jueves, 27 de junio de 2013

La Triple Corona quiere ponerse de moda en las Grandes Ligas



El béisbol de las Grandes Ligas está marcado por grandes hazañas. Hazañas que muy pocos peloteros han podido lograr conquistar y los han enrumbado –en la mayoría de los casos- hacía la inmortalidad.

Esta temporada nuevamente uno de esos hitos parece estar de vuelta: Hablamos de la Triple Corona de Bateo, hazaña que ha sido conquistada en 16 ocasiones, siendo el venezolano Miguel Cabrera el último en obtenerla el año pasado, tras una sequía de 45 años.

Y a diferencia del pitcheo donde la Triple Corona es una constante – la última la obtuvieron Justin Verlander y Clayton Kershaw en 2011 -, todo parece indicar que los bateadores se han ido ajustando para ser más consistentes.

Esta temporada tiene a dos protagonistas que luchan cuerpo a cuerpo –citando una frase hípica-, por quedarse con el máximo galardón. Hablamos de Miguel Cabrera y Chris Davis.

Comencemos por el actual monarca: Miguel Cabrera.


El aragüeño coronó un 2012 de ensueño, su premio al Jugador Más Valioso fue el colofón de un año donde se terminó de consagrar como el mejor bateador del béisbol. Ya no existen descriptivos para explicar lo que está haciendo con el madero en esta zafra. No sólo se encamina a ser el primer pelotero que conquista una triple corona en años consecutivos, sino que se unirá a Roger Hornsby y Ted Williams como los únicos en ganarla en dos ocasiones.

Con diez temporadas en plan estelar y en una edad donde sus números parecen estar incrementándose, Cabrera solo ha escalado una cumbre en su ruta a Cooperstown, listo para superar en números a peloteros como Alex Rodríguez, Jim Thome, Sammy Sosa,  Barry Bonds y compañia.

Esta campaña proyecta una cifra de 175 remolcadas. Desde 1930 no ha habido una cantidad similar desde las 165 que logró Manny Ramírez en 1999. Si el venezolano cumple con los pronósticos tendrá la tercera cifra más alta en impulsadas detrás de Hack Wilson y Lou Gehrig en la historia del béisbol norteamericano.

Igualmente esta semana sumó su remolcada 1.200 en las mayores en apenas once campañas, uniéndose a Al Simmons, Hank Aaron, Joe DiMaggio, Ted Williams, Lou Gehrig, Jeff Bagwell y Albert Pujols. Mientras que para los venezolanos es el cuarto en llegar a esa marca detrás de Andrés Galarraga, Magglio Ordoñez y Bob Abreu.
Números de por vida

Dentro de ese club que ha logrado meritos en sus primeras once zafras tenemos que Cabrera se ha unido a DiMaggio, Pujols, Williams, Bagwell y Aaron como los que han conseguido 340 o más vuelacercas. Ah, sí a esa ecuación le incluimos los 404 dobles que lleva, la lista está reducida a Pujols y su persona.

Y eso es solo un abreboca de lo que ha logrado este año. Tal como dije al principio no existen palabras para describir lo que el venezolano hace día a día con el madero.

Y esa fama ganada ha sido demostrada en más de cuatro millones de votos que ostenta en la votación al Juego de Estrellas de este año, una cifra que ratifica que estamos viviendo la era de Miguel Cabrera.

¿Hay dudas para señalar que el MVP no recaerá en Cabrera este año?

Para completar ese cometido, el venezolano deberá sortear un nuevo escollo llamado Chris Davis.


A diferencia de Cabrera, Davis no ha tenido una campaña deslumbrante en sus seis temporadas como profesional.

Fue una eterna promesa que no despego con los Rangers de Texas, equipo que decidió transferirlo a los Orioles de Baltimore, un cambio que hoy los tejanos se arrepienten.

Davis está teniendo la mejor campaña en su corta carrera –tiene 27 años-, y se ha enfrascado en una dura lucha con Cabrera para ver quien dominará los tres renglones ofensivos.

Esta temporada establecerá topes personales en varios renglones y aunque no cuenta con una cobertura mediática como la del venezolano, está comenzando a abrirles los ojos a unos cuantos periodistas que cubren la fuente de béisbol.

Marcha tercero en bateó (331 vs 368 de Cabrera), es líder en jonrones (28 vs 22 de Cabrera) y es segundo en remolcadas (74 vs 78 de Cabrera), sin duda números que lo colocan como un aspirante al premio del Jugador Más Valioso.

Las posibilidades de Davis de conquistar el MVP no son escasas. De conquistar la Triple Corona tendría el camino asegurado, tomando en cuenta que derrotó al mejor bateador de béisbol, un mérito que de seguro será tomado en cuenta por los votantes.

Lo cierto es que el inicialista ha demostrado que sin tener las credenciales, puede ser el jugador que pueda aguarle la fiesta al venezolano en la conquista de una triple corona consecutiva.

En la historia de este deporte muy pocas veces puede verse este tipo de competencia, más si es en una misma liga.
Así están en la temporada regular

Cabrera tiene todos los argumentos para obtener el galardón y repetir la proeza, quedará saber si Davis cederá al final.

Por cierto la actuación de ambos peloteros ha opacado un poco lo hecho por otro venezolano, Carlos González, quien también se encuentra en la lucha por obtener la triple corona en el viejo circuito.

El zuliano marcha líder en vuelacercas (21), cuarto en remolcadas (58) y aunque su promedio de 297 lo mantiene lejos, hace unas semanas atrás estaba entre los líderes en ese renglón.

Muchos afirman que la falta de protección –Troy Tulowitzki se lesiono- ha afectado en que no vea buenos pitcheos, pero ya conquistó un título de bateo y ha probado crecerse en los momentos pequeños; quizás en septiembre su nombre retumbe con fuerza si sigue bateando como lo está haciendo.

@beisboladentro 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada