miércoles, 18 de enero de 2017

Cardenales sueña con su quinto título

Foto: cardenalesdice

Cardenales de Lara venció a Tiburones de La Guaira en un apretado juego 2 carreras por 1 en el Parque de la Ciudad Universitaria y se instaló en la gran final de la pelota criolla tras despachar a los escualos 4-1 en la serie de semifinales.

Los dirigidos por Luis Dorante enfrentarán en un duelo de alados a las Águilas del Zulia que también despacharon en cinco compromisos a los Caribes de Anzoátegui.

Los pájaros rojos vuelven a una final del béisbol venezolano tras cuatro años, cuando cayeron en siete juegos ante Navegantes del Magallanes y buscarán un título que les es esquivo desde hace 16 años, siendo el último en la temporada 2000-2001, precisamente ante los turcos.

El centro del diamante del estadio Universitario se tiñó de rojo, mientras que un pedazo de Barquisimeto parecía haberse instalado en la tribuna de la izquierda, luego de que Hassan Pena sacara el noveno inning sin apuros. Fue la recompensa a un arduo trabajo de la directiva crepuscular que dejó atrás tres años de decepciones en los que el equipo finalizó con marca positiva sin acceder a la postemporada.

Estoy muy contento, todo el crédito se lo llevan los muchachos. Ha sido una postemporada competitiva, de hecho desde octubre guerreamos. La meta es una sola: quedar campeón”, dijo José “Chato” Yépez, gerente deportivo de los barquisimetanos al departamento de prensa de la liga, “Tenemos un equipo muy completo. Solo trabajamos fuerte y ahora tenemos a un club para el futuro”.

Aunque los zulianos finalizaron con marca de 8-1 esta postemporada, los larenses fueron el equipo más consistente en la temporada regular, al terminar con el mejor registro del campeonato, y pese a afrontar dificultades ante los Bravos de Margarita en su primera llave, superaron las adversidades y lograron maniatar a una ofensiva de Tiburones que jamás pudo ser la misma tras el primer encuentro de la semifinal.

La afición larense cifran sus esperanzas en una fuerte ofensiva blindada con nombres como Luis Valbuena, Paulo Orlando, Carlos Rivero, Jesús Montero y Rangel Ravelo, que hacen de este equipo un rival de temer. 

Mientras que su pitcheo abridor a diferencia del zuliano se ve más robustecido con Omar Bencomo, Raúl Rivero, Néstor Molina y Jorge Martínez, cuatro brazos criollos que muy pocos equipos pueden darse el lujo de tener.

De hecho, los abridores larenses en la serie contra Tiburones llegaron al quinto tramo.

El relevo de cierre con Hassan Pena que ha demostrado en su pasantía por la LVBP ser uno de los mejores cerradores de todos los tiempos, da garantía de éxito para cualquier equipo en la liga.

La primera incursión de Pena en la pelota venezolana fue con Águilas hace cuatro temporadas atrás.

Será apoyado en los episodios finales por Luke Irvine y Franklin Morales.

Aunque ambos equipos irán con limitantes, Lara deberá afrontar la perdida de Idelmaro Vargas, su segunda base durante toda la temporada, que se marchó por recomendación de su organización, Cascabeles de Arizona durante el cuarto compromiso de la serie para realizarse exámenes físicos, recordemos que Vargas jugó con molestias durante la serie ante Bravos, recibiendo un fuerte golpe en su muslo derecho que hizo temer perderse el resto de la postemporada. De igual modo, Paulo Orlando deberá marcharse el 26 de enero para Estados Unidos, debido a que participará en el festival del fanático de Reales de Kansas City, entre el 27 y 28. Eso quiere decir que el brasileño deberá abandonar al equipo en plena final.

Si bien Luis Núñez fue el elegido por el manager Dorante para cubrir la segunda base, ha dejado claro que su intención es seguir reforzando el cuerpo de lanzadores para la final, considerando que su ofensiva sigue siendo productiva.

Claro está que esa decisión será tomada tanto por la directiva como por el cuerpo técnico.

Hay que recordar que Lara jugó la serie ante Bravos sin Juan Carlos Gutiérrez que fue tomado como primera escogencia desde los Leones del Caracas, pese a que el lanzador manifestó su disposición nunca se uniformó de cardenal, ya que se encuentra en Estados Unidos, solventando su visa.

De allí el deseo de Dorante de seguir agregando brazos a su bullpen.

Todo está servido para la final; quien picoteará más alto, el cardenal o el águila. Uno de ellos se unirá a Tiburones con la sequía de títulos más larga del campeonato venezolano, los salados ya tienen 31 años, y aunque Bravos tiene diez años como franquicia, si unimos su inicio como Petroleros de Cabimas, pasando por Pastora de Occidente y Pastora de Los Llanos, hablaríamos de 26 años sin una corona.

El dato
Será la segunda final entre Cardenales y Águilas. La primera ocurrió en la campaña 1983-1984, cuando ambos equipos buscaban su primer gallardete, que al final correspondió al equipo zuliano, que lograría también el título del Caribe con Rubén Amaro como mánager.

@beisboladentro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada