martes, 24 de enero de 2017

Bitácora de la final occidental – Parte III

Suspenso
 
Foto: Prensa Águilas
El tercer encuentro de la final entre Cardenales de Lara y Águilas del Zulia, quedará grabado en los anales de estos eventos, por las situaciones que se presentaron y que arrojaron como punto final la suspensión del mismo, tras altercados de orden público.

Por segunda vez en estas instancias una suspensión pasa a decidir el destino de los dos finalistas y, a diferencia de lo acontecido en la temporada 99-2000, la conclusión del tercer partido se jugará a puerta cerrada el martes en horas de la tarde.

Las acciones se reanudaran como quedaron ante de los incidentes que provocaron la suspensión. Cierre del décimo, dos outs, corredores en tercera y primera y Alí Castillo al bate. De anotar los zulianos el encuentro se dará por concluido y las Águilas colocarían la serie 3-0, para posteriormente jugar 40 minutos después el cuarto encuentro de la final.

En caso de ganar Lara, la serie se colocaría 2-1.

Tras una ofensiva de 23 carreras en los dos primeros encuentros, la afición zuliana asistió masivamente al parque Luis Aparicio “El Grande”, que recibía un encuentro de serie final por primera vez en 17 años. El aforo del parque se quedó pequeño al establecerse un nuevo récord en asistencia con 21.740 personas, dejando atrás el registro que la misma afición zuliana había establecido una semana antes en la serie ante Caribes de Anzoátegui en el quinto de la semifinal.

El partido tuvo movimiento de ambos lados, Lara tenía todo para concretar su primer lauro en esta final, pero el bate de Ronny Cedeño acabó con esas intenciones al dar un sencillo con las bases llenas para igualar el encuentro a siete carreras, lo que desató el altercado en las tribunas que llevo a suspender el encuentro por alrededor de 40 minutos, cuando se jugaba la parte baja del décimo capitulo.

El umpire principal, Jorge Terán, en su rol de máxima figura nunca hizo el llamado de atención tras el primer y segundo incidente, tampoco se vio movimientos en los órganos de seguridad en atacar la situación cuando se produjo el tercer altercado entre jugadores de Lara y público, acción que motivo a Luis Dorante a retirar a sus jugadores, amparado por las reglas de la liga.

En el ambiente circulaba la opción de confiscar el encuentro. Una opción que los árbitros deseaban evitar, los estatutos son claros con respecto a esta situación, el partido podía confiscarse a favor de Lara, debido a que no había seguridad para sus peloteros, pero también el equipo larense podía perderlo si se negaba a salir a jugar.
La liga decidió jugar a puerta cerrada la conclusión del
tercer encuentro para la tarde de este martes
Foto: Diario Panorama

Al final se optó por la decisión más salomónica, evitando así daños al espectáculo, que quizás las fuerzas del orden público no hubieran podido controlar si el juego terminaba bajo las decisiones de la liga y no en el terreno de juego.

A pesar de los intentos infructuosos por parte de la gerencia zuliana de reanudar las acciones, la larga espera era otro factor a tomar en cuenta.

Sin ánimos de caer en fanatismo y apelando a la imparcialidad, estos hechos hay que repudiarlos sea el escenario que sea. La afición marabina no controlo sus emociones, hablamos de 17 años sin una instancia final, por más llamados que se hicieron, la afición siguió excitada por la reacción del equipo rapaz y los hechos que pudieron controlarse jamás se lograron porque nunca hubo el llamado de atención. Quizás algunos digan que en Barquisimeto se vivió lo mismo, pero a diferencia de lo sucedido el pasado sábado en el segundo juego, las fuerzas del orden público controlaron la situación y se pudo continuar el partido, algo que no estaba claro en el coso marabino, tras tres interrupciones.

Dorante apeló a la lógica y al resguardo de sus peloteros, más allá del sainete que algunos periodistas zulianos y personas quisieron mostrar por las redes sociales, la actitud del público zuliano dejo mucho que desear.

Queda ahora de parte del equipo zuliano garantizar la seguridad para el encuentro de este martes, ya con la situación vivida la noche del lunes, hay un precedente que podría traer sanciones al conjunto naranja e incluso la potestad de los árbitros de confiscar el encuentro a favor del equipo visitante si estos hechos vuelven a ocurrir.

Por supuesto son suposiciones las que comentó pero que están latentes en estos momentos.

El episodio de la discordia
La situación comenzó en la parte alta del octavo, cuando los pájaros rojos voltearon el juego y se pusieron arriba 5 por 4, con hit productor de dos rayitas por parte de Jesús Montero. Allí empezaron a caer objetos al campo desde la grada del left.

Los locales forzaron el empate con un jonrón de Mario Lissón, para ir al extrainning.

Como sucedió antes en el estadio Antonio Herrera Gutiérrez, de Barquisimeto, hubo desadaptados que siguieron hostigando a los peloteros visitantes, las fuerzas del orden público poco pudieron hacer para solventar la situación.

Tubey de Denis Phipps y sencillo productor de Elvis Escobar empujaron dos más para los crepusculares en la alta del décimo. Pero los anfitriones castigaron a cerrador Hassán Pena en la baja, igualando el marcador y dejando el rancho en llamas, cuando la euforia volvió a hacer de las suyas.
El arbitraje tampoco fue el más acertado, no hubo
advertencias ante los dos incidentes anteriores.
Foto: lvbp.com

Claves
Los Cardenales tuvieron todo para ganar y/o para poner el juego bajo protesta ante situaciones irregulares. Un batazo de Héctor Giménez que tomo el lanzador Carlos Hernández, que posteriormente tiró a segunda para completar una doblematanza, mostró en la repetición de las televisoras que Alí Castillo jamás tocó la segunda almohadilla.

Ronny Cedeño, fue puesto out por regla en el primer capítulo por adelantarse su turno en la alineación.

Jordany Valdespin corrió en la novena entrada fuera de su línea de carrera viéndose claramente como choca con Rangel Ravelo, si bien Dorante apeló a la revisión, jamás pidió a los árbitros constatar si el jugador iba corriendo en su línea de carrera.

Una sola vez en la historia de la LVBP ha ocurrido que un equipo visitante ha barrido con los dos primeros juegos de la final y, a pesar de ello, no ha resultado ganador de la corona, lo que es un buen augurio para las Águilas del Zulia en su duelo sobre los Cardenales de Lara.

La tropa que dirige el manager Lipso Nava pisó el plato 23 veces en Barquisimeto, para convertirse en el quinto escuadrón que empieza fuera de su casa con dos triunfos en las series decisivas que se han disputado a un máximo de siete compromisos para ganar cuatro.

Los Leones del Caracas vencieron dos veces en Maracaibo, en la temporada 1972-1973, para terminar llevándose el duelo 4 por 1 ante las Águilas. Los melenudos repitieron en la 81-82, en la casa de los Cardenales de Lara, para cargar con el título también con resultado final de 4 por 1. Zulia lo hizo en la 92-93, serie que terminó invicto, barriendo ante los Navegantes del Magallanes. No sucedió así en la siguiente oportunidad, en el campeonato 1993-1994, en el que los melenudos ganaron los primeros dos choques en Valencia, sólo para caer al máximo de siete cotejos ante los turcos.

Águilas llegó al tercer juego anotando diez o más carreras en juegos consecutivos en finales desde que lo hizo el 24-01 y 26-01-93 ante Magallanes. De igual modo, Zulia estando 2-0 en series finales presenta un campeonato (1992-93 ante Magallanes por barrida) y derrota en 1994-1995 ante Leones en seis juegos.

La ofensiva zuliana sigue encendida y llegaron al tercer encuentro con un promedio colectivo de 375, mientras que Lara presenta 221. El cuerpo de abridores de los zulianos presenta 1.50 de efectividad colectiva, mientras que Lara tiene 7.50.

Reynaldo Rodríguez presenta una lesión en su hombro y fue sustituido por el lanzador de Bravos de Margarita, Luis Ramírez.

El toque de bola de Juniel Querecuto que le permitió embasarse, y el posterior robo de Phipps, fueron determinantes en la reacción de los larenses que se fueron arriba en la parte alta del décimo episodio.

La liga prevé desde hace más de una década que un juego confiscado por los umpires se debe reanudar posteriormente.

José Pírela supero a Carlos Quintana como el pelotero de Águilas con más hits en una postemporada con 93.

Hassan Pena ha permitido 10 carreras limpias, catorce en general, en 8 innings en series finales. No ha podido traducir su éxito a esta fase.

Los cuadrangulares de Ronny Cedeño y Mario Lisson en el tercer juego los ubica como el sexto y séptimo jugador naranja en dar jonrones en una final en el Luis Aparicio: La lista la integran Carlos Quintana, Eduardo Zambrano, Jesús González, José Luis Zambrano y Joe Girardi.

Los bates zulianos han despachado tres jonrones en esta final, por Lara no ha habido vuelacercas.


@beisboladentro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada