, el 7 de agosto, se convertiría en apenas el octavo pelotero en alcanzar esa cifra antes de cumplir 26 años. El Salón de la Fama Mel Ott fue el más joven en la historia en sacudir 200 vuelacercas al lograrlo a los 25 años y 144 días de edad en 1934.

Además, está a tres remolcadas de las 500, a 83 imparables de los mil, a 25 dobletes de los 200 y a 57 bases robadas de las 200, pavimentando aún más su camino hacia Cooperstown.

8.- K-Rod y el misil cubano
Otros dos serpentineros en busca de grandes cifras son el venezolano Francisco Rodríguez y el cubano Aroldis Chapman.

Con 20 rescates más, Rodríguez, de los Tigres de Detroit, se unirá al panameño Mariano Rivera, a Trevor Hoffman y a Lee Smith como los únicos relevistas con 450 o más juegos salvados. Además, K-Rod suma 1,119 abanicados y debe superar en ese departamento a Hoffman (1,133) y Rivera (1,173).

Y el hombre que más duro lanza en el béisbol va en busca de los 18 salvamentos que le faltan para llegar a los 200. Chapman, de regreso con los Yankees de Nueva York, promedia 32 rescates por campaña y suma 636 ponches en apenas 377 episodios, a un ritmo de 15.2 chocolates por cada nueve innings.

En su caso, salud es la palabra clave para que el taponero cubano alcance en su momento a los grandes como Rivera y Hoffman.

9.- Miguel Cabrera y las marcas para Venezuela
Miguel Cabrera sigue labrando su leyenda para Venezuela y colocando cifra
Foto: zimbio.com
s contundentes para ser entronizado a Cooperstown en su primer año.

Luis Aparicio es el único venezolano miembro del Salón de la Fama y Miguel Cabrera pudiera superarlo en el departamento de carreras anotadas. El slugger de Detroit suma 1.321 anotadas de por vida y está a 14 del tercer puesto entre los venezolanos que ocupa Aparicio.

El primera base está a 81 imparables de la barrera de los 2.600 en las mayores. Entre los venezolanos solamente dos han conseguido más de 2.600 hits en las Grandes Ligas (Omar Vizquel 2.877 y Luis Aparicio 2.677).

Otra campaña con 100 impulsadas, Cabrera tiene 12 campañas con 100 o más remolcadas, jugará su décima quinta temporada, por lo que está a dos de Alex Rodríguez de lograr ese hito de impulsadas. De conseguir su campaña 13 con cien remolques, unirá su nombre a Babe Ruth, Lou Gehrig, Jimmy Foxx y Albert Pujols.

@beisboladentro