domingo, 30 de julio de 2017

Adrián Beltré, primer dominicano con tres mil hits en Grandes Ligas

El antesalista Adrián Beltré, oriundo de la República Dominicana consiguió la tarde del domingo 30 de julio su imparable 3.000, lo que lo convierte en el trigésimo primer pelotero en alcanzar esa cifra en la historia de las Grandes Ligas.
Tras fallas en su primer turno por la vía del ponche, Beltré salió a consumir un nuevo turno en la cuarta entrada, con un out en la pizarra y, con su compatriota Nomar Mazara en la inicial. El veterano de 38 años se colocó en tres bolas sin strikes y aprovechó un lanzamiento franco del lanzador de los Orioles de Baltimore, Wade Miley para sacudir una línea hacía el jardín izquierdo, que al final se convirtió en doble.
Beltré es el primer jugador de República Dominicana con
tres mil hits en las mayores. Foto: lasmayores.com
Con el batazo, el Globe Life Park de Arlington, Texas, se colocó de pie por completo, para aplaudir la hazaña de uno de los mejores peloteros de esta generación, quien tiene seguro su puesto en el Salón de la Fama de Cooperstown.
Fue el hit número 58 de la zafra, lo que le permitió igualar en el puesto 30 de todos los tiempos al fallecido e inmortal Roberto Clemente. Beltré  es el primer jugador de la República Dominicana en arribar a la marca y quinto extranjero en conseguir dicho hito, uniendo su nombre a Clemente (Puerto Rico, 3.000), Rafael Palmeiro (Cuba, 3.020), Rod Carew (Panamá, 3.053) e Ichiro Suzuki (Japón, 3.060). 
Tanto Ichiro como Beltré se encuentran activo en la pelota. Asimismo, es el cuarto latino que consigue los tres mil imparables.
Alex Rodríguez, otro de los miembros del club de los 3.000 a pesar de tener ascendencia latina, es nacido en los Estados Unidos.
Beltré, asimismo es el cuarto pelotero de todos los tiempos con 3.000 hits, 600 dobles y 450 cuadrangulares. Los otros son: Hank Aaron, Stan Musial y Cal Yastrzemski. Para completar su faena, es el tercer antesalista en arribar a la marca después de George Brett y Wade Bogg, ambos miembros del Salón de la Fama.
En su carrera de 20 temporadas que inició con los Dodgers de Los Ángeles, Marineros de Seattle, Medias Rojas de Boston y Rangers de Texas, el dominicano presenta un promedio de por vida de .286 y ha sido galardonado cuatro veces con el Guante de Oro y ha asistido a cuatro Juegos de Estrellas.
Cooperstown ahora aguarda por Beltré, que seguirá incrementando su
La familia de Beltré fue al campo a felicitarlo. Foto: lasmayores.com
s registros dentro de ese listado y buscando ahora los 500 vuelacercas, meta que pudiera alcanzar a finales del próximo año o inicios de 2019.
Otro dominicano que pudiera acercarse a lo hecho por Beltré, es Albert Pujols, antes de la jornada dominical estaba a 89 imparables de la marca, cifra que pudiera conseguir a finales de la temporada o a comienzos de la próxima.
@beisboladentro

Altuve rumbo al MVP

Foto: astrosfuture.com


Julio está a punto de expirar, y José Altuve sigue su tórrida ofensiva en pos de alcanzar su tercera corona de bateo, segunda de manera consecutiva en la Liga Americana.

Actualmente el camarero de los Astros de Houston comanda el joven circuito en promedio con .365, hits (144), dobles (33), OBP (.429), OPS+ (179) y bases alcanzadas con 228.

Tal ha sido el despliegue de Altuve que quien le sigue en promedio es Jean Segura con .324, sacándole 41 puntos de diferencia. Mientras que en imparables el segundo en ese renglón es Eric Hosmer con 125.

Esa diferencia de 19 imparables del venezolano se debe en parte a los 37 encuentros que ha conseguido esta temporada –empato una marca personal- con más de un indiscutible en un partido.

Por cierto su tórrida ofensiva de encuentros consecutivos con al menos un imparable quedó en 19, al irse en blanco el sábado ante los Tigres de Detroit.

Durante esa seguidilla el venezolano asombró a sus compañeros y contrarios por su capacidad de conectar imparables.

"Cada vez que lo veo sumar otro juego de tres o cuatro hits, pienso que en algún momento vendrá uno de cinco. Me sorprende un poco que no tenga uno ya, porque puede hacer demasiadas cosas en el terreno", dijo el manager de los Astros, A.J. Hinch. "Por eso es nuestro catalizador".

Altuve ha hecho del bateo su carta de presentación, antes de la pausa por el Juego de Estrellas, dejó promedio de .347, tras el inicio de la segunda parte de la campaña, el segunda base promedia .467 (60-28) en 14 encuentros. Esa tórrida ofensiva ha sido motivo de debate entre los especialista de béisbol, quienes aseguran que el venezolano pudiera concluir la campaña bateando para promedio de .400, hito que no se logra desde los tiempos de Ted Williams.

El pasado jueves la cadena MLB.TV hizo un trabajo sobre el desempeño del venezolano esta temporada. Su .484 en el mes de julio fue el principal tema, desde el 4 de julio el maracayero hilvanó cinco juegos consecutivos con por lo menos tres imparables, ligando para .625 con dos cuadrangulares y 10 remolcadas en ese periodo, siendo una marca personal para él. Posterior a eso, vino su cadena de encuentros seguidos dando de hit.

Desde 2014, Altuve lidera las mayores en promedio con .337, le sigue Miguel Cabrera con .316, Michael Brantley .313, Buster Posey .311, Daniel Murphy .311, Paul Goldschmidt .309 y Joey Votto .308.

Sus 785 imparables desde 2014 son la mayor cantidad para bateador alguno en todo el béisbol, por lo que los especialistas aseguraron que si Altuve batea para .460 en los últimos 62 encuentros que le restan a los Astros pudiera concluir con .401 de promedio.

Se imaginan si el pequeño gigante lo hace. Por lo pronto, en la carretera promedia .430 en 50 encuentros, mientras en casa su average es de .303 en 51 partidos.

El mejor camarero del béisbol
La candidatura de Altuve para el MVP cobra mucha relevancia si tomamos en cuenta que domina los renglones sabermetricos como WAR.

Lo que está haciendo actualmente es simplemente astronómico. Incluso va encaminado a su cuarta campaña consecutiva con 200 o más imparables y con una proyección astronómica. Igualmente va por su sexta temporada de 30 o más robos de forma consecutiva y una cuarta consecutiva con 40 o más dobles.

Su nombre ya se codea por encima de Robinson Canó, Jeff Kent, Craig Biggio, figuras que ostentaron ese distintivo en los últimos años.

Cumplirá Altuve con las proyecciones, en los Astros se conforman con que Astroboy los lleve a la Serie Mundial.

El dato
Jeff Bagwell, recientemente entronizado al Salón de la Fama, tiene el promedio de bateo más alto dentro de la organización de los Astros con .368 en la temporada de 1994, cifra que Altuve podría dejar atrás este año.

@beisboladentro

Marwin González: Un superutility de lujo


Sin importar donde juegue cada día, Marwin González ha logrado lo que tanto anhelaba desde que llegó a las Grandes Ligas: estar diariamente en la alineación.

Su condición de utility lo ha hecho un pelotero prescindible para el mánager de los Astros de Houston, A. J. Hinch, siendo en estos instantes uno de los principales responsables en el buen desempeño de los siderales, que marchan con registro de 68-35, el mejor de la Liga Americana.

El venezolano marcha tercero dentro del equipo en los renglones de promedio, jonrones y remolcadas. Su promedio de .319 es superado por los .365 de José Altuve y .320 de Carlos Correa. Mientras que sus 19 vuelacercas lo tienen detrás de George Springer (27) y Correa (20), sus 61 producidas lo mantienen cerca de las 67 de Correa y 66 de Springer.
Marwin González se ha constituido en una de las referencias
ofensivas de los Astros esta temporada . Foto: AP

Tanto Correa como Springer se encuentran en la lista de lesionados, de allí la importancia que tiene González en la alineación de los Astros, siendo ese soporte ofensivo de Altuve, Yuliesky Gurriel, Carlos Beltrán y compañía.

Con 28 años y seis años de carrera en las mayores, González ha superado sus topes personales en jonrones, remolcadas y promedio, encaminándose a experimentar su mejor campaña en las mayores.

Actualmente su nombre figura séptimo entre los mejores bateadores del joven circuito, logrando los turnos requeridos para entrar en ese departamento que comanda su compañero de equipo Altuve.

Quizás no reciba votos para el MVP, pero dentro de los Astros su aporte si es reconocido habiéndose desempeñado en los jardines y en todo el infield, faltándole por desempeñarse como lanzador y receptor.

“Ciertamente es un pelotero que está marcado diferencias y se ha ganado una tonelada de tiempo de juego”, manifestó Hinch. “Aunque que no lo vean así, él (González) es un jugador regular”.

Pese a no tener una posición definida, el criollo se enfoca en seguir demostrando su valía ya sea para los Astros o para cualquier organización que se interese en sus servicios en un futuro.

Desde que llegó a las mayores con los Astros en 2012, González se las ha arreglado para estar presente en la alineación, jugando 70 o más encuentros desde entonces. Ha participado en 346 partidos de los 427 que han realizado los siderales desde 2015, ausentándose solamente en 81 encuentros.

Es o no el as bajo la manga del equipo de Houston.

Su principal enfoque es llevar a los Astros a la tierra prometida, algo que le ha sido esquivo en 55 años desde que comenzaron como los Colt .45´s.

El dato
González es el quinto jugador con más cuadrangulares en una misma temporada en la que ha disputado encuentros en cuando menos seis posiciones distintas, listado que encabeza el veterano Ben Zobrist (27).
@beisboladentro

sábado, 29 de julio de 2017

Beltré rumbo a Cooperstown

Foto: AP

Quizás al momento de leer estas líneas, el dominicano Adrián Beltré ya sea el trigésimo primer bateador en la historia de las Grandes Ligas con tres mil imparables. De no ser así, entonces está cerca de presenciar la historia.

Mucho ha pasado desde aquel 24 de junio de 1998, cuando los Dodgers de Los Ángeles, alinearon a una promesa de 19 años como su tercera base y octavo en el orden de bateo. Ese día consiguió dos hits en cinco turnos con una remolcada ante los Angelinos de Anaheim.

Veinte años después, Beltré está cerca de la inmortalidad, al conseguir su hit 3.000, será el primer jugador nacido en la República Dominicana en lograr tal hito y cuarto latinoamericano en tal selecto club detrás de: Rod Carew de Panamá (3.053), Rafael Palmeiro de Cuba (3.020) y Roberto Clemente de Puerto Rico (3.000).

"Jamás me pasó por la mente estar en una situación como la que estoy ahora", dijo Beltré. "Mentiría si te digo lo contrario. Sólo quería ser un buen pelotero... y cuando juegas por mucho tiempo, las cifras se acumulan".

Todo parece estar a favor del nativo de Santo Domingo, los Rangers de Texas jugarán en casa ante los Orioles de Baltimore, en un fin de semana emotivo, donde Iván Rodríguez, pelotero que defendió los colores de Texas, será exaltado al Salón de la Fama.

El antesalista de los tejanos se unirá a Ichiro Suzuki como la única pareja de peloteros activos en este club.

"Uno puede darse cuenta de lo mucho que ama su equipo y el deporte al ver el nivel de intensidad que mantiene", señaló el manager de los Orioles, Buck Showalter. "Tiene que ser elegido al Salón de la Fama en la primera ronda de votación, ¿verdad? O sea, ¿qué más tendría que hacer?".

La afirmación de Showalter es válida, Beltré no ha sido un pelotero mediático, su carrera siempre ha sido discreta y como él mismo señalo, después de tanto tiempo ha logrado acumular números atractivos para no ser ignorado por los votantes al Salón de la Fama, una vez se retire de las mayores.
 
Peloteros que han llegado
a los tres mil hits en MLB
Con un promedio vitalicio de .286, 454 jonrones, 1.607 remolcadas y 604 dobles en 10.475 turnos al bate, el dominicano siempre se ha destacado por la intensidad con la que sale al terreno de juego, además de ser líder para otras figuras.

"Creo que uno se maravilla por la consistencia de su rendimiento durante tanto tiempo, y uno sabe que se requiere de mucho para ser bueno por tanto tiempo", dijo el manager de los Marlins, Don Mattingly.

George Brett y Wade Boggs, ambos miembros del Salón de la Fama, son los únicos jugadores que se desempeñaron principalmente en la tercera base que alcanzaron los 3.000 hits. Beltré desplazó a Dave Winfield del 21er puesto en la lista histórica con 1.095 batazos de extrabases, y también desplazó a Carl Ripken Jr. del 15to lugar histórico con sus 604 dobles.

Después de perderse los primeros 51 partidos de esta temporada por una lesión de pantorrilla, Beltré encabeza a su equipo con promedio de .311, además de sumar nueve jonrones y 36 impulsadas en 49 partidos.

Los Rangers tienen cinco partidos en casa antes de emprender otra gira. Después de Baltimore, enfrentan a Seattle, otro de los ex equipos de Beltré, y donde lanza el venezolano Félix Hernández, uno de los mejores amigos del dominicano.

Sus compañeros llevan la cuenta de cada hit, aunque Beltré intente no prestarle tanta atención a las cifras.

"Es extraordinario lo que ha hecho en su carrera, y la forma en que lo ha logrado", dijo el torpedero Elvis Andrus, casi una década menor que Beltré, pero el jugador con más tiempo en los Rangers entre los miembros de este roster, al jugar en su novena campaña con el equipo. "No puedo esperar. Creo que estoy hasta más emocionado que él".

Si bien no se ha fijado metas, Beltré también pudiera estar dando caza a los 500 cuadrangulares – se encuentra a 46 de la marca -, actualmente es segundo en ese departamento entre los activos, solo superado por Albert Pujols.

Actualmente se encuentra en el penúltimo año de su contrato, y no ha mostrado algún declive en su ofensiva a sus 38 años, por lo que es probable que Texas  decida extender su estadía un año más con el dominicano después de 2018.

Nada mal para alguien que deseaba esforzarse al máximo y ser respetado en el mundo del béisbol.

Beltré no será el único dominicano en este club, Albert Pujols se encuentra a 89 imparables de la marca, con dos meses de acción, es poco probable que consiga los imparables este año, por lo que la próxima temporada unirá su nombre al antesalista de Texas.

Mientras tanto, Cooperstown ya prepara su mural para Adrián Beltré

El dato

Este será el tercer año consecutivo en que un pelotero arriba a los tres mil imparables. En 2015, lo hizo Alex Rodríguez, el año pasado fue Ichiro Suzuki, y ahora Beltré. La última vez que sucedió fue en 1999 (Tony Gwynn y Wade Boggs), 2000 (Cal Ripken Jr) y 2001 (Rickey Henderson).


@beisboladentro

sábado, 15 de julio de 2017

¿Concluyó la carrera de Pablo Sandoval en Grandes Ligas?


La novela llegó a su fin y con un resultado trágico para Pablo Sandoval.

Tras haber firmado en 2015 un contrato de cuatro años por 95 millones de dólares, los Medias Rojas de Boston colocaron en asignación al venezolano que nunca pudo demostrar su valor en parte por problemas físicos y bajo rendimiento ofensivo.

Ahora los Medias Rojas tendrán diez días para decidir el destino del venezolano a sabiendas que tendrán que correr con los 49.5 millones restantes de su contrato.

Cuando el valenciano firmó ese jugoso contrato con Boston, fui uno de los pocos que se atrevió a decir que este movimiento no era el más acertado para los Medias Rojas, en parte, porque Sandoval no había conseguido una campaña de treinta o más jonrones y cien o más remolcadas en sus siete temporadas con los Gigantes de San Francisco, equipo al que dejo en malos términos, donde él fue la estrella junto a Madison Bumgarner y Buster Posey.
Sera el final del Panda en MLB. Foto: lasmayores.com

Pero no soy scout, ni sabermetrico para afirmar ese comentario. Soy un simple periodista haciendo uso de un análisis de la carrera de un pelotero, quizás los Medias Rojas vieron algo que yo no vi, o simplemente ellos tienen experiencia en este tipo de movimientos que yo no tengo.

Lo cierto es que en tres temporadas con Boston, Sandoval apenas ha disputado 161 encuentros, dejó promedio de .237 con 14 vuelacercas y 59 remolcadas.

Muchos ya han catalogado esta firma como la peor en la historia de la organización, y vaya que Boston ha tenido su historia con algunas firmas.

La salida de Sandoval era una crónica de una muerte anunciada. Bateó .245 con 10 jonrones en su primer año con los Medias Rojas, en el que tuvo las peores cifras al bate de su carrera. En 2016, tras perder su puesto titular ante Travis Shaw, el venezolano se operó del hombro izquierdo y perdió toda la temporada.

El punto más álgido fue cuando tras haber hecho un swing se le rompió su cinturón, dando razón a los innumerables comentarios sobre su sobrepeso.

En 2017, la organización decidió darle un voto de confianza al venezolano al desprenderse de Shaw y Yoan Moncada, peloteros que estaban siendo considerados para ocupar el puesto de antesalista. Sandoval con varios kilos de menos, tuvo un entrenamiento primaveral de ensueño, esperando que ese resurgir se trasladará a la campaña regular, pero el entusiasmo duro poco – tres semanas – debido a una lesión en la rodilla que lo mandó a la lista de incapacitados por 32 días. El mes pasado regresó a la lista por una infección de oído, situación que exaspero a la directiva.

“No éramos un mejor equipo de Grandes Ligas teniéndolo a él”, declaró el presidente de operaciones de béisbol Dave Dombrowski, a LasMayores.com

Con Boston peleando la División Este del joven circuito y ante el acecho de sus rivales de división, el equipo necesita ofensiva y defensiva en el tercer cojín, algo que han adolecido durante la temporada, por lo que tomaron la decisión más esperada, prescindir del venezolano e ir al mercado de cambio para reforzar su ofensiva.

Sandoval apenas disputo 32 encuentros dejando promedio de .212 con cuatro vuelacercas y 12 remolcadas.

Con lo acontecido en Boston, es preciso preguntarnos ¿Concluyó su carrera?

La respuesta sería no. Sandoval apenas tiene 30 años, una edad en la que la mayoría de los peloteros se encuentran en el cenit de sus carreras, quizás los números no reflejen esa premisa, pero lo cierto es que su bate es de los mejores en postemporada, donde cimento su fama y le hizo merecedor de ese contrato con Boston.

La historia de este deporte nos ha demostrado que existen las segundas oportunidades, Sandoval pudiera ser una pieza atractiva para una organización que se encuentra disputando su boleto a la postemporada. La incógnita queda en ver si el criollo aceptará el rol de suplente, a sabiendas que actualmente los equipos que se encuentran peleando sus cupos cuentan con buenos antesalistas e inicialistas.

Resta ver qué pasará en los próximos días y saber el destino de Pablo Sandoval, dudo que su carrera esté concluida, pero estoy consciente que sus años como regular si terminaron.

El dato
161 encuentros disputo Pablo Sandoval en tres temporadas con los Medias Rojas a consecuencias de problemas físicos. Lo equivalente a una campaña regular.

@beisboladentro

El último salvado de Francisco Rodríguez


A los 35 años y con 437 rescates en su carrera, Francisco Rodríguez pudiera estar diciendo adiós al mejor béisbol del mundo.

Parece contradictorio que hace tres años atrás K-Rod era el legítimo candidato a destronar la marca de todos los tiempos de salvados en poder de Mariano Rivera. Actualmente lidera a los lanzadores activos en ese renglón y con un mercado competitivo parece que las opciones de continuar pudieran ser pocas.

Rodríguez, que inició la zafra con los Tigres de Detroit, fue cesanteado a mediados de junio, siendo tomado por los Nacionales de Washington, equipo con el que llegó a un acuerdo de ligas menores, con la oportunidad de recuperar el estatus que había perdido con los bengalíes.
Luce difícil que K-Rod vuelva a ser cerrador en las mayores
foto: lasmayores.com

Pero Rodríguez no impresionó a los Nacionales y la organización decidió dejarlo libre el pasado viernes, de acuerdo a un reporte de Jesse Sánchez para el portal de Las Mayores.
El venezolano, hizo cinco presentaciones en el sistema de granjas de los "Nats" y en cinco entradas permitió cinco carreras, solo una limpia, otorgó tres boletos, ponchó a dos y lanzó un wild pitch, mientras que su efectividad fue de 1.80.
K-Rod tenía la opción de salirse del contrato el 12 de julio, pero no está claro si el relevista tomó esa decisión o, simplemente, el equipo cortó lazos con él. Con Detroit, el caraqueño de 35 años de edad, exhibió efectividad de 7.82 en 28 salidas.
El último rescate del venezolano ocurrió el pasado dos de mayo al lanzar una entrada ante los Indios de Cleveland en los que permitió un imparable, otorgo un boleto y abanico a un contrario para acreditarse su séptimo rescate de la campaña. Días después el manager de los felinos, Brad Ausmus decidió remover al criollo como cerrador tras haber desperdiciado dos juegos consecutivos, llevándose la derrota.
Su última aparición en las mayores fue el pasado 8 de junio ante los Angelinos de Los Ángeles de Anaheim, lanzando una entrada en la que permitió un imparable.
El descontrol ha sido el principal enemigo de Rodríguez, de los 433 lanzamientos que realizó esta temporada, 22% de ellos cayeron en la zona de strike, evidenciando problemas con su mecánica.
Con 16 temporadas y con un mercado sumamente competitivo, Rodríguez sigue siendo una pieza atractiva en un bullpen competitivo, quizás sus opciones de salvar encuentro hayan finalizado de manera abrupta, pero no se puede menospreciar su carrera por lo ocurrido esta temporada.

@beisboladentro

lunes, 3 de julio de 2017

Slugger con acento venezolano


El próximo lunes, la temporada de Grandes Ligas cumple su primera mitad, la mayoría de los equipos ya habrán pasado de los ochenta y un encuentros, y los favoritos a los principales premios, así como los contendientes comenzarán a solidificar sus aspiraciones con los movimientos que el mes de julio trae consigo.

Mientras esperamos que esos sucesos ocurran, el talento venezolano continua pujante su accionar en la temporada 2017.

El año pasado veintidós peloteros nacidos en la tierra de Bolívar habían disparado diez o más cuadrangulares, de los cuales diez de ellos consiguieron veinte o más, estableciendo un registro que pudiera verse en peligro esta campaña.
Salvador Pérez es el máximo jonronero esta temporada
con 16. Foto: radiomundial.com.ve

Por lo pronto, con el vuelacerca conseguido por Wilson Contreras el pasado sábado, ya son doce los criollos que está temporada tienen diez o más batazos de vuelta completa antes de llegar a la pausa del Juego de las Estrellas, estableciendo una marca para el país.

La anterior marca era de once, impuesta el año pasado dejando atrás las antiguas marcas de cinco en 2014 y seis en 2015.

El poder parece ser la firma de los criollos está temporada, en la que más de uno parece ir encaminado a establecer topes en su carrera.

Este año el departamento de vuelacerca es comandado por Salvador Pérez con 16, le siguen: Rougned Odor (14), Marwin González (14), Robinson Chirinos (12), Eugenio Suárez (12), Miguel Cabrera (11), Avisaíl García (11), Elvis Andrus (11), José Altuve (11), Yangervis Solarte (10), Hernán Pérez (10) y Contreras.

La lista pudiera ascender en las próximas semanas con Asdrúbal Cabrera, que está cerca de la decena, mientras que otros bateadores como Carlos González, Freddy Galvis, Wilson Ramos y Víctor Martínez, deberán despertar de su letargo ofensivo y pasar la decena sin contratiempo.

Tampoco podemos olvidar a bateadores probados como Gerardo Parra, Wilmer Flores, David Peralta, Martín Prado o Pablo Sandoval.

Peligrará la marca, aún queda mucha temporada, lo cierto es que no ha habido un protagonista que lleve la voz cantante en la temporada, donde el trabajo ha sido colectivo.


@beisboladentro

martes, 27 de junio de 2017

La encrucijada del Kid Rodríguez


Las oportunidades no tocan dos veces, eso lo sabe Francisco Rodríguez, que tendrá una nueva oportunidad de demostrar su valía, tras firmar un contrato de liga menor con los Nacionales de Washignton, conjunto que marcha primero en la División Este de la Liga Nacional.

El cerrojo venezolano fue despedido hace una semana de los Tigres de Detroit, con quienes dejó efectividad de 7.82 en 28 apariciones, con marca de 2-5 y siete encuentros salvados.

Rodríguez desperdicio seis oportunidades de salvar, además de registrar 23 ponches y otorgar 11 boletos. Sus problemas de control quedaron evidenciados esta temporada cuando dejó promedio de 11.0 hits y 3.2 jonrones por cada nueve entradas lanzadas en su carrera, cifras más alta en su carrera y que incidió en su salida de los bengalí.

A pesar de esos registros, los Nacionales quienes atraviesan problemas con su cuerpo de relevo, decidieron adquirir los servicios del venezolano en espera de que el mismo vuelva a ser el cerrador de antaño.
K-Rod buscará por segunda vez un renacer en su carrera
Foto: zimbio.com

De acuerdo al periodista Jon Heyman, la llegada de Rodríguez daría un impulso al equipo de la capital que presenta el quinto peor promedio de carreras limpias recibidas en las Grandes Ligas (4.88) y en la que Dusty Baker, mánager de los Nacionales ha tenido que utilizar a Koda Glover, Blake Treinen, Matt Albers y Shawn Kelly como cerradores.

Pero antes de sumarse a los Nacionales, el Kid deberá tener una corta pasantía en las menores con el propósito de poner su brazo a tono para la segunda parte de la temporada.

Washington marcha líder en su división con marca de 45-30, si bien su ventaja de nueve juegos sobre los Bravos de Atlanta es relativamente cómoda, la directiva del equipo no desea dormirse, sobre todo cuando falta un mes para la fecha límite de cambios en las que pueden seguir sumando piezas.

El fin o renacer de su carrera
Con 35 años y 437 rescates en su carrera de 16 temporadas, Francisco Rodríguez se mantiene como el líder entre los cerradores activos, además de ocupar el cuarto lugar de todos los tiempos, el venezolano tenía antes de comenzar la temporada, todos los ingredientes para alcanzar los 652 rescates de Mariano Rivera.

La inconsistencia ha sido su principal problema, una razón por la que los Tigres decidieron prescindir de sus servicios. La actuación del venezolano está temporada incidió en que Detroit tuviera la peor efectividad de las mayores con 5.20. El cerrojo criollo permitió 22 carreras limpias en 25.1 entradas. Su carrera ha estado en un constante sube y baja, después de la campaña 2008 cuando estableció el registro de 62 rescates con los Angelinos de Los Ángeles de Anaheim, Rodríguez ha estado en cuatro organizaciones en los últimos nueve años, donde problemas personales y perdida de velocidad en sus envíos le hicieron perder su rol con los Cerveceros de Milwaukee en su primera pasantía y con los Orioles de Baltimore, donde se desempeñó como setup.

Washington probablemente se interesó en K-Rod por su trayectoria, si algo nos ha mostrado el béisbol es que la subestimación siempre rinde frutos, Rodríguez aún tiene condiciones para seguir siendo un lanzador élite en las mayores. Si recupera la confianza tal como lo hizo en 2014, su aporte será determinante para los Nacionales que le pagarán al venezolano el salario mínimo, cerca de 268 mil dólares, mientras que Detroit cubrirá los seis millones de su pacto actual.

Antes de iniciar la zafra, Rodríguez se había fijado tener nuevamente una temporada sobre los 40 salvados y cosechar su segunda zafra al hilo sobre esa cifra, algo que no consigue desde 2005-2008, el año pasado consiguió 44 rescates en su primer año con los felinos, mientras que en 2015 con los Cerveceros de Milwaukee salvó 38, cuando un año atrás tuvo 44.

Las últimas tres temporadas fueron un reflejo de que el criollo sigue siendo un lanzador efectivo, si bien el descontrol estuvo allí, supo afrontar ese problema, algo que esta temporada no pudo manejar con los Tigres.

Será Washington la última carta de K-Rod o su carrera estaría concluyendo antes de tiempo.

El dato
Francisco Rodríguez tiene 437 rescates, se encuentra a 41 salvados del tercer puesto de todos los tiempos en poder de Lee Smith con 478. La lista la comanda Mariano Rivera con 652 seguido de Trevor Hoffman con 601.

@beisboladentro

La hora de Franklin Barreto


Considerado el prospecto número uno de los Atléticos de Oakland en las dos últimas temporadas, Franklin Barreto hizo su estreno el pasado 24 de junio, estableciendo dos registros en su corta carrera en las mayores.

Se convirtió en el octavo pelotero venezolano en despachar jonrón en su debut y fue uno de los tres debutantes de los Atléticos ese día en conseguir su primer hit en las mayores a través de un cuadrangular.

Barreto logró la hazaña en apenas su segundo turno en las mayores ante los envíos del lanzador de los Medias Blancas de Chicago, James Shields.

El joven de 21 años y ficha de las Águilas del Zulia en Venezuela, recibió el llamado a las mayores en sustitución de Jed Lowrie que se lesionó el pasado viernes. Barreto firmado como campocorto por los Azulejos de Toronto, llegó al equipo californiano hace dos temporadas en la transacción que envió a Josh Donaldson a los Azulejos, puede desempeñarse además en la segunda base y desde el año pasado lo han probado en el jardín central.

Estaba promediando .281 con ocho jonrones y 32 producidas para el Nashville, filial Triple A de los Atléticos.

“En realidad no he dormido mucho”, declaró el venezolano a The Mercury News antes de su estrenó el pasado sábado, donde bateó de 5-2 con dos remolques en la victoria de su equipo.

“Acabo de recibir mis maletas, llegué aquí y he estado ansioso por llegar al Big Show y realizar mi sueño”.
Barreto es el principal prospecto de los Atléticos
Foto: usatoday.com

Y vaya que ha respondido, en dos compromisos promedia .400 (10-4) con tres anotadas, dos remolques y un cuadrangular.

Actualmente los Atléticos marchan últimos en su división con marca de 34-42, se encuentran en un proceso de reestructuración y en las últimas semanas han ido promoviendo al equipo grande a varios de sus prospectos a fin de iniciar esa reconstrucción esta misma temporada.

Además de Barreto, número uno de esa lista, Oakland ha probado esta temporada al receptor Bruce Maxwell (N°10), al abridor Jharel Cotton (N°4), el relevista Daniel Gossett (N°8), el antesalista Matt Chapman (N°3) y al utility Chad Pinder (N°7).

El pasado sábado Barreto debutó junto a Matt Olson y Jaycob Brugman, y los tres despacharon su primer hit en las mayores (todos cuadrangulares), siendo Oakland, el primer equipo en tener tres novatos en conseguir dicho hito desde 1914.

Será ese hecho histórico un presagio para un futuro prometedor en la bahía californiana.

Por lo pronto Bob Melvin, mánager de los Atléticos ha mostrado elogios para su principal promesa.

“Probablemente pueda jugar en cualquier lugar del diamante. Realmente lo que más destacó fue su bate. Es un chico joven, pero creemos lo suficiente en su capacidad para traerlo a las Grandes Ligas. Sentimos que va a tener una larga estancia aquí”, destacó su mánager a The Mercury News.

El futuro del joven criollo no está escrito aún, si bien las principales revistas lo ven como campocorto, Oakland irá probándolo en otras posiciones a fin de establecerlo en una para los próximos años.

Por lo pronto, la segunda base parece ser la posición que defenderá en esta incursión en el equipo grande.

Barreto es el décimo estreno de jugador venezolano en las mayores esta temporada. La lista la encabezan Luis Torrens (Padres de San Diego) Antonio Senzatela (Rockies de Colorado), José Osuna (Piratas de Pittsburgh), José Alvarado (Rays de Tampa Bay), Arcenio León (Tigres de Detroit), Ricardo Pinto (Filis de Filadelfia), Ronald Herrera (Yanquis de Nueva York) y Eduardo Paredes (Angelinos de Anaheim).

El dato
Franklin Barreto, es el octavo pelotero venezolano en despachar jonrón en su debut, uniendo su nombre a Álex González (1998), Álex Cabrera (2000), Miguel Cabrera (2003), Luis González (2004), Eliézer Alfonzo (2006), Gerardo Parra (2009) y Carlos Pérez (2015).
@beisboladentro


domingo, 4 de junio de 2017

600 jonrones en extinción

Foto: AP


Veinticinco años atrás cuando la era del 2.0 aún no invadía nuestro día a día, Hank Aaron, Babe Ruth y Willie Mays eran los únicos bateadores que tenían 600 o más cuadrangulares en las Grandes Ligas. Once bateadores tenían 500 o más cuadrangulares, así que hablar de 600 era una utopía reservada a ciertos predestinados.

Veinticinco años después, dieciocho peloteros tienen 500 o más cuadrangulares y nueve han disparado 600 o más vuelacercas, incluyendo el más reciente miembro del club, Albert Pujols, que consiguió la marca la noche del sábado.

Pujols, de 37 años años, se convirtió en el primer miembro del club que consigue el cuadrangular a través de un grand slam, además de ser el segundo latino en arribar a la cifra después que lo consiguiera Sammy Sosa.

Por si fuera poco, es el quinto pelotero derecho que entra al selecto club, donde ya se encontraban Hank Aaron (755), Alex Rodríguez (696), Willie Mays (660) y Sosa (609). Pujols, igualmente es el cuarto jugador más joven el alcanzar los 600 cuadrangulares, por detrás de Rodríguez, Ruth y Aaron.

El bateador designado de los Angelinos de Anaheim se suma a Aaron y Barry Bonds, como los únicos beisbolistas de la historia que han acumulado 600 o más cuadrangulares e igual número o más, de batazos de dos esquinas.

Los cuadrangulares 599 y 600 los conecto a lanzadores dominicanos, Bartolo Colón y Ervin Santana.

Quien será el próximo
Nadie duda que Pujols tendrá una placa en la Salón de la Fama, una vez decida retirarse del béisbol. Con un contrato que expira en 2021 por $240 millones de dólares, el dominicano podría terminar su carrera cerca de los 700 cuadrangulares, incluso igualado con Alex Rodríguez en el cuarto lugar de todos los tiempos con 696 vuelacercas.
Club de los 600 jonrones

Todo dependerá de la salud de Pujols, que el año pasado dio muestras de haber tomado un segundo aire en su carrera, recordando sus años dorados con los Cardenales de San Luis.

Mientras Pujols celebra la meta alcanzada, surge la interrogante de quien será el próximo miembro de esta cofradía.

Entre los peloteros activos que siguen a Pujols, se encuentran Miguel Cabrera (451), Adrián Beltre (446), Carlos Beltrán (428), Ryan Howard (382), Edwin Encarnación (320), José Bautista (318), Adrián González (309), Matt Holliday (307), Nelson Cruz y Curtis Granderson (297) y Ryan Braun (292).

Del listado siete son latinoamericanos: cuatro dominicanos, un venezolano, un boricua y un mexicano. De ese grupo, quien tiene posibilidades de alcanzar las cinco centenas es Cabrera, quien cuenta con 34 años y es el más joven del grupo mencionado. Misma edad tiene Encarnación pero tiene 131 jonrones menos que el venezolano. Beltre y Beltrán están cerca del retiro de sus carreras, el primero tiene 38 años y apenas acaba de salir de la lista de lesionados, está jugando su vigésima campaña en las mayores y su meta inmediata son los tres mil imparables (le faltan 51 hits). Por su parte, Beltrán, tiene 40 años y de un momento a otro anunciará su retiro.

Esperen… no estoy hablando de 500 cuadrangulares, sino de 600, de allí el título de este trabajo. Salvo Cabrera, el resto de los peloteros activos no estarían cerca de culminar sus carreras sobre los 500 jonrones, por tanto estamos ante una especie de extinción, quizás la era de los esteroides tenga que ver con eso, quizás no, eso sería debate de otro artículo, lo cierto es que no se vislumbra en los próximos años pelotero alguno que logre acumular seis centenas de cuadrangulares.

Cabrera, que marcha segundo entre los jonroneros activos con 451, está a 149 de llegar a los 600 jonrones. La cifra no luce descabellada, pero también hay que tomar en cuenta que la edad y las lesiones se harán más frecuentes para un pelotero que está sintiendo los rigores del juego.

Con un promedio de 34 jonrones por temporada, Cabrera estaría arribando a los 600 cuadrangulares en los próximos seis años, es decir, en el último año de su contrato con los Tigres de Detroit, para ese entonces, contará con 40 años y tendrá dos opciones según lo estipulado en su contrato, si Detroit decide ejercerla.

Después de Cabrera, si la salud lo permite, quienes serían los próximos en arribar a los 600 cuadrangulares.

La lista no es benevolente con los siguientes peloteros, pero allá en el horizonte los nombres de Mike Trout y Bryce Harper son los que se asoman. El primero tiene 184 y el segundo 136, pero a su favor juega la edad y las proyecciones que hay sobre sus carreras. Las estadísticas con ambos peloteros son favorables, incluso se habla de que terminarán por encima de los 660 cuadrangulares.

En otras palabras, para presenciar esas hazañas tendríamos que esperar aproximadamente quince años.

Entonces, 600 jonrones… una especie de extinción.

El dato
Del grupo de peloteros con 600 o más cuadrangulares, Albert Pujols es el que más rápido llegó a la cifra, al hacerlo en 17 temporadas. La anterior marca estaba en poder de Sammy Sosa con 18 temporadas.

@beisboladentro

sábado, 13 de mayo de 2017

Derek Jeter: El niño que amo jugar al béisbol



El domingo 14 de mayo se celebra el día de las madres, un día especial para Derek Jeter, que escogió esa fecha para que la organización de los Yankees de Nueva York, decidiera retirarle el número 2 que uso durante 20 temporadas, el motivo: agradecerle todo el apoyo que su madre Dorothy le brindo durante su carrera.

Será el último número de un digito que retire la mítica organización del Bronx, un número que pareció estar destinado para esta estrella que llegó en el momento indicado para los Yankees, que a partir de la temporada 1996 comenzaron a gestar un núcleo competitivo que lo llevó a ganar cinco títulos de Serie Mundial y dejar atrás un periodo de casi quince años de fracasos.

Actualmente el legado de Jeter es tal que de los 21 jugadores que utilizan el Nº 2, en las mayores, casi la mitad de ellos lo hacen porque tuvieron al ex campocorto como ídolo. “Dondequiera que uno vea el Nº2, uno piensa en Jeter”, dijo el torpedero de 23 años de los Bravos de Atlanta, Dansby Swanson. “Al igual que cuando uno ve el Nº 23, uno piensa en Michael Jordan; el 42, Jackie Robinson. Hay ciertos números que se quedan pegados a cierta gente”. Swanson no se equivoca.

Una estrella ha nacido
“Hay algunas cosas con los Yankees que nunca cambiarán. Eso es el orgullo, la tradición, y lo más importante de todo es que tenemos los mejores fanáticos del mundo” Derek Jeter.

En 1992, los Yankees ni soñaban con poder seleccionar al campo corto nacido en Pequannock, New Jersey, su estatus de prospecto A-1 lo hacía un trofeo codiciado en el draft de ese año; los Astros de Houston era la franquicia que tendría el honor de elegir primero ese año, por lo que se suponía lo escogerían con toda seguridad.

Los reportes de Hal Newhouser, scouts de los Astros, organización que venía siguiendo a Jeter desde la high school aseguraban que como pelotero y como persona, es muy especial.

Los ejecutivos de Houston pensaron que con el estatus de Jeter, éste exigiría más de un millón de dólares como bono, ya que los Yankees habían pagado un millón 550 mil al número uno de 1991, Brian Taylor.  Por lo cual no escogieron al campo corto y se decidieron por el primera base y receptor Phil Nevin, a quien le dieron 700 mil dólares.
Rivalizo junto a Alex Rodríguez ser el mejor SS de su
generación. Sólo Omar Vizquel pudo eclipsar este
dúo con varios Guantes de Oro en su haber.
Foto: lasmayores.com

“Honestamente, creí que Houston se lo llevaría”, aseguró en ese entonces el director de scouts de Nueva York, Brian Sabean.

Los Yankees escogerían ese año de sextos y lo más asombroso fue que los equipos que antecedieron a Nueva York, no escogieron a Jeter. Cleveland se llevó al pitcher Paul Shuey (650 mil dólares), Montreal obtuvo al lanzador Derek Wallace (550 mil), Baltimore al jardinero Jeffrey Hammonds (400 mil) y Cincinnati al jardinero Chad Mottola (400 mil).

Ante tanto asombro la gente de Nueva York se preguntaba que sucedía, cuál era el misterio. “Me vi tentado a averiguar si Derek (Jeter) estaba lesionado o si no iba a firmar”, relató Sabean. Aunque no contaba con suficiente tiempo, Sabean se arriesgó y firmó a Jeter por 700 mil dólares. Al enterarse Newhouser de la firma, este renunció a sus labores con Houston… imagínense que hubiera sucedido si los Astros hubieran tomado a Jeter, el impacto hubiera sido un vuelco total que nunca sabremos.

Lo cierto es que Jeter llevó a los Yankees a ganar cinco títulos de Serie Mundial, mientras que Astros, Indios, Expos, Orioles y Rojos no han podido ganar un campeonato en los últimos 25 años.

Su debut se produjo el 29 de mayo de 1995, cuando la organización decide darle el puesto por el lesionado Tony Fernández. Si bien se fue de 5-0 en su estreno, Jeter había dejado huella de su talento. Su experiencia ese año fue de quince encuentros, para el siguiente año, los Yankees le entregan el puesto y este respondió al conquistar el Novato del Año, luego de batear para .314, 10 cuadrangulares y 78 remolcadas en 157 partidos.

A partir de allí la historia como la conocemos cambio totalmente para los Yankees, Jeter se convertiría en el rostro de una organización y su nombre retumba hoy entre las grandes leyendas que una vez portaron este uniforme.

Babe Ruth es sin discusión el número uno en la historia de los Yankees. Joe DiMaggio es el más completo en todos los departamentos, menos el de bateo. Mickey Mantle el de mayor habilidad natural. Bill Dickey, un cátcher sin parangón. Lou Gehrig ha sido el más valioso por su grandeza como jugador, tenía el orgullo de ser un Yankee. Pero es Jeter, quien reúne todas las habilidades de estas leyendas; desde su estreno Nueva York volvió por la ruta de los campeonatos esquivos durante la década de los años 80. Orgulloso de ser un Yankee, Jeter ha demostrado el valor de ser pelotero de esta franquicia, sin importar metas personales ha sabido llevar su juego de pelota y haberse ganado un corazón dentro de la fanaticada que lo idolatra por su espíritu de victoria.

El resto de los peloteros que antecedieron a Jeter en ese draft, tuvieron carreras efímeras y no alcanzaron ni una cuarta parte del éxito que Jeter consiguió en veinte temporadas. Mientras que de los 31 peloteros que los Yankees tomaron en ese draft, cinco llegaron a las mayores, siendo Jeter el más exitoso de ellos:

Mike Buddie (Ronda 4, nº102) cinco temporadas en las mayores (dos con Nueva York).
Matt Luke (Ronda 8, nº214) tres temporadas de las cuales una fue con el Bronx.
Ryan Karp (Ronda 9 nº242) dos temporadas con los Filis de Filadelfia.
Mike DeJean (Ronda 24, nº 662) diez temporadas en las mayores y nunca jugó con los Yankees.

Tragos amargos y despedida
“Hasta no haber golpeado mil bolas sin error, siempre tendrás algo en que trabajar”, Derek Jeter.

En un lapso de 16 temporadas, Jeter lo había hecho todo, Novato del Año, once convocatorias al Juego de Estrellas, cinco Guantes de Oro, cuatro Bates de Plata, Más Valioso en un partido de estrellas y Serie Mundial, cinco anillos de Serie Mundial, dos veces ganador del premio Hank Aaron, ganador del premio Babe Ruth y del premio Roberto Clemente y dueño de varios registros dentro de la organización neoyorquina, como hits, turnos al bate y sencillos, además de liderar a los bateadores activos en imparables, y ser apenas uno de diez jugadores en la historia que al menos sumaba 1.500 anotadas, 2.500 hits, 200 jonrones y 300 bases robadas.

Esos pergaminos fueron obviados por Brian Cashman, gerente general del equipo que al finalizar la temporada 2010, invito a Jeter a probar suerte en la agencia libre. Era la primera vez que la estrella probaba este mercado, su talento había asegurado varios años de contrato y estaba ajeno en ese campo de batalla. Tal noticia retumbo en todo el béisbol, que equipo se llevaría al campocorto. Rumores llegaban por doquier, se habló de los Gigantes de San Francisco como destino, pero nunca se concretó, la presión de los medios neoyorquinos fue tal que los hermanos Steinbreinner decidieron firmar a Jeter por tres años, más una opción a un cuarto año, en enero de 2011 pasando por encima de las recomendaciones del gerente general.

Jeter dio por cerrado ese capítulo donde sus virtudes en el terreno de juego eran discutidas, Cashman quería a Eduardo Núñez como su campocorto, y pensó que Jeter debía dar paso para el prospecto dominicano que contaba con 24 años. Jeter de 37 años trabajó arduamente y promedio .297 con seis jonrones y 61 remolcadas en 131 partidos. Aunque sus números fueron discretos, Jeter completó los 74 imparables que le faltaban para convertirse en el primer Yankee en arribar a los 3.000 hits. Era el pelotero 28 en conseguirlo y el segundo que lo hace a través de un cuadrangular.

Dos años atrás, ya había conseguido ser el líder de la franquicia dejando a un lado a Lou Gehrig, además de adueñarse de la marca para campocorto que estaba en poder de Luis Aparicio (2.673).

En 2012, Jeter volvió a ser el bateador explosivo de años atrás, cuando promedio.316 con 15 vuelacercas, liderando las mayores con 216 imparables en 159 encuentros y llevándose el Guante de Oro en su posición. Una lesión en 2013, lo hizo participar solamente en 17 encuentros y las dudas sobre su condición volvían a la palestra, la organización estudiaba la opción de darle el puesto de designado, pero Jeter demostró sus condiciones y jugó 147 partidos de los cuales 130 fueron como campocorto. Sus números fueron discretos .256 con cuatro jonrones y 50 remolcadas.

Ya esa campaña, el campocorto había manifestado que sería su última como jugador, era el último representante de una época gloriosa de grandes jugadores que le dieron a Nueva York cinco títulos -cuatro de ellos en un lapso de cinco años-, si bien los Yankees habían sido eliminados en temporada regular, era apenas la tercera vez que esto sucedía en las veinte temporada que Jeter jugó con los mulos.

Incluso a pesar del mal año, los Yankees trataron de convencer a Jeter de que jugará un año más, pero este se negó, sabía que tenía que dar un paso para nuevas generaciones, él tenía sus propios proyectos y era hora de que Nueva York comenzará la era post Jeter.
video

En el umbral de las leyendas
¿Será Derek Jeter el primer miembro de Cooperstown exaltado de manera unánime?, nadie en la historia ha logrado tan merecido honor.

Ken Griffey Jr sumó 99.3% de los votos al Salón de la Fama en 2016, recibió 437 votos de 440 posibles, solo tres votos lo separaron de la unanimidad, la carrera del junior es similar a la de Jeter, un predestinado que nació para triunfar, lejos de los escándalos y que marcó diferencia dentro del terreno de juego.

Pero tres votantes consideraron que el junior no merecía ese privilegio, será Jeter el predestinado, de todos los peloteros que han jugado en las mayores, el otrora campocorto parece reunir todos esos requisitos que no lograron en su momento Tom Seaver en 1992 (425/430 para 98.8%), Nolan Ryan en 1999 (491/497, 98.8%), Cal Ripken Jr. en 2007 (537/545, 98.5%), Ty Cobb en 1936 (222/226, 98.2%) y George Brett en 1999 (488/497, 98.2%).

En 2020 esa duda será despejada, Jeter parece tener todos los argumentos para ser entronizado de forma unánime, pero si no es él, quien tendrá esa mención, por lo pronto, Cooperstown aguarda por su llegada.

El adiós

En la temporada 2014, los Yankees cerrarían la temporada en el Fenway Park de Boston el 28 de septiembre, tres días atrás los mulos y Jeter jugarían su último encuentro en el Yankee Stadium, estadio que recibió a 48.613 personas para ver a Jeter despedirse de la ciudad que lo vio convertirse en estrella.

El capitán tuvo una despedida de película al dar el batazo ganador para que los Yankees dejarán en el terreno a los Orioles de Baltimore 6-5, y cerrar historia como uno de los más grandes de la historia de este deporte.

La ciudad de Nueva York se rindió ante Jeter que bajo el lema “RE2PECT”, adornó la casa que él ayudo a construir, había melancolía en el público y el mismo jugador, ni la amenaza de lluvia que se asomaba pudo entorpecer lo que se viviría ese día.

Ni la mejor película de Hollywood o la mejor obra de Broadway podrían diseñar un mejor cierre para la despedida del ídolo neoyorquino. Jeter, quien toda su vida fue un predestinado y estuvo rodeado de una mística especial, conectó el batazo de la victoria en su juego de despedida en Yankee Stadium.

En un capítulo que había iniciado el zuliano José Pírela con sencillo (luego fue sustituido por Antoan Richardson), el corredor avanzó a segunda por sacrificio de Brett Gardner y ahí llegó el gran momento de la noche para "Mr. New York". Fue a consumir turno y sonó la tradicional grabación del ya fallecido anunciador Bob Sheppard para presentarlo. Ante el primer envío del relevista Evan Meek, Jeter sacó su clase única y disparó un hit al jardín derecho para dejar en el terreno a los oropéndolas y así desatar la locura de las 48 mil 613 personas que asistieron al parque (récord de la temporada).

Allí estaba Jeter, saltando cual niño había ganado un premio, su recorrido por la base denotaba que seguía siendo aquel pelotero que saltó por primera vez al terreno de juego. Nunca cambio su manera de celebrar, seguía siendo el mismo pelotero sin importar el paso de los años. Jeter fue un predestinado para esta organización.

Después de la celebración, el campocorto fue felicitado por su exmánager Joe Torre, además de sus excompañeros Andy Pettite, Jorge Posada, Mariano Rivera, Tino Martínez y Bernie Williams, además de su familia, y más tarde recorrió el campo para recibir la ovación de la fanaticada.

Fue una mezcla de instantes inolvidables para el béisbol, que incluso fueron adornados musicalmente con el tema A mi manera (My way) en la voz de Frank Sinatra. Nunca mejor dicho, se despidió a su manera, con ese protagonismo que lo caracteriza.
Dio uno de los discursos más emotivos en la despedida del
Yankee Stadium en 2008. Foto: espn.com

“Esto es increíble. Las cosas que me emocionan son las palabras de los fanáticos y los compañeros. Hoy casi me quebré un par de veces”, confesó Jeter. “Hoy la gente en las tribunas me daba gracias. Soy yo el que tiene que agradecer por todo. Yo solo estaba haciendo mi trabajo [...] Las últimas semanas cada vez se hizo más difícil. Todo el mundo quería hablar sobre este momento, y lo que vendría después, y no era fácil. Extrañaré todo, pero más que nada el apoyo de los fans”.

El “Capi” también mencionó que el partido fue su último juego ocupando la posición de short stop, pues para la serie de final de temporada regular ante los Medias Rojas de Boston -en el Fenway Park- jugará, pero en rol de bateador designado.

Irónicamente, el jugador con más hits en postemporadas (200) se despide en campaña regular. Pero su adiós no dejó de tener brillo. Jeter es símbolo de una dinastía. Un jugador especial. Su retiro hace que concluya una época, pues fue la cara moderna del béisbol y siempre será recordado como un pelotero modelo en una era complicada para el deporte rey. Jeter, más que un pelotero, fue un caballero ejemplar. ¡Gracias por todo, Derek!

Cronología
29/05/1995: Derek Jeter hace su debut en Grandes Ligas contra los Marineros en Seattle.
30/05/1995: Jeter consigue su primer hit, un sencillo ante Tim Belcher, lanzador de los Marineros.
02/04/1996: Juega en su primer Opening Day con los Yankees, y ante los Indios, conecta el primer jonrón de su carrera.
26/10/1996: Gana su primer campeonato después de que los Yankees vencieran a los Bravos en el sexto juego de la Serie Mundial en el Yankee Stadium.
04/11/1996: Después de batear .314 con 10 jonrones, 78 carreras impulsadas, Jeter es la selección unánime al premio Novato de la Liga Americana del Año.
21/10/1998: Jeter gana su segundo anillo de Serie Mundial con los Yankees barriendo a los Padres.
27/10/1999: Los “Bombarderos” consiguen la Serie Mundial por segunda temporada corrida. Jeter batea .353 en la barrida de los Yankees sobre los Bravos.
11/07/2000: Jeter se va 3-3 y anota dos carreras en el Juego de las Estrellas en el Turner Field, llevándose el Premio al Jugador Más Valioso.
26/10/2000: En la Serie del Subway ante los Mets, los Yankees a ganan la Serie Mundial y Jeter es nombrado MVP, después de batear .409 en cinco juegos.
03/06/2003: Es nombrado por George Steinbrenner el undécimo capitán de los Yankees.
18/06/2005: Jeter pegó en el primer grand slam de su carrera contra Joe Borowski en la sexta entrada.
Su última celebración en su último juego en el Yankee
Stadium el 25 de septiembre de 2014. Foto: espn.com
21/09/2008: Con los Yankees eliminados, Jeter realiza el discurso de despedida del viejo Yankee Stadium.
16/08/2009: Jeter supera a Luis Aparicio como el campocorto con más hits (2675) en la historia, en un partido contra los Marineros.
11/09/2009: El “Capitán” deja atrás a Lou Gehrig y se convierte en el líder de todos los tiempos líder de Los Yankees en hits (2.722), con un sencillo frente a Chris Tillman de Baltimore.
04/11/2009: Consigue su quinto y último anillo de la Serie Mundial en el duelo que los Yankees derrotaron a los Filis en seis partidos.
09/07/2011: Con un jonrón ante David Price, Jeter alcanza los tres mil hits. En ese juego ante Tampa Bay se va de 5-5.
13/10/2012: Se fractura el tobillo derecho en el primer juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana contra los Tigres.
07/09/2014: Los Yankees realizan una ceremonia para honrar a Jeter por su legado de 20 años en las Grandes Ligas. Ese día fue declarado por el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, como el “Día de Derek Jeter”.
18/09/2014: Conecta su último jonrón en Yankee Stadium. Fue un batazo en el cuarto inning ante R.A. Dickey, abridor de los Azulejos.

El dato
Derek Jeter es junto a Willie Mays los únicos jugadores en tener 3.000 hits, 250 jonrones, 300 robos y 1.200 remolcadas. En postemporada dejó récord vigente de juegos (158), hits (200), dobles (32) y anotadas (111).

Noticias relacionadas

Jeter no es el favorito de Cashman
El legado de Derek Jeter
Derek Jeter entre los grandes
Diez números asombrosos de Derek Jeter


@beisboladentro