lunes, 13 de marzo de 2017

Juego de vida y muerte

Foto: worldbaseballclasic.com


La consigna de Venezuela era ganar de manera obligada para asegurar su pase a segunda ronda, pero México derrotó a Venezuela 11-9 que pese a la victoria se despide del Clásico Mundial de Béisbol, debido a que el sistema que toma en cuenta las carreras admitidas por un equipo en los innings en que hubiera estado a la defensiva dejó a Venezuela e Italia como los rivales para la noche de este lunes en juego de desempate.

Nuevamente el pitcheo fue el talón de Aquiles, de un selección que sigue generando dudas aunada a una ofensiva que sigue fallando en momentos claves del encuentro.

México se fue arriba en la pizarra en el segundo capítulo con rally de cinco carreras a Yusmeiro Petit, cortesía de Japhet Amador con doble que remolcó a Brandon Laird, elevado de sacrificio en el que anotó Alex Verdugo y cuadrangular con uno a bordo de Esteban Quiroz. Venezuela respondió con una rayita en el tercero, anotada por Robinson Chirinos y traída al plato con sencillo de Martín Prado.

En el quinto tramo, los anfitriones ampliaron la ventaja con un vuelacercas de tres carreras de Brandon Lair, que ponía la pizarra 8-1, lo que parecía un nuevo nocaut para los criollos
Los anfitriones ampliaron la ventaja en el quinto tramo con vuelacercas de tres carreras de Brandon Laird poniendo la pizarra 8-1.

En el cierre de ese capítulo Venezuela fabricó tres anotaciones, gracias a dos dobles y un sencillo remolcador de Ender Inciarte, Martín Prado y Miguel Cabrera que pusieron el juego 8-4, México abrió la brecha de nuevo en la alta del sexto con elevado de sacrificio de Adrián González que remolcó a Xorge Carrillo poniendo el juego 9-4.

Ahí mismo en ese sexto episodio Venezuela busco la reacción y puso dos más en la pizarra con sencillo de Robinson Chirinos para fletar a Alcides Escobar y otro imparable de José Altuve que llevó al home a Chirinos, 9-6 se colocaba el encuentro. En el séptimo Chris Roberson hizo dos más para México con sencillo dentro del cuadro.
Omar Bencomo con la tarea de mantener el sueño
vinotinto en el Clásico Mundial de Béisbol. Foto: AFP

Los criollos no bajaron los brazo y Víctor Martínez agregó un vuelacercas de dos carreras en el cierre de esa entrada, más bolazo a Robinson Chirinos con bases llenas para poner cifras de 11-9.

Antes de la reacción criolla, ya los medios hacían hincapié en la eliminación de Venezuela por haber permitido más de diez carreras, pero el despertar ofensivo, nuevamente puso a más de uno a sacar nuevamente las estadísticas, sobre el chance vinotinto.

Si bien la reacción no llegó, al caer el tercer out reino la confusión, México celebro en el terreno su victoria que le daba el chance de jugar un juego de desempate ante Italia, pero minutos después esa alegría duro poco, cuando el comité organizador, constató que Venezuela tenía mejor diferencial de carreras que los aztecas.

"Yo tenía una sola cosa en mente que era ganar el partido, pero las cosas no salieron bien", dijo el manager de Venezuela, Omar Vizquel. "Después nos avisaron que teníamos una pequeña diferencia de milésimas y que nos tocaría jugar con Italia. Fue algo sorpresivo, pero estamos contentos de que vamos a tener una oportunidad más".

La victoria es para el abridor mexicano Luis Mendoza quién lanzó cuatro episodios en los que permitió tres imparables, dos carreras, ponchó a dos y otorgó par de boletos, mientras que con el revés cargó Yusmeiro Petit al permitir cinco carreras y tres imparables en dos innings en los que concedió par de boletos. Por su parte el rescate se le acreditó Roberto Osuna quién permitió un hit, abanicó a uno y otorgó un boleto en dos tercios de trabajo.

Sin brillo
Venezuela no ha logrado un buen desempeño en este Clásico Mundial de Béisbol.

En tres compromisos, el cuerpo de lanzadores de Venezuela ha permitido 32 carreras en 26 entradas, los abridores han recibido 10 carreras en ocho entradas de labor para 11.25 de efectividad. No hay ofensiva que soporte eso, a pesar de las 21 carreras producidas, la cantidad de corredores dejados en base es alarmante.

En los primeros 13 encuentros en la historia del evento (2006-09), el pitcheo criollo permitió 55 carreras. En los últimos seis compromisos, le han anotado 53 rayitas y contando.

Como se puede aspirar a jugar un partido de desempate cuando pierdes dos y sigues cometiendo los mismos errores, es la pregunta que muchos se hacen.

Para colmo de males, durante el encuentro perdieron a Robert Suárez que se resintió tras realizar dos envíos.
El método de desempate donde Venezuela quedaba
fuera. Los organizadores tuvieron que volver a revisar
dicha regla y se percataron que México jugó una
entrada menos ante Italia

Vizquel contará para el partido de desempate con solo cinco brazos disponibles, esto representará un hándicap en contra si tomamos en cuenta que en el careo previo la ofensiva italiana ya había fabricado ocho carreras en las primeras cuatro entradas.

Omar Bencomo será el abridor de Venezuela y las esperanzas de un país estarán cifradas en lo que pueda hacer desde el montículo. El lanzador ficha de los Bravos de Margarita, actuó en el compromiso ante los italianos donde en un episodio no otorgo boletos ni imparables, cerrando su actuación con ponche.

La buena noticia para los criollos es que Italia también estará limitada de brazos y solo cuatro lanzadores tendrá el manager de la azzura, siendo estos Luis Lugo, Orlando Oberto, Sam Gaviglio (abrió contra Venezuela) y Alessandro Maestri.

Además de Bencomo, Vizquel tendrá disponible a el zurdo José Alvarado se asoma como el único siniestro en el bullpen. Su única presentación en el torneo también fue el sábado, donde el descontrol en sus envíos fue la nota discordante. Otorgó par de boletos, apenas sacó un out y permitió par de rayitas.

Gregory Infante tampoco ha podido ser determinante con Venezuela. Otro de los disponibles para el duelo de desempate lanzó contra Puerto Rico y México. Ante el conjunto boricua solo estuvo en el morrito para dar punto final al tercer inning. Mientras, contra el combinado azteca sacó también un out, no sin antes regalar par de pasaportes, tolerar un sencillo y una anotación.

Uno fuertemente castigado ha sido Deolis Guerra. Con una débil salida en la que no pudo retirar a ningún bate puertorriqueño, el de los Navegantes del Magallanes fue víctima de cuatro carreras, jonrón incluido, que selló el nocaut boricua.

El domingo se midió a México, recibiendo tres hits y una rayita en solo un tercio.

Para las labores en el tramo final del choque está Francisco Rodríguez. Tras una molestia durante el juego del sábado ante Italia, el Kid señaló estar bien físicamente y listo para lanzar. Ese día ganó, pero no pudo obtener el rescate, motivo para el cual fue puesto desde el octavo episodio. El relevista dio una base por bolas, recibió tres inatrapables y dos anotaciones (sucias) en uno y un tercio.

En caso que Venezuela logre pasar de ronda, tiene a ocho pitchers en reserva, de los cuales puede escoger a dos para sumarse al equipo, por lo que el bullpen Vinotinto estará bastante limitado para jugarse su cupo a la siguiente ronda.


@beisboladentro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada