jueves, 19 de enero de 2017

Bagwell, Raines y Pudge son inmortales

 
Foto: mlb network

El Salón de la Fama de Cooperstown tiene nuevos inquilinos, tras conocerse la elección de Jeff Bagwell, Tim Raines e Ivan “Pudge” Rodríguez, la noche del miércoles, en una elección que dejó a Trevor Hoffman y Vladimir Guerrero como grandes favoritos a ser entronizados el próximo año, luego de haber rozado el 75 por ciento de los votos necesarios para ser electos por la Asociación de Escritores de Béisbol de Estados Unidos.

La boleta de este año marca apenas la séptima ocasión desde 1995 que el Salón le dará la bienvenida a una nueva clase de tres miembros o más. Pero eso ha ocurrido en tres ocasiones en los últimos cuatro años.

En el 2014, Tom Glavine, Greg Maddux y Frank Thomas entraron a Cooperstown como grupo. Al año siguiente, Randy Johnson, Pedro Martínez, John Smoltzy Craig Biggio entraron al Salón de la Fama como un cuarteto.

Para la clase de 2017 el trío seleccionado estará acompañado por Bud Selig, John Schuerholz y Lou Piniella, quienes fueron exaltados por el Comité de Veteranos.

Bagwell encabezó la boleta de este año al sacar 381 de un total de 441 votos posibles para un 86.2 por ciento, mientras Raines le siguió con 380 votos (86.0 por ciento).

Entretanto, Rodríguez es apenas el segundo receptor en la historia en ser exaltado en su primera oportunidad en la boleta, junto a Johnny Bench. Con 45 años, Rodríguez queda como el miembro más joven en ingresar a Cooperstown.

El honor le perteneció a Pedro Martínez entronizado el año pasado.

Rodríguez es el cuarto jugador nacido en Puerto Rico que es exaltado, pero es el primero que lo hace en su debut en las boletas.  Roberto Alomar fue electo en su segunda oportunidad en el 2011, Orlando “Peruchín” Cepeda fue electo por el Comité de Veteranos en el 1999 y Roberto Clemente fue exaltado en una elección especial en 1973 tras su repentino fallecimiento en 1972.

Los peloteros serán entronizados en el mes de julio.

Inmortales
Antes de hacer su nombre como uno de los mejores bateadores ofensivos del viejo circuito en la década de los años noventa, Jeff Bagwell, emergió de una de las historias que sirven de advertencia para los gerentes generales de las Grandes Ligas, cuando realizan algún movimiento.

Los Medias Rojas de Boston, desesperados por ayuda en el bullpen durante la recta final de la temporada de 1990, adquieren al lanzador Larry Andersen – un veterano de 37 años de edad -, proveniente de los Astros de Houston, a cambio ceden al equipo sideral a un joven de 22 años de edad, que jugaba la tercera base en el New Britain, categoría Doble A de nombre Jeff Bagwell, que sólo tenía cuatro cuadrangulares ese año.

400 días después de ese movimiento, Bagwell concluyó la temporada de novato en Houston bateando para .294 con 15 cuadrangulares y 82 carreras impulsadas para ser electo casi de forma unánime el Novato de Año, siendo este el inicio de una carrera que le llevaría a Cooperstown, 22 años después.

En su séptimo año en las boletas, Bagwell jugó 15 temporadas, todas con los Astros de Houston, siendo electo Novato del Año en 1991 y Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en 1994 de forma unánime. Convocado para cuatro Juegos de Estrellas (1994, 1996-1997, 1999) y tres veces ganador del premio Bate de Plata de la Liga Nacional (1994, 1997, 1999) como primera base, donde se llevó un Guante de Oro en 1994.

Entre sus logros está el haber terminado en el top 10 del premio MVP en cinco ocasiones. Lideró el viejo circuito en anotadas en tres ocasiones (1994, 1999-2000). Sus 152 anotadas en el 2000, siguen siendo la mayor cantidad desde que Lou Gehrig consiguiera 167 en 1936; y es considerado como el segundo mejor primera base desde la Segunda Guerra Mundial, solo detrás de Albert Pujols. Bateaba con poder, bateaba para promedio, jugó una defensa por encima del promedio, siendo además uno de los mejores corredores de base de su generación.

Dejó un porcentaje de embasado más slugging de .940 para ser el número veintidós de todos los tiempos, además de ser uno de dos peloteros en la historia de las mayores en alcanzar 30 bases robadas, 120 bases por bolas y 140 carreras anotadas, proeza realizada en 1999.

El primero en conseguirlo fue Lenny Dykstra en 1993.

Bagwell es además el único inicialista en conseguir dos temporadas de 30 o más jonrones y 30 o más bases robadas. Se ubica en el puesto 38 en la historia de MLB con un total de 79.6 Victorias sobre Reemplazo (WAR, por sus siglas en inglés).

Bagwell continuó poniendo números sorprendentes. Durante el periodo de 1996-2004 anoto 100 o más carreras en ocho ocasiones y 100 o más remolcadas en siete temporadas. En ese periodo estableció un promedio de 113 boletos recibidos.
 
Así quedó la votación 
De 1996 a 2001, Bagwell sumó al menos 30 cuadrangulares, 100 carreras anotadas y 100 carreras impulsadas por temporada - convirtiéndolo en uno de sólo seis jugadores en la historia junto con Alex Rodríguez, Lou Gehrig, Jimmie Foxx, Babe Ruth y Albert Pujols - a llegar a esas marcas en por lo menos seis años consecutivos.

Convirtió a los Astros en contendientes avanzando a los playoff en seis ocasiones a partir de 1997, siendo el punto más alto la disputa de la Serie Mundial de 2005, donde los Astros caerían barridos ante los Medias Blancas de Chicago. En esa temporada Bagwell participó poco debido a una artritis en su hombro derecho que lo obligó a retirarse el siguiente año.

Dejó un promedio de .297, siendo líder de la franquicia en cuadrangulares (449) y remolcadas (1.529). Sus 449 cuadrangulares lo ubican en el puesto 38 de todos los tiempos, igualado con Vladimir Guerrero, mientras se ubica en el puesto 49 de todos los tiempos en remolques a ocho de otro inmortal como Joe DiMaggio.

Sus 1.401 boletos lo ubican 28 de todos los tiempos y su .408 porcentaje de embasado ocupa el número 39.

El inicialista que tuvo problemas para ganar impulso por varios años en la boleta debido a los rumores que lo vinculaban a esteroides, hizo grandes avances en las últimas dos elecciones, luego de quedarse corto del total mágico hace un año, al conseguir el 71.6 por ciento del voto, Bagwell se unió a su compañero Craig Biggio, como los únicos miembros de la franquicia en el Salón de la Fama.

Tim Raines terminó su carrera de 23 temporadas en las Grandes Ligas con el mejor porcentaje de robos logrados, algo que el líder de todos los tiempos Rickey Henderson jamás logró.

Sus 84.7 por ciento es el mejor entre todos aquellos jugadores que han conseguido al menos 400 estafadas en su carrera.

Un jardinero siete veces Todos Estrellas con los Expos de Montreal en la década de los 80, es considerado por muchos como el segundo mejor primer bate en la historia de Grandes Ligas detrás de Henderson. Se ubica quinto en la historia detrás de Henderson, Lou Brock, Billy Hamilton y Ty Cobb con 808 bases robadas.

Raines además jugó para los Medias Blancas de Chicago, Yankees de Nueva York, Atléticos de Oakland, Marlins de Florida y Orioles de Baltimore. Debutó en la boleta con apenas el 24.3 por ciento del voto en el 2008, pero fue ganando impulso en años recientes y llegó a la cima en su última aparición en la boleta.

Raines se convirtió en apenas el quinto jugador electo en su año final de elegibilidad, uniéndose a Red Ruffing, Joe Medwick, Ralph Kiner y Jim Rice.
Consiguió el liderato de bases robadas en cuatro ocasiones y termino en el top 10 de la votación al MVP en tres ocasiones, recibió un Bate de Plata en 1986, año en el que conquistó la corona de bateo del viejo circuito con 334.
 
Raines será el segundo pelotero en ingresar con la gorra
de los Expos de Montreal y Rodríguez lo hara con la
de Texas. Foto: baseballhall.org
Ganó dos títulos de Serie Mundial con los Yankees en 1996 y 1998.

Rodríguez, el único de los exaltados este año en lograr la entrada a Cooperstown en su primera oportunidad, fue un 14 veces Todos Estrellas y ganó 13 Guantes de Oro durante una carrera de 21 años con los Vigilantes de Texas, Marlins de Florida, Tigres de Detroit , Yankees de Nueva York, Astros de Houston y Nacionales de Washington.

Lidera a los receptores con 2.844 hits, 1.354 carreras anotadas, 572 dobles en 2.427 juegos detrás del plato. Nadie ha capturado más juegos en este nivel de las mayores, y muy pocos pueden decir que lo hicieron así.

En 1991, Rodríguez fue considerado uno de los mejores prospectos de la receptoría, haciendo su debut con los Rangers el 20 de junio de ese año, y terminó cuarto en la votación al Novato del Año después de batear para .264 con tres jonrones y 27 carreras impulsadas en 88 juegos. Defensivamente, él era como lo anuncian a tal punto de retirar al 49% de los corredores que intentaron alcanzar una base.

En 1999, Rodríguez gana el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Americana al promediar .332 con 35 cuadrangulares, 113 carreras impulsadas, 116 anotadas y 25 bases robadas. Se convirtió en el octavo receptor en la historia en conseguir una temporada con al menos 100 carreras anotadas y 100 impulsadas, algo que nadie ha hecho desde entonces.

Rodríguez dejó a los Rangers a través de la agencia libre después de la temporada de 2002, firmando un contrato de un año con los Marlins de Florida. Demostró ser la pieza que falta en Miami, al batear .297 con 16 cuadrangulares y 85 carreras impulsadas para dirigir la Florida en la postemporada. Fue electo MVP de la Serie de Campeonato y pieza fundamental en el título que alcanzaron los peces ese año ante los Yankees.

Al salir de Miami jugó para Detroit equipo al que ayudo llegar a la Serie Mundial de 2006, para luego ir a Yankees, Astros y cerrar su carrera con Washington.

En su carrera dejó promedio de .296 con 311 cuadrangulares, 572 dobles (26º en la lista de todos los tiempos entre todos los jugadores) y empujó 1.332 carreras (quinto de todos los tiempos entre los receptores).

Al igual que Bagwell y Mike Piazza, que fue exaltado en el 2016, Rodríguez tuvo que superar los rumores de esteroides para llegar a Cooperstown. Aunque Rodríguez nunca dio positivo a una prueba de dopaje durante su carrera ni tampoco fue mencionado en el Reporte Mitchell, José Canseco dijo en su libro del 2005 "Juiced'' que él personalmente inyectó a Rodríguez, Rafael Palmeiro y Juan González con esteroides y hormonas de crecimiento humana mientras eran compañeros con los Vigilantes.

Rodríguez también levantó sospechas en una entrevista en el 2009 cuando se le preguntó sí dio positivo a esteroides durante las pruebas hechas por MLB a modo de encuesta en el 2003 y él contestó, "Solo Dios sabe''.

Ganó siete Bates de Plata (1994-99, 2004). Promedio sobre los 300 en diez temporadas (1995-2002, 2004 y 2006) y conectó 20 o más jonrones en cinco ocasiones.

Sus 14.864 outs como receptor son la marca de todos los tiempos.

Incremento
Roger Clemens (54.1%) y Barry Bonds (53.8 %) registraron un aumento significativo de votos, pero también se quedaron cortos en la elección, demostrando que los votantes están cambiando sus opiniones en relación a dos figuras que están involucradas con el uso de esteroides.

Bonds ganador de siete premios MVP y dueño de la mayor cantidad de jonrones de todos los tiempos incrementó en un nueve por ciento su intención de voto en relación al año anterior. Le quedan cinco años dentro de las papeletas y es probable que siga aumentando sus posibilidades de ser exaltado.

Entretanto, Clemens dueño de siete premios Cy Young y ganador de 300 juegos en las mayores, también está en su quinto año en las boletas, volviendo a ocupar el séptimo peldaño de intención de voto. El año pasado consiguió 45.2%

Ambos pudieran verse beneficiados por la depuración de los votantes, ya que la BBWAA decidió salir de periodistas veteranos e incluir a nuevos electores con la intención de tomar en cuenta diversos aspectos del juego, situación que parece ir favoreciéndoles a ambos jugadores para las venideras elecciones.

Cerca
De los 332 votos que se necesitaban para ingresar a Cooperstown, Trevor Hoffman recibió 327 para un 74.0%, quedándose corto por apenas cinco votos, mientras Vladimir Guerrero recibió 317 sufragios para un 71.7%, lo que presagia que podrían sobrepasar la cifra requerida tan pronto como en el 2018.

Hoffman debutó en la papeleta el año pasado con el 67,3 por ciento de los votos, convirtiéndose en apenas el sexto jugador en la historia en recibir entre el 66,7 y el 74,9 por ciento de los votos en su primer año elegibles. Cada uno de los cinco jugadores anteriores (Roberto Alomar, Yogi Berra, Craig Biggio, Whitey Ford y Gaylord Perry) fueron elegidos al Salón de la Fama, ya sea en el año después de su debut (Alomar Berra y Ford) o en su tercer año de elegibilidad (Biggio y Perry).

Hoffman siete veces convocado al Juego de Estrellas, fue el primer lanzador en llegar a los 600 salvados, terminando con 601 en una carrera que duró 18 años.

Mientras que Guerrero que se estrenó este año bateó .318 durante una carrera de 16 años con los Expos, Angelinos de Anaheim, Rangers y los Orioles de Baltimore, consiguió 449 jonrones, 2,590 hits y 1,496 carreras impulsadas. Fue nombrado Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 2004.

Para 2018, Chipper Jones, Omar Vizquel, Jim Thome, Scott Rolen, Andruw Jones, Johan Santana, Johnny Damon, Jamie Moyer, estarán como debutantes en la boleta.

El dato

19 debutantes se estrenaron en las boletas de este año, de los cuales sólo Guerrero y Manny Ramírez, se mantienen en carrera para las próximas elecciones. Casey Blake, Pat Burrell, Orlando Cabrera, Mike Cameron, JD Drew, Carlos Guillén, Derek Lee, Melvin Mora, Magglio Ordóñez, Jorge Posada, Edgar Rentería, Arthur Rhodes, Freddy Sánchez, Matt Stairs , Jason Varitek y Tim Wakefield, no lograron el 5% necesario para mantenerse en las papeletas.


@beisboladentro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada