viernes, 30 de noviembre de 2012

La crisis del Magallanes agudiza




Los Navegantes del Magallanes sufrieron su tercera derrota en fila de la semana, la número ocho en los últimos once encuentros disputados, motivos suficientes para que las alarmas se encendieran en el seno del equipo turco que ha visto como su cuerpo de pitcheo ha recibido 34 carreras, y solo han podido fabricar seis anotaciones.

Por supuesto, como sucede en el béisbol, Luis Sojo ha sido blanco de ataques por el mal desempeño de los eléctricos.

Hace unas semanas me atreví a decir que si bien Magallanes luce blindado por la presencia de varios grandeligas en su roster, esto podría ser una bomba de tiempo, debido al poco tiempo de preparación de algunos de estos peloteros que suplirán en la alineación a jugadores que han estado desde el inicio de temporada con el equipo.

A esto hay que sumar la debacle que ha tenido el pitcheo en las últimas semanas. Sólo en lo que va de semana ocho del campeonato, el cuerpo de lanzadores de los eléctricos registra un abultado 11.33 de efectividad.

La crisis del Magallanes pudiera tener varias fases, la salida repentina de Carlos García como mánager del club, el Almirante se ausentó durante una semana para resolver asuntos personales en los Estados Unidos, al finalizar la semana se conoció a través de un comunicado que dejaría su cargo con mucho dolor, debido a que su situación empeoró y requería de su presencia por más tiempo.

García deja al club con marca de 15-10 en el primer lugar de la tabla de clasificación.

La gerencia determina que Luis Sojo, quien venía desempeñándose como coach de banca, asumiera la dirección del club por lo que resta de temporada. La decisión sin duda fue acertada, Sojo ha demostrado buen conocimiento de la liga, no en vano dirigió durante cuatro campañas a los Cardenales de Lara, llevándolos a una final que perdieron ante los Tigres de Aragua en la 2007-2008.

Pero nadie imagino que a partir de este cambio Magallanes viviría una crisis que hoy lo tiene ubicado en la cuarta casilla del torneo con marca de 22-19.

Desde que Sojo asumió el cargo, Magallanes juega para registro de 7-9, el cuerpo de lanzadores ha recibido 87 carreras durante ese lapso, mientras que los abridores turcos registran marca de 4-4 con 37 carreras permitidas en 57.1 entradas de labor para una abultada efectividad de 5.80.

Sólo Jean Machí, quien comparte el rol de cerrador con Bruce Rondón, registra 8 carreras permitidas en siete entradas de labor.

Decir que Sojo es culpable de la situación pudiera traer muchas vertientes.

Lo cierto es que la afición comienza a pedir la cabeza del también mánager de la selección nacional del próximo Clásico Mundial de Béisbol.

Sojo no es culpable del desempeño del Magallanes, si bien ha tenido decisiones erradas en algunos casos, el pitcheo ha sido el principal problema del club valenciano. De nada vale tener una ofensiva sólida si no se cuenta con un cuerpo de lanzadores que puedan garantizar el triunfo. Un claro ejemplo de esta premisa lo viven los Tiburones de La Guaira.

Que Sojo haya sido la victima por estar en el momento en que Magallanes no comienza a producir, son cosas del destino, antes del partido del día viernes comento que el club cuenta con las piezas necesarias para conseguir los triunfos nuevamente, y es verdad, pero a medida que las semanas transcurre, el desempeño del equipo sigue en el limbo.

En estas dos semanas Magallanes sumará adiciones valiosas, la presencia de Carlos Zambrano –adquirido recientemente de Caribes por Johermyn Chávez y Mark Malave-, Pablo Sandoval, Ramón Hernández, Elvis Andrus y muy posiblemente Miguel Montero, elevarían la cifra a trece de los 19 peloteros que cuenta el club con etiqueta de grandeligas.

Esto genera más presión en Sojo, ya que los peloteros con experiencia en las mayores que tendrá a su disposición son piezas inamovibles en sus respectivos clubes.

Es decir, Sojo tendrá a su manejo a nueve potenciales miembros de la selección en el próximo clásico, si Magallanes queda eliminado de la temporada regular, Sojo pudiera ser blanco de muchas críticas sobre su desempeño con el club con mayor tradición en el país.

Solo quedan cuatro semanas de acción y Magallanes lucha por evitar estar fuera de la clasificación, la gerencia sigue activa en el mercado y en el Caribe buscando brazos a sabiendas que cuenta con una ofensiva respetable en la cual abunda talento criollo.

De quedar Magallanes fuera de la clasificación en los próximos días, Sojo pudiera tener sus días contados así como una afición que presencia al mejor equipo confeccionado en los últimos años.

@beisboladentro

jueves, 29 de noviembre de 2012

Robert Pérez: El hombre récord del béisbol



Pocas personas disfrutan jugar al béisbol como Robert Pérez quien a sus 43 años aún no ha dado destellos de querer colgar los spikes, a pesar de estar jugando el último año de su contrato con el equipo de toda su vida, Cardenales de Lara.

Conocido como la “Pared Negra”, Pérez, tiene casi todos los registros ofensivos del béisbol en su poder.  Es el pelotero activo con más temporadas en acción (25), líder vitalicio en jonrones (122),  remolcadas (715), dobles (217), extrabases (374), entre otros; mientras figura segundo en imparables con 1.326.

Su futuro con los Cardenales está condicionado a lo que pueda hacer esta temporada. Aunque la gerencia no ha mencionado la posibilidad de extenderle el contrato, Pérez ha mostrado que aún sigue vigente en el bateo. Con un promedio de 288, un cuadrangular y 20 remolcadas esta campaña; el guayanés aún quiere demostrar que puede jugar más allá de lo que muchos piensan.

“Hay tantas cosas que puedo hacer. Si no voy a jugar a diario, puedo ser emergente, salir ante zurdos, todavía hay peloteros como Omar Vizquel y Jim Thome que están jugando y se sienten bien. No me puedo retirar, siento que puedo ayudar al equipo y ellos saber que lo puedo hacer, no porque soy el hombre récord o sea Robert Pérez”, sentenció el jardinero larense al diario Líder en octubre.

Pese a ser uno de los tres peloteros activos más longevos del campeonato – los otros Henry Blanco (41) y Álex Cabrera (40) -, Pérez aún no siente el deseo de retirarse, en su hoja de vida los registros dejaron de ser metas personales, su deseo es llevar a Lara a una postemporada algo que no ven desde hace cuatro certámenes.

Pérez es el último integrante de aquella generación dorada de Lara que conquistó cuatro campeonatos en la década de los años noventa.

Está consciente que sus condiciones no son las de antaño y él mismo lo reconoce. Tampoco está jugando diariamente en alguna liga del extranjero, pero se las ha arreglado para convencer al alto mando crepuscular de darle acción, pese a que su rol estaba predestinado a ser suplente.

Pedro Grifol, manager de Cardenales fue enfático sobre el rol de Pérez, si batea estará en la alineación.

Será el año del retiro
En las últimas tres temporadas, la pregunta de rigor ha sido: ¿será el último año de Robert Pérez? Sin embargo, el jardinero de los Cardenales de Lara se las ha ingeniado para esquivar la opción de retiro.

Al iniciarse la zafra solo Víctor Davalillo (30) y César Tovar (26), poseen más temporadas en la historia de la LVBP que Pérez.

El retiro ronda su entorno. Mientras sus condiciones sigan intactas esa opción está descartada. Sus  instintos son cada vez más agudos. Su sapiencia ya lo hace ver el juego como un mánager, un objetivo que ha comentado querer desempeñar en un futuro.

“El retiro no pasa por mi mente. No me quiero retirar. Repito no es ego, sino que me siento muy bien físicamente. Si yo viera que no puedo batear más y que no soy capaz de tomar un elevado ya me hubiera retirado. Todavía puedo poner mi granito de arena, y aquí estoy”, espeto el pelotero al diario El Universal durante la primera semana del campeonato.

Sus condiciones son envidiables para alguien de su edad. Pérez está consciente que si Lara no le brinda una nueva oportunidad al finalizar el campeonato, ya su mente está preparada para asumir el mismo rol con otro equipo que requiera de sus servicios.

Será difícil imaginar a esta insignia de nuestra pelota con otro uniforme que no sea el de los pájaros rojos, pero el béisbol es un negocio y Pérez sabe que Lara cuenta con estrellas noveles en ascenso.

Hace rato dejo de ser el pelotero referencia del club.

Siempre lucho contra las adversidades, nunca pudo establecerse en las Grandes Ligas, pero el deseo de demostrar que era el mejor lo hizo convertirse en una estrella de nuestra pelota. Robert Pérez escribe las últimas páginas de su ilustre carrera, se niega a decir adiós está temporada, sabe que será difícil decir adiós a su equipo, pero como él dijo: “mientras mi cuerpo siga intacto seguiré jugando a la pelota”.

Ese es el eterno Robert Pérez, un inmortal que conseguirá la unanimidad una vez se retire como profesional.

Rumbo a la inmortalidad

  •       Novato del Año en la temporada 1989-90
  •       Jugador Más Valioso de la temporadas 1995-96 y 2006-07
  •       Productor del Año de las temporadas 2002-03 y 2006-07
  •     Líder activo en campañas jugadas en la LVBP (25), es tercero entre los peloteros de   todos los tiempos
  •       Líder en cuadrangulares de la LVBP con 122
  •       Líder remolcador con 714
  •       Líder en dobles con 215
  •       Líder activo en imparables con 1.326, siendo además segundo en ese renglón detrás de los 1.505 de Víctor Davalillo.
  •       Segundo en partidos jugados con 1.232
  •       Segundo en turnos al bate con 4.674
  •       Se estrenó en las mayores el 20 de julio de 1994 con los Azulejos de Toronto, jugó para Milwaukee, Yankees, Expos y Marineros.


@beisboladentro

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Biggio lucha por la inmortalidad ante la era del esteroide



Enmarcados en lo que fue la era de los esteroides, Barry Bonds, Roger Clemens y Sammy Sosa enfrentan su primera nominación a la inmortalidad. Podrán superar el 75% o se unirán a Mark McGwire, Rafael Palmeiro y Jeff Bagwell como los rechazados.
Este miércoles la Asociación de Cronistas de Béisbol de Estados Unidos emitió la lista de candidatos a ser exaltados al Salón de la Fama, veredicto que se dará a conocer el próximo 9 de enero de 2013.

Para ser electo los candidatos necesitan al menos 75% de los votos.

La papeleta presenta a 37 jugadores, de los cuales 24 aparecen por primera vez.

En la lista figuran por Roger Clemens, Barry Bonds y Sammy Sosa, peloteros involucrados en escándalos de esteroides, quienes pulsearan sus registros para ver si son entronizados.

Bonds es el máximo jonronero en la historia de las mayores con 762 vuelacercas, ganó siete premios al Jugador Más Valioso. Clemens fue galardonado con el premio Cy Young en siete ocasiones y es un ganador de 300 encuentros y tiene más de cuatro mil abanicados. Mientras Sosa es el latinoamericano con más vuelacercas con 609, además de haber disparado tres campañas de 60 o más cuadrangulares.

Para esta elección 600 miembros de la BBWAA (Asociación de Cronistas de Béisbol de Estados Unidos) emitirán sus votaciones hasta el próximo mes.

Biggio el favorito
El camarero de los Astros de Houston, Craig Biggio es el principal candidato a ser exaltado el próximo 9 de enero. Biggio, de 46 años, jugó veinte campañas con los siderales, conjunto con el que cosechó 3.060 imparables, siete Juegos de Estrellas, cuatro Guantes de Oro y cinco Bates de Plata.

Convocado al Juego de Estrellas primero como cátcher y luego como segunda base, Biggio está en el 21er lugar de la historia en hits y tiene más dobles (668) que cualquier otro bateador derecho en los anales de las Grandes Ligas. Ocupa el 15to lugar en anotadas (1.844), décimo en veces al plato (12.504) y primero en bolazos recibidos (285). También conectó 291 cuadrangulares, 1.175 empujadas y promedio de 281 en 2.850 partidos durante veinte campañas con los siderales.

Inicio su carrera como receptor, luego fue mudado como segunda base y finalizo como jardinero central, destacándose en cada una de ellas. Es uno de los pocos peloteros en tener dos Guantes de Oro en posiciones distintas.

El ex pelotero buscará ser el primero de su organización en alcanzar la entronización.

Otro que buscara la inmortalización es Jack Morris, quien irá a su décima cuarta ocasión en las papeletas.

El año pasado quedó a solo 82 votos de ser electo.

Ganador de 254 encuentros y 2.478 abanicados, Morris es recordado por aquel glorioso encuentro de Serie Mundial de ante los Bravos de Atlanta donde lanzo diez episodios venciendo magistralmente a John Smoltz.

El Gato como es apodado fue convocado a cinco Juegos de Estrellas y fue MVP de la Serie Mundial de 1991.

Jeff Bagwell quien finalizó tercero espera obtener más votos y disipar las dudas sobre su supuesta involucración en casos de dopajes, la cual nunca se ha comprobado.

La elección marcara sin duda el inicio de la era de los esteroides, ya que además de Bonds, Clemens y Sosa; Mark McGwire y Rafael Palmeiro siguen activos en espera de ser inmortalizados.

McGwire estará en su séptimo año y a pesar de su confesión no ha logrado convencer a los electores manteniendo su porcentaje entre el 25 y 20%. El año pasado quedó en décimo con 19.5% por lo que se presume pudiera seguir bajando a pesar de tener más de 500 cuadrangulares (583) y tener dos campañas con 60 o más cuadrangulares, incluido aquella memorable campaña con Sammy Sosa, que al final ganó con 70 vuelacercas.

Palmeiro estará en su tercer año y tomo apenas un 12.6% el año pasado, al igual que McGwire sus números son dignos de ser exaltados. Más de 3000 imparables y 500 cuadrangulares, Palmeiro tuvo 1.835 remolcadas y un promedio de 288.

Por supuesto las miradas estarán en Bonds y Clemens quienes enfrentaron juicios por perjurio y habrá que ver si convencen a los electores a pesar de que los resultados favorecieron a los ex peloteros.

Todo esto se disipará en enero de 2013.

En diciembre anuncian a los miembros por el Comité de Veteranos
El tres de diciembre durante los Winter Meetings se anunciarán a los nuevos exaltados a través del Comité de Veteranos.

Bill Dahlen, Wes Ferrell, Marty Marion, Tony Mullane, Bucky Walters, Deacon White, Sam Breadon (ejecutivo), Han O´Day (árbitro), Al Reach (ejecutivo) y Jacob Ruppert (ejecutivo), son los candidatos este año.

Las miradas parecen indicar que Wes Ferrell, Bucky Walter y Jacob Ruppert pudieran ser los nuevos miembros.

Lista de nominados

Sandy Alomar Jr., Jeff Bagwell, Craig Biggio, Barry Bonds, Jeff Cirillo, Royce Clayton, Roger Clemens, Jeff Conine, Steve Finley, Julio Franco, Shawn Green, Roberto Hernández, Ryan Klesko, Kenny Lofton, Edgar Martínez, Don Mattingly, Fred McGriff, Mark McGwire, José Mesa, Jack Morris, Dale Murphy, Rafael Palmeiro, Mike Piazza, Tim Raines, Reggie Sanders, Curt Schilling, Aaron Sele, Lee Smith, Sammy Sosa, Mike Stanton, Alan Trammell, Larry Walker, Todd Walker, David Wells, Rondell White, Bernie Williams y Woody Williams

@beisboladentro

sábado, 24 de noviembre de 2012

Será este el año que caerá el récord de jonrones de Baudilio Díaz



Corría la temporada 1979-80, cuando Baudilio Díaz con 26 años a cuesta y tres años de experiencia en las mayores estableció uno de los registros más sagrados del béisbol: los 20 cuadrangulares.

Díaz había roto la marca anterior que ostentaba Bob Darwin de 19, impuesta en la temporada 1972-73.

Desde entonces han transcurrido 33 temporadas, manteniéndose inmaculada a pesar del acecho de Cecil Fielder (19; 86-87), Roberto Zambrano (19; 01-02), Luis Raven (18; 98-99, Tom Evans (17; 05-06) y Yurendell DeCaster (17; 05-06), figuras que amenazaron con derrumbar la mítica marca del ex receptor de los Leones del Caracas.

Esta temporada el nombre de Baudilio nuevamente ha retumbado, Darin Ruf, jugador de los Tiburones de La Guaira, quien en el primer mes sacó ocho pelotas, se asomo como el candidato a quebrar la marca.
Darin Ruf

El ritmo avasallador de Ruf le proyectaba 25 cuadrangulares, cinco por encima de Díaz, pero lamentablemente este prospecto de los Filis de Filadelfia, que estableció una marca en ligas menores de cuadrangulares, sólo pudo sacar dos vuelacercas en noviembre, acabándose la ilusión de ver peligrar la marca.

Al momento de su despedida -22 de noviembre-, Ruf era co-líder en cuadrangulares en el campeonato con 10.

El desempeño de Ruf ha sido quizás el mejor arranque que ha tenido un bateador en la LVBP, no sólo supero a George Wilson (Magallanes, 53-54) y Brant Alyea (Aragua, 71-72), quienes consiguieron 7 cuadrangulares en el primer mes de campaña. El estadounidense estuvo coqueteando con la cifra de diez vuelacercas en sus primeros 70 turnos al bate.

El registro lo posee Brendan Katin, quien con las Águilas del Zulia en la 2008-09, coleccionó diez en sus primeros 64 turnos al bate.

Ruf no fue el único que tuvo pretensiones de arrebatarle la marca a Díaz. En las últimas semanas han aparecido nuevos candidatos a adueñarse del registro. Ernesto Mejía (Águilas), Carlos Maldonado (Magallanes) y Henry Wrigley (Caracas).

Ernesto Mejía
Mejía se ha asomado como el nuevo slugger de nuestro campeonato. En este instante marcha co- líder en jonrones y remolcadas y es tercero en promedio, asomándolo no sólo como candidato al MVP, sino en ser el primer triple coronado de nuestra liga.

El primera base de las Águilas del Zulia, arrancó la campaña a sólo tres cuadrangulares de la marca del club que estaba en poder de Leonel Carrión (31). El llanero no sólo supero a Carrión y se erigió como el líder vitalicio del club zuliano, sino que en solo seis temporadas (dos con Magallanes) ya lleva 38 cuadrangulares de por vida, un ritmo asombroso que lo pudiera ubicar –si no recibe el ascenso de las mayores-, en uno de los mejores jonroneros de nuestro campeonato, una vez se retire.

En nuestro campeonato llegar a 40 cuadrangulares es una cifra respetable, tomando en cuenta, que es un calendario corto y que muy pocas veces las grandes figuras no pueden jugar en el país.

El jugador de las Águilas del Zulia apenas llegue a los 40 de por vida, será el primer pelotero en arribar a dicha marca en menos temporadas como profesional.

Mejía dejaría atrás a otros notables jonroneros  criollos que tardaron varias campañas en arribar a esa cifra. Allí figuran: Alex Cabrera (siete), Leonardo Hernández (ocho), José Castillo (ocho), Eliézer Alfonzo (ocho), Luis “Camaleón” García (ocho), Antonio Armas (ocho), Luis Raven (ocho), Frank Díaz (nueve), Andrés Galarraga (nueve), William Magallanes (nueve), Baudilio Díaz (diez), Luis Jiménez (diez), Alfredo Torres (once), Oscar Salazar (once), Robert Pérez (doce), René Reyes (doce), Richard Hidalgo (trece), Luis Landaeta (trece), Bob Abreu (trece), Luis González (catorce), Luis Landaeta (quince), Luis Salazar (quince), David Concepción (quince), Carlos Maldonado (dieciséis) y Roberto Zambrano (dieciséis).

Asimismo, es uno de los tres peloteros que tiene tres campañas con diez o más vuelacercas en su historia. Los otros dos son Alex Cabrera y Eliézer Alfonzo.

Las posibilidades del inicialista de ser el dueño de la marca es posible, tomando en cuenta lo encendido que esta con el madero. Las proyecciones le dan en este instante 20 vuelacercas, lo que estaría igualando a Díaz.

Las Águilas le restan 28 encuentros, por lo cual las posibilidades del llamado “camarita” son grandes.

De llegar a la marca, Mejía sería el candidato menos pensado para superar o igualar el registro. Muchos se atrevieron a colocar a Alex Cabrera, Robert Pérez y a Luís Raven como los predestinados.

Carlos Maldonado
Carlos Maldonado es otro que vive una luna de miel con el madero. Candidato principal para ser el Regreso del Año y MVP de la liga, el receptor de los Navegantes del Magallanes se ha ganado su lugar en el line up a fuerza de batazos, en un club donde los receptores sobran.

Sin contar el partido del sábado, Maldonado marcha segundo en vuelacercas (9), las proyecciones arrojarían 19 para el careta que tuvo su máximo de cuadrangulares de seis en la temporada 2003-2004, cuando pertenecía a las Águilas del Zulia.

Si bien no cuenta con el prototipo de slugger, Maldonado pudiera ser una de las agradables noticias está temporada, tomando en cuenta que estaba destinado a ser el back up de los Navegantes que tendrían a Jesús Flores como el titular de la posición.

Henry Wrigley es otro de los candidatos a batir la marca de Baudilio.

El importado de los Leones del Caracas, equipo donde milito el receptor nacido en Cúa, sería la sorpresa menos pensada, si tomamos en cuenta que son pocos los foráneos que juegan una temporada completa en nuestro campeonato.
Henry Wrigley

Aquejado por dolores estomacales que lo han alejado del terreno en los últimos días, es al igual que Mejía candidato a la triple corona de bateo. Figura quinto en promedio (331), segundo en vuelacercas (9) y co-líder en remolcadas con 28.

El importado ha disfrutado su accionar con los capitalinos y su swing compacto lo ha ubicado como uno de los candidatos a hacer temblar la marca.

Las proyecciones lo asoman en 18, pero Wrigley solo espera evitar un slump al igual que el resto de sus colegas para así llevarse el botín más preciado por los sluggers.

El año pasado Brian LaHair tenía todo los ingredientes para llevarse el registro. Si bien su contrato había expirado durante la primera quincena de noviembre -cuando llevaba once vuelacercas-, el éxito que tuvo y la compenetración con la fanaticada, hizo que la gerencia lo trajera de vuelta para diciembre donde aún así, sacó cuatro jonrones para finalizar líder en el departamento con 15.

¿Será esta la temporada donde el récord caerá?

Sólo estos insignes bateadores no dirán en cinco semanas si Baudilio cederá su trono o no.

@beisboladentro

Será este el año de las Águilas del Zulia



Hace tres campañas me atreví a afirmar que los cambios realizados por la organización rapaz traería como consecuencia un equipo competitivo para las campañas 2012 o 2013, no me equivoque en mi afirmación
 
Las Águilas del Zulia están viviendo una luna de miel esta temporada. Con un registro de 22-13 marchan líderes del campeonato, la tropa que dirige Luis Dorante ha contado con lo esencial del béisbol, buen pitcheo, ofensiva blindada y defensa sobre el promedio, lo que se ha traducido en el buen inicio que llevan durante las siete semanas de acción del campeonato.

Quizás el punto débil del elenco sea el cuerpo de relevistas, problema que la gerencia se encuentra resolviendo para evitar descalabros en el mes de diciembre.

Parte de ese éxito ha radicado en el talento criollo del equipo, Gerardo Parra, Ernesto Mejía, Freddy Galvis, Henry Rodríguez y José Pírela en el plano ofensivo, mientras que Wilfredo Boscán, Adys Portillo y Álex Torres han destacado en el plano monticular.

Sin contar el encuentro del sábado, los zulianos lideran los renglones colectivos de promedio (295), OPS (790), anotadas (189), hits (361), triples (10) y slugging (434). Mientras que en el pitcheo lideran victorias (22), blanqueos (3) y ponches (283).

Motivos suficientes para pensar que esta temporada puede ser la del ansiado campeonato.

El último título zuliano llegó en la temporada 1999-2000.

En el papel, los zulianos cuentan con uno de los rosters más jóvenes del campeonato. Algunos de sus peloteros se están consagrando está campaña, la mayoría de ellos no llegan a cinco zafras en nuestra pelota, motivo por el cual la gerencia celebra las mieles del éxito en este certamen.

Hace tres campañas me atreví a afirmar que los cambios realizados por la organización rapaz traería como consecuencia un equipo competitivo para las campañas 2012 o 2013, no me equivoque en mi afirmación.

Y en eso influyo Jorge Uribarrí, quien se desprendió de figuras estelares como Alberto Callaspo, Geremi González, Carlos Maldonado, Yoel Hernández, Humberto Quintero, Guillermo Quiroz, entre otros, por ellos, llegaron piezas jóvenes de mucha proyección que desde que recibieron la titularidad no se han cansado de batear.

Actualmente Ernesto Mejía es la cara del club, tomo el testigo dejado por Carlos González y Gerardo Parra y, se encuentra amenazando la triple corona de bateo.

El slugger marcha líder en cuadrangulares (10), tercero en promedio (345) y líder remolcador (28).

Abridores han cumplido el trabajo
Los zulianos cuentan con una de las rotaciones más completas del campeonato, si bien no exhiben un récord abultado (8-6), son líderes del campeonato en efectividad con 2.82 y en abanicados con 162 en 163.0 episodios de labor.

Josh Schmidt, Austin Bibens-Dirkx y Dwayne Pollok son tres foráneos que vienen sin limitantes y conocen la liga, junto a ellos han contado con el aporte de los criollos Alex Torres y Wilfredo Boscán, dos lanzadores jóvenes que se proyectan como la imagen del club.

Torres comanda los abanicados y Boscán el renglón de efectividad.

Mientras que el relevo no ha proyectado una imagen favorable. Su 4.35 de efectividad es el antepenúltimo del campeonato, si bien su registro de triunfos es positivo, Dorante está consciente que es necesario mejorar este punto.

Restricciones e incorporaciones
De igual modo, la gerencia zuliana se encuentra haciendo trámites para conseguir piezas a sabiendas que en cualquier momento Adys Portillo y Wilfredo Boscán serán detenidos por los episodios que autorizaron sus respectivas organizaciones en el norte.

Gerardo Parra, Freddy Galvis, Henry Rodríguez y posiblemente Álex Torres no estén con el club en un eventual round robin. También los zulianos deberán trabajar para conseguir sus sustitutos.

Mientras eso llega, la gerencia cruza los dedos sobre una posible incorporación de Carlos González, pelotero que tiene tres campañas sin actuar en el país.

De llegar a darse dicha incorporación, los zulianos irán blindados para el mes de diciembre.

Sin rivales
Cuando restan cinco semanas de acción, los zulianos navegan cómodamente en el primer lugar de la clasificación. Quizás sus únicos rivales sean los Leones de Caracas y Navegantes del Magallanes, conjuntos que cuentan con un grueso de grandeligas que se están en acción en estos momentos.

Pero dado la juventud del roster y la sapiencia de un mánager ganador como Luis Dorante, los zulianos amenazan con liderar la eliminatoria, algo que no sucede desde hace cuatro certámenes, cuando contra todos los pronósticos finalizaron primeros igualados con los Leones del Caracas.

Todo parece indicar que este año las Águilas tienen las herramientas para obtener su sexto cetro de la LVBP, de ellos depende que ese cometido se logre.

@beisboladentro

Wilfredo Boscán la gema del diamante



El joven lanzador es una de las gemas más preciadas por la organización de los Rangers de Texas, equipo que lo acaba de incluir en el roster de 40.

Una de las razones por las cuales las Águilas del Zulia se encuentran en la cima de su división ha sido por el pitcheo abridor. Joshua Schmidt, Álex Torres, Dwayne Pollock, Austin Bibens-Dirkx y Wilfredo Boscán, han sido los responsables por el buen desempeño del equipo zuliano en estas siete semanas de acción.

Para la gerencia el contar desde el inicio con varios peloteros que habían sido limitados a actuar en el país, también ha sido un aliciente.

Entre esos peloteros se encuentra Wilfredo Boscán, lanzador que es una de las gemas más preciadas por la organización de los Padres de San Diego, equipo que lo acaba de incluir en el roster de 40.

Boscán quien está cerca de finalizar su actuación por recomendación de su equipo en el norte, está demostrando las condiciones que lo tienen catalogado como una de las gemas del diamante y que proyecta a llevarlo al equipo grande en la temporada 2013.

En su campaña de estreno 2011-2012, el zuliano terminó con marca de 4-1 y 1.71 de efectividad. Actualmente tiene marca de 2-1, con 0.82 de efectividad en siete aperturas. Es líder en efectividad. Asimismo, ha lanzado en 33 de los 55 episodios que Texas le permitió utilizar esta temporada. En el seno del elenco naranja estudian la posibilidad de moverlo al bullpen para que su estadía sea más prolongada y aprovechar su brazo.

Las Águilas del Zulia son líderes del campeonato con registro de 22-13.

Pero lo que más ha sorprendido de Boscán es su madurez a la hora de lanzar. Hace poco ingresó a una prestigiosa lista de lanzadores que poseen seis o más encuentros con efectividad de 1.00 o menos.

El zuliano se une a Mel Queen (Aragua, 66-67), Mike Hedlund (La Guaira, 69-70), Danny Osborn (La Guaira, 77-78), Brent Knackert (Caracas, 90-91), Kelvim Escobar (Lara, 96-97), Dan Murray (Aragua, 02-03) y Jerome Williams (Magallanes, 11-12).

Boscán representa la sangre emergente de las Águilas del Zulia. De su brazo han salido grandes actuaciones esta temporada, junto a Álex Torres, Ernesto Mejía, José Pírela, Ender Inciarte, Freddy Galvis, Adys Portillo y Henry Rodríguez, los zulianos tienen razones para soñar este año.

Jorge Uribarri, asesor deportivo del conjunto zuliano, comento al diario Líder en 2011 que las condiciones del lanzador son excepcionales.

“Él lanza con mucha calma y tranquilidad. Es muy maduro y posee un excelente repertorio para sacar de paso a los contrarios: curva, cambio y la recta la cual maneja con gran control”. Espeto el directivo.

La recta del lanzador ha sido promediada entre las 90 y 92 millas por hora. Boscán ha demostrado que sabe lanzar adentro sin miedo y posee un gran control sobre sus pitcheos rápidos.

Por tal condición su actuación en el país ha sido restringida; pero en cada apertura ha demostrado las condiciones que lo podrían colocar a la par de los grandes lanzadores venezolanos que han actuado en el país.
Su talento se pierde de vista y el estrellato parece estar cerca.

@beisboladentro

domingo, 18 de noviembre de 2012

Finalmente Carlos Zambrano es cambiado a Magallanes



Después de tantas vicisitudes Carlos Zambrano es oficialmente jugador de los Navegantes del Magallanes.

Este domingo se completo la transacción entre el equipo turco y Caribes de Anzoátegui, movimiento que llevaba varias semanas cocinándose y que no había podido concretarse por diferentes motivos. Con el cambio, Magallanes conforma un verdadero equipo de ensueño, mientras que la tribu sigue formando piezas de mucho valor para el futuro.

Para obtener los servicios de “El Toro”, Magallanes se desprendió de Johermyn Chávez y del prospecto Mark Malavé.

Samuel Moscatel, gerente general de la tribu, aseguró sentirse satisfecho con el movimiento, que si bien se había colocado en un punto muerto. Consideran que el cambio es justo.

Por su parte, Luis Blasini, gerente de los navieros aseguro que Zambrano ya se comunico con el equipo y estará con ellos desde diciembre de manera ininterrumpida, además de estar motivado por jugar cerca de su hogar en Puerto Cabello.

Una de las preocupaciones que había señalado Magallanes era la disposición de Zambrano de actuar en el país.

El lanzador se uniformó la campaña pasada después de nueve años alejados de la LVBP. Su actuación se limitó a cinco partidos en los que dejó registro de 0-1 con 2.45 de efectividad con 15 ponches, 10 boletos otorgados en 22.0 entradas de labor.

Además permitió tres cuadrangulares los primeros que recibe como lanzador en Venezuela.
Es muy temprano para analizar el cambio, habrá que esperar por el final de la temporada y ver quien ganó con el cambio.

@beisboladentro

sábado, 17 de noviembre de 2012

Hace 59 años, Luis Aparicio debutó en la LVBP



El presente artículo hace una remembranza de la carrera de Luis Aparicio en Venezuela, carrera que muy pocos conocen

El 18 de noviembre representa para el estado Zulia la veneración de su santa patrona, la Virgen de Chiquinquirá o Chinita, como es conocida en toda Venezuela.

Fue un 18 de noviembre de 1953 cuando se dio uno de los momentos más mágicos del béisbol zuliano, el viejo Luis, conocido como “El Grande de Maracaibo”, se retiraba de la pelota como jugador y le entrega a su hijo Luis Ernesto su guante, convirtiendo ese momento en una de las leyendas más comentadas a través de los años.

Aunque el acto estaba pautado para el 17, la lluvia impidió que se realizará el partido, quizás la Chinita deseaba bendecir ese momento en su día.

Y vaya bendición consiguió el junior.

El encuentro se efectuó en el recordado estadio Olímpico de Maracaibo, Gavilanes el equipo del Grande, enfrentaba a su acérrimo rival Pastora. Una concurrencia numerosa llenó el parque de pelota y admiraron la escena; los rostros de los presentes dibujaban sentimientos encontrados, Aparicio Ortega era considerado como la estrella del béisbol zuliano, mientras su vástago estaba comenzando a dar destellos de emular las hazañas de su progenitor.

El resultado es bien conocido por todos, durante 13 campañas, Aparicio defendió los colores de Gavilanes, Leones del Caracas, Tiburones de La Guaira, Águilas del Zulia y Cardenales de Lara en nuestro país; mientras que en las Grandes Ligas jugó para los Medias Blancas de Chicago, Orioles de Baltimore y Medias Rojas de Boston, durante 18 temporadas, donde ganó varios reconocimientos que le valieron una vez retirado la exaltación al Salón de la Fama en 1984.

De Novato del Año a la inmortalidad
Aparicio se consagró como el mejor debutante en la LVBP en la campaña 1953-54, apenas tenía 19 años y el futuro lucía prometedor. Su estadía con Gavilanes duró una sola temporada, ya que sería adquirido por los Leones del Caracas para actuar en el siguiente torneo.

Aunque jugó una campaña con el Caracas, Aparicio se ausentó de nuestro torneo durante nueve temporadas. Al retornar con los Tiburones de La Guaira en la campaña 1963-64, el pequeño Luis, como era apodado ya tenía etiqueta de grandeliga y contaba en su haber con un Novato del Año y siete temporadas consecutivas liderando el renglón de bases robadas.

Tenía 29 años y La Guaira tuvo el privilegio de tener en su roster a una de las máximas estrellas del béisbol en ese entonces. Aparicio se mantuvo con los escualos durante seis torneos, donde bateó para 299 con seis vuelacercas, 93 remolcadas, 24 bases robadas y 124 anotadas en 214 compromisos.

Fue artífice de los dos primeros campeonatos de La Guaira en la LVBP en los torneos 1964-65 y 1965-66.

Luego sería traspasado a las Águilas del Zulia en la campaña 1969-70, donde fue dirigido por su padre Luis Aparicio Ortega, quien sería cesanteado de su cargo y éste tomaría el mando del equipo como mánager-jugador.

Como miembro de las Águilas estuvo en dos certámenes, para luego pasar a los Cardenales de Lara, equipo que lo tuvo en sus filas durante tres campeonatos, hasta retirarse de los diamantes en la temporada 1974-75.

Tenía 40 años y un año atrás había dejado de actuar en el mejor béisbol del mundo.

Por supuesto su leyenda ya era ampliamente conocida por todos.

Su carrera en las mayores le había premiado con el Novato del Año en 1953, 13 convocatorias al Juego de Estrellas, campeón de la Serie Mundial de 1966, nueve Guantes de Oro, líder en bases robadas durante 9 temporadas consecutivas, siendo además al momento de su retiro líder de por vida en juegos jugados, asistencias y dobleplays para un jugador del campocorto.

Todos estos reconocimientos le valieron ser exaltado al Salón de la Fama en su sexto intento, logrando la mayor cantidad de votos en 1984 con 341 votos para un 84,62%, por encima de Harmon Killebrew y Don Drysdale.

En Venezuela, Aparicio desarrollo una carrera como mánager con Zulia, Lara, Caracas, La Guaira, Magallanes y Cabimas, aunque sin mucha fortuna. Además de desempeñarse como comentarista de Radio Caracas Televisión.

Aún con condiciones intactas, Aparicio decidió retirarse en grande y evitar tener una carrera de suplente. Siempre mantuvo firme las palabras de su padre: “Nunca seas segundo de nadie, sino el número uno”.

Número que lo coloca actualmente como el referente de los peloteros venezolanos que hoy han jugado no sólo en Venezuela, sino en el béisbol de los Estados Unidos.

@beisboladentro

Marlins de Miami: Inversión fallida


Antes de iniciar la temporada 2012, la gerencia aseguró que con un nuevo estadio la fanaticada iría a apoyar a un club competitivo

Esta semana los Marlins de Miami volvieron a demostrar que no son un equipo a largo plazo. En menos de un año, cuando asombraron al béisbol con sendos contratos a jugadores estrellas para inaugurar su nuevo estadio, muchos pensaron que la ciudad latina tendría un digno equipo competitivo.

Las cosas cambiaron drásticamente.

Si bien la cuantiosa inversión no rindió los frutos esperados, Miami se deshizo de buena parte de su plantilla durante la temporada regular, fue así como Hanley Ramírez, Randy Choate, Aníbal Sánchez, Omar Infante y Gaby Sánchez partían hacia otros conjuntos por material joven, nuevamente la palabra reconstrucción sonaba en la oficina de Larry Beinfest y David Samson.
Jeffey Loria y su grupo se portaron como unos “nuevos ricos” en las Grandes Ligas, quisieron demostrar que tenían los recursos para armar un equipo ganador y jamás fue así. El golpe a la afición se completo cuando decidieron remover lo poco que quedaba de su roster actual en un megacambio, que presenta a Miami con un rostro distinto al que se le pinto a su afición esta temporada.

José Reyes, Mark Buehrle, Emilio Bonifacio, Josh Johnson y Jon Buck fueron traspasados a los Azulejos de Toronto a cambio de Yunel Escobar, Adeiny Hechaverría, Henderson Álvarez y otros novatos por confirmar.

El cambio que aún no cuenta con la aprobación de la oficina del Comisionado de béisbol, ha retumbado en las mayores.
Cuando la gerencia trajo a Oswaldo Guillén, aseguraron
que los éxitos llegarían inmediatamente. Duró un año
la promesa, Guillén fue despedido al finalizar la temporada

Algunos ejecutivos predicen que habrá un montón de sentimientos de ira expresados en las reuniones de los propietarios acerca de la cantidad de dólares de ingresos compartidos otorgada a los Marlins de Miami a través de los años. Habrán muchas opiniones expuestas allí sobre la imprudencia con la cual los Marlins ejecutaron sus planes, independientemente de sus motivos verdaderos –ya sea trate de apropiarse dinero en efectivo por completo, o simplemente acomodar al club para una futura venta-, lo cierto es que Miami no es el equipo que en el papel desee invertir para ganar.

Y eso que cuentan con dos títulos de Serie Mundial.

Dos títulos que al año siguiente presentaron un desmantelamiento en su roster.

Este movimiento de la gerencia de los peces pudiera traer consecuencias graves en un futuro. Es clara la brecha que existe entre los grandes clubes y aquellos que se han encargado en los últimos años de formar talento para luego desprenderse de ellos; pero las aspiraciones de Loria y su grupo demuestran que las perdidas dentro de un equipo son cuantiosas y difíciles de recuperar.

Ni hablar del daño psicológico que puede causar en una afición.

Hace menos de un año, todo el mundo observó como en el salón del Hilton Anatole de la ciudad de Dallas, los “nuevos” Marlins presentaban a José Reyes y a Heath Bell, como sus dos nuevas firmas.

Además habían recién adquirido los servicios de Mark Buehrle, recomendado por el promocionado mánager, Oswaldo Guillén y, estuvieron a punto de concretar un acuerdo millonario con Albert Pujols.
José Reyes llegó con un contrato de siete temporadas y
solo completó uno con el equipo miamense. Ahora estará
con los Azulejos de Toronto en la Liga Americana

Todo esto indicaba que el nuevo club iniciaría una prometedora campaña con el fin de destronar el reinado de los Filis de Filadelfia.

Ahora, a poco más de once meses de aquellas reuniones invernales de 2011, Miami luce desolado, el pesimismo vuelve a una afición y a una gerencia que se las ingeniará para competir nuevamente.

Recordemos que tampoco estarán en el club, el polémico Oswaldo Guillén y Heath Bell. Asimismo, es posible que Carlos Zambrano y Carlos Lee también sean traspasados en cualquier momento.

Este club es igual al de las campañas 1997 y 2002, quizás si o quizás no. Lo cierto es que en ambos años fueron campeones en parte por las estrellas que adquirieron.

Mucha espuma y poco chocolate es lo que presenta la gerencia de los peces.

Razón tenía Oswaldo Guillén antes de saber su despido.

“La culpa de la mala arrancada del club viene desde la gerencia hasta el recoge bate”.

Con un estadio que se pagó con fondos públicos en un 70% y con pérdidas cuantiosas está temporada, Loria, Beinfest y Samson desbarataron todo, será posible que esta franquicia reciba el apoyo que merece.

Probaron las mieles de un paisaje que dibujaron, pero se dieron cuenta que no podían sostenerlo, la medida fue drástica para todos.

Es posible que Selig apruebe la venta, al final el dinero es lo que mueve al béisbol.

@beisboladentro