domingo, 19 de marzo de 2017

Crónica de una muerte anunciada

Foto: worldbaseballclasicc.com

La ilusión de llevarse la corona del Clásico Mundial de Béisbol duro poco para los fanáticos venezolanos, quienes vieron como su selección salió por la puerta de atrás al no conseguir los resultados esperados.

La derrota vía nocaut contra Puerto Rico en aquella jornada inaugural, marco la debacle de una selección que jamás pudo conjugar los factores de juego. Una ofensiva inerte y un cuerpo de lanzadores que concedió muchas libertades, fueron solo una parte de la hecatombe que vivió el cuerpo técnico, que jamás encontró la fórmula correcta para enrumbar tanto talento junto.

Este artículo, analiza de manera fría las causas que incidieron en la pronta eliminación de Venezuela, y digo pronta porque tras ese resultado escandaloso, el equipo jamás mostró cohesión para superar esa página.

1.- La escogencia del mánager
El 17 de febrero de 2016, Oswaldo Guillén, nuevo mánager de los Tiburones de La Guaira, para la temporada 2016-2017, criticó duramente a la Federación Venezolana de Béisbol y a su presidente, Edwin Zerpa. En su opinión, la búsqueda de un dirigente para la selección de Venezuela en el Clásico Mundial estuvo llena de errores que solamente denotan “falta de actitud para desempeñar” esas responsabilidades.

Días atrás, la Federación oficializó en el cargo de mánager a Omar Vizquel, que no contaba con recorrido alguno como dirigente. Si bien, Guillén era el favorito de muchos por su experiencia como mánager campeón en las Grandes Ligas, sus declaraciones dejaron claro que el proceso fue concebido como una improvisación y que jamás llegó a tener una entrevista para el cargo.

“Tenía entendido que había seis gerentes para entrevistar a doce candidatos, pero que yo sepa no entrevistaron a ninguno”, relató Guillén. “Sí, Carlos Guillén habló conmigo en el hotel Jaragua (República Dominicana), a las doce de la mañana, con una jarra de café y duró 20 minutos. Si eso fue una entrevista, entonces estamos bien mal en este país, porque es terrible, da lástima y pena ajena”, señaló.

Guillén con su característica verborrea ya daba campanadas de lo que vendría. Mostró su apoyo a Vizquel en el cargo, y aseguró que la FVB estaba siendo mal administrada por un personaje que no tenía los conocimientos necesarios para el cargo.

2.- Lo que inicia mal, termina mal
La designación de Vizquel fue bien recibida por varios sectores, las expectativas eran alta debido al grupo de figuras que estarían a su disposición. A mediados de agosto, el pelotero comenzó a hacer pública su probable alineación a través de una entrevista al diario Líder en Deportes. La alineación tenía nombres que estaban por descontando e incluía otras figuras que levantaron opiniones, por estar encima de otras que tenían un año magistral en las mayores.

Para el último trimestre del año, el comité organizador entrega el listado de 50 peloteros pre seleccionados para el evento, el mismo comenzó a ser modificado al confirmarse lesiones de algunos pre seleccionados, incluso, el nombre de Gerardo Parra no figuró en esa selección, levantando opiniones en diversos medios.

En diciembre, durante un partido de softball entre celebridades y deportistas, se conoció que Vizquel había sido despedido del cargo, distintos rumores corrieron por las diferentes salas de redacción, desde problemas con la conformación del roster, desacuerdos entre la Federación Venezolana de Béisbol y el gerente general Carlos Guillén, la pugna por algunos puestos en el roster y los roles de algunos instructores marcó un proceso que durante una semana fue aderezada por una comunicación que llegó a las oficina de MLB, informando el despido de Vizquel.
Omar Vizquel y Carlos Guillén no tuvieron una relación
placentera durante la conformación de la plantilla.
Foto: majorleaguebaseball.com

En la polvareda, peloteros cerraron filas hacía el caraqueño, amenazando con no jugar si Vizquel no era ratificado en el cargo. Al final, Vizquel es ratificado y dejaron atrás todos los malos entendidos, en procura de llevar a la selección a conseguir el título en el evento que se disputaría en marzo.

La polémica no cerró allí. Continúo meses después, cuando se conoció el roster definitivo. Asdrúbal Cabrera y Gerardo Parra, dos piezas que Vizquel deseaba en la alineación, no fueron incluidas por Carlos Guillén, que alegó en el caso de Cabrera, su negativa a ser banca y Parra por estar lesionados, ambos peloteros encararon con declaraciones duras a Guillén desmintiendo tales comentarios, enrareciendo un ambiente que estaba tenso entre algunos peloteros. Miguel Cabrera, capitán de la selección, defendió a Vizquel de las acusaciones de los dos peloteros, asegurando que no estaban dejando el ego a un lado por el bien del país, ratificando que quien arma el equipo es el gerente general.

3.- Deserciones
Nadie puede predecir que hubiera sido de Venezuela si Carlos Carrasco, Junior Guerra y Eduardo Rodríguez hubieran sido de la partida para este evento. El pitcheo de Venezuela en la primera fase fue un desastre. Solo conto como abridores a Félix Hernández y Martín Pérez. Jhoulys Chacín, Yusmeiro Petit y Omar Bencomo, fueron otras piezas de emergencia, aunque Chacín no abrió ningún encuentro. Tampoco sabemos si Vizquel iba a emplear dos abridores por encuentro y si esto iba a dar resultado.

En la primera edición del evento, Luis Sojo empleó esa fórmula y no fue productiva.

Héctor Rondón fue otra pieza que no participó desde el inicio.

4.- No se cumplieron las expectativas
Tras dos resultados exitosos en los juegos de preparación, el favoritismo de Venezuela fue creciendo, pero la verdad fue un espejismo a lo que vendría en los siguientes días. El pitcheo, era la gran duda cuando se conformó el equipo y lamentablemente se terminó cumpliendo el mal pronóstico.
La ofensiva fue silenciada en San Diego. Foto: EFE

Nadie sabe si eso hubiera cambiado con la presencia de los brazos mencionados anteriormente, El pitcheo de Venezuela recibió en este evento 44 carreras y 14 vuelacercas. Los relevistas permitieron 29 carreras (26 limpias) del séptimo inning en adelante. Mostrando un elevado porcentaje de carreras limpias permitidas de 14.62, en 16.0 innings de labor durante ese lapso.

La ofensiva tampoco estuvo a la altura. El promedio colectivo de bateo fue de .258 (228-59) con cinco vuelacercas y 27 producidas. En la segunda ronda promediaron .188 (101-19) con 31 abanicados, solo conectaron cuatro extrabases y produjeron cuatro carreras.

5.- Las lesiones pasaron factura
Venezuela fue la selección más perjudicada por las lesiones a varias figuras. No sabemos, si estas figuras hubieran marcado la diferencia en el desarrollo del evento. Silvino Bracho (0.2 entradas lanzadas), Robert Suárez (1.1 entradas), Martín Prado (.368 de promedio y cinco remolcadas) y Salvador Pérez (.286 de promedio), fueron los peloteros afectados. No se contó con una reserva amplia para suplir sus ausencias.

La salida de Miguel Cabrera también fue un golpe seco, si bien Venezuela ya estaba eliminada, perder a tu referente hubiera sido un desastre si los criollos hubieran accedido a la semifinal.

6.- El efecto Vizquel
De los 16 managers que dirigieron en este evento, solo Omar Vizquel careció de experiencia. El caraqueño funge como coach de primera de los Tigres de Detroit, y a pesar de su exitosa carrera como pelotero, se demostró que en este tipo de competiciones sus conocimientos siguen apenas formándose. A Vizquel le paso factura su inexperiencia y no se apoyó en su cuerpo técnico, donde contaba con seis técnicos con amplió recorrido como dirigentes en la LVBP y ligas menores.

Ahora resta pensar y reestructurar todo nuevamente, el camino al próximo clásico debe iniciar desde ya, para ese entonces, nuevas piezas se sumarán y otras ya no estarán, seguirá Vizquel al frente, nadie lo sabe, mismo camino debe suceder con Edwin Zerpa, presidente de la FVB, es hora de abrir camino a nuevos valores y devolver una alegría al país que no sucede desde 1945, última vez que Venezuela se tituló campeón de béisbol en un evento internacional.

El dato

Venezuela dejó marca de 2-5 en el Clásico Mundial, su foja en estos eventos es 12-12.


@beisboladentro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada