sábado, 13 de mayo de 2017

Derek Jeter: El niño que amo jugar al béisbol



El domingo 14 de mayo se celebra el día de las madres, un día especial para Derek Jeter, que escogió esa fecha para que la organización de los Yankees de Nueva York, decidiera retirarle el número 2 que uso durante 20 temporadas, el motivo: agradecerle todo el apoyo que su madre Dorothy le brindo durante su carrera.

Será el último número de un digito que retire la mítica organización del Bronx, un número que pareció estar destinado para esta estrella que llegó en el momento indicado para los Yankees, que a partir de la temporada 1996 comenzaron a gestar un núcleo competitivo que lo llevó a ganar cinco títulos de Serie Mundial y dejar atrás un periodo de casi quince años de fracasos.

Actualmente el legado de Jeter es tal que de los 21 jugadores que utilizan el Nº 2, en las mayores, casi la mitad de ellos lo hacen porque tuvieron al ex campocorto como ídolo. “Dondequiera que uno vea el Nº2, uno piensa en Jeter”, dijo el torpedero de 23 años de los Bravos de Atlanta, Dansby Swanson. “Al igual que cuando uno ve el Nº 23, uno piensa en Michael Jordan; el 42, Jackie Robinson. Hay ciertos números que se quedan pegados a cierta gente”. Swanson no se equivoca.

Una estrella ha nacido
“Hay algunas cosas con los Yankees que nunca cambiarán. Eso es el orgullo, la tradición, y lo más importante de todo es que tenemos los mejores fanáticos del mundo” Derek Jeter.

En 1992, los Yankees ni soñaban con poder seleccionar al campo corto nacido en Pequannock, New Jersey, su estatus de prospecto A-1 lo hacía un trofeo codiciado en el draft de ese año; los Astros de Houston era la franquicia que tendría el honor de elegir primero ese año, por lo que se suponía lo escogerían con toda seguridad.

Los reportes de Hal Newhouser, scouts de los Astros, organización que venía siguiendo a Jeter desde la high school aseguraban que como pelotero y como persona, es muy especial.

Los ejecutivos de Houston pensaron que con el estatus de Jeter, éste exigiría más de un millón de dólares como bono, ya que los Yankees habían pagado un millón 550 mil al número uno de 1991, Brian Taylor.  Por lo cual no escogieron al campo corto y se decidieron por el primera base y receptor Phil Nevin, a quien le dieron 700 mil dólares.
Rivalizo junto a Alex Rodríguez ser el mejor SS de su
generación. Sólo Omar Vizquel pudo eclipsar este
dúo con varios Guantes de Oro en su haber.
Foto: lasmayores.com

“Honestamente, creí que Houston se lo llevaría”, aseguró en ese entonces el director de scouts de Nueva York, Brian Sabean.

Los Yankees escogerían ese año de sextos y lo más asombroso fue que los equipos que antecedieron a Nueva York, no escogieron a Jeter. Cleveland se llevó al pitcher Paul Shuey (650 mil dólares), Montreal obtuvo al lanzador Derek Wallace (550 mil), Baltimore al jardinero Jeffrey Hammonds (400 mil) y Cincinnati al jardinero Chad Mottola (400 mil).

Ante tanto asombro la gente de Nueva York se preguntaba que sucedía, cuál era el misterio. “Me vi tentado a averiguar si Derek (Jeter) estaba lesionado o si no iba a firmar”, relató Sabean. Aunque no contaba con suficiente tiempo, Sabean se arriesgó y firmó a Jeter por 700 mil dólares. Al enterarse Newhouser de la firma, este renunció a sus labores con Houston… imagínense que hubiera sucedido si los Astros hubieran tomado a Jeter, el impacto hubiera sido un vuelco total que nunca sabremos.

Lo cierto es que Jeter llevó a los Yankees a ganar cinco títulos de Serie Mundial, mientras que Astros, Indios, Expos, Orioles y Rojos no han podido ganar un campeonato en los últimos 25 años.

Su debut se produjo el 29 de mayo de 1995, cuando la organización decide darle el puesto por el lesionado Tony Fernández. Si bien se fue de 5-0 en su estreno, Jeter había dejado huella de su talento. Su experiencia ese año fue de quince encuentros, para el siguiente año, los Yankees le entregan el puesto y este respondió al conquistar el Novato del Año, luego de batear para .314, 10 cuadrangulares y 78 remolcadas en 157 partidos.

A partir de allí la historia como la conocemos cambio totalmente para los Yankees, Jeter se convertiría en el rostro de una organización y su nombre retumba hoy entre las grandes leyendas que una vez portaron este uniforme.

Babe Ruth es sin discusión el número uno en la historia de los Yankees. Joe DiMaggio es el más completo en todos los departamentos, menos el de bateo. Mickey Mantle el de mayor habilidad natural. Bill Dickey, un cátcher sin parangón. Lou Gehrig ha sido el más valioso por su grandeza como jugador, tenía el orgullo de ser un Yankee. Pero es Jeter, quien reúne todas las habilidades de estas leyendas; desde su estreno Nueva York volvió por la ruta de los campeonatos esquivos durante la década de los años 80. Orgulloso de ser un Yankee, Jeter ha demostrado el valor de ser pelotero de esta franquicia, sin importar metas personales ha sabido llevar su juego de pelota y haberse ganado un corazón dentro de la fanaticada que lo idolatra por su espíritu de victoria.

El resto de los peloteros que antecedieron a Jeter en ese draft, tuvieron carreras efímeras y no alcanzaron ni una cuarta parte del éxito que Jeter consiguió en veinte temporadas. Mientras que de los 31 peloteros que los Yankees tomaron en ese draft, cinco llegaron a las mayores, siendo Jeter el más exitoso de ellos:

Mike Buddie (Ronda 4, nº102) cinco temporadas en las mayores (dos con Nueva York).
Matt Luke (Ronda 8, nº214) tres temporadas de las cuales una fue con el Bronx.
Ryan Karp (Ronda 9 nº242) dos temporadas con los Filis de Filadelfia.
Mike DeJean (Ronda 24, nº 662) diez temporadas en las mayores y nunca jugó con los Yankees.

Tragos amargos y despedida
“Hasta no haber golpeado mil bolas sin error, siempre tendrás algo en que trabajar”, Derek Jeter.

En un lapso de 16 temporadas, Jeter lo había hecho todo, Novato del Año, once convocatorias al Juego de Estrellas, cinco Guantes de Oro, cuatro Bates de Plata, Más Valioso en un partido de estrellas y Serie Mundial, cinco anillos de Serie Mundial, dos veces ganador del premio Hank Aaron, ganador del premio Babe Ruth y del premio Roberto Clemente y dueño de varios registros dentro de la organización neoyorquina, como hits, turnos al bate y sencillos, además de liderar a los bateadores activos en imparables, y ser apenas uno de diez jugadores en la historia que al menos sumaba 1.500 anotadas, 2.500 hits, 200 jonrones y 300 bases robadas.

Esos pergaminos fueron obviados por Brian Cashman, gerente general del equipo que al finalizar la temporada 2010, invito a Jeter a probar suerte en la agencia libre. Era la primera vez que la estrella probaba este mercado, su talento había asegurado varios años de contrato y estaba ajeno en ese campo de batalla. Tal noticia retumbo en todo el béisbol, que equipo se llevaría al campocorto. Rumores llegaban por doquier, se habló de los Gigantes de San Francisco como destino, pero nunca se concretó, la presión de los medios neoyorquinos fue tal que los hermanos Steinbreinner decidieron firmar a Jeter por tres años, más una opción a un cuarto año, en enero de 2011 pasando por encima de las recomendaciones del gerente general.

Jeter dio por cerrado ese capítulo donde sus virtudes en el terreno de juego eran discutidas, Cashman quería a Eduardo Núñez como su campocorto, y pensó que Jeter debía dar paso para el prospecto dominicano que contaba con 24 años. Jeter de 37 años trabajó arduamente y promedio .297 con seis jonrones y 61 remolcadas en 131 partidos. Aunque sus números fueron discretos, Jeter completó los 74 imparables que le faltaban para convertirse en el primer Yankee en arribar a los 3.000 hits. Era el pelotero 28 en conseguirlo y el segundo que lo hace a través de un cuadrangular.

Dos años atrás, ya había conseguido ser el líder de la franquicia dejando a un lado a Lou Gehrig, además de adueñarse de la marca para campocorto que estaba en poder de Luis Aparicio (2.673).

En 2012, Jeter volvió a ser el bateador explosivo de años atrás, cuando promedio.316 con 15 vuelacercas, liderando las mayores con 216 imparables en 159 encuentros y llevándose el Guante de Oro en su posición. Una lesión en 2013, lo hizo participar solamente en 17 encuentros y las dudas sobre su condición volvían a la palestra, la organización estudiaba la opción de darle el puesto de designado, pero Jeter demostró sus condiciones y jugó 147 partidos de los cuales 130 fueron como campocorto. Sus números fueron discretos .256 con cuatro jonrones y 50 remolcadas.

Ya esa campaña, el campocorto había manifestado que sería su última como jugador, era el último representante de una época gloriosa de grandes jugadores que le dieron a Nueva York cinco títulos -cuatro de ellos en un lapso de cinco años-, si bien los Yankees habían sido eliminados en temporada regular, era apenas la tercera vez que esto sucedía en las veinte temporada que Jeter jugó con los mulos.

Incluso a pesar del mal año, los Yankees trataron de convencer a Jeter de que jugará un año más, pero este se negó, sabía que tenía que dar un paso para nuevas generaciones, él tenía sus propios proyectos y era hora de que Nueva York comenzará la era post Jeter.
video

En el umbral de las leyendas
¿Será Derek Jeter el primer miembro de Cooperstown exaltado de manera unánime?, nadie en la historia ha logrado tan merecido honor.

Ken Griffey Jr sumó 99.3% de los votos al Salón de la Fama en 2016, recibió 437 votos de 440 posibles, solo tres votos lo separaron de la unanimidad, la carrera del junior es similar a la de Jeter, un predestinado que nació para triunfar, lejos de los escándalos y que marcó diferencia dentro del terreno de juego.

Pero tres votantes consideraron que el junior no merecía ese privilegio, será Jeter el predestinado, de todos los peloteros que han jugado en las mayores, el otrora campocorto parece reunir todos esos requisitos que no lograron en su momento Tom Seaver en 1992 (425/430 para 98.8%), Nolan Ryan en 1999 (491/497, 98.8%), Cal Ripken Jr. en 2007 (537/545, 98.5%), Ty Cobb en 1936 (222/226, 98.2%) y George Brett en 1999 (488/497, 98.2%).

En 2020 esa duda será despejada, Jeter parece tener todos los argumentos para ser entronizado de forma unánime, pero si no es él, quien tendrá esa mención, por lo pronto, Cooperstown aguarda por su llegada.

El adiós

En la temporada 2014, los Yankees cerrarían la temporada en el Fenway Park de Boston el 28 de septiembre, tres días atrás los mulos y Jeter jugarían su último encuentro en el Yankee Stadium, estadio que recibió a 48.613 personas para ver a Jeter despedirse de la ciudad que lo vio convertirse en estrella.

El capitán tuvo una despedida de película al dar el batazo ganador para que los Yankees dejarán en el terreno a los Orioles de Baltimore 6-5, y cerrar historia como uno de los más grandes de la historia de este deporte.

La ciudad de Nueva York se rindió ante Jeter que bajo el lema “RE2PECT”, adornó la casa que él ayudo a construir, había melancolía en el público y el mismo jugador, ni la amenaza de lluvia que se asomaba pudo entorpecer lo que se viviría ese día.

Ni la mejor película de Hollywood o la mejor obra de Broadway podrían diseñar un mejor cierre para la despedida del ídolo neoyorquino. Jeter, quien toda su vida fue un predestinado y estuvo rodeado de una mística especial, conectó el batazo de la victoria en su juego de despedida en Yankee Stadium.

En un capítulo que había iniciado el zuliano José Pírela con sencillo (luego fue sustituido por Antoan Richardson), el corredor avanzó a segunda por sacrificio de Brett Gardner y ahí llegó el gran momento de la noche para "Mr. New York". Fue a consumir turno y sonó la tradicional grabación del ya fallecido anunciador Bob Sheppard para presentarlo. Ante el primer envío del relevista Evan Meek, Jeter sacó su clase única y disparó un hit al jardín derecho para dejar en el terreno a los oropéndolas y así desatar la locura de las 48 mil 613 personas que asistieron al parque (récord de la temporada).

Allí estaba Jeter, saltando cual niño había ganado un premio, su recorrido por la base denotaba que seguía siendo aquel pelotero que saltó por primera vez al terreno de juego. Nunca cambio su manera de celebrar, seguía siendo el mismo pelotero sin importar el paso de los años. Jeter fue un predestinado para esta organización.

Después de la celebración, el campocorto fue felicitado por su exmánager Joe Torre, además de sus excompañeros Andy Pettite, Jorge Posada, Mariano Rivera, Tino Martínez y Bernie Williams, además de su familia, y más tarde recorrió el campo para recibir la ovación de la fanaticada.

Fue una mezcla de instantes inolvidables para el béisbol, que incluso fueron adornados musicalmente con el tema A mi manera (My way) en la voz de Frank Sinatra. Nunca mejor dicho, se despidió a su manera, con ese protagonismo que lo caracteriza.
Dio uno de los discursos más emotivos en la despedida del
Yankee Stadium en 2008. Foto: espn.com

“Esto es increíble. Las cosas que me emocionan son las palabras de los fanáticos y los compañeros. Hoy casi me quebré un par de veces”, confesó Jeter. “Hoy la gente en las tribunas me daba gracias. Soy yo el que tiene que agradecer por todo. Yo solo estaba haciendo mi trabajo [...] Las últimas semanas cada vez se hizo más difícil. Todo el mundo quería hablar sobre este momento, y lo que vendría después, y no era fácil. Extrañaré todo, pero más que nada el apoyo de los fans”.

El “Capi” también mencionó que el partido fue su último juego ocupando la posición de short stop, pues para la serie de final de temporada regular ante los Medias Rojas de Boston -en el Fenway Park- jugará, pero en rol de bateador designado.

Irónicamente, el jugador con más hits en postemporadas (200) se despide en campaña regular. Pero su adiós no dejó de tener brillo. Jeter es símbolo de una dinastía. Un jugador especial. Su retiro hace que concluya una época, pues fue la cara moderna del béisbol y siempre será recordado como un pelotero modelo en una era complicada para el deporte rey. Jeter, más que un pelotero, fue un caballero ejemplar. ¡Gracias por todo, Derek!

Cronología
29/05/1995: Derek Jeter hace su debut en Grandes Ligas contra los Marineros en Seattle.
30/05/1995: Jeter consigue su primer hit, un sencillo ante Tim Belcher, lanzador de los Marineros.
02/04/1996: Juega en su primer Opening Day con los Yankees, y ante los Indios, conecta el primer jonrón de su carrera.
26/10/1996: Gana su primer campeonato después de que los Yankees vencieran a los Bravos en el sexto juego de la Serie Mundial en el Yankee Stadium.
04/11/1996: Después de batear .314 con 10 jonrones, 78 carreras impulsadas, Jeter es la selección unánime al premio Novato de la Liga Americana del Año.
21/10/1998: Jeter gana su segundo anillo de Serie Mundial con los Yankees barriendo a los Padres.
27/10/1999: Los “Bombarderos” consiguen la Serie Mundial por segunda temporada corrida. Jeter batea .353 en la barrida de los Yankees sobre los Bravos.
11/07/2000: Jeter se va 3-3 y anota dos carreras en el Juego de las Estrellas en el Turner Field, llevándose el Premio al Jugador Más Valioso.
26/10/2000: En la Serie del Subway ante los Mets, los Yankees a ganan la Serie Mundial y Jeter es nombrado MVP, después de batear .409 en cinco juegos.
03/06/2003: Es nombrado por George Steinbrenner el undécimo capitán de los Yankees.
18/06/2005: Jeter pegó en el primer grand slam de su carrera contra Joe Borowski en la sexta entrada.
Su última celebración en su último juego en el Yankee
Stadium el 25 de septiembre de 2014. Foto: espn.com
21/09/2008: Con los Yankees eliminados, Jeter realiza el discurso de despedida del viejo Yankee Stadium.
16/08/2009: Jeter supera a Luis Aparicio como el campocorto con más hits (2675) en la historia, en un partido contra los Marineros.
11/09/2009: El “Capitán” deja atrás a Lou Gehrig y se convierte en el líder de todos los tiempos líder de Los Yankees en hits (2.722), con un sencillo frente a Chris Tillman de Baltimore.
04/11/2009: Consigue su quinto y último anillo de la Serie Mundial en el duelo que los Yankees derrotaron a los Filis en seis partidos.
09/07/2011: Con un jonrón ante David Price, Jeter alcanza los tres mil hits. En ese juego ante Tampa Bay se va de 5-5.
13/10/2012: Se fractura el tobillo derecho en el primer juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana contra los Tigres.
07/09/2014: Los Yankees realizan una ceremonia para honrar a Jeter por su legado de 20 años en las Grandes Ligas. Ese día fue declarado por el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, como el “Día de Derek Jeter”.
18/09/2014: Conecta su último jonrón en Yankee Stadium. Fue un batazo en el cuarto inning ante R.A. Dickey, abridor de los Azulejos.

El dato
Derek Jeter es junto a Willie Mays los únicos jugadores en tener 3.000 hits, 250 jonrones, 300 robos y 1.200 remolcadas. En postemporada dejó récord vigente de juegos (158), hits (200), dobles (32) y anotadas (111).

Noticias relacionadas

Jeter no es el favorito de Cashman
El legado de Derek Jeter
Derek Jeter entre los grandes
Diez números asombrosos de Derek Jeter


@beisboladentro

No hay comentarios:

Publicar un comentario