lunes, 9 de enero de 2017

Trabajo en conjunto: El éxito de las Águilas del Zulia


Tras haber clasificado en ocho de las últimas nueve campañas al round robín, las Águilas del Zulia les falto ese aliciente para trasladar el éxito de la temporada regular a la postemporada. Imposiciones hacía varios jugadores determinantes y desaciertos en la escogencia de los refuerzos, incidieron en que los rapaces no pudieran alcanzar un boleto a la instancia final, comparecencia a la que asistieron por última vez en la temporada 1999-2000, cuando dejaron en el camino a los Navegantes del Magallanes.

Diecisiete años han trascurrido de esa última gesta, desde entonces, cada clasificación alcanzada dejaba un mal sabor en un equipo que en el papel tenía los argumentos para acceder a la final, pero que en el terreno los resultados no llegaban. Para este año, las cosas parecen llegar a su fin y tras haber cosechado una temporada con muchas expectativas, los rapaces aguardan por su rival para disputar una de las semifinales de la LVBP, tras haber barrido a los actuales campeones, Tigres de Aragua.
José Pírela espera celebrar un tìtulo con el equipo rapaz
Foto: Prensa Águilas

Pese al tiempo que tienen sin jugar, -viernes 6 de enero-, Lipso Nava, mánager de los rapaces, aseguró que el ambiente sigue siendo el mismo y que van a batallar juego tras juego.

“Queremos llegar a la final, pero entendemos que hay que hacerlo jugando un buen béisbol”, destacó Nava al periodista Wilmer Reina del diario Versión Final, y parte de ese éxito se ha debido a una fuerte ofensiva, un sólido cuerpo de relevistas y la jerarquía de peloteros que han mostrado sus dotes de líderes en el terreno de juego.

Si bien aún queda un escollo por superar, Nava entiende que la comunicación entre jugadores y técnicos ha sido fundamental en el éxito alcanzado esta temporada. No en balde todo el cuerpo técnico –salvo Luis Ordaz y Rainer Olmedo-, fueron parte del último título alcanzado en la campaña 99-2000.

Ofensiva
En las estadísticas colectivas el equipo zuliano superó ampliamente a los bengalíes; los bates zulianos produjeron 26 carreras, ligando 46 imparables entre ellos 10 dobles, dos triples y dos jonrones para un promedio de 309, además se robaron seis bases.

Por su parte, Tigres pisó el home en 11 ocasiones durante la serie, despacharon 34 cohetes en 133 turnos para averaje de 256, con corredores en posición anotadora batearon de 28-4 (143) mientras que los rapaces dieron 15 indiscutibles en 51 oportunidades (294).

En el plano individual Freddy Galvis y José Tábata dominaron la mayoría de los departamentos ofensivos. El campocorto fue co-líder con el jardinero tomado como adición desde los Navegantes del Magallanes en hits (8), Galvis dominó los dobles (2), triples (1), SLG (722), y bases robadas (2), Tábata terminó con promedio de 500 al regar ocho batazos sin enemigos en 16 turnos, remolcó 5 carreras tres de ellas después de dos outs y sus OPS fue el más alto de la serie con 1.204.

“La clave es que en este equipo me han dado mucha confianza y me siento muy motivado con la energía que hay en todo el grupo”, dijo Tábata, al Diario Líder en Deportes, tras la clasificación zuliana a semifinales. Entretanto, Galvis ratificó su buen nivel esta campaña con sus intervenciones defensivas que le permitieron en 2015 ser finalista al Guante de Oro en el campocorto.

“Solo conozco una manera de jugar béisbol: y es a la máxima intensidad”, explicó Galvis. “Creo que las pequeñas cositas se van juntando, si se da un hit, o dos hits eso va contagiando a todos para dar un buen espectáculo”. El “Toco” reconoció la gran diferencia que existe en el núcleo de peloteros, con relación a años anteriores. “Este año existe un gran balance en el roster, los jugadores que se mantienen han fortalecido nuestras posibilidades, hay peloteros de gran experiencia y categoría, que cuentan con mucha madurez en su carrera y que saben lo que se necesita para competir de la mejor manera en esta fase del campeonato”. Espeto el falconiano al Diario Líder.

Ofensivamente el aporte de José Tábata, Ronny Cedeño y Jornady Valdespín ha logrado cambiarle el rostro a la ofensiva zuliana, que además le ha sacado provecho al destacado desempeño de Freddy Galvis, Jesús Flores, Alí Castillo, José Pirela y Álex Romero, siendo un lineup balanceado desde el primero al noveno turno.

Relevo
En este tipo de instancia el pitcheo es lo que marca la diferencia, eso lo supieron Wilson Álvarez y Edwin Moreno, coach de pitcheo y bullpen respectivamente, que confiaron en las labores de Edgar Alfonzo, Silvino Bracho, Ramón García y Carlos Hernández que se repartieron los cuatro triunfos rapaces, combinándose para dos carreras limpias en 18.2 entradas de labor para una efectividad de 0.96.

La labor del zurdo Carlos Hernández supo solventar de manera extraordinaria la ausencia en el cuerpo de relevista de Elvis Araujo y Gabriel Moya. El norteamericano apenas toleró una anotación en 5.2 entradas de labor.

El resto de las carreras permitidas fueron a la cuenta de los abridores zulianos Wilfredo Boscán (5.0 IL, 2CP), Mitch Lively (4.1 IL, 4CP), Logan Durán (3.2 IL, 2CP) y Rolando Valdez (4.1 IL, 1CP).

La efectividad de los abridores zulianos fue de 4.93 en la serie.

Defensa
Uno de los mayores dolores de cabeza la temporada anterior y que este año se trabajo fue la defensa, el conjunto zuliano saco a relucir este aspecto, al no cometer errores en los cuatro cotejos disputados. 

Para Nava hay que seguir trabajando fuerte, analizando todas las posibilidades que se les pueda presentar al cuadro naranja. Si bien en años anteriores los peloteros se iban en la etapa de playoff, este año han corrido con suerte pese a que Arcenio León no los acompañara para la semifinal.

El cuerpo técnico está trabajando y analizando los distintos escenarios que se presentan en las dos series restantes para ir definiendo ese brazo que ayude a Bracho a preservar los juegos, que igualmente estará condicionado de seguir si cumple los veinte episodios que su organización le pidió trabajar.

Finalistas
En lo que será su undécima serie de semifinal, la primera desde la campaña 1986-1987, cuando cayeron en cinco juegos contra los Leones del Caracas, los rapaces presentan registro de 25-30, con cuatro series ganadas.

Contra Aragua tiene marca de 8-4 y dos series ganadas, ante Caracas su registro es de 5-16, perdiendo cuatro series, ante Navegantes del Magallanes copila 5-4 con una serie ganada y una perdida y ante Tiburones de La Guaira presente marca de 7-6, con una serie ganada y otra perdida.

Bajo la modalidad de round robín que funcionó desde la campaña 1988-1989 hasta la 2014-2015, Águilas tiene balance de 113-141.

Falta por conocer su rival para saber si abrirán en casa o como visitante.


@beisboladentro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada