martes, 14 de marzo de 2017

Resurge Venezuela

Foto AFP

Las cartas estaban echadas, era un juego de vida y muerte para la selección de Venezuela. Omar Vizquel tenía una sola preocupación para el juego de desempate. Solamente contaría con cinco lanzadores –incluido el abridor Omar Bencomo-, para limitar a una ofensiva de Italia que ya les había hecho daño en su encuentro previo.

No era para menos la incertidumbre que rodeaba al mánager venezolano. El cuerpo de lanzadores había recibido un total de 32 anotaciones en 26 entradas de labor en tres encuentros. Mientras que los abridores aceptaron diez de esas carreras.

Italia también tenía una situación similar a Venezuela, el manager Marco Mazzieri tendría a cinco pitchers para contrarrestar a una ofensiva que si bien no había estado a la altura, fueron capaces de voltearles el marcador en el pasado sábado.

Comenzó el encuentro y rápidamente Italia se hizo presente en el marcador, John Andreoli abrió con doble al jardín derecho y con incogible al central de Daniel Descalso anotaría la primera carrera del partido. Nuevamente las dudas rodearon a una selección que siempre estuvo abajo en el marcador. A pesar de esa carrera, Bencomo cumplió y mantuvo a la ofensiva de Italia sin poder carburar rally alguno, durante las tres entradas que lanzó, completando 66 de los 65 lanzamientos que le correspondían, permitiendo cuatro hits, una carrera, dos boletos y cinco abanicados.

Vizquel apelo al bullpen, Deolis Guerra tendría la tarea de continuar la labor de Bencomo y dejar atrás su mal desempeño en el clásico, el relevista ficha de Navegantes del Magallanes cumplió, durante los dos innings y dos tercios que lanzó permitió un hit, otorgó un boleto y retiró a tres por la vía del ponche.

José Alvarado sería el siguiente brazo y este tampoco defraudo, a pesar de permitir la segunda rayita de los europeos en dos entradas y un tercio de actuación. Se fue del encuentro con cuatro ponches.

Despiertan los bates
A.J. Morris, lanzador de Italia, mantuvo a la ofensiva criolla sin hits durante las cinco entradas de labor, permitiendo un boleto y abanicando a cinco. Logró contener a los bates criollos que no pudieron descifrar sus envíos y que por momento preocupo al conjunto nacional.

Tras su salida, el bullpen europeo se haría cargo del encuentro.

En el sexto Venezuela comienza a despertar de su letargo. El zuliano Ender Inciarte bateó roletazo que el inicialista italiano no pudo dominar, impulsando la anotación de otro pelotero del patio, Odúbel Herrera que se encontraba en bases por jugada de selección. El de Inciarte fue el primer imparable de los criollos.
El cuadrangular de Cabrera despertó a un equipo
que estuvo dormido durante todo el juego
Foto: AFP

Así se mantuvo el marcador hasta que Alvarado permitió el jonrón de Andreolli en el cierre del  séptimo, en ese entonces el marcador estaba 2-1 a favor de Italia.

En el noveno capítulo, Venezuela estaba a tres outs de ser eliminada, Miguel Cabrera, “el muchacho de la película”, como lo apoda el narrador Pascual Artiles, inició la entrada con un largo y contundente cuadrangular ante Mike DeMark que igualaría las acciones a dos.

La algarabía inundo un dogout criollo que estuvo silente durante todo el encuentro, ese cuadrangular de Cabrera su sexto en la historia de estos eventos, llegó en el momento oportuno, sirvió de catarsis para que sus compañeros despertarán y decidieran echar el resto por conseguir ese último boleto.

Víctor Martínez recibiría boleto, siendo sustituido por Yangervis Solarte como corredor emergente, éste anotaría la del desempate, gracias a un largo sencillo de Rougned Odor que por poco se va del parque.

Carlos González batearía sencillo al jardín izquierdo en formación especial, moviendo a Odor a tercera, siendo él puesto out en segunda. Tocaría el turno de Alcides Escobar que realizaría de manera perfecta un squeeze play para conseguir la cuarta anotación en las piernas de Odor y con ella la sentencia del partido.

Francisco Rodríguez, vendría para el cierre del noveno y a pesar de permitir un jonrón de Alex Liddi que acercó el encuentro 4-3, pudo dominar a los restantes tres bateadores para conseguir el rescate.

Momentos claves
La frustración y angustia que se vivió durante el encuentro de desempate, mostró la verdadera cara de la selección de Venezuela y no la que lució desdibujada en sus encuentros ante Puerto Rico, Italia y México.

Los criollos finalizan con marca de 2-2 y avanzan a San Diego, California, como segundos de grupo para enfrentar en segunda vuelta a República Dominicana, Estados Unidos y Puerto Rico.

Debido a las limitaciones para el uso de los serpentineros estipuladas en el reglamento del torneo (varios habían lanzado dos días seguidos, otros están lastimados y algunos deben cumplir descanso de cuatro días), Omar Bencomo y Deolis Guerra cumplieron con la tarea asignada por Vizquel. Bencomo le dio a Venezuela tres episodios de una carrera, tras toparse con el límite de 65 envíos para la primera ronda. Mientras que el relevo de Guerra fue magistral pese a ser sacado tras 35 lanzamientos.

La inclusión de Odor, pedida por varios sectores del país fue escuchada, pero no como muchos deseaban, el camarero entró por José Altuve, situación que lleno de escepticismo a varios porque se suponía que Odor jugaría tercera, moviendo a Martín Prado a los jardines, siendo Odubel el sacrificado, éste dio la razón al mánager de su inclusión, conectando el batazo que a la postre marcó la diferencia, en la que Solarte anotaría en medio de la confusión de si el batazo de Odor salió o no del parque. Solarte jamás detuvo su carrera, siendo el cambio más aplaudido por varios sectores, pues con Víctor Martínez esa carrera jamás se hubiera logrado.
Bencomo cumplió con la tarea asignada al ofrecer tres
entradas en las que permitió una sola anotación
Foto:AFP

Durante la rueda de prensa, Vizquel aseguró que Odor se ganó su puesto en la alineación y que buscará darle más oportunidad de juego, por lo que se espera que su inclusión sea en la tercera almohadilla, moviendo a Prado al bosque izquierdo.

El despertar de Miguel Cabrera. Su batazo llegó en el momento oportuno y fue el catalizador del despertar de una selección que parecía estar entregada a la tragedia. Su sexto cuadrangular en la historia de estos eventos, lo ubica segundo en ese renglón, detrás del cubano Alfredo Despaigne.

Es el único criollo que ha conectado por lo menos un cuadrangular para Venezuela en las cuatro ediciones del Clásico Mundial de Béisbol.

De propia voz de Vizquel se conoció que los Medias Rojas de Boston no le dieron el permiso a Eduardo Rodríguez de reforzar a Venezuela en segunda ronda, debido a que este no ha superado sus problemas físicos en la rodilla derecha.

Asimismo, en la mañana de este martes se conoció por medio del periodista Augusto Cárdenas que Robert Suárez, sufrió una ruptura del ligamento cubital lateral del codo derecho. Por lo que necesitará una Tommy John, están a la espera de lo que decida su equipo en Japón.


La cita
“Dicen que nunca es fácil llegar a donde quieres llegar, siempre el destino se hace mucho más complicado“, dijo el manager venezolano Omar Vizquel. “Es lo que nos pasó a nosotros. Ojalá que eso nos dé un aliento y una fuerza extra en la segunda ronda y juguemos mejor béisbol.

@beisboladentro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada